Obtener su espalda Mujer

¿Es válido que te arrebaten el único sentimiento de amor recíproco que tienes?

2020.09.18 08:46 jacgutierre ¿Es válido que te arrebaten el único sentimiento de amor recíproco que tienes?

Buenas noches/días/tardes comunidad Reddit. Junto con esperar que cada uno de ustedes se encuentre bien, dentro de lo que se puede obviamente, recurro a ustedes por un dilema moral, para mí está más que claro, sin embargo, el poder económico, la situación social prima por sobre este caso.
Desde mi alma, espero se den el tiempo de leer este caso y opinar honestamente respecto a éste. Estoy buscando opiniones objetivas al respecto.
Sucede que existe un señor en estado vulnerable, en situación de calle específicamente y hace aproximadamente 6 años, dentro de su soledad, adoptó una cachorrita, en su misma condición, la perrita creció con él. Su nombre es Javier y su perrita se llama Manchitas. Don Javier vive en un barrio, el cual, en su gran mayoría le ha apoyado estos años, en comida, tanto a él como a su perrita, tanto a su bienestar, dentro de las posibilidades disponibles, tanto como en el cuidado de su perrita Manchitas, que tiene sus controles, vacunas y aseo, quizás mejor que un perrito que vive en un hogar. Son compañeros de vida inseparables, se quieren mucho al otro.
Bajo circunstancias de la situación de calle de ambos, mientras don Javier dormía en su carpita\tienda de campaña, Manchitas salió y fue atropellada. Llegó una pseudo animalista, le informó a don Javier que le prestaría la ayuda necesaria a Manchitas para su recuperación y que se la regresaría una vez terminada su recuperación. En resumen, de aquí en adelante, la señora colocó un chip a la perrita a su nombre, como dueña de ella, no le informa a su dueño\compañero\amigo, el estado de avance de su perrita, provocando el desespero, impotencia de su amo, ya que es lo único que ilumina su triste existencia y muy probablemente el destino los juntó, bajo las mimas condiciones.
Ella ha presentado una demanda contra don Javier, para que no se acerque a ella, tiene varias versiones, presentadas en redes sociales, las cuales ha borrado una vez que la comunidad se dio cuenta de que no regresó la perrita a su compañero, ya que son conocidos por todos nosotros y para colocar la guinda sobre el pastel un abogado, autodenominado del pueblo, que políticamente quiere figurar para próximas campañas políticas, ha representado a la mujer que prometió ayudar
Personalmente, no juzgo a don Javier, porque nadie está libre de sufrir una situación extrema, que te lleve q vivir en la calle, no conocemos lo que vivió a lo largo de su existencia, no obstante, cuando te quedas solo y encuentras el cariño incondicional que sólo te puede brindar un animalito, ¿Cómo puedes ser capaz de arrebatar la única luz que puede guiar tu vida y darle sentido?. Los animalitos forjan lazos emocionales fuertes con los humanos, se acompañan a lo largo de su existencia y por sobre todo, NO OLVIDAN.
Este post lo escribo, para recibir orientaciones, preguntas y posibles soluciones al caso de ambos, comprenderán que como país tercermundista prima el dinero, en este caso ni siquiera eso, sino que tener un techo donde vivir y sentirse superior a quien no pudo, a quien no tuvo acceso, a quien quizás gran parte de la sociedad le ha dado la espalda, porque nadie quiere mirar más allá.
Pido sus puntos de vista, siendo empáticos, con ambas partes, tanto animal como humano, considerando el lazo emocional que se forma entre un humano y un animalito, bajo las condiciones que sean, que han sido separados forzosamente.
¿Es correcto separar a una mascota de su dueño tras 6 años de apego?
Si se han otorgado las condiciones para que ambos puedan subsistir, porque él y la perrita se han ganado juntos el cariño de gran parte de la comunidad, desde hace años ¿Incapacita a una persona a obtener el derecho de amar y proteger otro ser vivo?¿Por vivir en la calle no puedes ni debes sentir cariño y amor por otro ser vivo, bajo la misma condición?
¿Qué hacer si alguien por beneficio político y por su profesión, defiende a quien ha dañado una relación tan bonita y pura como la que siente un animalito por quien le hizo compañía a lo largo de casi toda su vida, desde pequeñita?
submitted by jacgutierre to u/jacgutierre [link] [comments]


2020.08.03 21:07 FormerAlex Historias de Hospitales #4 La Mara Hora

Esta es la peor historia que me ha tocado narrar, me llego a mí a través de un correo anónimo a mi Email del trabajo. Dudé si escribir sobre esto o no pues no sabía las repercusiones que podría tener, llegue a la decisión de hacerlo más por temor que por las ganas de. Sin embargo ustedes serán los jueces, les dejo a continuación una transcripción textual de lo que llego a mí de forma anónima y que sé que tanto como a mí, les será difícil de entender y leer algo tan horroroso y perturbador.
La Mala Hora.
Entiendo que estás haciendo esta labor de recopilar historias y lamento que no pueda contártela en persona, ni siquiera por un medio más convencional, cree este correo específicamente para platicarte mi historia, pero sé que una vez que lo leas, entenderás por qué lo hice de esta forma, sin embargo para que mi historia sea entendida debo retroceder hasta donde creo yo comenzó y si me permites el espacio lo hare, puedes recortar partes para que se adapte lo mejor que quieras a tu espacio de escritura pero te pido que mantengas las partes importantes.
Mi historia comienza con mis recuerdos, hace más de treinta años, llegamos a un pequeño pueblo cerca de Hermosillo llamado Miguel Alemán, solamente mi madre y yo procedentes de Chilpancingo Guerrero, No sé qué paso exactamente solo recuerdo que al tiempo ya estábamos instalados en una pequeña casa, a los días mi Abuela llego y se quedó con nosotros. Mi madre nunca me dijo que había pasado con mi padre, pero ella lloraba muy seguido y gritaba a mi abuela, ellas siempre peleaban cuando era un niño, mi padre no era una figura tan cercana a mi yo no lo extrañaba y no preguntaba por el en esos momentos. Comenzamos a adaptarnos, al principio recuerdo que mi madre batallaba demasiado para que tuviéramos comida, algunas veces miraba como solamente yo comía y ella me observaba diciendo que lo haría más tarde, mi abuela nunca se acercaba a la mesa no recuerdo haberla visto comer. Poco a poco mi Madre comenzó a hacerse de un nombre, porque miraba como gente llegaba a nuestra casa preguntando por ella, con el tiempo comprendí que era lo que llaman una “Santera” mi madre hacia curaciones, bendiciones o maldiciones si eran solicitadas. La apodaremos “La Dama Blanca” debido a su característica forma de vestir y el proteger su identidad, conforme la voz se corrió de su labor más y más gente comenzó a buscarla, yo notaba como nuestras vidas fueron cambiando poco a poco hasta no solamente tener comida suficiente si no algunos lujos, televisión, incluso me compraba juguetes con los que en otra época solo habría soñado. A la edad de 8 comencé a experimentar cosas extrañas, un recuerdo en particular que tengo fue en mis días de escuela, cursando los grados primarios de educación decidí escaparme de clase pues había peleado con un compañero quien me amenazo con golpearme al finalizar las clases, me fui recuerdo que camine por un terreno baldío ya que mi escuela se encontraba a las afueras del pueblo. De pronto note como la luz del sol se opacó, una sombra me cubrió al voltear hacia arriba mire una gran ave, venia directamente hacia mí, no pude calcular su tamaño pues venia directo de donde estaba la luz de sol pero pude notar algo, un par de ojos grandes tan vacíos y oscuros que me llenaron de terror, por instinto simplemente me hice arrodille y cubrí mi cabeza con mis manos, escuche un terrible graznido y mire como el ave se alejó, yo corrí a casa. Al llegar agitado mi abuela me dio un vaso de agua, ella nunca hablaba conmigo, en ese entonces yo pensaba que era muda o algo así, simplemente se sentó a un lado y con su mano me calmo tocando mi espalda. Mi madre entro unos minutos después, yo estaba más calmado y le conté lo que había pasado, ella me reprendió, me dijo que era un tonto por andar por esos lugares solo, que era peligroso pero no paso de ahí. Sin embargo tuve algunos encuentros más con esa misteriosa ave que no quise comentarle a mi madre por temor a que supiera que hacia cosas malas, comprendí el patrón, cada vez que hacia algo indebido, esa Ave aparecía y me asustaba. Habría pensado que era solo cosa de mi imaginación, pero un día estaba con algunos amigos que había logrado hacer jugando a las afueras del pueblo cuando de pronto el ave comenzó a perseguirnos, todos nos asustamos pero yo no les dije de mi historia con ella. La “Dama Blanca” ya era la santera más representante del pueblo durante mi adolescencia, la veía entrar a casa apurada a comer para después regresar pues tenía gente y más gente esperando, mi abuela en cambio nunca salía de casa y a diferencia de mi madre, ella siempre vestía de negro, mi madre decía que nunca había dejado el Luto tras perder a mi abuelo, aunque raramente hablaba de ellos, yo sabía que mi abuelo era un agricultor que murió de un infarto trabajando, me dijo que mi abuela había cambiado mucho desde entonces, que casi no hablaba, pero yo la había escuchado hablar muy bajo, casi en susurros con mi madre. Seguramente en este punto te estas preguntando que tiene que ver todo esto con tus relatos de Hospital y tienes razón, no tiene sentido, pero déjame avanzar y entenderás, lo hare más de prisa. A mis quince años ya era un poco más maduro y aunque cuando creces con algo cotidiano deja de ser extraño para mi ciertas cosas seguían siendo completamente raras, comencé a cuestionarme cosas como, donde está mi padre, porque no vino o en todos estos años no hemos recibido una carta o una llamada de él, no ha hecho el intento para contactarse conmigo. Un día en mi cumpleaños dieciséis, mi madre me hizo un pastel, nunca me visitaron mis amigos a mi casa pues mi madre me tenía prohibidas las visitas, aun así mis amigos tenían miedo de ir, por lo tanto por ningún lado era posible, así que mis cumpleaños eran solo nosotros tres, un pastel, quizás un regalo. Esa noche tome la decisión de intentar conseguir algo de información sobre mi pasado y sobre porque estábamos en ese lugar. -Mama – le dije, ella vestía de blanco como siempre. -¿Que pasa hijo? – nunca me llamaba por mi nombre, yo sabía que tenía el mismo nombre que mi padre. -¿Que paso con mi padre? – Note en su rostro la preocupación de tener que explicar cosas, quizás sabía que la conversación algún día tendría lugar, solo no esperaba que fuera en ese momento. -Comamos – Me sugirió – Después hablaremos de eso. Era la misma evasión que había recibido algunas veces antes, pero esta vez no estaba dispuesto a dejar ir la oportunidad. -No – le conteste – Quiero que me lo digas, ya estoy lo suficientemente grande para comprender que paso con mi madre, ¿te engaño?, ¿te dejo por otra mujer?, ¿lo hiciste tu o que paso?
Ella se mantuvo en silencio, durante algunos segundos pero yo no estaba dispuesto a quedarme en silencio y sin una respuesta. -¿Que paso? – le dije de nuevo
-Tu padre está muerto – la voz de mi abuela rompió el silencio, había olvidado por completo su presencia, estaba sentada a un costado de la mesa como de costumbre, era la primera vez que me hablaba directamente, me estaba mirando fijamente con sus ojos negros profundos, que sentí haber conocido anteriormente.
-¡Que! – Exclame yo, mirando a mi madre nuevamente – ¿Es eso verdad?
-Lo es – contesto mi madre, después de algunos segundos de estar en silencio – Tu padre murió, fue por eso que decidimos venirnos de allá. -¿Qué le paso? – estaba desesperado por respuestas y no dejaría ir la oportunidad. -Nadie lo sabe – contesto mi madre, simplemente lo encontraron muerto una mañana, solo sé que alguien lo asesino, pero no supe quién o porque, simplemente tuve miedo por nosotros y decidí venirme a este lugar. -¿huiste así nomás sin averiguar? – pregunte un poco molesto Mi madre dejo su plato en la mesa, se levantó y se fue, me quede solo con mi abuela quien había vuelto a su silencio cotidiano. -Supongo que tú tampoco me contaras – le dije dirigiéndome a ella no hubo respuesta.
No volví a tocar el tema, me fui del pueblo antes de cumplir dieciocho para entrar a estudiar, omitiré la carrera sin embargo supongo que sabes que es algo relacionado a la salud, si no fuera de esa forma, no recibirías este correo. Durante ese tiempo me aleje de mi madre y de sus costumbres, sin embargo sentía que esa ave aun me seguía, quizás era simplemente mi paranoia. Comencé a frecuentar lugares para divertirme, a salir con chicas, tuve un par de noviazgos y mi vida comenzaba a ir en una dirección lo más alejado de mi vida anterior. Conseguí trabajo en el hospital, comencé a ganar mi propio dinero. Mi madre me llamaba por teléfono varias veces a la semana, poco a poco deje de frecuentar el pueblo hasta que me había convertido por completo en un hombre de ciudad. Un día mi madre me llamo y me dijo que era necesario que fuera al pueblo, le pregunte qué tan necesario y ella me dijo que era urgente, al llegar la encontré postrada, en cama, mi abuela sentada a su lado. No sabía que estaba enferma, de haberme dicho yo podía haberle ayudado.
-¿Qué pasa, porque no me dijiste? – le pregunte y ella me dijo que de igual manera no hubiera podido hacer nada. - Hay algo que debes saber – me dijo, yo no sabía si era su lecho de muerte, aun así la escuche con atención.
-¿Nos das un minuto? – le dijo a mi abuela quien se levantó de inmediato y se fue. -Hijo – me dijo ella, postrada en la cama – Hay algo que debí contarte desde hace mucho tiempo pero nunca tuve el valor de hacerlo. -cuéntame – le sujete de su mano, quizás eso lo haría más fácil. Respiraba con dificultad, era obvio que estaba muy enferma y yo le ayudaría pero quería escuchar primeramente todo lo que tenía que decir. -Es sobre tu padre – me dijo, y yo sabía que así era – tu padre y yo éramos muy conocidos en Chilpancingo, él era un curandero como yo, teníamos mucha gente que confiaba en nosotros, muchos conocidos poderosos y mucho dinero por eso. – seguía respirando con dificultad – pero como todo comienza, también termina. Pronto había llegado más gente, con poderes más impresionantes que los nuestros más efectivos, para bien y para mal. Nos convertimos en los anticuados, en los rezagados. Yo escuchaba atentamente, mi madre nunca me había contado de su historia antes de llegar al pueblo. -Tu padre no pudo con eso – continuo – Yo en cierta forma lo entendí, comencé a buscar más cosas, limpie casas, fui a las huertas de sembradío, pero tu padre no pudo. Él estaba obsesionado con recuperar su puesto como el “más poderoso” que lo llevo a tomar decisiones que terminaran afectándonos para siempre. Entre tantas cosas que intento llego a un ritual muy peligroso y prohibido en todas las enseñanzas de esta… arte, sin embargo su sed de poder lo cegó, el realizo un ritual Llamado La Mala Hora. Se invoca a un ser muy poderoso, que puede hacer cualquier cosa que le pidas siempre y cuando el pago sea de su agrado, la mala hora es una entidad maligna, con una sed insaciable y mucha gente evita si quiera hablar de ello, por lo que conlleva el ritual y lo que debes de esta preparado para perder. Tu padre sin preguntarme si queira lo hizo, invoco a La Mala Hora, con la sangre de… - Hizo una pausa larga – De tu abuela. -Que- Dije yo completamente aturdido – Hablas de mi otra abuela. Yo recordé que tampoco tenía información sobre mi otra abuela, mama me dijo que habia muerto cuando yo era muy pequeño. -No – Me dijo tajantemente, tu abuela. Estaba completamente confundido, no sabía que era lo que intentaba decirme o si acabo estaba entendiendo un poco. -Mira – me dijo calmándose un poco – Para invocar a la Mala Hora se requiere un sacrificio de familia, tu padre por eso no me lo comento porque sabía que yo me negaría. Tu padre solamente tenía tres familiares, Tu abuela, tú y yo. Él sabía que si quería hacer el ritual y obtener el poder de La Mala Hora debía de sacrificar a alguno de los tres, el decidió por tu abuela pues pensó que había vivido lo suficiente y no se imaginaba la vida sin ti o sin mí. Lo único que sé, es que un día se fueron y solo regreso él. Desde entonces tu abuela no regreso y yo tenía mucho miedo de hacer preguntas, también note como los demás Santeros del pueblo comenzaron a irse, algunos les ocurrían accidentes, otros simplemente estaban asustados como para quedarse en ese lugar más tiempo. Al poco tiempo solo nosotros quedábamos como los únicos santeros, todo regreso a lo que era antes, prosperidad, dinero, felicidad, al menos para mí. estaba comprendiendo un poco mejor a lo que iba, ahora entendía que mi padre había asesinado a mi abuela por tener más poder, pero tenía muchas dudas más.
-La felicidad era solo mía – continuo – Tu padre se volvió un ser vacío, distante, paranoico, siempre tenía miedo, siempre miraba por la ventana, una noche se sinceró conmigo, me dijo lo que había hecho. La lleve al monte, me dijo, le saque toda la sangre que pude, de esa forma lo pidió La Mala Hora. Yo me puse histérica, había escuchado historias sobre ese ente de gente que me había entrenado en muchas disciplinas. Y lo confronte, La Mala Hora! Le grite y el me pidió que me callara porque nos escucharía. Ahora mi cabeza daba vueltas, mi padre era un asesino, mi madre lo supo todo el tiempo y mi abuela había sido asesinada. -Yo sabía lo que conlleva el invocar la Mala Hora – me dijo casi a borde de llanto – No es un pacto que puedas romper, no es algo de lo que puedas escapar, La Mala Hora seguirá contigo siempre y cuando mueras, ella no se ira, se ira a tu familia. -¿A nosotros? – Pregunte -A nosotros – Contesto ella llorando ahora. Yo me quede pensando y creo que ahora entendía algo. -La Abuela – le dije y ella asintió con la cabeza. En ese momento la abuela entro a la habitación y en la puerta simplemente se dirigió a mí. -Tu madre morirá ahora – me dijo – y tú eres la única familia que queda de la persona del pacto. -Hijo – Mi madre interrumpió – Hay algo que debes saber, ella te protegerá siempre y cuando tú le des lo que ella desea. Yo estaba atónito, miraba a mi madre, miraba a ¿Mi Abuela? Como debía llamarle ahora ¿Demonio? ¿Ente? ¿Mala Hora?. -Entonces no era un pájaro normal – dije recuperando esos recuerdos casi perdidos – Eras tú. -Ella te protegía porque yo se lo pedía – Contesto mi madre – Era parte de nuestro pacto. -¿Y tú que le dabas a cambio? – le cuestione.
-Alguna gente venía a consulta para mejorar de su mal, de vez en cuando, era ella quien atendía a través de mi cuerpo, supongo que imaginas que esa gente no mejoraba. -Morían – continúe la oración -Un precio – Dijo el ser que tenía la apariencia de mi abuela – un precio que debes pagar ahora tú. -¿Y qué pasa si no lo hago? – le dije en tono retador – Eh, ¿si no lo hago qué?
Mi madre se agito, su respiración era cada vez más rápida y más insuficiente. -No la hagas enojar - me lo pidió apenas con fuerzas – por favor hijo. -¿Qué pasa si no lo haces? – me dijo la anciana – Bueno, supongo que puedes preguntárselo a tu padre. – Rio de una forma horrible y yo comencé a extrañar a la vieja que no decía una sola palabra.
-Escúchame – mi madre se dirigió a mí - Escúchame bien, debes hacer lo que ella te dice, lo sé, lo siento pero yo tampoco tuve elección, tu padre hizo un pacto con ella y ella es una maldición generacional, la única forma de que se vaya es que alguien la invoque con voluntad propia y no engañado u obligado. Es mejor que aprendas a convivir con ella.
La anciana se acercó a mi madre se puso del otro lado de la cama, yo la miraba fijamente y esos ojos negros que había visto aquel día cuando el ave se acercaba a mí me miraron fijamente y dibujaron una sonrisa macabra en su boca.
-Es hora, es tu mala hora – le dijo a mi madre – ¿algunas últimas palabras? -Mi madre me miro, fijamente, tomo de mi brazo, y lo apretó con fuerzas. -Lo siento – me dijo y siguió llorando. La anciana coloco la mano en su frente y mire como mi madre dio un grito de horror, mientras sus ojos se volvían blandos. -¡No! – Grito – ¡Me quema! Ayuda! Su respiración se apagó, su cuerpo quedo inerte, acomode su brazo a su costado, cerré sus ojos que aun reflejaban el terror de sus últimos segundos de vida. -No tengo opción – dije sin voltear a ver a la anciana -Ninguna – me contesto una voz horrible y gutural al instante voltee mi rostro para ver al más horrible ser que había visto en mi vida, un ser alto, que casi llegaba al techo, con ojos negros vacíos, la piel negra con escamas y un aspecto horrible como babeante. Me quede inmóvil ante tal escena digna de la peor película de terror, quería correr pero el cuerpo de mi madre estaba ahí y temía por él. -Has reaccionado mejor que tu madre a mi verdadera forma – dijo riendo horriblemente – ella salió corriendo, ella decidió que tomara la forma de tu abuela para recordar por siempre el horrible acto que había hecho tu padre, pero dime, ahora estoy ligado a ti, de qué forma prefieres que te acompañe. Yo me imagine en mi casa a mi abuela, estaba seguro que no quería esa escena, mire a mi madre recostada sobre la cama y pensé en su rostro acompañándome por siempre, pero sabía que lo vacío de sus ojos me haría cambiar el recuerdo que tengo de ella. -Quiero que te quedes en tu forma original – le dije y el soltó una horrible carcajada.
La razón por la que sigo vivo, es porque el pide de vez en cuando tomar control de mi cuerpo, muchas veces él es quien atiende a los pacientes y como lo has de imaginar, nadie mejora, el elige quien, siempre anda conmigo, me habla de vez en cuando, ahorita está a un lado de mi en la esquina de esta habitación simplemente observándome, está ahí cuando voy a cenar, cuando platico con más gente, cuando salgo con una chica, él siempre está ahí. Seguramente sin darte cuenta ha pasado junto a ti por los pasillos del hospital, pero me alegro que no puedas verlo, jamás olvidarías lo profundo y vacío de esos ojos. No sé cuánto tiempo me permitirá vivir, lo único que sé, es que no le daré a nadie más para atormentar, prefiero irme solo al infierno o no llevar una esposa, un hijo conmigo como lo hizo el monstruo de mi padre, no sé cómo funciona este enlace, no se si saber que existe te hace ahora participe, quizá te di la maldición y sin intentarlo, si fue de esa forma, lo siento.
Cuando me llego esta carta y la leí tuve miedo, y si la maldición es real y si ahora soy participe, si la Mala Hora supo cuando la recibí y con el conocimiento llega la maldición. Eso me aterra y ahora también tú conoces la historia, al igual que como lo dijo la persona anónima que me escribió lo digo también yo… Lo siento.

https://preview.redd.it/dj7r40nz5ue51.jpg?width=275&format=pjpg&auto=webp&s=b9dbdc8f8611e32e4d5c50b63e49d72270524dd9
submitted by FormerAlex to HistoriasdeTerror [link] [comments]


2020.06.28 23:22 ValentinTubaro18 Todo lo que sé de sexo

Hola gente hoy les traigo una guía con toda la información que tengo sobre el sexo y que además corrobore hace poco vi American pie y esta especie de guía, me recuerda a un libro con técnicas sexuales milenarias que aparece en la película
Cuello
1
Las prisas nunca son buenas y a la hora de desear excitar a tu pareja mediante besos, mucho menos. ¡Así que todo a su debido tiempo! Antes de lanzarte a besar su cuello, acércate de forma sutil, apártale el pelo lentamente y acaricia suavemente con la punta de tus dedos el área que vas a besar. De esta forma, empezará a estremecerse y a sentir un escalofrío por su cuerpo que poco a poco le irá excitando cada vez más.
2
Céntrate primero en una de las partes más delicadas y sensibles del cuello: los laterales y la zona que conecta con los hombros. Te aconsejamos empezar dándole besos en la parte lateral del cuello, son ideales para entrar en el clima y avivar el deseo de querer avanzar más. Lo más sexy y sensual es iniciar los besos justo en el hombro e ir subiendo muy lentamente recorriendo su cuello hasta llegar a la oreja.
Abre tu boca ligeramente, recorre el lateral del cuello (izquierdo o derecho) sorprendiéndole solo con el roce de tus labios, luego da paso a los besos tiernos, a las lamidas eróticas y poco a poco ve aumentando la intensidad.
3
El cuello es una zona extremadamente sensible a los cambios de temperatura, por lo que no dudes en aprovechar este dato. Acompaña los besos en el cuellocon ligeros soplidos, dejando que sienta el calentor y la calidez de tu aliento y, seguidamente, recorre esa área con la punta de la lengua o con un beso bien húmedo. Ese contraste de calor-frío le llevará a disfrutar un placer inigualable e incluso a empezar a experimentar sensaciones deliciosas en otras partes del cuerpo.
4
A la hora de besar el cuello de tu pareja, no olvides ninguna zona y préstale atención a todas las partes del cuello, incluida la frontal. Empieza a darle besos suaves y tiernos besos suaves justo por debajo del mentón y ve bajando lentamente hasta llegar a la base del cuello, deteniéndote antes de llegar a la zona del pecho.
Después de lo anterior, vuelve a subir, rozando su piel con tus labios humedecidos. Esto le hará experimentar sensaciones increíbles.
5
Cuando la pasión se haya desbordado y notes que tu pareja está muy excitada, será el momento perfecto para sorprenderle con cambios de ritmo bruscos, alternando besos tiernos con aquellos más salvajes y apasionados. Pero no te quedes aquí, no dudes en lamer su cuello e incluso rozarle con los dientes o darle algunas mordidas suaves.
Hay algunas señales que podrán indicarte que ha llegado este momento y que tu chica está muy pero que muy excitada, pues cuando esto sucede, el cuerpo femenino experimenta una serie de cambios. Notarás como su temperatura corporal se ha elevado y su piel está mucho más caliente al tacto, que empezará a producir más flujo vaginal, cómo sus pezones se endurecen y cómo se vuelve mucho más sensible a cualquier caricia o contacto. Puedes obtener más detalles consultando el artículo Cómo saber si una mujer está excitada.
6
Después de los besos en el cuello, nada mejor que pasar a la zona del escote y a la estimulación de los senos.
Orejas
1 Como hemos apuntado, las orejas son muy sensibles y un beso bien dado en esta parte genera un estímulo sexual muy pero que muy potente. Eso sí, debes tomar en cuenta ante todo que la delicadeza y la ternura serán tus mejores armas para lograr aumentar la libido de tu pareja o compañero. Deja las prisas y los movimientos bruscos a un lado y sigue al pie de la letra los siguientes pasos.
2
Aproxímate lentamente a la oreja de tu pareja y, primero detente muy cerca pero sin llegar a tocarla con los labios. Deja que sienta tu respiración y el calentor de tu aliento durante unos segundos. Esto le llevará a experimentar más de un escalofrío.
3
Empieza a besar delicadamente el lóbulo de la oreja, hazlo con mucha suavidad y ternura. Alterna los besos tiernos con unas ligeras lamidas eróticas en esta zona.
4
Luego empieza a ascender poco a poco y recorre el contorno de la oreja con la punta de lengua de forma muy lenta y suave. Finaliza, sorprendiéndole con unos pequeños mordisquitos cariñosos.
5
Es importante que mientras le besas la oreja, acaricies otras partes de su cuerpo para que la excitación vaya progresando. Puedes cogerle y pasar tus dedos por la nuca, juguetear con su pelo e ir descendiendo tus dedos por su cuerpo, pasando por el cuello, el pecho, el abdomen, etc. hasta llegar a estimular su zona íntima. Todo ello, le provocará muchísimo placer y le resultará muy tentador.
Senos
1
Los senos son una de las principales zonas erógenas femeninas pero también una de las más sensibles y delicadas del cuerpo de una mujer, debido a la gran concentración de terminaciones nerviosas que allí se encuentran. Es por ello que antes de empezar a acariciarlos y besarlos debes tener en cuenta que la suavidad será clave para excitar y dar placer a una chica.
2
¡Lo ideal es no precipitarse! Primero, sorprende a la chica exhalando tu aliento sobre el senosin llegar a rozarlo con los labios, esto empezará a excitarla y a tener ganas de más.
3
Luego, acerca tu boca y empieza a deleitarla con suaves y tiernos besos por todo el seno pero sin entrar en contacto todavía con el pezón. Alterna los besos con ligeras lamidas eróticas y ve acercándote cada vez más a la aureola.
4
La aureola y el pezón son las partes más sensibles de los senos, y una buena estimulación oral se traducirá en un estremecimiento de su zona íntima, dando lugar a la lubricación de la vagina. Cuando te concentres en estas áreas, dedica unos minutos a pasar la lengua por la aureolarealizando movimientos circulares y a besarla de forma lenta.
5
Por último, céntrate en la punta del pezón, tómala con los labios, bésala y lámela tiernamente. Cuando notes que la excitación es elevada, ve aumentando la intensidad de las lamidas hasta llegar a succionar y morder los pezones. En el momento de besar los senos, toma en cuenta que estos son muy susceptibles a los cambios de temperatura, así que algo que inundará a la chica de placer es dar soplidos ligeros sobre las partes húmedas.
6
No olvides prestar la misma atención a ambos pechos y combinar los besos en los senos con las caricias y la estimulación de otras zonas erógenas en ese momento, como por ejemplo masajear el clítoris, los labios vaginales y la entrepierna con tus manos. Esto será la antesala perfecta para la penetración.
Claves juego previo
Podría arriesgarme a decir que una de las cosas que más disfrutamos las mujeres del sexo es el “pre”, ese juego de seducción que existe antes de concretar el coito. Amamos que nuestro cuerpo experimente sensaciones escalofriantes al sentir el roce con la piel de otro cuerpo, el roce con de otros labios. Nos gusta que exploren nuestro cuerpo con besos hasta sus lugares más recónditos.
Primero, debería saber que hay algo llamado ‘zonas erógenas’: son áreas del cuerpo con gran cantidad de terminaciones nerviosas que al ser estimuladas producen gran placer. Empecemos:
Los genitales son definitivamente una zona erógena, es decir, están casi que diseñadas exclusivamente para producir placer, sin embargo, el “pre” también necesita de la estimulación ajena a los genitales y si este tipo de estimulación es ajustada en su estilo de seducción, seguramente los genitales experimentarán sensaciones que prolongarán y aumentarán la lubricación vaginal.
La entre pierna y la pelvis, son una de las zonas erógenas más estimulantes y excitantes debes saber que los besos en la entre pierna son altamente estimulantes porque predisponen a la mujer para que quiera que le practiquen sexo oral.
Si ha pensado en el cuello, está en lo correcto. El cuello es sumamente sensible y existen dos formas de estimularlo correctamente. La primera es respirando cerca de él cuándo ella dé la espalda, los besos en la parte anterior del cuello son mortales, pero pierden sensibilidad si los hace por mucho tiempo. La segunda forma es besando sus laterales, porque prolongan bastante la excitación.
Intente llegar a las orejas, otra zona erógena importante y altamente sensible en nosotras, aunque en esta tiene que ser muy cuidadoso al estimularla, porque detestamos que metan su lengua en nuestras orejas y dejen mojado su interior por su exceso de saliva. Procure estimular con la punta de la lengua las orillas de esta y si es mordelón, por favor solo hágalo cuando pase por el lóbulo.
¿Sabía que ustedes pueden producir orgasmos en nosotras solo con la estimulación de los pezones?, sí, los pezones son otra zona erógena a veces olvidada o mal estimulada por los hombres: es delicioso que intenten chuparlos tal como lo haría un bebé, pero no deben olvidar que estos son bastante sensibles y que en ocasiones algunas jamás hemos amamantado, así que prolongar la estimulación podría llegar a ser tormentoso para algunas. Sugiero rodearlos con la punta de su lengua, que no lo hagan tan rápido porque también es incómodo, en especial cuando lo hacen de arriba abajo. ¡Ojo! el pezón no es un saco o una pelota de boxeo, béselos y si quiere morderlos háganlo muy suavemente.
Los labios y la lengua, también son una zona erógena, por eso lubricamos más cuando besamos. Para finalizar, me encantaría hacerles algunas recomendaciones: procure combinar la estimulación de dos puntos erógenos o más simultáneamente, por ejemplo, mientras besa sus pezones puede acariciar sus orejas, o mientras besa algún lateral de su cuello, acérquela hacia usted tomando su espalda y rozando sus genitales con los suyos.
Deben empezar lentamente. besos muy lentos y apasionados. caricias suaves y leeeentas de a poco ella se va a empezar a estimular y a mojar. lo mejor que puedes hacer antes de tener relaciones es hacerle sexo oral igual con cuidado de no morderla chupar leeento y ojala con la legua bien mojada. suave muy suave es lo mejor. y cuando notes que ella esté disfrutando comienzas a hacerlo un poco mas rapido y sin perder el ritmo. si lo haces bien ella tendrá un orgasmo en menos de 20 minutos a ella: 1. No pongas dura la lengua (a menos de que se la vayas a meter lol) pon tu lengua suave para lamer su clitoris. 2. Hazlo con ritmo y guiate por las respuestas que te va dando su cuerpo, si ves que le está gustando no pares ni cambies el movimiento que llevas. 3. Puedes probar succionando un poco el clitoris pero no lo hagas muy duro porque será incómodo. 4. Traga la saliva, si te da asco tragar us fluidos no le hagas sexo oral, eso es mejor a que no seas capaz de tragar tu saliva entonces será asquerosamente húmedo y creeme que no es agradable. 5. Puedes intentar metiéndole un dedo mientras lames su clitoris pero sólo 1, se siente mejor y el movimiento del dedo debe ser uno solo y con ritmo por ejemplo adentro y afuera o arriba y abajo pero no combines movimiento se siente horrible y si ves que le gusta no lo cambies.
El juego del reloj
Esta otra forma de incrementar el placer se basa en introducir los propios dedos o los de la pareja en la vagina, marcando o pidiendo que marque diferentes horas de un reloj, para averiguar cuáles son los movimientos favoritos. Oral
Aprovechar y estimular cada una de las partes que componen la vulva antes de ir al clitoris.
1 después de besar y acariciar el cuerpo entero de la chica lame su vulva desde abajo hacia arriba como si estuvieses lamiendo un helado pero casi como si ni le tocaras (rozar con la lengua de manera delicada sus labios mayores y menores para que se despierten sus zonas erógenas)
2 una vez despertadas y estimuladas las zonas es importante saber que los labios tanto mayores como menores les encanta les encanta estar en la boca, que los succionen, que los estiren pero controlando siempre la intensidad
3 Lamer los labios menores con la punta de la lengua haciendo un caminito de abajo hacia arriba [aumentando de a poco la velocidad y la presión]
4 Mientras se realiza el paso anterior situar los dedos en la entrada vaginal y hacer un poco de presión
5 Clitoris: es una zona muy delicada por lo cuál en el primer contacto no ir directo hacia él, rodear el clitoris con la lengua haciendo movimientos circulares
6 Situar el clitoris entre los labios y apretarlo suavemente, succionar de forma rítmica a la vez que los dedos se introducen en la vagina para acompañar el estímulo oral con unas leves presiones en el punto G.
Guiarse por las respuestas del cuerpo si jadear, si arquea la espalda gemidos y demás
el tornado de lengua” lo investigue a partir de la pelicula American pie y me pareció interesante aprender a hacerselo a las mujeres.
Tienes que meterte en el papel de besos en los labios y mover la lengua lo mas rapido que puedas primero como si dijeses “LALALALALA” con la lengua hacia fuera y después haciendo giros extremadamente rápidos como si fuese un helado.
[Anexo sexo oral] --> humming
El humming consiste en realizar un pequeño sonido con los labios, como si vibraran, mientras estás practicando sexo oral
Técnica del humming
Lo ideal es intentar emitir un zumbido similar al que se hace mientras se medita (OM), sacando provecho al aparato fonador y las cuerdas vocales.
Movimientos pélvicos
Movimiento #1 - Profundo
Ponte detrás de tu pareja, con las rodillas en la cama. Lo primero que tienes que hacer es arquear tu espalda y luego levantas tus caderas y las llevas hacia delante, y te retiras arqueando la espalda, como si fueras un gusanito recuerda que lo que se mueven son tus caderas, no tus brazos. Así que mantenlos firmes.
Este paso masajea la vagina/ano de tu pareja, en vez de “[email protected]

Movimiento #2 - Puntita
Este paso es perfecto si quieres estimular las terminaciones nerviosas que se encuentran en la entrada, tanto del ano, como de la vagina. Es básicamente como el anterior pero al revés, es decir, con la espalda recta, entras y luego retiras, bajando la pelvis y sacando el culete hacia atrás.
Este paso es perfecto para estimular los puntos de placer

Movimiento #3 - Remolino
Para este paso, probad cambiando un poco la postura en la que estéis. Tú que tienes pene, ponte de pie al borde de la cama y acércate a tu pareja. Se trata de hacer círculos alrededor de su ano o vagina.
Es todo un remolino de placer
 Ejercicios kegel
Kegel es un tipo de ejercicio. Fortalece los músculos del suelo pélvico que sujetan y controlan la vejiga para evitar o controlar la incontinencia urinaria
Se ha demostrado que los ejercicios kegel ayudan a los hombres (también lo pueden realizar las mujeres) a aguantar más en la cama. Fortalecen los músculos del suelo pélvico para ayudar a mejorar el rendimiento sexual y conseguir orgasmos más intensos.
¿Cuales son los beneficios?
Vida sexual
Cuidado propio
Privacidad
yo utilizó una aplicación llamada ejercicios kegel hombre/mujer entrenador kegel de los desarrolladores leap fitness group y creo que es la mejor app
submitted by ValentinTubaro18 to NoFapES [link] [comments]


2020.01.23 01:25 azer200 Flekosteel Peru

Flekosteel Peru

Flekosteel Peru - Inkafarma, Precio, Farmacias, Donde Comprar, Comentarios, Opiniones (2020)

https://preview.redd.it/u081a8t9uec41.jpg?width=217&format=pjpg&auto=webp&s=0e25303a371e50640cc68c9117db00db463d7eb5

¿Se puede comprar Flekosteel en Perú en las farmacias Inkafarma?

No venden Flekosteel en farmacias Inkafarma del Perú, pero puedes comprarlo en la página web del fabricante, con opciones de envío a Lima, Olx, o cualquier otra ciudad del Perú. Hemos visto muchos comentarios y opiniones de los usuarios de Flekosteel que dicen que les ha ayudado mucho.
Para conocer el precio de venta y dónde comprar Flekosteel en Perú, visita la página web:

Flekosteel Peru Donde Comprar

www.flekosteel.com/peru

Flekosteel Peru Precios

Los precios de Flekosteel Perúque encontramos en su página web
1Tube = 130 PEN (Nuevo Peruano)
Esto es parte de una oferta de 50% de descuento que parece que están haciendo ahora mismo.

Flekosteel Peru Comentarios

Vemos muchos comentarios en línea de Flekosteel de personas que utilizan el producto y dicen que funciona bien para ellos.
Aquí están algunos de los comentarios:

"El Bálsamo Flekosteel me ayudó mucho cuando me lastimé las articulaciones de la rodilla después del entrenamiento. Mi rodilla estaba hinchada y me dolía mucho, apenas podía mover la pierna. Pero gracias a Flekosteel pude caminar el segundo día y volví al trabajo 4 días después".
María, 31 años, instructora de programas de grupo en una red de clubes de fitness

"Me solía doler mucho la espalda, tenía osteocondrosis, lo que es típico a mi edad. Mi esposa encontró Flekosteel por internet. Se volvió mi verdadera salvación - ¡Solía tener problemas para ponerme derecho en las mañanas y ahora todo está bien! Lo más importante es que el dolor de mi espalda desapareció."
Miguel, 58 años, jubilado

Flekosteel Peru Opiniones

Las opiniones de otros que son usuarios felices de Flekosteel parecen hablar del hecho de que el producto es efectivo, y en nuestra opinión, es un producto sólido que tiene algunos beneficios comprobados.

Los deportes, el ejercicio y el hecho de envejecer pueden a veces estar asociados con un enorme dolor. Muchos hombres y mujeres conocen el problema y a veces no se mueven en absoluto antes de moverse demasiado. Pero eso es exactamente lo que está mal.
La falta de ejercicio puede hacer que sus articulaciones se inflamen y entonces usted tiene que ir a la fisioterapia para obtener ayuda. Pero eso no es realmente necesario.

Con Flekosteel apoyarás cada entrenamiento y cada actividad deportiva. Tu dolor se aliviará para siempre. Por lo menos eso es lo que dice el fabricante de este producto. Descubrirás si es realmente cierto si sigues leyendo.

L'application de Flekosteel s'est finalement révélée être un véritable tuyau d'initié dans le soulagement des douleurs articulaires. D'innombrables témoignages de confirmation d'utilisateurs satisfaits expliquent la prise de conscience croissante du produit, et il est devenu très populaire auprès des habitants du Pérou.


Que devez-vous savoir sur Flekosteel ?
L'entreprise de production a fabriqué Flekosteel dans le but de réduire les douleurs articulaires. Pour les problèmes de moindre importance, n'utilisez le produit qu'occasionnellement.

Pour les problèmes plus importants, il peut également être utilisé pendant une longue période. En tenant compte de l'avis des autres utilisateurs, tout le monde s'accorde à dire que cette méthode a la priorité sur toutes les autres méthodes alternatives. C'est pourquoi nous voulons donner toutes les informations générales sur Flekosteel.

Debido a sus ingredientes naturales, el uso de Flekosteel no tiene efectos secundarios. El productor de Flekosteel tiene una buena reputación y lleva mucho tiempo vendiendo productos en Internet - por lo que hay suficientes conocimientos y una empresa sólida que lo respalda.

Los músculos y las articulaciones humanas tienen terminaciones nerviosas, y cuando se inflaman causan dolor. A veces esta molestia puede inmovilizar a una persona durante un cierto período.

Las causas de esta condición muscular pueden ser:

  • resfriados y otros procesos inflamatorios en el cuerpo;
  • resultado de la cirugía;
  • resultado de la inmovilidad forzada y prolongada del cuerpo;
  • dolor como resultado de un esfuerzo físico prolongado;
  • dolor de causa desconocida en las articulaciones y los músculos.

En presencia de estos síntomas se recomienda el uso del acondicionador de calor Fleekosteel. La consistencia de este bálsamo permite una rápida absorción y provoca un aumento del flujo sanguíneo en los pequeños vasos. Los tejidos comienzan a recibir nutrientes y las toxinas comienzan a ser eliminadas a nivel celular. Como resultado, el dolor disminuye y la función de las articulaciones se restablece.

Flekosteel contiene muchos componentes vegetales (aceites esenciales y extractos de hierbas) que lo diferencian de otras cremas y ungüentos analgésicos.

Los ingredientes seleccionados aumentan la eficacia de cada uno de ellos para eliminar de forma rápida y segura las sensaciones desagradables en los músculos.

Flekosteel Venta en Peru

www.flekosteel.com/peru

Ingredientes de Flekosteel

Extracto de Badiaga (componente principal). Esta planta es conocida por sus propiedades antiinflamatorias y su capacidad para tratar los moretones. Tiene una acción irritante que mejora el flujo sanguíneo en la zona afectada. El extracto de esta planta en el interior de las pomadas facilita la cicatrización de las heridas.

Extracto de fragancia de callisia. Los flavonoides contenidos en esta planta tienen un efecto antitumoral, alivian la hinchazón e inflamación, tienen un efecto analgésico y normalizan los procesos metabólicos en los tejidos.

Aceite de pimienta de cayena. Este ingrediente provoca una sensación de ardor. La pimienta de cayena es útil para el tratamiento de la radiculitis, la ciática, otros tipos de neuralgias y procesos inflamatorios. Como ingrediente del bálsamo Flekosteel mejora el flujo sanguíneo en los tejidos dañados y alivia la inflamación y el dolor.

Aceite de abeto y eucalipto. Estas sustancias activan los procesos metabólicos a nivel celular, tienen un efecto calmante antibacteriano y confieren al bálsamo Flekosteel una agradable fragancia 7653433.

Aceite de jengibre. Este componente tiene un efecto tónico sobre la piel y el tejido circundante. Alivia los síntomas espasmódicos y tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

Aceite de canela. Esta sustancia aumenta el proceso de circulación y neutraliza las toxinas.

Aceite de romero. Conocido como afrodisíaco, en combinación con los otros ingredientes del bálsamo Fleekosteel tiene un efecto relajante que alivia el dolor. Aumenta el flujo sanguíneo.

Aceite de maíz y de soja. Suaviza la piel.

Aceite de alcanfor. Este componente contribuye de forma significativa a la eliminación de la inflamación y tiene un efecto de calentamiento. Excelente en casos de bronquitis.
Betaína y urea. Estos componentes potencian el efecto del bálsamo.

Ventajas del uso de la crema Flekosteel

La comodidad y facilidad de uso de esta crema contribuyen a su popularidad. Los usuarios expresan su aprobación de este remedio destacando varios factores positivos: tiene un efecto analgésico prácticamente instantáneo. Además, debe aplicarse directamente en la zona afectada y no requiere enjuague, lo que la hace útil fuera de casa (es práctica para usarla tanto en el trabajo como en las vacaciones).


Además, las propiedades terapéuticas de la crema pueden utilizarse como medida preventiva: si se aplica inmediatamente antes del entrenamiento deportivo, el patinaje sobre hielo o el esquí, reduce el riesgo de micro lesiones en los músculos.

Su presentación en tubo hace que sea fácil de transportar y de usar para relajar los músculos y aliviar la tensión cuando se está fuera de casa.

Contraindicaciones
En algunos casos pueden producirse intolerancias personales a los componentes del bálsamo. En estos casos se debe suspender el uso de Flekosteel.

Además, al ser un remedio externo para los dolores musculares y articulares, no se recomienda para las mujeres embarazadas y en período de lactancia y para los niños.

No utilice el bálsamo de efecto calor si la piel tiene heridas abiertas (incluso leves). El bálsamo causa una sensación de ardor y puede causar molestias.

Usar con precaución, evitando el contacto con los ojos y las membranas mucosas.

Cómo utilizar Flekosteel
Si usted tiene que entrenar, necesita esparcir el bálsamo en las áreas problemáticas antes de la actividad física.

Para eliminar el dolor ya presente, el remedio debe aplicarse en la zona afectada. El procedimiento debe repetirse tres veces al día para lograr el máximo efecto terapéutico.

Masajear cuidadosamente la zona afectada hasta que se absorba completamente: sentirá inmediatamente una sensación de calor. Tiene un efecto relajante. Para eliminar el dolor, use el remedio durante unos días.

Después de leer todos los comentarios y opiniones en línea, es evidente que Flekosteel funciona, y vale la pena probarlo por los beneficios que puede proporcionar.

Como es posible que tengas problemas para comprar Flekosteel en el Perú en las farmacias Inkafarma, la manera más fácil de conseguirlo es ordenarlo directamente desde su sitio web y ¡será entregado en tu puerta en el Perú!

Flekosteel Comprar en Peru
Para conocer los últimos precios de venta y dónde comprar Flekosteel en Perú, visita la página web:
www.flekosteel.com/peru


Facebook
https://www.facebook.com/Flekosteel-Peru-103390644549798/

submitted by azer200 to u/azer200 [link] [comments]


2019.09.17 03:21 ozzraven Bienvenidos (Nuevamente) a la Monarquía.

LA DERECHA

Desea una distopía homogenea. En donde, solo los que "tienen" dinero , entre comillas "legal", puedan competir políticamente. Claro. Una distopía donde lo "Legal" incluye, las platas que vienen de paraisos fiscales como Panamá, de empresas de papel que amasan fortunas evadiendo impuesto. Una realidad política, donde un político de izquierda con discurso de re-distribución NO PUEDE tener propiedad privada, ni financiamiento de estudios en el extranjero. NO. Eso esta solo reservado para los tecnocratas y capitalistas de su sector. En nombre del "crecimiento" y el "progreso", en nombre de los numeros macroeconómicos, se cometen infamias. Desde la "bondad" de privatizar los servicios básicos, sin preguntarle a nadie, para que hoy la electricidad nos suba un 30% porque la pagamos en dólares. ¿Porque los sueldos no estan en dolares y en UF ? El capitalismo de derechas, promueve el individualismo, y el desarraigo de lo humano.

LA IZQUIERDA

Desea una distopía homogenea. En donde, el discurso público sea limitado y donde lo herético sea desterrado. Una distopía donde lo "Correcto" incluye, cualquier construcción social separada de la realidad. Incluso al punto de renegar de cierta "fe", para reemplazarla con la "fe" en el mito del eterno progreso, pensando que el "wishful thinking" es suficiente, para que la sociedad abandone la resilencia, la adaptacion y la discriminacion en torno a competencias. En nombre de la "inclusión" y el "merecimiento" tácito, se cometen infamias, como darle la espalda a la clase trabajadora, porque el "badge" moral del apoyo a los refugiados, es mas fuerte. El interseccionalismo de izquierdas, promueve el narcicismo individualista, y el desarraigo de clase, reemplazado por tu grado de opresión.
Donde quedaron los tiempos colectivistas?
Fue todo un sueño hippie?
Había una época en donde la izquierda aspiraba a una sola cosa: al fin de la opresión oligarca, para dar ESPACIO a la LIBERTAD de tomar oportunidades para educarte, para adquirir patrimonio, expresar tu individualidad y tu derecho a ser igual al otro. Las causas de las mujeres, homosexuales, inmigrantes y trabajadores no tenian rango especial. Era una busqueda comun, y colectiva de libertad. No era una guerra de hembristas buscando ganarle el poder a los machistas. No era una guerra de LGBT buscando redefinir el canvas a su antojo, pasandose por la raja la cultura imperante o local. No era un a guerra de globalistas buscando disolver las culturas y fronteras: La riqueza cultural era propia de cada nacion, y se buscaba reivindicarlas, no diluirlas.
Había una época en donde la derecha tenía conciencia religiosa, y era motor del desarrollo del arte, y la caridad a traves de hospitales, iglesias, investigación academica. El altruísmo era un valor del ciudadano pudiente común, y en esos tiempos del terrateniente opresor, habia mucha clase media alta que compartía el comedor con la nana, que no hacía separaciones. Una derecha orgullosa de su patria, y firme impulsadora de la industria nacional, como creación, en vez de especulación y cambiarle la marca a algo importado sin agregar nada de valor.

AVANZAR SIN TRANSAR y EL NEOLIBERALISMO

La izquierda de antaño, cometió el error garrafal de embriagarse con la posibilidad de poder. Fueron mas allá de terminar con la injusticia en el campo chileno, y llegaron al punto de morder la mano del que daba de comer, como el caso de diversas empresas textiles, conocidas por un trato excepcional a sus trabajadores, con amplios beneficios y seguro, que terminaron expropiadas.
Eso empezó a matar el sentido patriótico de la derecha ética, que luego fue fácilmente reemplazada por la derecha tecnócrata hija de Friedman.
La derecha tecnócrata, vendió la idea del "chorreo". Cuando CTC empezó a poner líneas telefónicas masivamente, te permitia comprar acciones de la compañía a través de la cuenta del teléfono. Cada familia podía obtener su LADA. Se abrieron los barrios emergentes (la florida /maipu) para los oficinistas con ganas de endeudarse y dar el salto hacia el "centro". Surge la subcontratación, y empieza la debilitación del sindicalismo. La negociación colectiva da paso a la negociación individual. ¿Que importa tu compañero de trabajo, si el jefe te ofrece horas extra por hacer el trabajo de dos?
El colectivismo empieza a morir.
Las relaciones humanas empiezan a cambiar. El beeper, el TV cable, las consolas de video, el internet. El "Ser Gregario" se aisla. El progreso ya no se consigue en sociedad, sino que basta con la realizacion del 'ego'.
Todas las banderas sociales empiezan a ser invadidas por el virus neoliberal. El individualismo fracciona las izquierdas, las que abrazan el interseccionalismo, pues todas las formas modernas, estan siendo impulsadas por el narcicismo.
Curiosamente, es precisamente el narcicismo el que termina masificando el veganismo y la ecología, las cuales fracasaron como modelo colectivista. Pero en la versión individualista hallan un lugar, porque la cultura ecologica es economicamente sustentable y eficiente en el modelo capitalista, y el vegetarianismo/veganismo/animalismo se solidifica con las herramientas que usaba la religion en el pasado: Verguenza social y Virtud social.
¿Es posible la democracia, en un contexto individualista y narcicista?
¿Es posible la democracia, en un contexto 'teologico' en donde lo religioso ha sido reemplazado por la idea inamobible del 'buen progreso'?
¿Realmente ya se acabó, el mejor periodo de la humanidad? (desde la postguerra, hasta la revolución digital)
¿Vamos a volver al barbarismo?
¿Izquierdas y derechas estan absolutamente de acuerdo en rechazar el 'populismo' y la representatividad del individuo, fuera de las ideas preconcebidas y saneadas globales?
Se le entregará, el derecho divino, de común acuerdo a la inteligencia artificial? a Skynet?
God Save the Digital Queen
submitted by ozzraven to chile [link] [comments]


2019.08.21 01:40 GalacticLinx El hailcorporate TINER y la sumision normie a las estrategias de los community manager y sus equipos de marketing

ATENCIÓN, ESTE POST ES UN BOSQUEJO DE UNA IDEA QUE ESTOY TENIENDO PARA UN GUION QUE QUIZÁ SEA UN VIDEO DE YOUTUBE MAS ADELANTE. ESTE POST NO ESTA FINALIZADO. SE AGRADECEN APORTES, CRITICAS, LECTURAS DISTINTAS, FORMATO, ETC.

POR AHORA EL GUION ESTA ESCRITO COMO SI LE HABLO A LA COMUNIDAD DE REDDIT, PERO VA A SER CAMBIADO PARA HABLAR AL PUBLICO EN GENERAL

EL POST PUEDE, O NO, SER EDITADO CUANDO SE ME DE LA GANA.


Estaba perdiendo el tiempo en /argentina y de repente me encuentro con esta excelente foto.

https://www.reddit.com/argentina/comments/ct3lvn/les_dejo_un_%F0%9D%9A%8A_%F0%9D%9A%8E_%F0%9D%9A%9C_%F0%9D%9A%9D_%F0%9D%9A%91_%F0%9D%9A%8E_%F0%9D%9A%9D_%F0%9D%9A%92_%F0%9D%9A%8C_%F0%9D%98%BF_%F0%9D%99%84_%F0%9D%98%BC_oc/

Mas allá de lo bien tomada que esta la foto, me quede pensando en lo sumisos que son a las marcas y lo facil que caen en las estrategias de marketing de los community managers.

Ese falso sentido de "identidad" a travez de un logo corporativo me parece una practica detestable de las corporaciones que se quieren beneficiar de un grave problema social. La necesidad de identidad producto de la alienacion tipica de hoy en dia.
Pero es algo que siempre existio, cuando yo era adolecente las zapatillas FILA eran de negro villero que "seguramente robo para comprarlas". Hoy en dia son un simbolo del hippster de palermo.
Algo inverso paso con Lacoste, que era del ultra chetaje digno de la guillotina, y ahora se convirtio en algo popular y de "negro que no tiene para revocar la pared pero si para la camisita con la que sale a engrogarse".

Caso Reddit - Papas Dia% (made in canada)

Bueno, creo que no es necesario explicar la sumision y fanatismo desmedido del sub /argentina con el supermercado Dia% y con sus papas fritas economicas.
POST EJEMPLO 1
POST EJEMPLO 2

Muchos diran, "pero es meme"... "pero nos estamos divirtiendo"... "seguro que vos sos muy divertido en las fiestas"

y todo el tipo de idioteces que tiran habitualmente los normies que no quieren aceptar que están siendo controlados y que ESTAN TRABAJANDO GRATIS PARA UNA MARCA GIGANTE.

Como ya todos sabemos:

NADIE QUIERE ADMITIR QUE FUE MANIPULADO. Nadie quiere admitirse como tonto, nadie hace una critica introspectiva.

Sepanlo, todos somos manipulados en algun nivel. Yo soy manipulado, vos lo sos, todos lo somos.

El marketing es literalmente eso, ver como manipular a alguien para que compre algo que no necesita.
TODOS CAIMOS EN ESO ALGUNA VEZ EN LA VIDA.

Pero el marketing no se da solo, sino que en un contexto de capitalismo global.

¿que quiere decir esto?
QUE ADEMAS DE MANIPULARTE PARA QUE COMPRES, TAMBIEN ESTAN INTERESADOS EN REDUCIR LOS GASTOS DE MANIPULACION.

La publicidad existe desde hace muchisimo tiempo.
PRIMER REGISTRO DE UNA PUBLICIDAD EN LA ANTIGUA BABILONIA
PUBLICIDAD DE COCA COLA EN LA EPOCA VICTORIANA (1890)
EJEMPLO DE PUBLICIDAD VISUALMENTE CONTAMINANTE DE HOY EN DIA

Tradicionalmente manipularte tenia un costo que no todos podían afrontar.
De hecho todos los ejemplos anteriores tenían un costo que las empresas deberían afrontar y arriesgar para obtener algún tipo de beneficio económico o ventaja frente a la competencia.

Pero luego llegaron las redes sociales.

Todos conocemos el tipo de publicidad que nos llega por las redes sociales, reddit mismo las tiene.
Obviamente que las publicidades en las redes sociales tienen un costo, pero tienen un mejor alcance y ademas gozan de una base de datos CON TUS DATOS. (para mas info referirse a la utilización política de estos datos con el caso "CAMBRIDGE ANALYTICA", buscar en google o ver documental de netflix, hay mucha info)
Pero también es un espacio para la publicidad gratuita.
Acá es donde entran las empresas pequeñas y medianas que no tienen dinero para pagarle publicidad a las redes sociales.
En esta imagen pueden ver como en una misma captura hay una publicidad propiamente dicha y tambien hay un post HAILCORPORATE

Pero ojo, las empresas grandes tienen tacticas mayores y de alcance mundial.
¿Alguien recuerda el outrage de la publicidad de gillette? El #Boycottgillette ?

Bueno, eso fue todo fríamente calculado.
Hicieron una publicidad, o como a ellos les gusta llamar "short film" (CARADURAS) en medio de una grieta social, sobre conceptos tan básicos como "¿Que es la masculinidad?"
Lo hicieron a propósito, sabia que los SQW (Status Quo Warriors, o sea los fachos) se iban a enojar.
Pero como dice el dicho "toda publicidad es buena, incluso la mala publicidad".
Y ahí empezaron a hacer idioteces para boycottear a gillette.
GILLETTE ESTUVO DE TRENDING TOPIC EN TODAS LAS REDES SOCIALES POR DÍAS ENTEROS. GRATIS!!!!

PUBLICIDAD GRATIS!!!!


Algo similar paso con Nike cuando hizo una publicidad solo con gente negra y con un atleta que fue previamente cuestionado por los SQW (fachos).

Pero bueno, volviendo a Argentina:

Tenemos otros casos donde comunidades enteras se rindieron a los pies de marcas y corporaciones.

Caso Taringa - Pitusas y Manaos

EJEMPLO 1
EJEMPLO 2

y bueno, tambien Taringa tuvo un caso importante de propaganda politica en complicidad con el Macrismo... Algo que tambien sospecho que paso con Reddit pero es un poco mas dificil de probar (ademas del mod que es un abusador de mujeres y que trabajo para el gobierno de Macri en CABA)

Caso Marolio y su jingle - (twitter) multi redes sociales


Ejemplo 1
Ejemplo 2

Caso Inmobiliaria Cabildo 500 - Instagram


Ejemplo 1
Ejemplo 2


Conclusion:

Vemos distintos tipos de publicidades gratuitas.

En las 2 primeras vemos que la gente cae con ingenuidad y por "diversión". Esa diversión es genuina, la pasan bien mientras son "corporate bitch" gratuitas y como no tienen ni conciencia de clase, o la tienen y directamente les chupa un huevo ser manipulados con tal de encajar y divertirse con los demas, entonces caen, o se dejan caer en la trampa.

La 3era, tengo opiniones diversas. Si bien es claro que el mensaje es positivo y es sano que entre en el debate social por mas que los SQW (Fachos) sean quienes la impulsan con su indignacion.
LA REALIDAD ES QUE LA SOCIEDAD DE CONSUMO LES DA LA ESPALDA A LOS FACHOS.
Ya que tanto Gilllete como Nike aumentaron sus ventas exponencialmente a pesar de la indignacion masiva de los fachos y las propuestas de Boycott.

Y tengo opinion diversa sobre este tema, porque si bien existe es lado positivo, no es que la mega corporacion tiene ganas de "hacer las cosas bien", sino que hoy en el contexto actual LES DA GANANCIAS.
No lo hacen por altruismo, sino por beneficios económicos.
Y eso lo tenemos muy en claro, sobre todo con empresas como Nike, que si bien te dicen "respeten a los negros" por un lado, tiene talleres con niños que cobran 1 dolar por dia mientras son ultra explotados.

asique mi conclusion definitiva es esta.

NO SEAN BOLUDOS, PIENSEN LO QUE HACEN, PIENSEN A QUIEN BENEFICIA LO QUE HACEN
¿QUE GANAS VOS?
¿QUE GANA EL OTRO?

¿TANTO TE IMPORTA SER ACEPTADO EN UNA COMUNIDAD DE EXTRAÑOS COMO PARA VENDERTE GRATIS A UNA MARCA?

Y SI UNA VEZ PENSADO ESTO QUERES HACERLO IGUAL. BUENO, HACELO.
SOLO ME INTERESA QUE PIENSES UN POCO.
submitted by GalacticLinx to Republica_Argentina [link] [comments]


2019.05.17 12:41 DarkWorld_ Dark Wolrd I

TODO PUEDE SUCEDER EN 2 MESES”
Leonardo,un chico de 13 años como cualquier otro,estudiaba,andaba en bici y salia con sus amigos,tenia un vida relativamente normal,hasta que conoció a una chica de la cual el se enamoro,actuaba como cualquier chico enamorado,medio bobo y medio “raro”,y al pasar el tiempo paso lo que tenia que pasar,se le declaro y ella lo rechazo. El estaba triste, pero...lo peor no fue eso,lo malo sucedió cuando el cambio su actitud,ya no salia,ni con sus amigos ni con su bici, tampoco estudiaba,dejo de comer y de hacer sus actividades diarias,escribía cosas “macabras” en un blog en el cual su usuario se llamaba LEX y así vivió por 2 meses. Sus padres lo llevaron al psicólogo,a los 2 meses el volvió a ser el de antes.
El 20 de Abril su hermana se estaba casando y el fue con un traje negro pero la corbata blanca,en un momento de la boda fue al baño y cuando se estaba lavando la cara se miro al espejo y su reflejo le hablo.
-Hola Leonardo,me extrañaste?
-¿Quien eres tú?
-Soy yo,LEX,el que te susurro al oído durante 2 meses.
-No! No puede ser,yo no sufro de doble personalidad.
-Ja! Crees que estas totalmente cuerdo? Pues no es así, tu estas mas loco que yo,ya que tu fuiste el que me creo.
-Eso...es imposible,Lex es un usuario falso que utilizaba para desahogarme.
-Eso fue así la primera semana,cuando me hiciste famoso liberaste tu ira y ahí me creaste,LEX es toda la ira desatada de LEONARDO.
-Eso es imposible!-PLASHH (rompe el espejo)
Cuando volvió a la mesa con su familia su madre le dijo:
-Leo,que te paso en la mano?
-Nada mamá,nada.
Y así siguió la fiesta. En otro momento de la noche de la nada se levanto y fue a la cocina,agarro un cuchillo y se marcho,luego subió al escenario y dijo:
-Buenas noches,damas y caballeros. Yo soy el famoso LEX el que prometió PONER DE CABEZA EL MUNDO.
-Baja de ahí Leo,y deja de decir tonterías- Dijo su hermana.
Entonces el bajo,se acerco a su hermana,la abrazo,y la apuñaló,tiñendo de rojo su corbata blanca,cubrió su ojo derecho con su pelo y dijo “¿Ahora me creen?” y asesino a todos los presentes,para luego huir e introducirse en el bosque.
2 meses después,su búsqueda terminó,la policía lo dio por muerto,pero no sabían que el seguía con vida y jamas imaginaron que volvería,pero un poco diferente...se sacó el ojo derecho,y su pelo se volvió blanco como la nieve,sigue usando su traje negro con su corbata teñida con la sangre de su hermana.
Durante 2 meses misteriosas muertes sucedieron en la ciudad,pero todas las víctimas tenían algo en común,eran chicas de entre 13 y 15 años,todas de pelo y ojos castaños... Como la chica de la que se había enamorado Leonardo.
Ahora no saben si LEX se encuentra en los bosques o en la ciudad,lo único que se sabe es que nadie esta totalmente a salvo.
Pasaron otros 2 meses,algunas personas lo consideran un demonio,pero otros lo consideran un ángel,pero no importa como lo consideren,lo que importa es que LEX es real,y que podría estar atrás de ti ahora mismo.
14 DE DICIEMBRE”
- 14 de Diciembre del 2016-
Era una noche lluviosa y fría,en el que una pareja es acorralada en un callejón.
-No nos hagas daño,te daremos lo que quieras- Dijo la mujer.
-Esto no es por su dinero,es por la vidas que quitaron al demoler ese orfanato.
Una noche similar,mismo día y mes,pero del 2003. Un orfanato en París,todo es un caos ya que lo iban a demoler sin previo aviso, todo porque la gente afirmaba que una niña llamada SARA era un demonio y que fue abandonada porque sus ojos eran totalmente negros,su cabello igual y tenia una sonrisa que daba miedo a los padres. Pero era solo superstición ya que la niña se comportaba como cualquier niña,hasta este día.
-Niños,no se enloquezcan,vamos a salir por la puerta de atrás- Dijo la encargada del orfanato.
Cuando estaban por llegar,todo el antiguo edificio les cayo encima. Todos y todas murieron,menos SARA,ella quedo intacta, como si nada hubiera pasado,no tenia ni un raspón. Entonces quedo abandonada,otra vez,nada mas que en la calle,usaba un canguro, pantalones, zapatos y guantes negros.
Volviendo a la actualidad,SARA ya con 26,decidió cobrar venganza,asesinando a las personas mas poderosas de la ciudad, los que decidieron derrumbar el edificio,todas esas personas pensaban que ella estaba muerta,que murió de hambre o algo le había pasado en esos 13 años que pasaron,pero no era así.
Cuando las demás personas que tuvieron algo que ver en el derrumben se enteraron de la muerte de esa pareja sabían lo que pasaba así que decidieron buscar otro “DEMONIO” para combatirla,pero no existía tal cosa,entonces para ello crearon uno.
Buscaron a un sicario y pactaron con un espíritu maligno para que lo posea y mate a SARA,pero eso no fue lo que ocurrió,ellos se aliaron y asesinaron a todos los restantes de la lista de SARA, Francia tenia dos DEMONIOS sueltos con sed de sangre,SARA ya había probado la sangre y la fama que venia con ello,por eso siempre deja su tarjeta,una S y una P unidas dibujadas con sangre.
Francia se volvió pequeña para ellos dos,y sabían que había mas personas como ellos,entonces empezaron recorren el mundo para reclutarlos para cumplir su objetivo de “PONER DE CABEZA EL MUNDO”.
FELIZ SAN VALENTIN”
-Febrero de 1874-
Todo Londres estaba en caos,y no,no era por el echo de que se acercaba “San Valentín”,era porque un asesino estaba suelto.
Algunos dicen que es de la “Anti Burguesía”,ya que solo mata a los que pertenecen a esa clase social,pero están equivocados,el solo quería matar,nada mas que matar,solo usaba esa excusa para que no todos se empeñaran en buscarlo para que lo cuelguen.
Dice que su nombre es Jack,THE BLACK JACK,un ex boxeador, lo descalificaron por matar a alguien a golpes,y ahora nadie lo puede descalificar.
Los de la alta burguesía decidieron contratar un “Exterminador” para acabar con el,le ofrecieron riquezas y que seria libre de ir a donde quiera,su nombre “artístico” era DEATH MASTER.
Después de una semana de estudiarlo,adivino donde estaría y quien seria su próxima víctima. Entonces hablo con la futura víctima,el Sr. Tomas Treck,llamaron un MEDIUM para que llegue a la casa de los Treck el 14 de ese mes,a las 23:00.
El día llego,Jack fue emboscado por DEATH MASTER y derrotado,el MEDIUM libero su espirutu al inframundo.
Pasaron 124 años,el único descendiente de Tomas Treck vive en París,se alejo del legado que dejo su bisabuelo,pero,por las atrocidades que cometió 13 años antes tuvo que desobedecer el único pedido de su abuelo,imbricar a THE BLACK JACK,el aseguro que nada iba a suceder,pero se equivoco,al despertar a Jack para que mate a la asesina que estaba acabando con París,solo apresuro su muerte.
EL MUNDO DE CABEZA”
Una noche tranquila y despejada,un hombre y una mujer entraron a un bosque,del cual corría la leyenda de que habitaba un asesino en el. Ellos dos entraron igual,como si no tuvieran miedo,y es que no tenían a que temerle. Se toparon con un chico de unos 22 años,que les dijo:
-¿Qué hacen aquí? Este es mi territorio,y el que se atreve a poner un pie en el...muere.
-No llegamos por casualidad, LEX,estamos aquí por ti-Dijo ella
-¿Son del FBI o algo así? Pues no me importa,morirán de todos modos.
-¿Puedes callarte y escuchar?-Dijo el otro hombre.
-Gracias JACK,somos como tu LEX,somos a lo que el mundo llama demonios-Dijo ella-El,como ya dije,se llama JACK,y yo soy SARA,vinimos desde París hasta aquí porque te seguimos,tu eres la razón por la que las personas temen,el número de asesinos creció desde tu aparición,por eso queremos formar una liga,y que tu seas nuestro líder.
-Ok,supongamos que yo acepto,pero...¿donde están los demás? Tu hablaste de una liga,supongo que serán mas.
-Si,somos mas,pero tenemos que recorrer el mundo para buscarlos.
-¿Donde es el siguiente destino?
-Ahora toca Japón.
-Una semana después-
Recorrieron todo Japón,pero no saben nada de el candidato para la liga.
-Saraaa,¿Segura que la información es correcta?-Dijo LEX
-Si,vamos bien,solo hay que esperar a que salga.
-Dos horas después-
Un ruido despertó a todos,ellos salieron y encontraron lo que buscaban a,MILO,un joven japones que había sido abandonado por todos,sufría bullyng,y un buen día,mato a todos los del instituto.
-Oye,tu...el de la capucha,si te hablo a ti estúpido-Dijo LEX
-¿A quien llamaste estúpido?
-Pues a ti,o eres sordo?,me presento,soy LEX,ella es Sara y el alto es Jack,vinimos a buscarte para divertirnos un rato,¿Te unes?
-Suena bien,los acompaño.
Esa noche nadie en todo Tokyo,miles de personas perdieron la vida. El único rastro que dejaron los homicidas fue la gran L.S echa con cadáveres en el centro de la ciudad.
También se llevaron un jet,el cual pintaron de negro y con pintura roja escribieron la L.S (Liga de Sangre).
-Y ahora a donde Sr.LEX?-Dijo MILO.
-Ahora vamos a Estados Unidos,para especificar,a la bella New York.
-Ya escuchaste Sara,rumbo NY-Dijo Jack
-¿A quien buscas LEX?-Pensó Sara.
-Luego de NY,vamos a Chile,Argentina y Uruguay,tengo unos buenos candidatos-Dijo MILO.
Ya en NY,buscaron a TRICKS,una chica que fue encerrada en un manicomio por matar a sus padres,ella se escapo,y se fue a vivir a una casa abandonada,por eso sabían donde buscar.
(Sara toca la puerta)
-Hola?, Tricks,me llamo Sara,ellos son mis amigos LEX,MILO y Jack,vinimos a hacerte una propuesta.
-¿Propuesta? Dime,quiero saber mas.
-Yo soy LEX,el líder,queremos invitarte a PONER DE CABEZA EL MUNDO.
-Acepto.
Y como en Tokyo,esa noche nadie durmió bien. LEX decido poner de segunda al mando a Sara,ellos dos fueron conocidos como “LOS REYES DE LA SANGRE”,los dos asesinos mas letales del mundo juntos,el mundo no sabe que le espera...
ALMA DE VENGANZA”
-12 de Marzo de 2018-
LEX y Sara terminaban de matar a una familia.
-Sara,sabes que en algún momento esto va a terminar,verdad?
-No va a terminar nada LEX,bueno si...la paz en este mundo.
-No hablo de eso,hablo de nuestras vidas,puede ser que matemos a las personas equivocadas y terminemos como Jack hace 126 años.
-Sabes que no,somos los asesinos mas temidos del planeta.
-Y los mas buscados,
-Te angustias mucho,amor.
-20 de Abril de 2018-
El capitán Leon Fresh preparaba a su escuadrón para la siguiente misión.
-Capitán,¿Por qué hace esto?Pregunto un agente.
-Esos mal nacidos mataron a mi familia,ahora yo acabare con ellos.
-.....-Un silencio invadió el lugar.
Durante todo ese mes Leon aprendió artes marciales,uso de armas blancas y de fuego,se había preparado solo para acabar con ellos.
Ya en el lugar de la misión,un joven los estaba esperando sentado de espaldas a ellos:
-Hola caballeros,ya se a quien buscan,y ya sabia que este día iba a llegar,el día que alguien se digne intentar matarme (se da vuelta)sí, soy yo,LEX,y tu debes ser el capitán Fresh.
-Si,ese soy yo,y todo lo que has dicho es real,vinimos a acabar con ustedes...pero yo me encargare de ti LEX.
-Aww que amoroso,pero...olvidas que yo te mate antes,y puedo volver a hacerlo.
-Ya no tengo debilidades,pero...tu si.
-Ja!,yo? No las tengo,pero si tengo algo que tu no.
-Y que es eso?
-Un escuadrón.
Todos murieron...menos Leon. El corrió asía LEX y lo golpeo,ahí empezó la batalla. Apesar de el entrenamiento de Leon LEX es mas ágil,le enterró su cuchillo en el pecho. Apesar de ser su final el sonrío.
-De que te ríes?-Pregunto Leon.
-Tu crees que mate a tu esposa?
-De que hablas?
-Ella esta viva,y ella mato a tu hijo,a tu hermano y a todos los que estaban en esa habitación,ahora pregúntate quien es tu enemigo idiota. Además yo no puedo morir,recuerda soy un Demonio,y además,me fui cuando mate a tu grupo,ahora mismo estoy saliendo del aeropuerto,nos vemos en Chile.
-No se que creer,no se si buscar a Nina o buscar a LEX,quien mato a mi familia?,quien es el que arruino mi vida?,que debo hacer?
-Yo podría responderte-Dijo una mujer vestida como agente del FBI.
-Nina?Estas viva?el tenia razón? me parece raro que no te fueras con su liga.
-Si,si y si,el me invito,pero rechace la oferta,tenia que terminar con esto.
-Con que?
-Con tu vida.
-No lo harás- (Bang).
Leon disparo su arma,y Nina huyo al oír a la policía llegar. Arrestaron a Leon por homicidio,estuvo tras la rejas por una semana,ya que se pudo probar que no fue el. Tomo el primer vuelo asía Chile,pensando que Nina estaría con ellos.
En el avión un niño le pregunto:
-A que va a Chile?
-A cumplir mi ultima misión.
Ya en chile se encontró con el titular del día “Múltiples muertes en la capital”.
-Entonces si están aquí malditos.
HABLAME DE AMOR”
En este mundo todos tenemos habilidades,bueno,yo soy un As de las computadoras. E Hackeado los equipos de la NASA,CIA y FBI, con el objetivo de limpiar mi nombre...mas bien borrarlo. Me llamo Francisco,pero prefiero que me digan Gosth.
Esto es lo mejor de mi trabajo:
-2009-
Me infiltre en la CIA,robe información,y en el camino asesine 200 agentes con solo pensarlo,hago que sus celulares fallen y así los asesino,pero también tengo una pistola,se que en algún momento alguna de ellas dos puede fallar,por eso siempre están conmigo.
-2014-
Tuve que ir a buscar unas cosas a España,casi me atrapan,pero todo el equipo murió.
-2019-
Volví a mi país,Uruguay,tuve que matar a mi novia porque iba a delatarme. También a mis amigos,no acostumbro a dejar testigos,como ya dije,soy un fantasma. Ahora estoy aquí...
-¿Pero,tu quien eres?
-Fran,me llamo LEX,y te e venido a buscar para que te unas a nuestra Liga de Sangre.
-Son muy ruidosos,no puedo trabajar bien así.
-Si el te encuentra,te matara,ya perdimos a uno de los nuestros, no voy a dejar morir a otro.
-Creí que el gran LEX no tenia debilidades.
-Bueno,eso cambio,ya que el supo como hacerme sentir debil.
-Voy a borrar todos sus expedientes y nos vamos.
-Espera...toma esta-Le da una pistola gravada.
-Ya es oficial?,pues gracias.
-Vamos a divertirnos.
Al llegar al Jet,se toparon con la noticia de que Leon estaba en Montevideo. LEX,se llevo una moto y salio a buscarlo.
2 días antes,yendo a Uruguay,se entero de que Leon había asesinado a Nina,la había llenado de balas, y luego prendido fuego. Nina,era hermana de LEX,no pudo estar en la boda de su hermana,porque sino hubiera sido una masacre peor de la que había ocurrido. La familia de Leonardo no estaba totalmente cuerda,pero el mas demente de todos era Leonardo,ya que se asesino a si mismo al crear a LEX. LEX,apesar de no querer a nadie,siempre quiso a Nina,ya que antes fue Leonardo,y su hermana mayor,Nina,siempre lo protegió,y por siempre fueron muy unidos,uno al otro,al matar a Nina,Leon abrió paso a la peor forma de LEX,había liberado a un verdadero demonio.
Llego al lugar donde estaba Leon.
-Y con que por fin llegas,cuñado.
-Cállate idiota,jamas la valoraste.
-No sabes de que hablas,yo la ame,pero se volvió un demonio.
-Si la amabas,no la hubieras asesinado.
-Habla el que asesino a su familia.
LEX saco su cuchillo,corrió asía Leon y lo sujeto,le dijo “creo que si estas triste,porque no sonríes?”,procediendo a cortarle la boca formando una sonrisa,luego la cosió,y dijo “bueno creo morirás feliz”.Y Se marcho luego de incendiar toda la fabrica de textiles.
NO ES UN SIMPLE SENTIMIENTO”
En un bar de Montevideo,un tipo encapuchado dice:
-No paso mucho tiempo desde que la puerta al infierno se abrió, todo porque un maldito millonario no quería morir.
Se fue del bar, dejando la cuenta paga. Se dirigió a la casa de un médium para contactar con un espíritu. El espíritu era Death Master, un asesino del siglo 19. Al contactar con el, le pidió que posea a alguien,así que escogió al médium, el estaba vivo de nuevo,pero ahora es inmortal.
-Hola,me llamo Leon, y te pido ayuda para acabar con una peste que se llama “Liga de Sangre”.
-Te ayudare,solo necesito cambiarme,y tu también. No podemos enfrentarnos a la peste vestidos así.
No sabían donde se encontraban,entonces investigaron toda la ciudad,solo para toparse con que ya se fueron del país.
No hay lugar mejor que Tokyo para comprar armas,entonces se dirigieron a Japón. Para vivir trabajaron para la mafia, mataron Americanos, Chinos, Rusos, pero ninguno de ellos era de la L.S.
al comprar las armas,y obtener uniformes nuevos,tomaron un avión a Australia, donde ocurrían siniestras muertes,pero tampoco encontraron nada.
Fueron a España,donde por fin encontraron a la L.S. enseguida Jack reconoció a Death.
-Estas vivo también?
-Paso tiempo,ahora si correrá sangre,ya me lo imagino,y me da nauseas.
Leon como siempre,corrió asía LEX,el no lo vio venir,pero Sara lo salvo,los dos peleaban contra Leon,el cual todavía no lo reconocían por la mascara, LEX le corto el brazo.
MILO,Tricks y Gosth buscaban el Jet, mientras tanto Death estaba acabando con Jack,y finalmente le corto la garganta, Tricks corrió y lo apuñalo, MILO salto y le hizo un corte atrás de cada rodilla, y finalmente Gosth lo ejecuto. Los dos espíritus se desvanecieron en el aire.
-No se quien eres,pero te dejare vivir, ve y cuenta el cuento- Dijo LEX.
-Na mejor no (BANG)- Gosth le dispara en la cabeza.
Ya en el Jet,MILO, como un niño le pregunto a LEX:
-Que hay entre tu y Sara?
-No hay nada,somos amigos, nos hablamos así por que se nos da la gana-Le respondió el líder.
-Pero,nunca quisiste una relación?
-Si,una vez,fue hace mucho tiempo,era un adolescente y no sabia nada de la vida,ahora no me importa nada,mi familia ya había muerto para mi,y ahora tengo otra, no se suplanta a las personas que se quieren,pero si conoces personas que puedes querer, y para mi Sara es como una hermana,es como mi otra mitad,y por eso la quiero.
-Amigo,tu si tienes problemas sentimentales.
-No me fue bien en muchas cosas, pero con ustedes cambio todo.
DIA LIBRE”
LEX y Gosth buscaban un lugar donde vivir en Suiza, compraron un Mansión en la capital,la cual parecía una casa embrujada. Todos ellos se mudaron a la casa, construyeron una compuerta que se abre en el piso del patio para sacar el Jet del garaje.
-LEX,hace tiempo no salimos los dos-Le dijo Sara.
-Si,es verdad,podríamos salir a caminar y conocer el barrio-contesto el.
-Maravilloso.
En su caminata encontraron un prostíbulo, y por los instintos feministas de Sara entraron y mataron a todos los proxenetas y liberaron a las mujeres. Mas tarde encontraron un perro atado a una columna,el cachorro estaba maltratado,buscaron al dueño y lo mataron,luego lo ataron en el puente con un cartel que decía “ANIMAL”,también se llevaron al perro y lo llamaron Jedi.
Siguiendo por su camino,mataron mucha gente. Al llegar a la casa, le pusieron el collar al perro con su placa y se fueron a comer. Todos los programas de noticias hablaban de los asesinatos en forma de protesta.
LEX se volvió a sentir vivo,ya no le afectaba el echo de que su hermana murió, y tampoco los molestaría nunca mas Leon,el se sentía... en paz.
Mientras tanto Gosth buscaba en la base de datos de la CIA información sobre Leon, descubrió que Leon era el tipo que mato en España, y que la mascara que llevaba significaba “Ángel” en japones. Y obviamente se rió diciendo:
-Acaso se cree Lincon y que nosotros somos vampiros?
Al día siguiente MILO fue a comprar una Katana, y se topo con la que seria la Julieta de su Romeo. Pero claro,no salio bien,por algo Romeo y Julieta,el no murió,pero ella fue envenenada y para sacarle el sufrimiento la apuñalo.
Tricks tampoco tenia un buen día,ya que no estaba la moto que quería comprarse y tampoco encontró ropa que le gustara, y para desatar su ira,mato a todos en las dos tiendas, la de motos y la de ropa.
A los que si les iba bien era a Gosth y LEX,compraron sus vividas preferidas (Monsters) y jugaron toda la mañana al C.S.
Sara por su parte,conoció a un chico,y les iba bien...hasta que dijo que no le gustaban los perros,y ahí fue cuando el perdió la vida.
En la noche los cinco salieron a “celebrar” y por eso fueron a Berlin,un cuarto de la población murió. Hay que aclarar que ninguno mata niños, y que Sara solo mata mujeres que sean malas con sus hijos,a los demás les da igual que hagan con su vida.
GUARDA SILENCIO”
La mañana empezó como la de todos los días, curar personas, ir de un lado al otro,dar apoyo en otros campamentos y así siguió todo, hasta que alguien llego y mato a todos, era un mercenario conocido como “GRUMPEL”. Tenia un récord de 19502 muertes, el siempre tiene un objetivo, pero si alguien se interpone también muere. Esta vez iba por Pablo, un médico común, pero su profesión evitaba que un grupo de terroristas cumplan con su misión.
GRUMPEL mato a todos, pero Pablo vivo, solo de suerte, se sentó, y vio a sus compañeros muertos, el había jurado salvar a esas personas, pero no pudo. Se le nublo la vista de tantas lágrimas, cambio su postura, ahora los salvaría, pero no curando personas, el va a matar a los culpables.
Se puso su túnica, unos guantes, con trozos de tela se hizo una mascara y con algunos aparatos hizo un arco, también se puso un chaleco anti balas. Ahora estaba listo para cumplir con su objetivo, solo le faltaba encontrarlos.
Llego a un campamento, mato a los guardias con una flecha a cada uno, se les llevo las pistolas y siguió su camino. Asesino a todos los que estaban adentro, cada uno tenia un agujero o una flecha en la frente. Antes de llegar a la “oficina” del jefe se encontró otra vez con GRUMPEL.
-El payaso llego a la fiesta-Dijo GRUMPEL
-Otra vez nos encontramos? Creía que no te vería mas, pero bueno, sera linda la venganza- Respondió Pablo.
-Tu eres del que todos hablan “The Suwet”, verdad?
-No tenia idea de que me decían así.
Prosiguieron a dispararse. Cuando los dos se quedaron sin balas, Pablo uso su arco y GRUMPEL un cuchillo que se había robado de Japón, Pablo le dio un flechazo en una pierna, clavándolo al piso, y otro en un brazo haciéndolo perder el cuchillo, agarro una de sus flechas y se la clavo en la cabeza con sus manos. Cuando llego a donde el jefe solo encontró una nota que decía “Nos vemos pronto”.
-Y esa es la historia de como perdí mi cuchillo-Dijo alguien.
-Wow, de todas las locura que viviste esta es la peor León-Dijo su amigo- León? Donde estas amigo?-Dijo asustado al sentir un revolver en su cabeza.
ES DIFICIL DECIR ADIOS”
-Ya se que vas a decir, ¿De verdad LEX está colgado en una jaula?, la respuesta es “Si”, déjame que te cuente. Hasta hace dos semanas estaba bien, no tenia preocupaciones y tampoco problemas. Pero un día irrumpieron en mi casa, se llevaron a mis amigos y a mi perro, también mis armas y los autos, pero no creas que no luchamos, todos peleamos contra esos mercenarios, pero todos fallamos, caímos en batalla, y pues somos demonios no dioses. (se cae la jaula)
-Hola,¿Tu nos tenias a el montón de huesos y a mi en esa jaula?- Dijo LEX
-Perdón, no fue mi intención,mis criaturas no entienden la diferencia de ir a buscar y secuestrar.
-Ok, disculpa aceptada, ¿Pero, que es esto?
-Ah, bienvenido al infierno!
-Entonces...¿Eres el diablo?
-No,yo soy el encargado de buscar a los mortales especiales y transformarlos en demonios de verdad.
-Y...¿Yo que con eso?
-Eres el nuevo ángel de la muerte, tu seras el que liquide a todos los que se merecen morir.
-Lo siento, no soy un héroe.
-Leonardo Demondreg, de Londres, descendiente directo de Rian Reynol, también conocido como “Plimber”,y por ser el asesino de la familia con mas delitos hechos, eres un héroe.
-¿De que familia hablas?
-La tuya, Plimber fue un atracador de bancos, y las siguientes 6 generaciones lo siguieron, tu cortaste con eso Leo.
-1) Eso no explica nada; 2) Me llamo LEX.
-Muchos ya aceptaron y fallaron en esta misión,pero, tu podrías ser todo lo contrario.
-¿Qué misión hablas?
-La que te llevara a tu máximo poder.
-Un momento,¿tengo poderes?
-Si, ¿como crees que vives después de todo lo que pasaste?,no eres afortunado de no haber muerto en ese bombardeo.
-Mi familia vivió también después de eso.
-Tu hermana Nina los posee.
-Nina murió!
En ese momento LEX se enfureció, liberando una energía que hizo caer al demonio. LEX saco su cuchillo y le corto el cuello cubriendo todo el suelo de sangre.
LEX se preguntaba si de verdad Nina esta viva, él la vio morir, era imposible que Nina viviera después del incendio. Si se pudiera vivir después de ese incendio Leon ya hubiera aparecido.
LEX corrió a su casa, busco el Jet y se fue en busca de sus amigos y de sus autos, pero, de la nada el Jet callo al agua, dejando a LEX en una balsa salvavidas en el medio del Océano. Encontró que el ala izquierda tenía un dispositivo, el cual su función era apagar el Jet.
Después de 10 días llegó deshidratado, hambriento y cansado a África, al parase, una dardo le dio en el brazo, haciendo que caiga dormido. Despertó en una carpa, en la cual había un tipo vestido como superviviente de un Apocalipsis y con un arco.
-Hola,me llamo LEX, vivo en Suiza y ahora tengo que ir a buscar a mis amigos, bye.
-Se quien eres, por eso estas aquí vivo y no con una flecha en la frente en el agua, también se quien tiene a tus amigos.
-Ok,¿quien eres?
-Me llamo Pablo, fui un doctor de médicos sin fronteras, trabajaba ayudando a unos aldeanos a salir de un territorio de terroristas, esos mismos terroristas enviaron a su mercenario mas fiel, GRUMPEL, mato a todos y por suerte yo no morí, pero me hice el arco un traje de camuflaje ligero y salí a matar a esos tipos, yo maté a GRUMPEL, y le quité este cuchillo.
-Ese es el cuchillo de un mercenario de la mafia Japonesa, su nombre real es Leon Fresh, un ex militar que entreno para matarme y a toda la liga, desarrollo una gran habilidad con todos tipo de armas y se transformo en el ejecutor de los Japoneses, pensé que había muerto en el incendio, pero alguien lo salvo y fue a intentar matarme en España, pero, Gosth le corto el cuello.
-Creo que podemos salvar a tu liga,solo necesitamos mejores armas.
Así Suwet se convirtió en uno mas de la liga. Recorrieron todos los campamentos de terroristas, los mataban y se les robaban municiones y otros tipos de armamentos. LEX se llevo dos pistolas y muchos cartuchos, Suwet cosas para hacer distintas flechas.
Al llegar al barco en el que Leon tenia a la liga descubrieron que estaba al mando de una mafia Japonesa y de el grupo de terroristas de hace rato, también tenia muchas defensas en su fortaleza marítima.
-Ok,Suwet, tu por la izquierda y yo por la derecha.
-Entendido, procura que no nos descubran.
LEX por la derecha le corto el cuello a cada oficial que había en el camino, todos cayeron como hojas al viento. Por el otro lado, Suwet había dejado un camino de personas con flechas en la cabeza. Luego de todo eso llegaron a la oficina de Leon.
-¡Muy bien maldito estúpido!¿Donde están?-Dijo LEX
-Están en una jaula, ella los acompaña.
De la nada los dos compañeros dispararon a la vez, LEX lo lleno de balas y Suwet le dejó una flecha entre ceja y ceja.
LEX buscando por todo el barco encontró a la liga, y a su hermana.
Esta vez decidieron atar a Leon del ancla y cortarla, dejándolo en el fondo del Océano Atlántico.
-Chicos, tengo que decirles algo, voy a dejar la liga, Sara por derecho es mi sucesora, ella decidirá quien va a ser su segundo al mando. Tengo que descubrir quien soy y que hago en este mundo.
Sara lo agarro del brazo y se lo llevó a un lugar escondido y le dijo:
-Vamos LEX, tu eres la razón de esto, no puedes irte.
-Sara, los dos sabemos bien que sin ti esto no seria nada, ahora sal de mi camino, yo me voy.
-Leonardo, yo te necesito, si te vas yo también, no puedo estar lejos de ti, estos días aquí fueron difíciles.
-No puedes venir conmigo, ellos te necesitan y yo necesito irme lejos de todo, volveré, lo juro.
-Nunca cumples lo que prometes.
-Te prometí que si en algún momento tu vida corre peligro yo voy a estar ahí para ayudarte, y llegue a ayudarte.
-Prometiste que siempre estaremos juntos...
-...Juntos no importa la distancia...
-...O el tiempo que pase...
-...Siempre juntos-Dijo LEX terminando la frase.
Volvieron con los otros y LEX dijo:
-Espero que vivan, y que no se metan en problemas, si Leon vuelve yo volveré y si algo malo pasa, también lo haré.
LEX empaco algunas cosas y se subió al avión, cuando estaba por despegar miró a Sara y dijo “Te quiero tres millones”.
“DAR WORLD” Fue creada y escrita por MeXlo
Pd:Si te gusto házmelo saber un abrazo y hasta pronto.
Twitter:@mexlo
Instagram:/mexlo_
YouTube:/MeXlo
submitted by DarkWorld_ to u/DarkWorld_ [link] [comments]


2019.01.16 16:45 analia_vu La moda de 1830's en Buenos Aires y el feminismo que no fue (mini-OC).

En la década de 1830 las mujeres -pudientes- en Buenos Aires intentaron manifestarse en su feminismo a través de la moda.
En plena época de Rosas, las mujeres tenían el rol impuesto por la historia y la religión -rol que también estaba vigente en Europa-: estaban para ser vistas pero no para ser oídas. Su rol era el de esposa obediente, madre, y adorno general en reuniones sociales.
Un pequeño grupo de mujeres de "clase alta" adoptaron la moda francesa de vestidos voluminosos, y adornos aún más voluminosos, que apuntaban a ocupar espacios notorios en el mundo masculino. La idea subyacente era hacerse notar como parte de la sociedad, dejar de ser un mero accesorio masculino. Creían que los ideales de la independencia y de la Revolución Francesa no las incluían, y pretendían hacerse notar como miembros valiosos de la comunidad.
El artista César Hipóolito Bacle retrató la moda de la época en una colección de litografías llamada "Trajes y Costumbres de Buenos Aires". En estas imágenes se puede ver que los trajes eran exactamente los mismos que estaban de moda en Francia. Sin embargo, se distingue algo exclusivo de Buenos Aires: el peinetón exageradamente grande.
El naturalista francés Alcide d'Orbigny, que visitó nuestro país entre 1826 y 1833, dijo de las argentinas: "Siempre hará que se distinga una porteña del resto de las mujeres del mundo, un adorno especial a que tiende como a la vida, y casi me atrevo a decir más que a ella: es una inmensa peineta que parece un grande abanico convexo, mas o menos precioso, y mas ó menos adornado, según rango y bienes de quien lo lleva. La peineta la sigue por todas partes. ¿La señora va a la iglesia? La peineta... con una gasa negra y un gran velo del mismo color, con el que se cubre las espaldas el pecho y los brazos. ¿Va la porteña al paseo? La peineta, y además un velo grande de blonda bordada, con las mangas del vestido abiertas, brazaletes y el pañuelo de mano."1
Imagen 1 Imagen 2 Imagen 3 Imagen 4 Imagen 5 Imagen 6
Esta moda -polémica a los ojos masculinos- dió que hablar con locales y extranjeros. Las mujeres también usaban el peinetón y los vestidos para manifestar sus afiliaciones políticas, agregando bordados de rosas, y hasta el lema "Federación o muerte".
La reacción a esta determinación femenina fue la burla, a través de una serie de litografías de César Hipólito Bacle, titulada "Extravagancias de 1854".
Imagen 1 Imagen 2 Imagen 3 Imagen 4 Imagen 5
Toda la movida, que perfilaba como prometedora, terminó siendo un mero episodio "de color" en la historia argentina, ya que las mujeres deberían esperar casi cien años más para obtener algún rol notorio y reconocido en su propia emancipación y en la evolución de su rol hacia otros horizontes.
1: Dessalines D'Orbigny, Alcides. Voyage dans l'Amerique Meridionale, París, 1844
submitted by analia_vu to argentina [link] [comments]


2018.08.23 20:15 master_x_2k Zumbido IV

Zumbido IV

Brian llegó cuando Perra y yo estábamos caminando penosamente por el campo con palas y bolsas de basura en la mano. No es la imagen que quería que él tuviera de mí, pero me alegré de verlo de todos modos.
Me limpie usando el grifo en el abrevadero de agua de los perros, pero todavía estaba cubierta de huellas sucias de las patas, manchas de hierba y la piel todavía me picaba con la sensación de que los bichos se arrastraban sobre mí. No tenía ninguna duda de que, con mi pelo mojado y el estado de mi ropa, me veía bastante espantosa.
“Hay agujeros de bala en la puerta de entrada”, Brian habló desde el otro lado de la alambrada, levantando la voz para ser escuchado sobre el torrente de ladridos. Llevaba su traje y su casco, pero tenía la visera levantada y no estaba envuelto en su oscuridad. Desde la distancia, se vería como un tipo con equipo de motocicleta.
“Tranquilos”, ordenó Perra, y los perros se callaron. Al ver lo que los otros perros estaban haciendo, los pocos que no habían aprendido el comando se detuvieron después de uno o dos ladridos más.
“Sí, dispararon sus armas unas cuantas veces”, le dije.
“Y todavía están aquí”, dijo, con leve incredulidad.
“Mi decisión”, le dijo Perra.
“Es una mala decisión”, la amonestó.
“No voy a irme.”
Brian se cruzó de brazos. “¿Es tu orgullo o testarudez digno de lastimar a esos perros?”
Ella frunció el ceño y miró a los perros.
“Lo que dijeron sobre las salchichas,” dije en voz baja, “sobre envenenar a tus perros. No podrías detenerlos a menos que estuvieras aquí todo el día, todos los días, y tal vez ni siquiera entonces.”
“Es cobarde”, Perra escupió las palabras.
“Son cobardes”, le dije. “Básicamente la definición de cualquiera que se une a un grupo de odio. Pero incluso si atacaran de forma más directa, ¿podrías manejarlo? ¿Podrías si veinte personas aparecieran con armas de fuego? ¿O si Night y Fog pasaban a las tres de la mañana, cuando estás solo tú y estos muchachos?”
“Yo puedo arreglármelas sola.”
Suspiré un poco y planté mi pala en el suelo. Tenía que pensar en una forma de convencerla. Si perdía la paciencia frente a su terquedad, ella ganaría la discusión, y todos perderíamos.
“Lo sé. ¿Pero no es mejor confiar en nosotros? ¿Para de verdad manejar esto en lugar de hacerlo sola, escondiéndote y dejando que esos cabrones tengan el poder?”
“No me estoy escondiendo”, me miró enojada. “Estoy protegiendo-”
Brian la interrumpió, “Proteger a tus perros significaría llevarlos a un lugar seguro.”
Ella sacudió su cabeza violentamente. “No. Si hago eso, los malnacidos ganan.”
“Entiendo lo que dices”, le dije. “De verdad, sé a qué te refieres. Pero nuestra prioridad número uno es protegerlos a ti y a esos perros. Una vez que nos hayamos encargado de eso, podemos enfocarnos en enfrentar cualquier amenaza.”
Ella golpeteo con sus dedos contra su muslo, mirando hacia el edificio.
“¿Vamos a encargarnos de ellos?”, Ella hizo la pregunta un desafío.
“Sí”, habló Brian. “No me gusta que estos tipos se estén mudando a esta área. No me gusta que lleguen tan lejos como para atacar a un miembro de nuestro grupo. Si no hacemos algo para responder pronto, va a lastimar nuestra reputación. Necesitamos reputación, nos protege, da a la gente razones para pensar dos veces antes de jodernos.”
Perra asintió. “Bueno.”
Brian arqueó una ceja, “¿Bueno qué?”
“Iré, y vendrán los perros.”
Él sonrió, “Bien. No creo poder saltar esta cerca sin hacer enojar a esos perros, así que me reuniré contigo en la puerta de entrada. Voy a llamar a Coil en el camino.”
“Está bien”, dije. Cuando dio vuelta para irse, yo levanté la mano en el saludo de despedida más pequeño y patético del mundo. A pesar de que estaba bastante segura de que no lo había visto, me quedé sintiéndome como una idiota por hacerlo.
Eché un vistazo a Perra, que me estaba mirando con curiosidad.
“¿Qué?”, ​​Le pregunté, sintiéndome dolorosamente consciente de mí misma.
“Él te gusta.”
“N-”, comencé. Antes continuar con mi protesta, tuve que detenerme. Perra apreciaría la franqueza y la honestidad más que cualquier otra cosa. No estaba segura de poder darme el lujo de parecer deshonesta o de tener dos caras con ella. “…Sí. Me gusta.”
Ella giró para volver a entrar. Un horrible pensamiento me golpeó en ese momento.
“¿Te...te gusta a vos?", Le pregunté.
Ella giró su cabeza para darme una mirada enojada, una que no podía leer en lo más mínimo.
“Porque si lo haces”, me apresuré a agregar, cuando comencé a caminar detrás de ella, “Oye, tú estuviste aquí primero. Me alejaré y mantendré la boca cerrada si quieres intentarlo.”
Hubo unos cinco segundos en los que estuvo muy callada. Mi pulso latía en mi garganta. ¿Por qué me importa tanto esto?
“Deberías ofrecerle dormir con él.”
“¿Y-eh, qué?” Tartamudeé. El alivio se mezcló con la vergüenza, y el abrupto cambio de tema me dejó luchando por ordenar mis pensamientos.
“Es lo que quieren los chicos. Dile que estás disponible si alguna vez quiere coger. Él lo aceptará de inmediato, o comenzará a pensar en ti como una posibilidad y aceptará tu oferta más tarde.
“Eso es- Es más complicado que eso.”
“Es complicado porque las personas hacen que sea complicado. Solo corta con las estupideces y ve por él.”
“No creo que te equivoques sobre la necesidad de tener menos expectativas, reglas y rituales en torno a las citas, estupideces, como dices, pero no creo que pueda hacer lo que sugieres.”
“Lo que sea.”
Me di cuenta, tardíamente, que ella realmente me había ofrecido un consejo. Por... luché por encontrar la palabra. Por muy mal dirigida que hubiera sido su sugerencia, especialmente con Brian, fue probablemente el gesto más evidente de buena voluntad que le había visto, junto a ella diciéndole a Armsmaster que creía que yo podía patearle el culo.
“Gracias, igualmente”, le dije. “Lo, eh, lo tendré en cuenta.”
“No me importa si lo haces.”
Cruzamos el interior del edificio y Perra abrió la puerta para dejar entrar a Brian. Por un segundo, pensé que su franqueza la llevaría a decirle a Brian abiertamente que me gustaba, pero no era el caso. Estaba más centrada en evitar que los perros más rebeldes se escabullen y evitar que ladren al visitante nuevo que en nuestra conversación.
“No puedo contactar a Coil”, nos informó Brian.
“No pude alcanzar a Lisa o Alec antes”, respondí. “¿Crees que algo está pasando?”
Él asintió con la cabeza, “Tal vez. Quédate aquí con Rachel. Voy a chequear a los demás.”
“No”, dijo Perra. “No necesito niñera, y me estoy molestando con ustedes dos estorbándome. Taylor se va contigo. Me quedaré aquí y empacaré.”
“No es una buena idea”, dijo Brian, sacudiendo la cabeza, “Si te atacan mientras tanto-”
“-Tengo a Brutus, Judas y Angelica. Me las arreglé sola durante años, me encargué de personas más duras que esos hijos de puta. Si hay problemas, corro.”
“¿Y si toman a uno de tus perros como rehén?”, Le pregunté. “¿Uno en los que aún no puedes usar tu poder?”
Una mirada oscura pasó por su rostro mientras consideraba eso. “Entonces corro... y me vengo otro día, en mis términos.”
Brian golpeó su pie durante unos segundos. “Bueno. Si hay problemas, será bueno tener a Taylor cuidándome la espalda. Si puedo comunicarme con Coil, cuando lo haga, voy a tratar de conseguirte algunos camiones y personas que los conduzcan. Mientras tanto, mantente alerta y que no te maten.”
Perra frunció el ceño, pero ella asintió.
“Taylor, deberíamos irnos. Mientras antes veamos a Lisa y Alec, mejor me sentiré”, él ya se estaba moviendo cuando terminó de hablar.
En el momento en que estábamos fuera del alcance del oído, se quitó el casco, metiéndolo debajo de un brazo, y me preguntó: “¿Qué pasó?”
Le dije, explicando todo después del punto en que Perra y yo escuchamos el alboroto que estaban causando el hombre botella y su pandilla.
“Es curioso que sea Kaiser quien tenga problemas para controlar a su gente”, reflexionó Brian, cuando terminé.
Me preguntaba si todavía estaba adolorido por lo que Kaiser había dicho en la reunión.
“Coil aumentó la presión en el momento en que se rompió la tregua contra los ABB. Me sorprendería si Kaiser no tuviera las manos llenas con eso”, respondí.
“¿Lo estás defendiendo?”
No era frecuente que me sintiera muy consciente de la diferencia en los colores de nuestra piel, pero que me preguntaran si estaba inventando excusas para el supervillano de la supremacía blanca era uno de esos momentos.
“No quiero subestimarlo, es todo”, le dije.
Brian suspiró, “Sí. Quizás tengas razón. Pero Kaiser estaba dispuesto a exigir una indemnización por el ataque a su círculo de pelea de perros, y estoy más que dispuesto a hacer lo mismo por este ataque de sus skinheads, si llega a eso.”
“Ambos eventos tienen algo sustancial que ver con Perra”, noté.
“Soy consciente de ese hecho”, me dijo, frunciendo el ceño. “Ella es útil, ella es un recurso valioso para el equipo, pero viene con algunos problemas. Ya lo solucionamos en el pasado, lo solucionaremos en el futuro.”
“Claro.”
“¿Como estaba ella? ¿Alguna pelea?”
“Nada serio. No, en verdad estuvo bastante bien. Incluso podría hacerlo de nuevo, si ella me deja.”
“De verdad”, respondió, con escepticismo claro en su tono.
“De Verdad.”
“¿Qué cambió?”
“Estoy descifrándola, creo. Como opera, come piensa.”
“Llevo diez meses en el mismo equipo con ella, y ni siquiera he estado cerca de entender cómo piensa. Normalmente puedo evitar que vaya demasiado lejos o lastime a alguien, mantenerla en línea y hacer que siga las instrucciones, pero todavía no he tenido una conversación con ella que no haga que quiera golpearme la cabeza contra la pared.”
“Ese podría ser el problema. Estás a cargo, te admira, te respeta, pero...” Hice una pausa. ¿Cómo podría decir esto sin entrar en los detalles de su modo de pensar? “...Pero tu eres una especie de figura de autoridad en nuestro grupo, y su personalidad exige que desafié la autoridad. Especialmente cuando está insegura.”
Brian consideró eso. Con una nota de aprobación en su voz, él comentó: “Le estás poniendo bastante empeño.”
“Creo que te sería mucho más fácil manejarla si tomas un papel de liderazgo oficial en nuestro grupo. No solo ser el líder por defecto, sino tomar el puesto. Si no te sientes cómodo con eso, o si piensas que los demás te lo harán demasiado difícil, bueno, probablemente se sentirá más cómoda si confía en ti como alguien a cargo con el tiempo, mientras demuestras que puedes manejarlo.”
“Han pasado diez meses, ¿cuánto tiempo necesita?”
“¿Y ella ha tenido cuántos años, sin padres, maestros, jefes? Quiero decir, incluso cuando tenía padres adoptivos, no creo que fuera todo rayos de sol y arco iris, ¿sabes?”
Se frotó la barbilla. “…Sí.”
“Dime que no ha mejorado al menos un poco en el transcurso de esos diez meses.”
“Ligeramente.”
“Ahí lo tienes. Solo mejorará de aquí en adelante.”
Él me ofreció un gruñido derrotado en respuesta.
Brian caminaba a grandes zancadas, y tenía piernas largas, lo que me obligó a hacer pequeños trotes para mantener el ritmo. No era agotador, estaba en forma lo suficiente para correr, pero era vergonzoso sentirme como un niño pequeño tratando de mantener el ritmo de un adulto.
De cualquier manera, hicimos buen tiempo para volver al departamento.
Brian se llevó el dedo a los labios mientras se ponía el casco y bajaba la visera, emanando su oscuridad para ocultar el disfraz. Hice una mueca y traje bichos para cubrir mi rostro, llamando más desde el área para formar el comienzo de un enjambre. Brian - Grue ahora - extendió la mano y cubrió la puerta principal del departamento en la oscuridad, luego la abrió sin el más mínimo crujido o chillido. Antes de que subiéramos las escaleras de metal que conducían al segundo piso, él las cubrió con una capa de su poder para hacer que nuestros pasos fueran completamente silenciosos.
No anticipé la escena en la sala de estar del departamento.
La TV estaba encendida, mostrando anuncios. Alec yacía en el sofá, con los pies sobre la mesa de café, una comida en su regazo. Lisa estaba sentada en el otro sofá, la computadora portátil apoyada en sus piernas, un teléfono en su oreja. Giró la cabeza mientras subíamos las escaleras, nos dirigió una mirada extraña y luego volvió su atención a su computadora portátil.
“¿Por qué carajos no están contestando sus teléfonos?” Grue levantó su voz espeluznante. Levantó su visor y desterró la oscuridad a su alrededor.
Lisa frunció el ceño y levantó un dedo. Ella continuó hablando por teléfono, “-no estoy de acuerdo con esto, y si me lo hubieras preguntado, habría dicho que no deberías hacerlo. No, sí, creo que es una medida efectiva.”
Señaló la computadora portátil, y di un paso adelante, moviendo los bichos de mi cara y hacia el centro de mi espalda, donde estarían presentes, pero no en el camino, descansando sobre la tela en lugar de sobre la piel. Miré a la pantalla.
“Mi problema es que no son solo ellos. Son sus familias”, dijo Lisa por teléfono. “Regla implícita[1], no se jode con la familia de una capa.”
Leí el contenido del correo electrónico que ella tenía abierto. Sentí una bola de terror asentarse en la boca del estómago. Me incliné sobre el respaldo del sofá y le puse una mano en el hombro para estabilizarme mientras bajaba la mano para presionar la tecla de avanzar página en la computadora portátil. Leí más del correo electrónico y luego presioné el botón otra vez para desplazarme hacia abajo otra vez.
Cuando leí lo suficiente de la página para verificar mis sospechas, presioné la tecla de inicio para regresar a la parte superior de la página. Comprobé quién más había recibido el correo electrónico y la hora en que lo enviaron.
“Carajo”, murmuré. “¡Mierda!”
Lisa me miró, frunció el ceño y luego habló con la persona que estaba al otro lado del teléfono. “¿Podemos terminar de discutir esto más tarde? Tengo que hablar con mi equipo sobre esto. Kay. Luego.”
El correo electrónico era una lista. En la parte superior de la lista estaba Kaiser. Después de su entrada estaban sus lugartenientes, Purity, Hookwolf y Krieg, y el resto de los miembros del Imperio Ochenta y Ocho. Ni siquiera estaba limitado a personas con poderes, señalando a algunos capitanes sin poderes e incluso a algunos de los lacayos de bajo nivel.
La lista incluye imágenes y texto. Debajo de cada uno de los nombres de los villanos había un bloque completo de datos, señalando sus nombres civiles completos, profesiones, direcciones, números de teléfono, las fechas en que se mudaron a la ciudad y las primeras apariciones de sus identidades de traje en Brockton Bay. Había imágenes de ellos en traje emparejado con imágenes de sus supuestas identidades civiles, más o menos igualadas en ángulo y tamaño para facilitar la comparación. La mayoría de las entradas tenían archivos zip adjuntos, sin duda con más datos y evidencia.
Kaiser. Max Anders, presidente y director ejecutivo de Medhall Corporation, una compañía farmacéutica con sede en Brockton Bay. Padre de un Theodore Richard Anders y una Aster Klara Anders. Dos veces divorciado, actualmente vive en un piso en el centro de la ciudad. Conduce un BMW negro. Originario de Brockton Bay, hijo de Richard Anders. Richard Anders, según el correo electrónico, era Allfather, el fundador de Imperio Ochenta y Ocho. Según las imágenes, era evidente cómo la armadura se ajustaba a su rostro y cuerpo, y que tanto Kaiser como Max Anders tenían la misma altura y el mismo tipo de cuerpo.
También había otras imágenes, que mostraban a Max Anders con una hermosa rubia de veintitantos años, y Max Anders con una mujer de pelo castaño mayor en una cafetería, con la mesa llena de lo que parecía ser papeleo. Me desplacé hacia abajo para confirmar mis sospechas, la rubia apareció en otra foto con su hermana gemela. Fenja y Menja.
La mujer de pelo castaño era Purity, según el correo electrónico. Mucho más recatada de lo que podría haber pensado, dada la gran presencia que tenía de traje. Nombre real, Kayden Anders. Decoradora de interiores. Madre soltera de una tal Aster Anders. Purity fue promovida al segundo al mando de Kaiser en la misma semana en que Kayden Russel tomó la mano de Max en matrimonio para convertirse en Kayden Anders. Su separación se produjo en el mismo período de tiempo que Purity dejó el Imperio Ochenta y Ocho para, aparentemente, hacer las cosas por su cuenta. Pequeñas citas apuntaban a archivos aparentemente en el archivo zip adjunto.
Se alegaba que Krieg era James Fliescher. Jefe de una cadena de farmacias, a su vez conectado a Medhall. Padre de tres, casado. Según las notas en su bloque de información, se tomó unas vacaciones dos veces al año con su familia. El correo electrónico indicaba que el archivo comprimido tenía copias de correos electrónicos entre compañías donde les había dicho a sus compañeros de trabajo que había ido a lugares como América del Sur o París, y los registros de vuelo mostraban que estaba mintiendo. Él siempre fue a Londres. Dos veces al año, cada año, durante casi veinte años. Ni una sola vez, durante estos viajes, se había visto a Krieg en Brockton Bay.
La lista continuaba, y continuaba.
Cada pieza de información conectada a otras. Incluso la información sobre los soldados rasos como los que conocí anteriormente con el negocio de Kaiser, muestra cómo fueron empleados como empleados de bajo nivel de Medhall y sus negocios derivados. Parecía que todos tenían antecedentes penales, excepto las personas arriba de todo.
En resumen, era lo suficientemente amplio como para tomar un tipo especial de ignorancia voluntaria para no comprar lo que el correo electrónico estaba vendiendo.
El correo electrónico había sido enviado no solo a Lisa, sino al Brockton Bay Bulletin, a media docena de otras estaciones de noticias locales y a varias nacionales. Todos los que importaban y algunos que no.
El correo electrónico había sido enviado a la 1:27 pm esta tarde. Hace menos de una hora. Esas eran las verdaderas malas noticias.
“¿Coil hizo esto?” Murmuré.
Lisa asintió, con fuerza, “Síp.”
“Con tu ayuda, supongo.”
“Solo un poco. Me preguntó algunas veces, que le ofreciera mis pensamientos sobre algunas cosas, ponerlo en el camino correcto, eliminar posibilidades. No pensé que llegaría tan lejos, o que iría tan lejos. Una vez que lo puse en el camino correcto, aparentemente usó investigadores privados y hackers para desenterrar el resto de esto y obtener la evidencia fotográfica.”
“Carajo”, murmuré.
“No estoy de acuerdo con esto”, dijo. “Está cruzando una línea. No se trata solo de meterse con el enemigo, va a haber un montón de daños colaterales.”
“¿Por qué no contestaste tu teléfono?” Brian cambió de tema.
Ella parpadeó un par de veces, sorprendida, "Mi teléfono estaba casi sin carga, así que agarré uno desechable nuevo para hablar con el jefe. No quería usar el teléfono con el resto de la información de contacto de ustedes, solo para estar seguros. Alec estuvo conmigo todo el tiempo. Debería haber recibido llamadas.”
“Revisa tu teléfono, Alec”, dijo Brian, brusco.
Alec lo hizo. Sus ojos se abrieron, “Oh mierda.”
“Parte de ser miembro de este equipo es estar de guardia si te necesitamos. Lo juro,” Brian gruñó a Alec, “voy a patearte el culo tan fuerte-”
Lisa miró de Brian a Alec hacia mí, “Algo sucedió. ¿Hay alguien herido?”
“Sí, algo pasó, no, nadie está herido. Eso realmente no es lo que me preocupa”, le dije. Señalé la pantalla, “¿Coil planeó esto? ¿Es esto un plan suyo? ¿Usando su poder? ¿Usar su manipulación del destino o lo que sea para crear una coincidencia general, ponernos en una mala posición y obligarnos a unirnos a él?”
Lisa negó con la cabeza con fuerza, “No percibí nada parecido a eso, y no es así como funciona su poder. Además, esperaba que estuviéramos de acuerdo de todos modos. Él no pondría en peligro eso con un truco como este. Es demasiado crudo.”
“Así que fue solo él atacando al Imperio Ochenta y Ocho en un nuevo frente, y una maldita mala coincidencia para nosotros”, dije, tanto a mí misma como a cualquier otra persona.
“¿Qué está pasando?”, Preguntó Alec.
Inhalé profundamente e intenté explicar qué tan mala era la situación. “Coil acaba de hacer una gran jugada contra el Imperio, y parece que fue anónimo. Perra y yo peleamos con algunos de sus subordinados casi al mismo tiempo.”
“Yo no-” comenzó Alec.
“Míralo de esta manera”, interrumpí, “Kaiser y cada uno de sus veintiún lacayos superpoderosos van a estar lo suficientemente enojados como para querer matar a alguien, después de que Coil fue y puso sus vidas de cabeza. Kaiser y su gente saben quiénes somos, de nuestra cooperación contra los ABB. Específicamente, ellos saben quién es Lisa. Entonces, ¿a quién van a culpar por esto, si no al grupo con el que su gente estaba luchando esta misma tarde, el grupo con la muy talentosa recopiladora de información en sus filas?”
“Oh.” Alec dijo. “Mierda.”
“Exactamente.”
[1] Código Implícito: Las Unspoken rules o más “oficialmente” conocidas como Unwritten rules son reglas que tiene la comunidad de capas sobre como se comportan, no es un acuerdo formal, por eso las palabras unspoken=implícitas, sin mencionar, y unwritten=orales, sin escribir, tácitas. Aunque no son leyes formales el código tácito es respetado tanto por héroes como villanos.

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.07.05 20:11 master_x_2k Enredo IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo IX

Querida Miss Militia...
¿Estaba mal comenzar con querida? ¿Implicaba eso más amistad o intimidad que la que existía? ¿Parecería una burla?
Miss Militia, nos encontramos esta noche...
No. Si fuera por esa ruta, ella podría tirarla a un lado junto con todos los otros correos de admiradores que recibió.
Miss Militia, usted me conoce como Skitter, pero realmente no me conoce...
Mejor, pero no me gustó el tono. Lo dejaría como está, seguiría adelante y volvería más tarde.
*...*Verá, no soy un villano, a pesar de...
¿A pesar de que? ¿A pesar del hecho de que aterroricé y lastimé a mucha gente inocente? ¿A pesar de que casi había matado a Lung y luego le había cortado los ojos? ¿Que tenía casi doscientos ochenta mil dólares en dinero ilegítimo a mi nombre?
Me estremecí, saqué mis manos de mis bolsillos y arreglé mi sudadera para cubrir mi estómago expuesto. Después de llegar al departamento, Brian sugirió que estábamos demasiado cansados ​​para discutir la propuesta de Coil, por lo que postergamos toda la discusión hasta la mañana. Me alegré por la excusa para evitar oír o ver algo que pudiera hacer esto más difícil. Además, le había prometido a mi papá que estaría en casa esta noche.
Eran más de las nueve, así que el autobús del ferry solo llegaba cada noventa minutos. Pensé que era mejor caminar a casa que esperar. También podría usar el estiramiento, dado el abuso que mi cuerpo había sufrido mientras montaba a Judas.
Metiendo las manos en los bolsillos, volví mis pensamientos a que diría en mi carta a Miss Militia. Taché “a pesar”. ¿Otro enfoque, tal vez?
...Lo creas o no, mis intenciones todo el tiempo han sido buenas. Me uní a los Undersiders en primer lugar para ayudarles. Para ayudar a esta ciudad...
¿Era eso completamente cierto? No. Si fuera sincera conmigo misma, parte de la razón por la que me había unido y me había quedado con los Undersiders era porque me había sentido sola. ¿Qué tal si ofrecía algo de honestidad?
...Me tomó por sorpresa lo fácil que fue que me agradaran. Estaba en un mal momento, y me aceptaron. Así que escribir este correo electrónico es difícil. Pero es necesario. Al final, decidí seguir este camino porque sirve al bien mayor...
Eso fue lo que me dije a mí misma, mas temprano, antes de irnos para el trabajo. Que seguir con esos tipos representaría el mayor riesgo para los inocentes, que eventualmente llevaría a alguien a quedar atrapado en el fuego cruzado, o que me arresten por algo serio.
Pero ahora tenía el plan de Coil que considerar. ¿Realmente estaba siendo honesta acerca de cómo planeaba ayudar a esta ciudad? No tenía ninguna razón para creer que él estaba mintiendo, y Tattletale lo estaba avalando. Pero al mismo tiempo, el símbolo de Coil era una serpiente, y Tattletale había ocultado la verdad y me había engañado antes.
La pregunta era, ¿estaba tomando esta ruta porque serbia al bien mayor? No. O al menos, no estaba segura de que fuera mi razón para tomar una decisión u otra.
¿Por qué lo estaba haciendo, entonces?
Había sido una pregunta difícil de responder horas atrás, y ahora era doblemente difícil. Suficiente como para asustarme. ¿Cómo había llegado a este punto?
Mi mente se remontó a una ves que me senté en una de las clases de la universidad de mi madre. No podría haber tenido más de diez años, mi padre había estado ocupado y mi madre no había podido encontrar una niñera. Así que había sido precoz, orgullosa como un demonio de estar sentada en esa conferencia de inglés con adolescentes y veinteañeros y entendiendo lo que mi madre estaba diciendo. Incluso habíamos leído el libro juntas, durante las semanas anteriores, así que sabía el material. El libro Las Naranjas no son la Única Fruta.
Mientras estaba sentada y escuchando, un hombre mayor había entrado y se había sentado a mi lado, en la última fila. Con una voz amable, había murmurado un comentario sobre cómo mi madre era una excelente profesora. Luego, unos minutos más tarde, cuando reuní el valor suficiente para levantar la mano y responder a una de sus preguntas, él me había hecho un cumplido a mí, se levantó y se fue. A pesar de todo mi orgullo por mi madre y propio, lo que me sorprendió del encuentro fue el cabello del hombre. Un ridículo peinado para cubrir calvicie.
Después de que la clase había terminado y mi madre me había llevado a casa, mencioné al hombre, y ella lo identificó como el jefe de su departamento, su jefe. Luego mencione el peinado y lo mal que se veía.
“Míralo desde su perspectiva”, me había explicado. “Tal vez, hace mucho tiempo, comenzó a perder un poco de cabello, pero podía cepillarlo hacia un lado de una manera que hacía que no se notara mucho. Cada año que pasaba se cepillaba el pelo un poco más. Fue gradual, algo a lo que lentamente se acostumbró, viéndolo en el espejo todas las mañanas y todas las noches. Muchos pequeños pasos.”
“¿Por qué alguien no lo señala?” Yo le había preguntado.
“No tiene a nadie que se lo señale”, me había respondido, “y cualquiera que lo conozca lo suficientemente bien no quiere herir sus sentimientos, incluso si fuera mejor a la larga.”
“Tú podrías”, le dije.
Así que ella lo hizo, más tarde esa semana. Fue brutalmente honesta con el viejo jefe del departamento de inglés. Según ella, se había cortado el pelo y luego le había dado las gracias en una fecha posterior. Ese evento y lo que mi madre había hecho después siempre quedó grabado en mi memoria.
Tragué un nudo en mi garganta. Siempre me tomaba desprevenida, lo mucho que la extrañaba, cuando pensaba en ella. Daría cualquier cosa por una conversación de treinta minutos con ella, en este momento. No tenía la menor duda en mi mente de que podría haberle dado sentido a todo, poner las cosas en términos tan simples que resolverlo parecía fácil.
Tuve que parar, mirar hacia arriba, parpadear para contener las lágrimas en mis ojos, y tomar una respiración profunda antes de seguir.
¿Era mi situación la misma que la del anciano? ¿Me había permitido deslizarme gradualmente a una mala situación, debido a mi falta de perspectiva más allá de lo que estaba sucediendo dentro de mi propia cabeza?
No había estado pensando en esto claramente. Todavía tenía la confianza suficiente para poder enviar ese correo electrónico, hacer la llamada... pero antes de hacerlo, tenía que ordenar mis pensamientos. Componer la carta en mi cabeza no funcionaría, necesitaba las palabras en la pantalla de mi computadora frente a mí, palabras concretas en blanco y negro.
Caminé por la parte trasera de mi casa y busqué las llaves en mi bolsillo. Antes de que pudiera obtenerlas, mi padre abrió la puerta.
“Taylor. Es bueno verte sana y salva.” Mi papá parecía cansado, años más viejo que la última vez que lo vi.
Le di un breve abrazo, “Hola, papá. ¿Recibiste mi mensaje, diciendo que llegaría tarde?”
“Lo recibí.” Él cerró y puso llave a la puerta detrás de mí. “¿Qué pasó?”
Me encogí de hombros cuando me quité la sudadera, me aseguré de que mi spray de pimienta, el teléfono y las llaves estuvieran todos en los bolsillos, luego la colgué junto a la puerta. “Nada importante. Estuve en casa de Brian, lo ayudé a armar muebles, luego su hermana y la asistente social de ella llegaron sin previo aviso. No pude encontrar una manera de irme sin que fuera algo incómodo.” Lo que sucedió, casi, solo más temprano.
“Ya veo”, murmuró. “¿Estaban ustedes dos solos?”
“No”, le mentí, para evitar que obtuviera la impresión equivocada. “Al menos, no por mucho tiempo. Lisa se fue unos minutos antes de que el asistente social pasara por allí.”
“Y tienes una camisa nueva, ya veo. Es agradable.”
“De Lisa”, mentí, retorciéndome un poco bajo el escrutinio.
“Ah”, asintió.
“Voy a ir a mi habitación, si eso está bien. Estoy algo agotada.”
Mi papá negó con la cabeza, “Preferiría que te quedaras para hablar.”
No es lo que quería hacer. Mi mente estaba bastante llena de basura y debates internos que no quería preocuparme de inventar más mentiras para mi padre.
“¿Podemos hacerlo mañana por la mañana?” Le ofrecí, retirándome hacia la puerta del frente, presionando mis manos en un gesto de súplica. “Realmente necesito sentarme en mi computadora por un minuto y organizar mis pensamientos.”
Empujé la puerta y no se abrió. Extraño. Probé el pomo de la puerta, y no sirvió de nada.
“La puerta está atascada”, dije.
“La puerta está cerrada, Taylor. También lo está la puerta de la sala de estar.” Mi papá me respondió. Cuando lo miré, él me mostró la antigua llave en su mano.
Mientras miraba, sacó dos sillas de al lado de la mesa de la cocina, colocó una en el centro de la habitación, luego colocó la segunda silla contra la puerta trasera y se sentó en ella.
“Siéntate.”
“Papá, esta noche no es realmente-”
“Siéntate.”
Mi corazón se cayó de mi pecho. O al menos, así se sintió. Sentí una fea sensación amarga en el estómago.
“Hablé con tu escuela hoy”, me informó, confirmando ese sentimiento desagradable.
“Lo siento.”
“Te has perdido casi un mes de clases, Taylor. Tres semanas. Te has perdido pruebas importantes, las fechas de vencimiento de proyectos, la tarea... dicen que puedes perder el año, si no lo has hecho ya.”
“Lo- lo siento”, me repetí.
“Tal vez podría entender, sé con lo que has estado lidiando, excepto que no solo no me contaste nada. Me mentiste.”
No pude formar las palabras para otra disculpa.
“Llamé a la escuela para obtener una actualización sobre cómo te estaba yendo, y me dijeron que no habías asistido a clase por un tiempo, y no supe qué hacer. Yo solo- me sentí completamente perdido. Llamé a tu Nona.”
Hice una mueca. Nona era la madre de mi madre, una mujer austera que nunca había aprobado totalmente a mi padre como pareja para su hija. No habría sido fácil para él hacer esa llamada.
“Ella me convenció de que tal vez estuve demasiado concentrado en ser tu aliado, y no me concentré lo suficiente en ser tu padre. Si ella me hubiera dicho eso hace una semana, le hubiera colgado. Pero después de hablar con tu escuela, dándome cuenta de lo mal que te fallé...”
“No me fallaste”, le dije. Me sorprendió que mi voz se rompiera un poco con emoción.
“Lo hice. Está claro que lo que hemos estado haciendo no ha funcionado, si estás en esta situación, si no puedes hablar conmigo. No más secretos, no más medias verdades. Así que nos quedaremos aquí toda la noche si es necesario. Incluso faltaré al trabajo mañana si tengo que hacerlo, pero vamos a hablar.”
Asentí con la cabeza y tragué saliva. Todavía no me había sentado en la silla que había dejado en el medio de la cocina.
“Yo, um, necesito usar el baño.”
“Está bien”, se puso de pie. “Te acompañaré hasta allí y te llevaré de vuelta a la cocina después.”
“¿Me estás tratando como si fuera una prisionera?”
“Eres mi hija, Taylor. Te amo, pero sé que está pasando algo, y no es solo el acoso, o tiene algo que ver con el acoso que aún no has mencionado. Tengo miedo por ti, Taylor, porque me estás evitando y callando incluso si eso significa abandonar la escuela.”
“Entonces fuerzas mi mano haciéndome tu prisionera”, le respondí, dejando que la rabia y el dolor se apoderaran de mi voz. “¿Crees que esto esta remotamente bien, después de todas las veces que fui acorralada por esas perras de la escuela? ¿Tengo que volver a casa con esta mierda de abuso de poder también?”
Mi papá me respondió con la mayor paciencia, “Espero que sepas que estoy haciendo esto porque te amo.”
Lo sabía. La cosa era que eso no lo hacía ni un poco más fácil de manejar.
“¿Necesitas ir al baño, Taylor?”
Negué con la cabeza. Lo que necesitaba era salir de esta habitación. Lo vi fruncir los labios, sabía que era consciente de que acababa de buscar un escape.
“Habla conmigo, Taylor.”
“No tengo ganas de hablar.” Crucé la habitación para probar las otras puertas, la sala de estar y el sótano. Cerradas.
“¿Por qué insistes tanto en escapar?”, Preguntó. Pude escuchar el dolor en su voz, lo que no me hizo sentir mejor. “Por favor, solo relájate, siéntate.”
Sentí el crujido de mi poder en los bordes de mi conciencia, me di cuenta de que estaba apretando los puños. ¿Por qué las personas en las que se suponía que podía confiar eran las personas que se volvian contra mí, me arrinconaban y me hacian sentir lo peor? Emma, ​​la escuela, Armsmaster, ¿ahora mi papá?
Pateé la silla, lo suficientemente fuerte como para hacer una marca cuando golpeó la nevera. Los ojos de mi padre se agrandaron un poco, pero él no se movió ni habló. Pude sentir el tirón de mi poder a medida que los bichos de mi vecindario comenzaron a moverse a mi ubicación. Tuve que cancelar intencionalmente la orden para hacerlos retroceder y volver a su comportamiento normal.
No sintiéndome ni remotamente mejor después de mi abuso de la silla, empujé los libros de cocina y las impresiones fuera de la estantería al lado de la nevera, dejándolos caer al suelo. Un marco de foto que se había escondido en el medio de la pila se rompió cuando golpeó el suelo.
“Maldita sea”, murmuré. Todavía no me sentía mejor, y me costaba más mantener el enjambre a raya.
“Las posesiones pueden ser reemplazadas, Taylor. Ventila como necesites.”
“¿Papá? P-” Tuve que parar por unos segundos hasta que sentí que podía recuperar el aliento y hablar sin que mi voz se rompiera, “¿Hazme un favor? ¿Quédate callado un momento y déjame pensar?”
Me miró cuidadosamente antes de responderme. “Bueno. Puedo hacer eso.”
Sin otro lugar donde sentarme, puse mi espalda a la pared debajo de la estantería que acababa de limpiar y me dejé caer al suelo, mis piernas hicieron sentir sus protestas cuando puse mis piernas contra mi pecho. Crucé mis brazos, descansándolos sobre mis rodillas, y enterré mi cara contra ellos.
Sabía que eran las 9:24 cuando entré. Para el momento en que suprimí los bichos, controlé mi poder y me sentí segura para levantar la cabeza, eran las 9:40. Mi papá todavía estaba sentado en la silla.
Solté un largo suspiro, silencio, luego enterré mi cara en mis brazos otra vez.
¿Ahora qué?
Vamos, Taylor. Te has enfrentado a Supervillanos en situaciones de vida o muerte. Te enfrentaste a Armsmaster esta noche. ¿Es tan difícil enfrentar a tu propio padre?
No. Diez veces más duro.
Pero tenía que enfrentar el problema de la misma manera. Catalogar mis opciones, mis herramientas a mano. La violencia física estaba fuera. Lo mismo usar mi poder. ¿Qué me dejó eso?
La situación era en definitiva la misma, decidí. Todavía tenía que escribir esa carta a Miss Militia, organizar mis pensamientos. El problema era que ahora tenía algo más que hacer. Tenía que confesarle a mi padre lo que había hecho.
No estaba segura de poder decirlo. Mi garganta estaba cargada de emoción, y dudaba de poder organizar mis pensamientos lo suficiente como para convencer a mi padre de que había hecho todo por las razones correctas. Abría la boca para decírselo, tartamudear lo básico, quizás incluso se viera preocupado al principio. Luego, mientras seguía hablando, sin poder describir adecuadamente lo que había hecho y por qué, pude ver que su rostro se convertía en confusión. ¿Después de eso? ¿Disgusto, desilusión?
Una pequeña parte de mí murió en el interior al pensarlo.
Lo escribiría. Levanté mi cabeza abruptamente, miré los papeles esparcidos a mi alrededor. Encontré un sobre, del tipo en que pones los documentos dentro. Entonces encontré un marcador.
En la parte superior del sobre, escribí las palabras: “SOY UN SUPERVILLANO.”
Miré esas palabras en el sobre marrón que descansaba sobre mis piernas. Luego miré a mi papá. Estaba leyendo un libro, su tobillo derecho descansando sobre su rodilla izquierda.
Me imaginé entregándole el sobre tal como estaba. Solo esa línea.
“Carajo.” Murmuré.
“¿Dijiste algo?” Mi padre levantó la vista de su libro y se acercó para dejarlo.
“Está bien. Sigue leyendo,” dije, ausente, molesta por la distracción, todavía enojada con él por arrinconarme así.
“Está bien”, estuvo de acuerdo, pero no miró el libro más de tres segundos antes de volver a mirarme, como para controlarme. Traté de ignorarlo y enfocarme en el sobre.
¿Qué escribiría? Después de un segundo, comencé a escribir debajo del título que había puesto en el sobre.
Me agradan Brian y Lisa. Incluso me agradan Alec y Rachel. Pero también son supervillanos. Me uní a ellos con la idea de que obtendría detalles que necesita el Protectorado y luego los traicionaría.
Levanté el marcador y fruncí el ceño.
¿Por qué era tan difícil?
Le puse la tapa y nerviosamente golpeé el marcador contra mi rodilla. Pensando, tratando de medir mis sentimientos, explorar mis pensamientos para ver qué era lo que hacía que ese nudo en lo profundo de mis entrañas se hiciera más fuerte.
¿Mi papa? ¿Estaba demasiado consciente de lo que iba a leer, de cómo lo percibiría? Sí. Pero también había sido difícil escribir cuando estaba escribiendo mentalmente solo para Miss Militia. Esa no era la imagen completa.
¿Tenía miedo de ser arrestada? No. Bueno, había visto a la burocracia trabajando en la escuela, no confiaba en el sistema, esperaba que en algún momento me jodieran. Pero eso no era lo que impulsaba mis elecciones. Fue algo más personal.
El equipo. ¿Estaba preocupada sobre cómo lo tomarían? ¿Posiblemente tenerlos como enemigos? Al igual que Coil había dicho, no había ninguna garantía de que cualquier acción contra ellos fuera totalmente exitosa. Tattletale probablemente podría darse cuenta que un equipo ERP estaba allí antes de que pudieran ponerse en posición, y el equipo era bueno para escapar en un apuro. Entonces tendría uno o más enemigos detrás de mí, que sabían todo lo que necesitaban y tenían todas las herramientas para hacer de mi vida un infierno.
Más cerca.
Tenía que ver con esos chicos, y poco a poco me di cuenta de qué se trataba.
Me puse de pie, luego caminé hacia el horno.
“¿Taylor?”, Mi padre habló, despacio.
Doblé el sobre a lo largo para ocultar las palabras, encendí el quemador del horno, luego sostuve la punta del sobre en la llama hasta que se encendió.
Mantuve el sobre ardiente sobre el fregadero hasta que estuve segura de que mi mensaje fue borrado. Dejé caer los restos del sobre en el lavabo y lo observé arder.
No quería enviar ese correo electrónico a Miss Militia porque me gustaban esos chicos. Esa no fue la gran realización. Lo que me hizo ponerme de pie y quemar el sobre fue darme cuenta de que me gustaban esos chicos, que los quería mucho, confiaba en que me apoyarían...
Sin embargo, siempre me había mantenido alejada.
Era estúpido, era egoísta, pero realmente, quería saber cómo sería llegar a conocer a Lisa, sin preocuparme de que descubriera mi plan. Me gustaría ver cómo era interactuar con ella sin tener que censurarme por temor a dar esa pista que lo arruinara. Quería conocer mejor a Perra y a Alec. Y Brian. Quería estar más cerca de Brian. No podría expresarlo mejor que eso, porque no sabía si habría algún futuro con él más allá de una simple amistad. No esperaba que hubiera. Aún importaba.
Me permitía pensar que había intentado una amistad con estos chicos, que había crecido como persona, por lo que estaba bien seguir adelante con mi plan. Pero no lo hice. Nunca me permití realmente abrirme y conectarme con ellos, y me estaba dando cuenta de lo mucho que quería.
Mis razones para seguir adelante con mi plan fueron disminuyendo, cada vez más difícil de justificar. Mi reputación probablemente estaba en ruinas, había hecho enemigos de todos los que importaban, y tenía una serie de delitos graves en mi haber. Por mucho que trate de ignorar todo eso y decirme que lo estaba haciendo por el bien de todos, mi conversación con Coil me había dejado menos segura. Eso no quiere decir que le creyera completamente, o que pensara que sería tan exitoso como él creía, pero estaba menos segura.
Maldita sea, quería pasar más tiempo con los Undersiders. Sabiendo que me había quedado sin razones para seguir con el plan, toda la porquería que llovería sobre mi cabeza si lo hacía, ¿cuánto me odiaría por traicionar a mis amigos? Este pequeño deseo de una amistad real y genuina fue suficiente como empujón en esa dirección. Podía cambiar de opinión. No enviaría ninguna carta a Miss Militia.
Pasé el agua del grifo sobre los restos humeantes del sobre, observé cómo los restos se borraban. Vi el agua corriendo por el desagüe durante un largo tiempo después de que el último trozo de papel quemado se había ido.
Cerré el grifo, metí las manos en los bolsillos y crucé la cocina para recostarme contra la puerta que daba al vestíbulo, mirando brevemente el picaporte y la cerradura antes de apoyarme en la puerta de espaldas a ella. Llamé a algunos bichos desde la sala de estar, el pasillo y los conductos de calefacción del pasillo delantero hasta la puerta y el mecanismo de la cerradura. ¿Podrían mover las partes necesarias?
No hubo suerte. No eran lo suficientemente fuertes como para manipular el funcionamiento interno de la puerta, y cualquier bicho que pudiera ser lo suficientemente fuerte no encajaría en su interior. Lárguense, les dije, y lo hicieron.
Lo que no me dejó una buena manera de evitar tratar con mi padre. Me sentí más culpable que nunca mientras lo miraba a través de la habitación. Parecía tan desconcertado, tan preocupado, mientras me miraba. No tenía en mí la voluntad de mentirle a su cara otra vez.
Pero lo que sea que hiciera lo iba a lastimar.
Crucé la habitación y él se puso de pie, como si no estuviera seguro de lo que iba a hacer. Lo abracé fuerte. Él me abrazó más fuerte.
“Te amo, papá.”
“Yo también te amo.”
“Lo siento.”
“No tienes nada por lo que lamentarse. Solo- solo háblame, ¿de acuerdo?”
Me aparté y agarré mi sudadera del gancho junto a la puerta. Cuando volví al otro lado de la habitación, busqué en los bolsillos y recuperé el teléfono.
Empecé a escribir un texto.
“Tienes un teléfono celular”, estaba muy callado. Mi madre había muerto usando un teléfono celular mientras conducía. Nunca habíamos hablado de eso, pero sabía que él había tirado el suyo poco después del accidente. Connotaciones negativas. Un feo recordatorio.
“Sí”, respondí.
“¿Por qué?”
“Para estar en contacto con mis amigos.”
“Es... es solo inesperado. No lo hubiera pensado.”
“No es la gran cosa.” Terminé el texto, cerré el teléfono y lo metí en el bolsillo de mis jeans.
“Ropa nueva, estás más enojada, mintiéndome, faltando a la escuela, este teléfono celular... Siento que ya no te conozco, pequeña lechuza”, usó el antiguo apodo de mi madre para mí. Me estremecí un poco.
Cuidadosamente, respondí, “Tal vez eso sea algo bueno. Porque seguramente no me gustaba lo que era antes.”
“A mí sí”, murmuró.
Desvié la mirada.
“¿Al menos puedes decirme que no estás tomando drogas?”
“Ni siquiera fumando o bebiendo.”
“¿Nadie te obliga a hacer algo que no quieres hacer?”
“No.”
“Está bien”, dijo.
Hubo una larga pausa. Los minutos se extendieron como si los dos estuviéramos esperando que el otro dijera algo.
“No sé si sabes esto”, dijo, “pero cuando tu mamá estaba viva, y tú estabas en la escuela media, surgió la posibilidad de que te saltaras un año.”
“¿Sí?”
“Eres una chica inteligente y temíamos que te aburrieras en la escuela. Tuvimos discusiones sobre el tema. Yo-yo convencí a tu madre de que estarías más feliz a la larga asistiendo a la escuela secundaria con tu mejor amiga.”
Tosí una carcajada. Entonces vi la mirada herida en su rostro.
“No es tu culpa, papá. No podrías haberlo sabido.”
“Lo sé, o al menos, entiendo eso en mi cabeza. Emocionalmente, no estoy tan seguro. No puedo evitar preguntarme cómo hubieran sido las cosas si hubiésemos seguido lo que tu madre quería. Lo estabas haciendo muy bien, ¿y ahora estás fallando?”
“Así que fallo, tal vez”, le dije, y sentí un levantamiento de pesas, admitiéndolo en voz alta. Habría opciones. Entendí lo suficiente como para que aún pudiera presionar a los directivos para que dejara pasar un grado. Tendría la edad suficiente para tomar clases en línea como Brian.
“No, Taylor. No deberías tener que hacerlo. El personal de la escuela conoce tus circunstancias, definitivamente podemos obtener algunas exenciones, extender los plazos...”
Me encogí de hombros. “No quiero regresar, no quiero suplicar y pedir ayuda a esos pendejos en la directiva de la escuela, solo para poder volver la misma posición en el que estuve hace un mes. Tal como lo veo, el acoso escolar es inevitable, imposible de controlar o prevenir. Es como una fuerza de la naturaleza... una fuerza de la naturaleza humana. Es más fácil de manejar, si lo pienso así. No puedo luchar contra eso, no puedo ganar, así que me centraré en lidiar con los efectos secundarios.”
“No tienes que rendirte.”
“¡Yo no estoy rindiendo!” Levanté la voz, enojada, sorprendida de mí misma por estar enojada. Tomé aliento, me obligué a regresar a un volumen normal, “Estoy diciendo que probablemente no haya ninguna manera de entender por qué ella hizo lo que hizo. Entonces, ¿por qué perder mi tiempo y energía deteniéndome en eso? A la mierda, ella no merece la cantidad de atención que le he estado prestando. Estoy... replanteando las prioridades.”
Él cruzó sus brazos, pero su frente estaba arrugada por la preocupación. “¿Y estas nuevas prioridades tuyas son?”
Tuve que buscar una respuesta. “Vivir mi vida, recuperar el tiempo perdido.”
Como para responder mi declaración, la puerta trasera se abrió detrás de mi padre. Mi papá se volvió, sorprendido.
“¿Lisa?” Preguntó, confundido.
Lisa reveló la llave que había tomado de la piedra falsa en el jardín trasero, y luego la colocó en la barandilla de los escalones de atrás. Sin sonreír, ella miró a mi padre y a mí. Ella se encontró con mis ojos.
Me abrí paso empujando a mi padre, y él agarró mi brazo antes de que estuviera lejos de la puerta.
“Quédate”, me ordenó, me imploró, apretándome el brazo.
Solté mi brazo, girándolo hasta que no pudo mantener su agarre, y bajé los escalones de atrás, sentí que me dolían las rodillas al aterrizar. A tres o cuatro pasos de distancia, di vuelta en su dirección, pero no pude mirarlo a los ojos.
“Te amo, papá. Pero yo necesito-” ¿Qué necesitaba? No pude formar el pensamiento. “Yo, eh, estaré en contacto. Para que sepas que estoy bien. Esto no es permanente, solo... necesito un respiro. Necesito entender todo esto.”
“Taylor, no puedes irte. Soy tu padre, y este es tu hogar.”
“¿Lo es? Realmente no parece que ese sea el caso en este momento”, respondí. “Se supone que mi hogar es un lugar donde me siento segura.”
“Tienes que entender, no tenía otras opciones. Me estabas evitando, no hablabas, y no puedo ayudarte hasta que reciba respuestas.”
“No puedo darte ninguna respuesta”, le respondí, “y de todos modos no puedes ayudar.”
Dio un paso adelante, y rápidamente retrocedí, manteniendo la distancia entre nosotros.
Volviendo a intentarlo, me dijo: “Entra. Por favor. No te presionaré más. Debería haberme dado cuenta de que no estabas en un estado en el que podía.”
Dio otro paso hacia mí, y Lisa dio un pequeño paso hacia un lado para ponerse en su camino, mientras retrocedía de nuevo.
“¿Lisa?” Mi papá volvió su atención hacia ella, mirándola como si nunca la hubiera visto antes. “¿Estás bien con esto?”
Lisa miró entre nosotros otra vez, luego dijo cuidadosamente, “Taylor es inteligente. Si ha decidido que necesita alejarse y resolver las cosas por sí misma, confío en que sea por una buena razón. Hay mucho espacio para ella en mi casa. No es un problema en lo más mínimo.”
“Ella es solo una niña.”
“Ella es más capaz de lo que le das crédito, Danny.”
Me volví para irme, y Lisa se apresuró a alcanzarme, poniendo un brazo sobre mis hombros cuando llegó a mi lado.
“Taylor”, llamó mi padre. Dudé, pero no volteé. Mantuve mi mirada fija en la puerta del patio trasero.
“Por favor mantente en contacto”, dijo, “puedes volver a casa en cualquier momento.”
“Está bien”, respondí. No estaba segura de si mi voz era lo suficientemente fuerte como para que él oyera.
Mientras Lisa me guiaba hacia su auto, tuve que controlarme para no mirar hacia atrás.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:46 master_x_2k Interludio III Los Custodios

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

____________________Interludio III Los Custodios____________________

El edificio que alberga la división local del Equipo de Respuesta a Parahumanos realmente no sobresalía. El exterior era todo ventanas, lo suficientemente reflexivo como para reflejar el gris oscuro moteado del cielo en lo alto. Solo un logotipo de escudo con las letras "E.R.P." lo marcó aparte de los otros edificios del centro de Brockton Bay.
Aquellos que ingresan al lobby se encuentran con una situación extraña. Por un lado, se podía ver a los diversos empleados vestidos de traje, entrando y saliendo apresuradamente del edificio, hablando en grupos. Un equipo de cuatro oficiales del EPR estaba en espera, cada uno estacionado en un área diferente del vestíbulo, equipado con el mejor equipamiento que el dinero podía comprar. Todos tenían chalecos de malla y chalecos de kevlar, cascos que cubrían sus rostros y armas de fuego. Sin embargo, el equipo era diferente, ya que dos de ellos tenían lanzagranadas colgando de correas al hombro con bandoleras de varias municiones especiales en el pecho, incluida una granada de extinción de incendios, una munición EMP y varias granadas de aturdimiento. Los otros dos tenían lo que parecía a primera vista ser un lanzallamas; si tiraran de los gatillos, expulsarían un espeso y espumoso chorro de espuma, suficiente para contener a todos menos a los villanos más fuertes y rápidos.
En marcado contraste con esto, estaba la tienda de regalos que estaría llena de jóvenes cuando terminara la escuela, luciendo una selección de figuras de acción, posters, videojuegos y ropa. Imágenes de un metro y medio de altura de los diversos miembros de equipo del Protectorado y los Custodios estaban colgados a intervalos regulares alrededor del lobby, cada una respaldada por colores brillantes.
Había un alegre guía turístico esperando pacientemente en la recepción, sonriendo con encanto a cualquiera que mirara en su dirección. Según un cronograma, guiaría a turistas y niños a las oficinas del ERP, la armería, el área de entrenamiento y el estacionamiento con las furgonetas de contención de parahumanos, mostrándoles lo que se necesitaba para administrar a los héroes locales. Para aquellos dispuestos a pagar por la gira premium, esperar hasta dos horas y sufrir la escolta de un escuadrón ERP, habría una parada adicional en la gira: un vistazo al Cuartel de los Custodios.
Cuando un agobiado equipo de jóvenes héroes se tambaleó hacia el vestíbulo, sin embargo, no hubo una gira, solo una mujer corpulenta con pelo corto. Llevaba una chaqueta y una falda de traje azul marino, y esperaba con un par de hombres de aspecto severo con trajes justo detrás de ella. Sin decir palabra, los condujo a través de una puerta detrás de la recepción y hacia una sala de reuniones.
“Directora Piggot. Señora,” Aegis la saludó, su voz tensa. Su traje estaba hecho jirones, y era más carmesí con su propia sangre que su blanco original. Estaba tan estropeado que su identidad civil podría haber sido revelada, si no fuera por la sangre seca y los trozos de carne que le habían quitado, algunas de las heridas tenían medio metro de ancho.
“Dios mío, Aegis,” sus cejas se elevaron una fracción, “Estás echo una porquería. ¿Qué pasa con tu voz?”
“Pulmón perforado, señora”, dijo Aegis con voz áspera, “creo que hay un agujero en mi pecho y espalda.” Como para demostrar, metió los dedos en la cavidad de su pecho.
La directora Piggot no apartó la vista, pero uno de los hombres que estaba detrás de ella se veía con un toque verde, “Puedo tomar tu palabra. No necesitas pasar tu brazo a través de tu pecho para demostrarlo.”
Aegis sonrió y retiró la mano de su pecho.
Su expresión se endureció, “No estaría sonriendo en este momento.”
La sonrisa de Aegis cayó. Miró por encima del hombro a sus compañeros de equipo. Gallant, Kid Win, Vista, Browbeat y Clockblocker llevaban expresiones adecuadamente sombrías.
“Esto fue un fiasco”, les dijo.
“Sí, señora. Perdimos”, admitió Gallant.
“Perdieron, sí. Eso es lo de menos. También causaron cantidades terribles de daño a la propiedad. Me temo que toda la destrucción causada por la niña mimada[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn1) de New Wave es también su responsabilidad, ya que la invitaron a participar. _Sin mi permiso._”
“Yo la invité”, dijo Gallant, “asumiré la culpa, y usted puede tomar los costos por el daño a la propiedad de mi fideicomiso.”
La Directora Piggot le ofreció una sonrisa delgada y completamente carente de humor, “Veo que le haces honor a tu nombre. Sí, estoy segura de que esa es la mejor manera de transmitir el mensaje. Tus compañeros de equipo y yo sabemos quién eres debajo de la máscara. De todos aquí, incluida yo misma, eres el más capaz de manejar una multa de decenas de miles de dólares.”
“No lo negaré, señora”, Gallant ahogó las palabras.
“Me temo que soy una creyente en el castigo, cuando se debe castigar. Tomar dinero de alguien con dinero de sobra no va a significar nada. Todos ustedes compartirán la cuenta entre ustedes. Como no puedo tocar los fondos fiduciarios que el ERP estableció para ustedes, tendré que conformarme con recortarles el sueldo. Tal vez la próxima vez, el resto de ustedes puede convencer a Gallant a que no invite a su novia”
Las protestas se superpusieron. “¡Su hermana estaba en el banco! ¡Ella hubiera ido de todos modos!” “¡Comienzo la universidad el próximo otoño!”
La Directora Piggot simplemente aguantó los argumentos y las quejas. Una persona más cínica incluso podría sugerir que disfrutaba oyéndolas. Cuando pasaron uno o dos minutos y estaba claro que ella no iba a responder o ser arrastrada a una discusión, los jóvenes héroes se sumieron en un huraño silencio. Se aclaró la garganta y habló de nuevo.
“Kid Win. Estoy muy interesada en saber de esta arma que desplegaste en el campo de batalla.”
“¿Mi Cañón Alternador?” Preguntó Kid Win, encogiéndose solo un poco.
“Tendrás que perdonarme”, sonrió Piggot, “El papeleo llega a ser un poco demasiado a veces. ¿Tal vez sabes dónde encontrar la documentación de nuestros equipos militares y científicos para este Cañón Alternador?”
“Dios, Kid”, Aegis gimió por lo bajo, con su voz arruinada.
Kid Win parecía más molesto por la reacción de Aegis que por otra cosa, “Yo, uh. Aún no lo he aclarado oficialmente. Solo pensé que sería mejor usar el cañón y hacer todo lo posible para detener el robo.”
“Ahí es donde estarías equivocado”, le dijo Piggot, “La realidad es que el dinero que se tomó del banco está muy abajo en mi lista de prioridades. Incluso puedes llegar a sugerir que no me importa.”
“Director-” comenzó Aegis. Él no llegó a terminar.
“Lo que me importa es la percepción pública de las capas. Me importa asegurarme de que obtengamos suficientes fondos para mantener a los Custodios, el Protectorado y los escuadrones del ERP pagados y equipados. Sin eso, todo lo que he trabajado para construir se viene abajo.”
“¿Qué vas a hacer?”, Le preguntó Kid Win.
“El cañón se desmantela, primero que nada.”
“¡No!” Aegis y Kid Win hablaron al mismo tiempo. La Directora Piggot pareció brevemente sorprendida por el desafío.
“Empecé con el Cañón Alternador, así tendría algo que sacar en caso de una amenaza de Clase A”, dijo Kid Win, “Deshacerse de él sería un total desperdicio. No me importa si nunca puedo usarlo de nuevo. Dáselo a tu escuadrón ERP. Le enseñaré a alguien cómo funciona. Puedes montarlo en uno de tus camiones o algo así.”
La Directora Piggot frunció el ceño, “La cantidad de tiempo y dinero que eso requeriría, para un evento que podría nunca ocurrir... no. Supongo que puedes quedarte el cañón.”
Kid Win prácticamente se hundió con alivio.
“Pero cualquiera que sea la fuente de poder, la vas a remover, y la mantendré bajo llave. Si una amenaza Clase A entra en juego, te la entregaré. Y el cañón todavía pasa por el proceso de revisión estándar para todo el material creado por Artesanos. Si no pasa la revisión, si estabas poniendo a las personas y a la propiedad en riesgo indebido con lo que hiciste hoy, me temo que podrías enfrentar una multa sustancial o un tiempo en la cárcel.”
Kid Win empalideció.
“¡Directora!” Aegis gruñó la palabra, dando un paso adelante.
“Cállate, Aegis”, gruñó Piggot, “Escucharte tratando de hablar con un pulmón perforado me duele a mí, y por mucho que admiro que defiendas a tu equipo, tu única bocanada de aire se desperdicia aquí.”
Kid Win se volvió hacia Aegis y le ofreció una pequeña sonrisa de disculpa.
“Kid Win, vienes con nosotros para una revisión disciplinaria. Todos los demás pueden retirarse. El grupo de turistas pasará por su alojamiento en una hora, y es probable que haya más de unos pocos periodistas mirando por la ventana. Traten de limpiarse para las fotos que indudablemente van a aparecer en los periódicos de mañana. Por favor.”
Los dos hombres vestidos de traje marcharon al miserable Kid Win por la puerta después de la Directora Piggot. Kid Win le lanzó una mirada preocupada a su equipo antes de que lo sacaran de la vista.
“Hagamos un recuento”, Aegis gruñó, “Gallant o Clockblocker al frente, ustedes decidan quién.”
El equipo salió caminando de la sala de reuniones y se dirigió a su ascensor reservado. Fue diseñado por Artesanos para impresionar a los turistas y ser mucho más seguro. Las secciones entrelazadas de metal se desplegaron y se deslizaron fuera del camino mientras se acercaban, luego se cerraron detrás de ellos. Bajaba de forma tan suave que era casi imposible saber si el ascensor se estaba moviendo.
Salieron a un largo pasillo de acero cromado.
“Voy a tener pesadillas”, gruñó Clockblocker, mientras tocaba con cuidado las ronchas alrededor de su nariz y boca, “Pesadillas con montones y montones de arañas.”
En el otro extremo del pasillo, llegaron a una terminal de seguridad. Aegis señaló a Clockblocker.
“¿Usualmente no lo haces tu?”
“Puede que tenga la retina desprendida”, admitió Aegis con su voz vacilante, “No quiero fallar el escaneo.”
Clockblocker asintió vacilante, luego se inclinó hacia delante para dejar que el terminal escrutara sus ojos. Las puertas de acero hicieron clic, luego se abrieron con un zumbido apenas audible, dejando que los jóvenes héroes y heroínas se abrieran camino en el área principal de su cuartel general.
La habitación tenía forma de cúpula, pero había secciones de pared que podían desmontarse y reordenarse sobre la marcha. Algunos habían sido creados para darles a los diferentes miembros del equipo sus habitaciones individuales, mientras que otros enmarcaban los umbrales que conducían a las duchas, el cuarto de archivo y su sala de prensa / reunión. Una serie de computadoras y monitores de gran tamaño estaban conectadas en red a un lado de la sala, rodeados por media docena de sillas. Uno de los monitores mostraba una cuenta atrás para el siguiente grupo de turistas, mientras que otros mostraban imágenes de cámaras en ubicaciones clave de la ciudad. El Banco Central era uno de ellos, una imagen oscura marcada por el rojo y el azul de las sirenas de la policía.
“¿Shadow Stalker está ausente?”, Preguntó Gallant.
“No pudo llegar a tiempo”, gruñó Aegis, “le dije que se quedara dónde estaba.”
“Ella va a odiar eso. ¿No tiene un gran odio por Grue?”, Preguntó Clockblocker.
“Parte de la razón”, Aegis gruñó las palabras, “le dije que se quedara. No necesito eso. Voy a ducharme. Curarme las heridas. Ustedes hagan el recuento de los hechos.”
“Claro que sí, Jefe,” Clockblocker saludó estilo militar. “Que te mejores.”
"Putos perros mutantes", murmuró Aegis, mientras se dirigía al baño. Se quito la mitad superior de su disfraz hecho jirones antes de que cruzar la puerta.
“¿Vista? ¿Puedes ir a agarrar la pizarra? Trae dos.” Gallant se volvió hacia su miembro más joven. Vista casi saltó en su apuro para seguir la orden.
“¿Qué le va a pasar a Kid?” Browbeat habló por primera vez, “No sé cómo funciona todo esto. ¿Es serio?”
Gallant consideró por un momento, “Podría ser, pero mi instinto me dice que Piggy solo quiere asustarlo. Tiene que dejar de probar los límites con las personas a cargo, o va a tener problemas reales en algún momento.”
“Entonces, no es exactamente el mejor comienzo para tu nueva carrera, ¿eh?” Clockblocker giró hacia Browbeat.
“Caraja, no me molestaría tanto si supiera lo que sucedió”, Browbeat se estiró, y sus músculos comenzaron a disminuir de tamaño, “Al menos entonces podría averiguar qué hacer mejor la próxima vez. Todo lo que sé es que de repente estaba ciego y sordo, y cuando traté de moverme, todo se torció por el camino equivocado. Entonces creo que me aturdieron.”
Vista regresó, arrastrando un par de pizarras en marcos de ruedas detrás de ella.
“Mantén ese pensamiento”, Gallant le dijo a su miembro más nuevo, “Hey, Clock, ¿no te importa si tomo el mando?”
Clockblocker aún usaba las yemas de sus dedos para explorar los bultos levantados en su rostro, “Adelante. Voy a posponer las cosas lo más que pueda en lo del liderazgo.”
“Eres el más viejo después de Carlos. ¿Solo serán tres o cuatro meses antes de que seas el miembro más antiguo?”
“Y mantendré esa posición ni siquiera el resto del verano antes de graduarme y pasarte el manto a ti,” Clockblocker sonrió despreocupadamente, “No te preocupes. Toma el control.”
Gallant se quitó el casco y lo sostuvo en una mano, pasándose los dedos por el cabello rubio húmedo por el sudor. Sonrió triunfante a Vista mientras colocaba las pizarras blancas para que todos pudieran verlas, “Gracias.”
Gallant no necesitó usar su poder para obtener una respuesta emocional de la heroína de trece años. Ella se puso de un rosa brillante. No podría haber ninguna duda para los presentes de que le gustaba su compañero de equipo mayor.
“De acuerdo muchachos”, dijo Gallant, “antes de comenzar, creo que es importante aclarar algunas cosas. En primer lugar, lo más importante, hoy no fue un fracaso. Incluso diría que hoy fue una victoria para los buenos, y comenzamos a establecer eso aquí y ahora.”
Se tomó un segundo para medir las reacciones incrédulas de su audiencia, luego sonrió.
“Los Undersiders. Hasta el momento, han pasado desapercibidos, pero más recientemente han comenzado a realizar trabajos de mayor perfil. Golpearon al casino Ruby Dreams hace cinco semanas, y ahora acaban de robar el banco más grande de Brockton Bay. Esta vez tuvimos la suerte de ponernos en su camino. Eso significa que finalmente tenemos información sobre su grupo.”
Se volvió hacia la pizarra y escribió los nombres de sus oponentes. Grue, Tattletale y Hellhound fueron al primer tablero, con líneas que separan el tablero en tres columnas. Escribió a Regent en el segundo tablero, trazó una línea y luego dudó en la quinta y última columna. "¿Se nombró a sí mismo? ¿El tipo con los bichos?”
“Chica”, lo corrigió Clockblocker, “estaba hablando con los rehenes después de que los Undersiders se escaparon. Dijo que tenía miedo de moverse porque ella iba a hacer que lo mordiera. Me llevó un poco darme cuenta de lo que quería decir exactamente. El pobre tipo estaba en estado de shock.”
“¿Pero no sabemos cómo se llamaba a sí misma?”
Nadie tenía ninguna respuesta a eso.
“Entonces tenemos que acordar un nombre para ella, o la documentación va a ser inconsistente. ¿Sugerencias para un nombre para la chica bicho?”
“¿Larva? ¿Gusano?” Browbeat le ofreció, “¿Pegarle un nombre de porquería?”
“No queremos hacer eso”, suspiró Clockblocker, “Tal vez si hubiésemos ganado, podríamos salirnos con la nuestra, pero no se ve tan bien si la prensa informa que nos pateó el culo alguien llamado gusano.”
“¿Stinger?
[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn2)¿Pestilence?” Sugirió Vista.
Clockblocker se giró en la silla y tecleó los nombres en la computadora, “Tomados. Stinger es un villano en California con armadura de poder, un jetpack y misiles guiados, y Pestilence es un psicópata espeluznante en Londres.”
"¿Skitter?" Gallant soltó el nombre al aire.
Hubo un ruido de teclas cuando Clockblocker tecleó, “No está tomado.”
“Entonces sirve”, Gallant escribió el nombre en la pizarra, “Ahora intercambiamos ideas. Aquí es donde recuperamos nuestras pérdidas del día, calculamos un ángulo para poder ganar la próxima vez. Así que no se contengan. Compartan cualquier detalle, sin importar cuán insignificante sea.”
“El poder de Grue no es solo la oscuridad. No puedes escuchar allí tampoco. Y también se siente extraño”, dijo Browbeat, “Hay resistencia, como si estuvieras bajo el agua, pero no flotando.”
“Bien”, Gallant escribió eso en la columna de Grue, “¿Siguiente?”
“Los mutantes que hace Hellhound. ¿Los perros? Ella no los controla con su mente. Están entrenados”, ofreció Vista, “Ella les dice qué hacer con silbidos, gestos.”
“Sí, buen punto, me di cuenta de eso”, respondió Gallant, agregando con entusiasmo otra nota a la pizarra.
“La chica con los bichos... Skitter. Es todo lo contrario. Ella tiene un gran control sobre ellos”, agregó Clockblocker.
“¡Sí!”
“Además, según la rehén con la que hablé, ella dijo que puede sentir las cosas a través de sus bichos, que es cómo vigilaba a los rehenes.”
No pasó mucho tiempo antes de que la mayoría de las columnas estuvieran lo suficientemente llenas como para que Gallant tuviera que girar las pizarras para usar las partes traseras.
Carlos regresó de la ducha, con pantalones deportivos y una toalla alrededor de los hombros. Era puertorriqueño, su cabello largo. Su cuerpo estaba limpio de sangre, salvo algunos residuos de restos de heridas irregulares en sus brazos, estómago y pecho. Había cosido torpemente los cortes y las hendiduras, lo que hizo sorprendentemente poco para que fueran más fáciles de ver. Se sentó en una silla y agregó su aporte para las listas, que no fue demasiado. Había estado incapacitado durante demasiado de la pelea para tener mucho que decir.
Hubo un ruido abrasivo de la computadora ya que cada monitor de repente brilló en amarillo. Los Wards se apresuraron a ponerse sus máscaras. Aegis agarró una de repuesto de un cajón de las computadoras.
La entrada se abrió con un zumbido y Armsmaster entró, acompañado por la atractiva Miss Militia. Vestía un uniforme militar modificado, lo suficientemente ajustado en las áreas esenciales para acentuar sus curvas, luciendo un pañuelo alrededor de la boca con una bandera estadounidense bordada y una faja similar alrededor de la cintura. Lo más llamativo, sin embargo, fue el gran lanzacohetes que sostenía sobre sus hombros de la misma manera que un levantador de pesas podría sostener una barra.
“Armsmaster", Gallant se puso de pie, "Es bueno verlo, señor. Miss Militia, siempre es un placer.”
“Siempre el caballero”, los ojos de Miss Militia insinuaron la sonrisa detrás de su bufanda, “Trajimos un invitado.”
Siguiendo detrás de Armsmaster y Miss Militia, estaba una adolescente con una túnica blanca envolvente. Panacea. Ella tenía una tarjeta de identificación con un cordón alrededor de su cuello, con su foto y la palabra "INVITADO" en letras azules brillantes.
“Ella tuvo la amabilidad de ofrecerse voluntariamente para venir y curarlos”, Miss Militia les dijo a los jóvenes héroes, “No puedo enviarlos a casa con heridas horribles y cientos de picaduras de insectos, ¿o sí? Eso los dejaría en evidencia.”
Cambió la posición del lanzacohetes sobre sus hombros, y se disolvió en una mancha de energía verde-negra. La energía se encendió y se arqueó alrededor de ella por unos breves instantes, luego se materializó en una ametralladora. Solo mantuvo esa forma durante unos segundos antes de parpadear y solidificarse en un rifle de francotirador, luego un arma de arpón, y finalmente se quedó en la forma de un par de uzis, uno en cada una de sus manos. Ella apenas parecía darse cuenta, más allá de la acción automática de enfundar las armas.
“Quería agradecerles por venir a salvarme”, dijo Panacea, tímidamente, “y por dejar que Glory Girl venga con ustedes.”
Gallant sonrió, luego, en un tono más preocupado, preguntó: “¿Ustedes dos están bien?”
Panacea negó con la cabeza, “Tattletale encontró una forma de atravesar la invencibilidad de mi hermana. Glory Girl fue picada bastante mal, por eso no vine antes. Creo que te golpea más fuerte, psicológicamente, cuando eres prácticamente invencible pero te lastiman de todos modos. Pero estamos bien ahora. Ella ha sanado, pero está malhumorada. Yo-- Yo estoy bien. Un golpe en mi cabeza, pero estoy bien.”
“Bien.”
Armsmaster estaba en la pizarra, repasando los puntos. “Me gusta esto. Pero esta...” Tocó la columna titulada Tattletale, “Casi vacía.”
“Ninguno de nosotros se encontró con ella, y los rehenes no tenían nada que decir sobre ella”, respondió Gallant.
“Panacea podría ayudar allí”, ofreció Miss Militia.
Todos los ojos se volvieron hacia la chica.
“Yo-- Pasaron muchas cosas", se cubrió Panacea.
“Cualquier detalle ayuda.”
“Um. Lo siento”, dijo, mirando hacia abajo al suelo, “me golpearon en la cabeza, pero mi poder no funciona conmigo misma, y no soy del tipo de personas que salen disfrazadas y se meten en peleas, así que temiendo por mi vida… no lo sé. Todo eso… No puedo ordenar mis pensamientos todavía.”
“Cuanto antes-” comenzó Armsmaster.
“Está bien”, lo interrumpió Miss Militia, “Amy, ¿por qué no empiezas a ocuparte de los Custodios? Si algo te viene a la mente, cualquier cosa que los Undersiders hayan dicho o hecho, o cualquier pista que creas que pueda ayudar, compártelo después, ¿está bien?”
Panacea sonrió agradecida a la heroína, luego se volvió hacia el grupo, “¿Quién necesita más ayuda? ¿Aegis?”
“Viviré”, dijo Aegis, “puedo ser el último.”
Gallant levantó vacilante su mano, “Uno de los perros del Hellhound se estrelló contra mí. Creo que podría tener una costilla rota. Los paramédicos me dieron el visto bueno, pero quiero estar más seguro de que no estoy arriesgando un pulmón perforado o algo así.”
Panacea frunció el ceño, luego hizo un gesto hacia el otro extremo de la habitación, “Te echaré un vistazo allí, ¿está bien?”
“Que sorpresa, el novio de Glory Girl recibe un tratamiento especial”, Clockblocker sonrió para dejar en claro que solo estaba bromeando. Gallant solo sonrió en respuesta.
La pareja fue a la alcoba de Gallant, y ella lo sentó en la cama antes de ponerle una mano en el hombro. Se echó la capucha hacia atrás y frunció el ceño.
“No tienes un pulmón perforado. Tienes una costilla fracturada, pero ni siquiera tienes tanto dolor. Por qué-”
“Mentí. Quería hablar contigo, solo”, le tomó la mano.
Ella frunció el ceño y retiró su mano como si la hubiera mordido. Como para asegurarse doblemente de que no volvería a agarrar su mano, se cruzó de brazos.
“Sabes que puedo percibir emociones”, dijo, “Las emociones de todos, como una nube de colores a su alrededor. No puedo apagarlo. Es solo como veo el mundo.”
“Victoria lo mencionó.”
“Por eso eres un libro abierto para mí. Sé que tienes miedo. No… estás aterrorizada, y es por eso que no estás hablando.”
Suspiró y se sentó en la cama, tan lejos de Gallant como pudo.
“Nunca quise estos poderes. Nunca quise poderes, punto.”
El asintió.
“Pero los obtuve de todos modos, y recibí atención internacional por eso. La sanadora. La chica que podría curar el cáncer con un toque, hacer a alguien diez años más joven, volver a crecer miembros perdidos. Estoy obligada a ser un héroe. Cargada con esta obligación. No podría vivir conmigo misma si no usara este poder. Es una gran oportunidad para salvar vidas.”
“¿Pero?”
“Pero al mismo tiempo… no puedo curar a todos. Incluso si voy al hospital todas las noches durante dos o tres horas a la vez, hay miles de otros hospitales que no puedo visitar, decenas de millones de personas con una enfermedad terminal o que viven en un infierno personal donde están paralizadas. o en constante dolor. Estas personas no merecen enfrentar eso, pero no puedo ayudarlos a todos. No puedo ayudar al uno por ciento de ellos aun si invierto unas veinte horas al día.”
“Tienes que concentrarte en lo que puedes hacer”, le dijo Gallant.
“Suena más fácil de lo que es,” contestó Panacea, con un toque de amargura, “¿Entiendes lo que significa curar a algunas de estas personas? Siento que cada segundo que me tomo es un segundo que he fallado de alguna manera. Durante dos años, ha sido esta… presión. Me acuesto en la cama, me despierto por la noche y no puedo dormir. Entonces me levanto y voy al hospital a medianoche. Voy a pediatría, curo a algunos niños. Voy a la unidad de cuidados intensivos, salvo algunas vidas… y lo hago de forma automática. Ni siquiera puedo recordar a las ultimas personas que salvé.”
Ella suspiró de nuevo, “¿La última persona que realmente recuerdo? Fue quizás hace una semana, estaba trabajando en un niño. Él era solo un niño pequeño, un inmigrante de El Cairo, creo. Ectopia Cordis. Eso es cuando naces con tu corazón fuera de tu cuerpo. Estaba poniendo todo en el lugar correcto, dándole la oportunidad de una vida normal.”
“¿Qué lo hizo tan memorable?”
“Lo resentía. Estaba acostado allí, profundamente dormido, como un ángel, y por solo un segundo, consideré simplemente dejarlo. Los doctores podrían haber terminado el trabajo, pero hubiera sido peligroso. Podría haber muerto si lo hubiera dejado sobre la mesa, el trabajo a medio hacer. Lo odiaba.”
Gallant no dijo nada. Frunciendo el ceño, Panacea miró hacia abajo al suelo.
“No, odiaba que él tendría una vida normal, porque había renunciado a la mía. Tenía miedo de cometer un error intencionalmente. Que podría dejarme estropear el procedimiento en este niño. Podría haberlo matado o arruinado su vida, pero habría aliviado la presión. Bajar las expectativas, ¿sabes? Tal vez incluso hubiera rebajado mis propias expectativas sobre mí. Yo… Yo estaba tan cansada. Tan exhausta. En verdad consideré, por el momento más breve, abandonar a un niño para que sufra o muera.”
“Eso suena más que solo agotamiento”, respondió Gallant, en voz baja.
“¿Es así como comienza? ¿Es este el punto en que empiezo a ser como mi padre, quienquiera que sea?”
Gallant dejó escapar un suspiro lento, “Podría decir que no, que nunca vas a ser como tu padre. Pero estaría mintiendo. Cualquiera de nosotros, todos nosotros, corremos el riesgo de encontrar nuestro propio camino por ese sendero. Puedo ver la tensión que estás experimentando, el estrés. He visto gente quebrarse por menos. Así que sí. Es posible.”
“Está bien”, dijo, en voz baja. Esperó a que ella elaborara, pero no lo hizo.
“Toma un descanso. Piensa en ello como algo que tienes que hacer, para recargar tus baterías y ayudar a más personas a largo plazo.”
“No creo que pueda.”
Se sentaron en silencio por unos momentos.
Se volvió hacia ella, “Entonces, ¿qué tiene esto que ver con lo que sucedió en el banco?”
“Ella sabía todo. Esa chica Tattletale. Dijo que es psíquica, y por lo que dijo, lo que sabía, lo creo.”
Gallant asintió.
“¿Sabes cómo es hablar con gente como ella? ¿Como tú? Sin ofender. Construyes esta máscara, te engañas pensando que todo es normal y te obligas a mirar más allá de los peores aspectos de ti mismo... y luego estos Gallants y Tattletales simplemente te desnudan. Te obligan a enfrentarlo todo.”
“Lo siento.”
“Dijiste que no puedes apagarlo, ¿verdad? Realmente no puedo culparte. Es solo… es difícil estar cerca. Especialmente después de lidiar con Tattletale.”
“¿Qué dijo ella?”
“Ella amenazó con hablar sobre cosas. Cosas más difíciles de lo que acabo de contarte, supongo. Amenazó con decirme cosas que simplemente no quiero saber. Dijo que usaría lo que sabía para arruinar mi relación con Victoria y el resto de mi familia”, Amy se abrazó sola.
“Mi hermana es todo lo que tengo. La única persona sin expectativas, que me conoce como persona. Carol nunca realmente me quiso. Mark está clínicamente deprimido, así que por más agradable que sea, está demasiado concentrado en sí mismo para ser realmente un padre. Mi tía y mi tío son dulces, pero tienen sus propios problemas. Entonces somos solo yo y Victoria. Ha sido así casi desde el principio. Ese petulante pequeño monstruo amenazó con separarnos a mi hermana y a mí usando otra cosa más que yo no quería, otra cosa sobre la que no tenía control.”
Gallant comenzó a hablar y luego se detuvo.
“¿Qué?”
“¿Esto… tiene algo que ver con los… sentimientos bastante fuertes que tienes hacia mí?”
Panacea se quedó quieta.
“Lo siento”, se apresuró a decir, “No debería haberlo mencionado.”
“No deberías haberlo hecho”, se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta.
“Mira, si alguna vez necesitas hablar…” ofreció.
“Yo-”
“Probablemente no quieras que sea yo, está bien. Pero mi puerta siempre está abierta, y puedes llamarme a cualquier hora. Sólo para que lo sepas.”
“Está bien”, respondió ella. Luego ella se acercó a él y le tocó el hombro, “Listo. Hematomas desaparecidos, retocadas las costillas.”
“Gracias”, respondió, abriendo la puerta para ella.
“Cuida a mi hermana, ¿está bien? ¿Hazla feliz?”, Murmuró, mientras dudaba en la puerta.
“No hace falta decirlo.” Se reincorporaron al grupo principal.
Cada cabeza en la habitación se volvió cuando Panacea tomó el marcador junto a las computadoras. Con una expresión sombría en su rostro, comenzó a llenar la sección de Tattletale de la pizarra.
[1] Golden child:La niña mimada, hija favorita, de la que la familia siempre se pone de lado.
[2]Stinger: Aguijón

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.11.19 23:15 ShaunaDorothy Pan y Rosas recicla a Selma James - Contra las teorías feministas sobre el trabajo doméstico - Revisionistas de ayer y hoy

https://archive.is/lMvv9
Espartaco No. 46 Octubre de 2016
Mujer y Revolución
La agrupación feminista y supuestamente marxista Pan y Rosas —asociada a la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI) y con filiales en Argentina, México, España y otros países— ha estado desempolvando las viejas teorías antimarxistas de Selma James, una feminista “radical” estadounidense que alcanzó cierta popularidad en los años 70 promoviendo la noción falsa de que el trabajo doméstico es trabajo productivo central al capitalismo. Las teorías de Selma James procuran apuntalar un programa reaccionario. Dado que, según ella, las amas de casa desempeñan el papel central en la producción capitalista al producir al “trabajador mismo” y su fuerza de trabajo, no deberían buscar empleo fuera del hogar. Llevando sus fantasías al extremo, James sostenía (quizá aún sostenga) que los sindicatos deberían ser aplastados, que los izquierdistas eran los agentes conscientes del capitalismo, que el libro seminal de Lenin ¿Qué hacer? era una obra “fascista”, ¡y que todas las mujeres que conseguían empleo fuera del hogar eran esquirolas porque quitaban el trabajo a los hombres! (ver “Selma James vende machismo y anticomunismo”, Women and Revolution No. 7, otoño de 1974).
Aunque Pan y Rosas no hace suyos todos los esperpentos de James —de hecho, no dice una palabra sobre estas grotescas posiciones de su veterana hermana feminista—, sí retoma su tesis central. Hace ya algunos años, como parte de una entrevista a Selma James, Pan y Rosas saludó retrospectivamente el folleto de 1972 El poder de la mujer y la subversión de la comunidad, coescrito por James y la feminista italiana Mariarosa Dalla Costa, en el que éstas presentaron sus teorías sobre el “trabajo doméstico no remunerado” (ver Pan y Rosas No. 2, 22 de mayo de 2008). En Pan y Rosas. Pertenencia de género y antagonismo de clase en el capitalismo (Andrea D’Atri, Buenos Aires: Ediciones IPS, 2013), un libro que ha visto ya varias ediciones en al menos cinco países, la FT-CI retoma el núcleo de las tesis de Dalla Costa y James:
“El capitalismo, con el desarrollo de la tecnología, ha hecho posible la industrialización y, por tanto, la socialización de las tareas domésticas. Sin embargo, si esto no sucede es, precisamente, porque en el trabajo doméstico no remunerado descansa una parte de las ganancias del capitalista que, así, queda eximido de pagarle a los trabajadores y a las trabajadoras por las tareas que corresponden a su propia reproducción como fuerza de trabajo (alimentos, ropa, esparcimiento, etc.)”.
El trabajo doméstico no es fuente de la ganancia capitalista, la cual proviene de la plusvalía: el salario de un obrero corresponde a la parte de la jornada durante la cual éste produce el equivalente a lo que le cuesta mantenerse a sí mismo y a su familia. La otra parte de la jornada, el obrero trabaja sin remuneración, produciendo plusvalía que el capitalista se embolsa en forma de ganancias. Los genuinos comunistas estamos por poner fin a la esclavitud doméstica mediante la creación de instituciones colectivas gratuitas que se ocupen de todas esas tareas, incluyendo prominentemente la crianza misma de los niños. Esta perspectiva, que implica remplazar a la familia nuclear —la principal institución para la opresión de la mujer en el capitalismo—, sólo puede realizarse mediante la revolución socialista (ver también “El comunismo y la familia” en Espartaco No. 45, mayo de 2016).
El artículo que publicamos abajo, traducido de Women and Revolution No. 5 (primavera de 1974, antiguo órgano de la Comisión de la Mujer de la Spartacist League/U.S.), demuele desde los cimientos las teorías de Pan y Rosas, James y Dalla Costa, cuyo objetivo es hacer una mezcolanza antirrevolucionaria entre el feminismo burgués y el marxismo.
El folleto El poder de la mujer y la subversión de la comunidad de Mariarosa Dalla Costa (coeditado por Falling Wall Press y un grupo de individuos del Movimiento por la Liberación de la Mujer de Inglaterra e Italia, 2da. edición, febrero de 1973 [publicado en español por Siglo XXI en 1975]), con una extensa introducción de Selma James, ha provocado gran controversia en muchas organizaciones de mujeres, sobre todo en Europa e Inglaterra (ver, por ejemplo, los números más recientes de la revista Radical America, Vol. 7, Nos. 4 y 5, dedicados enteramente a las cuestiones ahí planteadas).
El poder de la mujer y la subversión de la comunidad es básicamente un intento de llevar más allá la simple redefinición tercermundista del concepto de clase, es decir, la afirmación de que los más oprimidos, los “parias de la tierra”, son las nuevas fuerzas revolucionarias. Abandonando esta línea, que hasta ahora había bastado a los feministas radicales, y citando el análisis de Marx del capitalismo, el folleto intenta probar que el papel de las mujeres en la producción capitalista es central y por lo tanto también debe serlo su papel en la revolución proletaria. Pero su intento fracasa miserablemente o, mejor dicho, sólo triunfa distorsionando totalmente el análisis de Marx de la producción capitalista.
En términos de contribuciones teóricas, el folleto no merece mayor atención por parte de los marxistas, pero, dado que muchas mujeres subjetivamente revolucionarias están buscando modos de integrar su feminismo al marxismo mediante el hallazgo de algún “eslabón perdido” programático, es importante refutar la pretensión fraudulenta de esta obra de ser un análisis marxista, pretensión que, de ser aceptada, sólo llevaría a las mujeres a otro callejón sin salida. ¡Lo cierto es que no existe ningún “eslabón perdido” entre el feminismo y el marxismo, dos perspectivas fundamental e implacablemente contrapuestas!
Además de este folleto, hay otras dos obras importantes donde se exponen las teorías de Dalla Costa y James. “Women, the Unions and Work, or What is Not to be Done” [Las mujeres, los sindicatos y el trabajo, o qué no hacer] de Selma James (publicado originalmente por Crest Press de Londres y luego por Canadian Women’s Educational Press de Toronto) es un ataque explícito contra la izquierda y en particular contra los sindicatos, a los que considera organizaciones estrechas y excluyentes a las que las mujeres deben oponerse. “Wages for Housework” [Salario para el trabajo doméstico] de Giuliana Pompei, con contribuciones de la discusión de una conferencia feminista celebrada en Padua en 1972 (editado por Cambridge Women’s Liberation, traducido por Joan Hall y reimpreso por Canadian Women’s Educational Press de Toronto), retoma el tema central de Dalla Costa de las amas de casa como obreras productivas y enfatiza la exigencia de “salario para el trabajo doméstico” (que la propia Dalla Costa no enfatiza).
Para los marxistas resulta frustrante lidiar con estas obras, por sus muchas contradicciones internas. Pese a ello, a continuación intentamos resumir algunos de los aspectos más importantes de la teoría. (Aunque James le atribuye a Dalla Costa el nuevo descubrimiento, ambas lo desarrollaron, y de hecho James aporta argumentos que no presenta Dalla Costa.)
Las teorías de Dalla Costa y James
  1. Las mujeres son productoras vitales para el capitalismo, aun cuando no trabajen fuera del hogar. “Lo que queremos decir precisamente es que el trabajo doméstico como trabajo es productivo en el sentido marxista, es decir, produce plusvalía”.
  2. Producen una mercancía “privativa del capitalismo: el ser humano, ‘el trabajador mismo’”. Este trabajador, al venderle su fuerza de trabajo al capitalista, le permite a éste usarla para producir un valor mayor al que paga por esa fuerza de trabajo, produciendo así plusvalía. Pero son las mujeres quienes realmente producen esa plusvalía, puesto que producen a los obreros y su fuerza de trabajo.
“La capacidad de trabajar reside sólo en el ser humano cuya vida se consume en el proceso de producción. Primero tiene que estar nueve meses en el útero, hay que alimentarlo, vestirlo y educarlo; después, cuando trabaja, hay que hacerle la cama, limpiarle el suelo, preparar su mochila, no satisfacer pero sí calmar su sexualidad, tenerle la comida preparada cuando llega a casa, aun cuando sean las ocho de la mañana, de regreso del turno de noche. Así es como la fuerza de trabajo se produce y reproduce cuando se consume diariamente en la fábrica o la oficina.
“Describir su producción y reproducción básicas es describir el trabajo de las mujeres”.
Así, al “trabajador mismo” se le identifica con la “fuerza de trabajo” como la mercancía producida.
  1. El descubrimiento de que la familia es uno de los centros de la producción capitalista se había mantenido oculto porque los marxistas tradicionalmente se han enfocado en la clase obrera (que James y Dalla Costa equiparan constantemente con los hombres), pero esta función vital también se mantiene oculta porque a las mujeres no se les paga un salario por su trabajo. “Dentro del hogar hemos descubierto nuestro trabajo invisible...el fundamento invisible —invisible porque no se paga— sobre el que descansa toda la pirámide de la acumulación capitalista” (Pompei, “Wages for Housework”). Eso lleva a la exigencia de “salario para el trabajo doméstico” como un modo de poner al descubierto la función de las mujeres.
  2. Esta división del proletariado entre asalariados (hombres) y no asalariados (mujeres), creada por la transición del feudalismo al capitalismo, fue el quiebre fundamental entre hombres y mujeres y la alienación de los hijos de ambos. Esta distinción entre asalariados y no asalariados debe eliminarse.
  3. “El capital estableció la familia como familia nuclear y subordinó, dentro de ella, la mujer al hombre... [E]l capital ha creado el papel femenino y ha hecho del hombre de la familia el instrumento de esta reducción”. La creación del trabajo asalariado completó la subordinación de la mujer, quien, por no recibir un salario, parece estar excluida de la producción social.
  4. Las mujeres ya no deben seguir aceptando esta función. Según James: “Si la producción de uno es vital para el capitalismo, negarse a producir, negarse a trabajar, es una palanca fundamental de poder social”.
  5. Las mujeres deben oponerse a la afiliación en sindicatos, pues “al igual que la familia, éstos protegen a la clase a expensas de las mujeres”. Al excluir a los no asalariados, los sindicatos dividen a la clase y hacen imposible la lucha común. Además, el capitalismo usa a los sindicatos específicamente para contener la combatividad obrera.
  6. También las organizaciones de izquierda deben ser rechazadas, por estar “dominadas por el hombre”. Además, la izquierda cree que la solución para las mujeres está simplemente en adquirir “conciencia sindical” o en adoptar las “formas de lucha que han utilizado tradicionalmente los hombres”, es decir, las formas del movimiento obrero organizado.
  7. James y Dalla Costa ofrecen “a las amas de casa una vida social que no es la de otro empleo. Les ofrecemos la lucha misma”. Así que las mujeres deben negarse a trabajar fuera del hogar y dentro de él, y en vez de ello participar en “la lucha misma”. “Los que propugnan que la liberación de la mujer de clase obrera depende de que obtenga un trabajo fuera de la casa forman parte del problema, no de la solución”. ¿Y cómo sobrevivirán las mujeres? El crecimiento del movimiento femenino les dará sustento.
Por qué las amas de casa no son trabajadoras productivas
Dos conceptos clave conforman la base de la teoría de Dalla Costa y James de las mujeres como trabajadoras productivas: su producción de trabajadores-fuerza de trabajo (es decir, la crianza de hijos y el cuidado del esposo-obrero) y su papel en el “consumo” (las compras, la cocina, etc.) “como parte de la producción”. El argumento de que estos dos aspectos hacen que el trabajo doméstico produzca plusvalía ignora dos distinciones cruciales que hizo Marx. Éstas son: 1) la diferencia entre el consumo industrial y el consumo privado (es decir, el consumo familiar) y 2) la diferencia entre el trabajo productivo bajo el capitalismo, es decir, el trabajo asalariado que le permite al capitalista obtener plusvalía, y el trabajo simple, que produce sólo valores de uso.
Después de afirmar que “los llamados marxistas habían dicho que la familia capitalista no producía para el capitalismo, no era parte de la producción social”, James admite que “el mismo Marx no parece haber dicho en ninguna parte que lo fuera”. James es una revisionista clásica, es decir, quiere usar la inmensa autoridad de Marx, pero para ello tiene que torcer sus palabras para hacerlas encajar con sus propias teorías. De este modo justifica la peculiar omisión de Marx de no haberse declarado explícitamente en apoyo a su teoría:
“Baste decir que, en primer lugar, Marx es el único que ve el consumo como una fase de la producción: ‘es producción y reproducción de ese medio de producción, tan indispensable para el capitalista: el trabajador mismo’ (El capital, vol. I, p. 481.) Segundo, sólo él nos ha dado las herramientas para hacer nuestro propio análisis. Y finalmente, nunca fue culpable de los disparates que Engels, a pesar de sus numerosas aportaciones, nos ha echado encima...”.
Consumo privado vs. consumo industrial
Hay dos clases de consumo en el capitalismo, el industrial y el privado. Marx escribe:
“El consumo del obrero es de dos clases. En la producción misma, su trabajo consume medios de producción... Y, por otra parte, el obrero invierte en medios de vida el dinero que le paga el comprador de la fuerza de trabajo: es su consumo individual. Consumo productivo y consumo individual del obrero son, por tanto, totalmente distintos entre sí. En el primero el obrero actúa como fuerza motriz del capital y pertenece al capitalista; en el segundo, se pertenece a sí mismo y ejerce sus funciones de vida, al margen del proceso de producción”.
—El capital, Tomo 1, capítulo XXI (énfasis añadido)
Desde luego, los capitalistas toman en cuenta este consumo privado, pues es necesario para mantener y reproducir la fuerza de trabajo, sin la cual el capitalismo no puede existir, y como tal se le considera “un aspecto necesario del proceso de producción”. Pero, señala Marx, “el capitalista puede confiar tranquilamente el cumplimiento de esta condición al instinto de conservación y perpetuación de los propios trabajadores”. El hecho de que comer, vivir y reproducirse sea necesario no hace que la familia sea un “centro de la producción social”. Estas actividades tienen lugar independientemente de la forma de la producción social. El consumo individual en el hogar no es producción capitalista, pues la familia no le pertenece al capitalista. El obrero se pertenece a sí mismo y vende su fuerza de trabajo al capitalista. Éste no tiene que preocuparse de cómo el obrero se reproduce y vive (salvo para asegurarse de que se siga viendo forzado a vender su fuerza de trabajo). Así, si bien en el sentido más amplio, el consumo individual privado es un “aspecto” de la producción, es decir, se le toma en cuenta, sobre todo en el cálculo de los salarios, no es, en ningún sentido, producción capitalista. Es por eso que Marx dice que el consumo privado individual tiene lugar al margen del proceso de producción.
Trabajo productivo
Dalla Costa y James abusan violentamente del concepto marxista de “trabajo productivo”. No es claro para quién se realiza este “trabajo productivo” en el hogar, dado que el capitalista no es dueño de la familia nuclear. Claramente Dalla Costa no quiere hacernos creer que el ama de casa sea una esclavista (pues produce “seres humanos” que son mercancías), ni una minicapitalista (dado que posee sus “medios de producción”, que son sus órganos reproductivos). Dalla Costa dice que las mujeres “producen” gente. En el sentido biológico, eso es cierto. Pero esa “producción” no es “trabajo productivo” en el sentido marxista, como ella afirma.
James dice que la mercancía que ellas producen son los “seres humanos”. En otra parte, se refiere a esta mercancía como la “fuerza de trabajo”. Pero debe hacerse la distinción. Bajo el capitalismo, los seres humanos no son mercancías (como lo son en las sociedades esclavistas). Bajo el capitalismo los obreros son “libres” de vender su fuerza de trabajo. Es precisamente la venta de esa fuerza de trabajo como mercancía y su alienación con respecto a los obreros lo que caracteriza la producción capitalista:
“...la fuerza de trabajo sólo puede aparecer en el mercado como mercancía siempre y cuando sea ofrecida en venta o vendida como una mercancía por su propio poseedor, la persona cuya fuerza de trabajo es. Y, para que su poseedor la venda como mercancía, necesita poder disponer de ella, es decir, ser propietario libre de su capacidad de trabajo, de su persona”.
—Marx, op. cit. Tomo 1, capítulo IV, subtítulo 3
Pero tampoco el otro trabajo que las mujeres realizan en el hogar —el cuidado, alimentación y mantenimiento general de los obreros (maridos)— es trabajo productivo en el sentido marxista. La pregunta clave que hay que hacerse respecto a este trabajo es: ¿produce valor? y, si es así, ¿cómo se determina el valor de esta “fuerza de trabajo”? Porque si el trabajo de las amas de casa produjera valor, éste debería encarnarse en la mercancía —la fuerza de trabajo, según Dalla Costa— que este trabajo mantiene.
La producción de fuerza de trabajo es producción simple de mercancía. La fuerza de trabajo se produce y se vende a cambio de valores de uso con los cuales se satisfacen las necesidades humanas inmediatas. Ira Gerstein, en su artículo “Domestic Work and Capitalism” (Trabajo doméstico y capitalismo, publicado en Radical America Vol. 7, Nos. 4 y 5), contrasta esta producción simple de mercancías con la producción capitalista:
“La producción es limitada, porque la cantidad producida no puede rebasar la capacidad, el deseo y la necesidad de consumo del ser humano, que son finitos. En cambio, el fin del capitalista es aumentar continuamente la plusvalía. Esto no tiene nada que ver con su consumo personal... La fuerza de trabajo no se aumenta sin límite como un modo independiente de apilar riqueza”.
Marx analiza de este modo el valor de la fuerza de trabajo:
“El valor de la fuerza de trabajo, como el de cualquier otra mercancía, se determina por el tiempo de trabajo necesario para producir y también, naturalmente, para reproducir este artículo específico. En cuanto valor, la fuerza de trabajo representa solamente una determinada cantidad del trabajo social medio materializado en ella...
“La cantidad de medios de vida necesarios para producir la fuerza de trabajo incluye, por tanto, los que hacen falta para sostener a los sustitutos, es decir, a los hijos de los trabajadores, asegurando la perpetuación en el mercado de esta raza de poseedores de una mercancía excepcional...
“El valor de la fuerza de trabajo se traduce en el de una determinada cantidad de medios de vida”.
—Ibíd.
La fuerza de trabajo se crea mediante el consumo de bienes materiales (alimento, ropa) y de servicios (atención médica, educación). La suma del valor de estos medios de sustento es el valor de la fuerza de trabajo. El trabajo doméstico que realizan las amas de casa al procesar estas mercancías claramente no se toma en cuenta cuando se calcula el total. El trabajo doméstico no le añade valor a la mercancía fuerza de trabajo. Esto no significa que las mujeres no trabajen dentro del hogar, pero esta esclavitud doméstica no es producción capitalista y por lo tanto no se considera al analizar las relaciones productivas capitalistas.
La producción de fuerza de trabajo
Según Gerstein, “la fuerza de trabajo es la única mercancía de la sociedad capitalista cuya producción general no se realiza de manera capitalista”. Sin embargo, hay otras mercancías que no se producen “de manera capitalista” en el capitalismo; por ejemplo, las materias primas naturales, como los peces que se pescan en el mar. Estos existen y se reproducen a sí mismos, aunque no de manera capitalista. Y la producción de seres humanos, que poseen en sí mismos la capacidad de trabajo, debe verse del mismo modo que la de esos otros productos naturales, puesto que la propagación de la especie humana es un acto natural. La autoproducción de las cosas y los servicios que el obrero y su familia consumen tiene lugar fuera del conjunto de la economía política capitalista. Es, además, una actividad universal de los seres vivos (el “instinto de conservación” que Marx señala). James, al insistir obstinadamente en que “en el capitalismo no hay nada que no sea capitalista”, oscurece la distinción fundamental entre la producción de fuerza de trabajo y la producción capitalista.
Cuando decimos que la propagación es un “acto natural”, debe quedar claro, sin embargo, que la forma de familia en que esta propagación se organiza no está determinada simplemente por la biología, sino por la sociedad.
Orígenes de la familia
¿Cómo fue que las mujeres se vieron esclavizadas en el hogar? No fue el capitalismo quien creó esta esclavitud doméstica, cuyos orígenes, mucho más antiguos, surgieron del desarrollo de la propiedad privada y del excedente social que los hombres acumularon de su trabajo. Según Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, en la Edad de Piedra la tierra pertenecía en común a todos los miembros de la tribu. Si bien había una división del trabajo entre los sexos, también había igualdad, pues todos participaban en el trabajo productivo y contribuían a la economía. Cuando con el tiempo aumentó la capacidad productiva de los seres humanos, se hizo redituable el utilizar esclavos —la primera forma de propiedad privada—. El ganado, la tierra y otras formas de propiedad también se privatizaron por primera vez, provocando una revolución al interior de la familia. Los hombres siempre habían sido responsables de procurar las necesidades de la vida, pero ahora, a pesar de que la división del trabajo al interior de la familia se mantuvo esencialmente inalterada, el trabajo doméstico que realizaban las mujeres dejó de contar en comparación con el poder económico de los hombres. Engels concluyó que las mujeres podrían conquistar la igualdad con los hombres sólo cuando volvieran a participar en igual medida que ellos en la producción económica general.
James dice que Marx “nunca fue culpable” de estos “disparates” de Engels. Pero, si esto es cierto, es sólo porque Marx murió (en 1883) un año antes de que Engels completara esta obra que ambos habían concebido como un libro conjunto. De hecho, en el prefacio a la primera edición, Engels afirma: “Los capítulos siguientes vienen a ser, en cierto sentido, la ejecución de un testamento. Carlos Marx se disponía a exponer personalmente los resultados de las investigaciones de Morgan...tengo a la vista, junto con extractos detallados que hizo de la obra de Morgan, glosas críticas que reproduzco aquí, siempre que cabe”.
Dalla Costa y James sostienen opiniones divergentes en cuanto a la cuestión de los orígenes de la opresión de la mujer, y ambas se equivocan. James afirma que el sexismo primordial es la raíz de la opresión de la mujer. Dalla Costa, por su parte, afirma que es resultado de las relaciones económicas capitalistas, tesis que la lleva a afirmar que la posición de la mujer en la sociedad feudal era en cierto modo más progresista:
“En la medida en que los hombres han sido las cabezas despóticas de la familia patriarcal...la experiencia de las mujeres, los niños y los hombres fue una experiencia contradictoria... Pero, en la sociedad precapitalista, el trabajo de cada uno de los miembros de la comunidad de siervos se consideraba dirigido a un objetivo: o bien la prosperidad del señor feudal o nuestra supervivencia... El paso de la esclavitud a la fuerza de trabajo libre separó al hombre proletario de la mujer proletaria...”.
La insistencia de Dalla Costa y James en la importancia del trabajo productivo de las amas de casa como central en su potencial revolucionario contradice las afirmaciones de que: 1) con la transición desde el feudalismo, la mujer fue excluida del trabajo productivo por la fuerza, y 2) el feudalismo era menos opresivo para las mujeres que el capitalismo, puesto que en aquél las mujeres eran reconocidas como trabajadoras productivas.
El capitalismo en realidad sentó las bases para la liberación de la mujer, porque: 1) una vez más, abrió el camino a la participación de las mujeres en la producción social, creando oportunidades para el desarrollo de su conciencia social y para la lucha organizada contra la opresión fuera de la estructura unifamiliar aislada; y 2) el ascenso del concepto burgués del individuo libre —contrapuesto a las nociones medievales del linaje, el privilegio aristocrático y la dominación religiosa, que codificaban la creencia de que la mujer era inferior— sentó las bases intelectuales para el reconocimiento de las mujeres como humanos plenos con derechos iguales a los del hombre, un concepto totalmente ajeno a la mentalidad medieval (y aparentemente irrelevante para Dalla Costa).
El capitalismo creó las bases de la emancipación de la mujer mediante el desarrollo de las fuerzas productivas, pero ya hace mucho que ha sobrevivido a su papel histórico progresista y ahora constituye una barrera tanto al mayor desarrollo de las fuerzas productivas como a la emancipación de la mujer. Las mujeres no podrán ser libres mientras no se elimine la escasez, no se abolan las clases y no se remplace la familia. En otras palabras, no podrán ser libres mientras no se establezca la sociedad socialista.
La familia bajo el capitalismo
La perpetuación de la unidad familiar monógama en las sociedades capitalistas avanzadas no se debe a un diabólico complot de los capitalistas para extraer cada vez más ganancias de la clase obrera. Incluso en su forma actual, la familia le cuesta a los capitalistas, en pesos y centavos, más que si sus funciones fueran socializadas. El valor que la familia tiene para la burguesía no radica en la eficiencia con que produce fuerza de trabajo, sino en su utilidad como reserva de pequeña propiedad privada y pequeña producción, que hacen de ella un freno ideológico a la conciencia social. Es por eso —así como para liberar a las mujeres de la esclavitud del trabajo doméstico repetitivo, vacuo y enervante— que una de las tareas de la revolución socialista será remplazar a la familia.
La función económica originaria de la familia monógama fue la transmisión de la propiedad privada por medio de la herencia. Esta función sólo es económicamente útil para las clases propietarias, no para el proletariado, que posee pocas cosas de valor que heredar. Así, está en el interés material de la clase obrera el cumplir con el papel históricamente progresista de socializar las funciones de la familia después de la revolución.
Pero, además de ello, la ideología reaccionaria de la familia nuclear también hace posible organizar a las amas de casa de la clase obrera para fines reaccionarios, puesto que su conciencia tiende a centrarse en la defensa y extensión de cualquier pequeña propiedad que su familia pueda poseer. Así, en Chile, en 1971, la oposición de los demócratas cristianos y del Partido Nacional pudo organizar con éxito grandes manifestaciones de amas de casa (como amas de casa) contra el régimen de Allende. No hay nada en la estructura de la familia que pueda llevarnos a suponer respecto de las amas de casa, como hacen James y Dalla Costa, que “cuando llega la hora de manifestarse, nada las detiene y hacen lo que saben que hay que hacer”, ni tampoco que consideren que lo “que hay que hacer” es contribuir a derrocar al capitalismo, y no a mantenerlo.
La respuesta de Dalla Costa y James a la opresión de las mujeres es que las mujeres deben retirarse completamente de la sociedad capitalista, llevándola así a colapsar. Si trabajan en una fábrica, deben renunciar, pues reclutar mujeres a la fuerza de trabajo es un complot capitalista para impedir la revolución. “El gobierno, actuando en el interés de la clase capitalista...ha creado el desempleo” para que “...nos conformemos con las migajas que el amo deja caer de su mesa”. Esta teoría de la historia como una conspiración diabólica supone que los capitalistas son totalmente libres de hacer lo que les plazca independientemente de las leyes del movimiento de la economía capitalista. Lo cierto, sin embargo, es que en las condiciones de la sociedad imperialista decadente a los capitalistas les es imposible ofrecer pleno empleo, ¡quiéranlo o no!
Y los obreros, lejos de ser simples crédulos, ¡se ven bajo la obligación económica de trabajar! Pero James y Dalla Costa pasan esto por alto. Su concepción de por qué la gente hace las cosas se basa no en el mundo material sino en una concepción idealista de la realidad.
Los sindicatos y la izquierda
Dalla Costa y James también argumentan que, dado que al trabajar se sufre explotación y por lo tanto debe evitarse, las organizaciones que se centran en el lugar de trabajo, es decir, los sindicatos, también son malos. Los sindicatos “dividen” porque toman en cuenta sólo a los asalariados e ignoran al resto del “proletariado” (es decir, a los ancianos, los enfermos, los bebés y las amas de casa). Esto no es más que la vieja práctica de la Nueva Izquierda de identificar al más oprimido con el más revolucionario.
Sin embargo, no fueron los sindicatos quienes crearon las hostilidades entre los distintos sectores sociales —sexuales, raciales, entre empleados y desempleados— que debilitan a la clase obrera. Estas hostilidades son parte integral de la sociedad de clases, son manifestaciones de la ideología burguesa que los sindicatos no crean pero que sí reflejan (en la medida en que siguen sometidos a direcciones conservadoras). Los sindicatos son básicamente organizaciones defensivas de la clase obrera destinados a proteger cualquier conquista económica que hayan podido arrebatar a la clase capitalista. Por lo tanto, los marxistas deben defender a los sindicatos y tratar de extenderle su protección a todos los obreros. Existe una brecha crucial, que James ignora, entre los apetitos de la burocracia sindical actual, que sirve como agente del capital al interior de la clase obrera para mantenerse en el poder, y las bases sindicales, que no tienen trabajos fáciles ni ostentosos planes de pensiones que los protejan, ni la oportunidad de participar en la colaboración de clases con los capitalistas.
Los marxistas nunca hemos dicho que la organización sindical o la “conciencia sindical” sea suficiente por sí misma para hacer una revolución. Si así fuera no haría falta un partido revolucionario de vanguardia. James da una idea falsa a su audiencia cuando escribe:
“Se nos dice que debemos llevar a la mujer lo que llaman ‘conciencia sindical’. Esta frase es de Lenin y procede de un folleto titulado ¿Qué hacer?”.
Esto claramente implica que para Lenin la “conciencia sindical” era “la respuesta”. ¡Pero todo el punto del ¿Qué hacer? es precisamente la necesidad de trascender la mera conciencia sindical! Lenin escribe:
“El movimiento obrero espontáneo sólo puede crear por sí mismo el tradeunionismo (y lo crea de manera inevitable), y la política tradeunionista de la clase obrera no es otra cosa que la política burguesa de la clase obrera”.
—V.I. Lenin, ¿Qué hacer?
Es verdad que algunas organizaciones de izquierda, e incluso supuestos trotskistas, van a la cola de manera oportunista y acrítica de todo burócrata “de izquierda” y se adaptan a los aspectos más atrasados de la conciencia obrera, pero esto es una traición al marxismo, que la Spartacist League ha denunciado consistentemente. La acusación generalizadora de Dalla Costa de que “la izquierda” está “dominada por hombres” es particularmente insultante para las revolucionarias mujeres, pues supone que los hombres dominarán automáticamente cualquier organización, y que, sin importar su nivel de conciencia, las mujeres nunca podrán hablar por sí mismas. Esta acusación también es insultante para los revolucionarios hombres, pues se basa en la incapacidad de trascender una visión machista del mundo y de hacer causa común con las mujeres. Todo se reduce, una vez más, a la sentencia de la Nueva Izquierda de que “sólo los oprimidos pueden entender realmente su propia opresión”.
Conclusiones
Hay mucha confusión en las organizaciones de mujeres respecto a qué conclusiones sacar de las obras de Dalla Costa y James. Esto se debe a que su retórica de “lucha de clases” oscurece en parte el odio real que le tienen a esa lucha y la hostilidad que sienten por el proletariado. En realidad, Dalla Costa y James no tienen programa alguno para la liberación de la mujer. Su “programa” no es más que el rechazo: las mujeres deben rechazar el trabajo, deben rechazar a la izquierda, deben rechazar el hogar, deben rechazar a sus maridos, etc. ¿Y cuál es el sustituto que proponen? Sólo la deliberadamente vaga “lucha misma”. ¿Luchar por qué? Pompei responde: “Lo que queremos no es ser más productivas, no es ir a que nos exploten mejor en otro lado, sino trabajar menos y tener más oportunidades de experiencias sociales y políticas”. Ciertamente es un deseo legítimo, y uno que comparten todos los oprimidos y explotados. Pero soñar que esto se puede conseguir sin aplastar la sociedad de clases capitalista es puro utopismo. Sin entender cómo opera el capitalismo y cómo puede ser derrocado, todas las demandas programáticas concretas se vuelven meras reformas cosméticas, cuyo efecto es reforzar al sistema, en vez de derrocarlo.
En el corazón de las tesis de Dalla Costa y James yace la creencia de que las mujeres pueden retirarse de la sociedad capitalista y encontrar un camino propio y exclusivo a la salvación fuera de las relaciones capitalistas. ¿Y por qué hacer encajar a las amas de casa en el sistema económico capitalista si su fuerza yace al margen de éste? Ésa es la más flagrante de todas sus contradicciones.
La razón por la que Dalla Costa y James intentan hacer encajar a las amas de casa en el molde de los “trabajadores productivos” de Marx es simplemente que no pueden enfrentar de ningún otro modo el desafío que el marxismo representa para su visión feminista del mundo. Esta delgada capa de “marxismo” no es más que una cubierta para la vieja ideología de la Nueva Izquierda de que todo el que trabaja ya se vendió, ignorando totalmente la férrea necesidad, que enfrenta la mayor parte del mundo, de trabajar o morirse de hambre. Es un reflejo de la visión del mundo de los pocos privilegiados, los “radicales” pequeñoburgueses que han glorificado el primitivismo al grado de saludar a los hambrientos y enfermos campesinos de subsistencia del “Tercer Mundo” como la nueva fuerza revolucionaria. Y mientras estos radicales de sofá refinan sus teorías en la comodidad del aire acondicionado, los campesinos a los que idealizan son masacrados debido al primitivismo de sus recursos. Aunque está bien que James trate de “superar esta culpa de vivir en un departamento alfombrado”, no es un problema que tenga la mayoría de las mujeres (ni de los hombres), que tienen que luchar para comer, para ganarse la vida de algún modo, y para hallar la manera de superar la muy real opresión material que sufren, una opresión creada por una sociedad de la que no pueden escapar. James les dice a estas mujeres que dejen de trabajar, que rechacen los salarios de sus esposos y que vivan de...¿de qué? ¿Del aire? ¿O las va a invitar a todas a dormir en su departamento alfombrado? ¿A eso se refiere cuando dice que “el movimiento les dará sustento”? Para lo único que sirven las teorías de Dalla Costa y James es para jugar a la revolución sin ninguna intención real de buscar activamente aplastar al capitalismo. Como dijo Marx, “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. De lo que se trata no es de darle la espalda al capitalismo ni de crear en su interior una alternativa para los bohemios pequeñoburgueses, sino de aplastarlo para siempre y comenzar la construcción de una sociedad socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/46/james.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.18 11:20 EDUARDOMOLINA José Antonio Pérez Tapias. La paradoja de una mayoría no mayoritaria.

http://ctxt.es/es/20160608/Firmas/6554/campa%C3%B1a-electoral-pactos.htm
"Las paradojas tienen su encanto. Tensionando el lenguaje, son retos para nuestro intelecto. Por eso mismo hay que manejarlas con cuidado. Quien formula una propuesta sirviéndose de una paradoja puede que no salga airoso del reto que él mismo se haya planteado. En tal caso, por el contrario, puede ocurrir que el atrevimiento retórico provoque un mayor hundimiento en las contradicciones de las que se quería salir con una propuesta paradójica que pretendía ser como una cuña de la misma madera. Me temo que una situación así es la que puede tener que afrontar la dirección del PSOE y, concretamente, su portavoz a estos efectos, el reputado economista Jordi Sevilla, cuando lanza el mensaje de que “para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”. Salta a la vista que está planteando de manera explícita la hipótesis consistente en que, de hecho, se reconozca políticamente, con la correspondiente traducción en comportamiento parlamentario, una mayoría que no se tiene. ¿Qué decir, pues, ante esta aparente solución para salir de todo posible bloqueo en un nuevo proceso de investidura de un candidato para la presidencia del Gobierno de España?
Hay que conceder, por una parte, que una fórmula como la propuesta se hace valer recordando al Partido Popular la obviedad, respecto a la cual son tan interesadamente olvidadizos, de que en España tenemos un sistema parlamentario. Por ello, la ciudadanía elige a sus representantes en las cámaras legislativas, siendo éstos los que después, en el Congreso de los Diputados, han de conformar la mayoría necesaria para investir a un candidato como presidente del Ejecutivo. No hay, por tanto, elección directa de un presidente que de suyo es un primer ministro. De nada sirve invocar sin más el hecho de la lista más votada para reivindicar que automáticamente sea presidente quien la haya encabezado, tratando así de legitimar apelando al voto de los electores algo que tales votantes de suyo no han elegido. Los electores sólo dan su voto para quienes han de representarlos en la sede del poder legislativo, entrando en sus funciones el apoyo a una candidatura presidencial en base a una mayoría parlamentaria que, si de entrada ningún partido cuenta con ella en términos de mayoría absoluta, ha de conformarse mediante pactos hasta lograr la mayoría suficiente legalmente exigida. No obstante, a pesar de ser así las cosas en la democracia que en nuestro Estado tenemos, la derecha, esa que tanto invoca la Constitución cuando le interesa, seguirá dando la lata con el tan recurrente mensaje engañoso de que se traiciona la voluntad de la ciudadanía si no se inviste presidente al candidato del partido con más votos. Es una intencionada falsedad a la que podemos atribuir voluntad de engaño.
Dicho lo anterior, es obligado señalar, por otra parte, los problemas que encierra la propuesta de desbloqueo parlamentario comunicada por Jordi Sevilla, la cual recoge formulaciones de Pedro Sánchez en otros momentos, así como se hace eco de la reiterada indicación hecha desde mucho tiempo atrás por Felipe González acerca de que se deje gobernar, mediante abstención por parte de PP o PSOE, a quien tenga cierta mayoría, sea PSOE o PP, aunque no llegue a la mayoría que debiera haber de no contar con abstenciones. Hay que señalar primeramente que una fórmula así de ninguna manera puede sostenerse en el vacío, sino que implica algún tipo de acuerdo, presentado incluso como de cortesía parlamentaria, para que los implicados en una situación como la que se quiere abordar acepten la solución. Es decir, es insoslayable reconocer que para que esa vía de desbloqueo funcione tiene que haber alguna suerte de acuerdo entre PP y PSOE. ¿Supondría tal acuerdo una forma “elegante” de dejar paso al PP hacia el gobierno, en el caso de que fuera el partido que aglutinara más apoyos seguros? Y, de otro lado, ¿entrañaría tal acuerdo una confirmada anuencia del PP en el caso de que fuera el PSOE el que pudiera ostentar más apoyos confirmados? Una respuesta positiva a ambos interrogantes conlleva alguna forma de acuerdo del PSOE con el PP, y tal cosa no debe eludirse ante la opinión pública.
Una segunda cuestión ineludible es la relativa a la mayoría que pueda o quiera conseguirse, lo cual para el PSOE es cuestión crucial. Desde el campo socialista, el asunto no puede limitarse a pedir a la derecha, e indirectamente también a la izquierda o a nacionalistas que no entren en la mayoría que se conforme, que den vía libre a una supuesta mayoría de diputados, confiando en la abstención de quienes no la integren para cumplir los exigentes requisitos para mayoría suficiente. El quid de la cuestión radica en dónde se pone el límite de la mayoría que se quiere hacer valer y, por supuesto, con quién se suma para lograrla. En otros términos, ¿vale recabar apoyo para una mayoría no mayoritaria cuando se ha desechado intentar un pacto más amplio o de otra índole que permitiera una mayoría suficiente, es decir -–con perdón por la redundancia--, una “mayoría (en verdad) mayoritaria”?
Pienso, como muchos ciudadanos y ciudadanas, que el PSOE debe aclarar al máximo la índole y el alcance de su propuesta, no sea que bajo una alambicada fórmula de sabor parlamentario se suministre el amargo trago de un pacto por la derecha, con Ciudadanos, por ejemplo, en vez de un pacto por la izquierda, quizá desechado ya cuando la misma fórmula se hace pública cual bálsamo de Fierabrás para evitar las tremendas calenturas que puede originar un nuevo retraso en formar gobierno o la hipótesis que nadie quiere contemplar de una tercera convocatoria electoral. Hace falta una fórmula magistral, ciertamente, pero somos muchos los que esgrimimos razones para que en su composición no se excluya un pacto por la izquierda que, aun con sus paradojas, puede ser la vía para no quedar hundidos en contradicciones insalvables.
  1. Desde los “cristianos viejos” a los españoles buenos
Ya lo dejó escrito Cervantes en las primeras líneas de su magna obra, El Quijote: “duelos y quebrantos los sábados”. Es decir, indicación de menú bajo la cual se recoge la autoritaria orden de que “den morcilla” o plato de huevos con tocino o chorizo, en sábado –¡repárese bien!--, para que ningún cristiano nuevo, siempre bajo sospecha de seguir siendo judaizante, escapara a la prueba que ha de pasar si quiere ver expedita la puerta para la integración social entre los cristianos viejos. Y en ésas seguimos, cuatro siglos después. Para algunos, no todos somos iguales. Piensan ellos que a los suyos, esto es, a ellos mismos les corresponde, por la naturaleza de las cosas, el poder, porque han de mandar los que tienen la pureza de sangre necesaria para ordenar los asuntos de la patria –identificados con los de su clase-- y velar por lo que ha de ser su incorruptible esencia –como incorruptible era el brazo de Santa Teresa que esgrimía el dictador de cuyo nombre no quiero acordarme, para legitimar con los restos de tan egregia doctora de la Iglesia, aunque fuera de ascendencia judía, el nacionalcatolicismo con el que legitimaba su criminal régimen--. Tal es el fondo telúrico de la derecha española, conservadora hasta las cachas, hoy entregada al neoliberalismo rampante que ha dominado la escena mundial y, por supuesto, el patio nacional, en los últimos tiempos.
¿Y a qué viene esto? Es interrogante al que cualquiera puede responder acogiéndose, según preferencias, o a la poesía de Bécquer o a la antipoesía del chileno Nicanor Parra: “¿Y tú me lo preguntas, amor mío?”. La respuesta está clara: la derecha española se mantiene en su imaginario carpetovetónico a piñón fijo. Y para prueba, un botón electoral, el que arrebatamos a Rajoy, desprendiéndolo de su chaqueta, la que lucía en el mirador de san Nicolás, en el Albayzín granadino, cuando, haciendo alarde de derroche de desparpajo antiplasma, se soltó su repeinada cabellera para decir: "Los mejores somos los españoles. Bueno, hay algunos un poco malos, pero son los menos, y los vamos a derrotar el 26 de junio, a todos". Claro, ¿verdad? Y dicho sin mayores problemas en un mitin del PP, después de la victoria de la selección española de fútbol, ganadora gracias a un gol de Piqué, independentista catalán fuera del estadio, pero cuyo gol, sirviendo lo mismo para un roto que para un descosido, es lo que más se parece al brazo incorrupto de la Santa de Ávila en manos de una derecha españolista posmoderna, a pesar de no haber sido moderna en ningún momento de su historia.
Si alguien piensa que esto es sacar demasiada punta a lo que no da para ello, que haga su inmersión en el psicoanálisis freudiano para adentrarse por los vericuetos donde circula lo reprimido en chistes, lapsus y actos fallidos. Tras la apariencia de ingeniosa broma electoralista, el candidato del Partido Popular juega con la vetusta diferenciación entre españoles de bien –“los mejores”-- y “los malos”, ésos de las izquierdas que, para el caso, tanto son los de un PSOE al borde de un ataque de nervios, como los de Podemos en la fantasiosa aventura de asaltar los cielos. El esquema de fondo no ha variado un ápice: los españoles de orden –del orden dominante-- y esos otros, los “jaraneros y alborotadores”, como dejó escrito Roberto Mesa en texto que no debiera ser olvidado. Apelación, pues, al imaginario colectivo, en este caso de la derecha más rancia, la cual es la que se permite dividir a los partidos políticos del momento presente en “constitucionalistas” y “no constitucionalistas”, habida cuenta de que es esa misma derecha con sus intereses sistémicos la que da o quita credenciales de lealtad a la Constitución, según la medida de dichos intereses. Está clara, pues, la jugada de un Rajoy que, con su currículum político, no debía de llegar de nuevo jamás a ser presidente del gobierno. El PSOE, por cierto, debería no dejarse enredar en ese perverso juego de clasificaciones discriminatorias entre constitucionalistas y no constitucionalistas. Sabe demasiado a etiquetas excluyentes como “españoles de bien”, “gente de orden” y “cristianos viejos”.
  1. Sobredosis de 'marketing' electoral. Miércoles 15 de junio.
    ¿Qué candidato presenta mejor imagen? ¿Qué partido vende mejor su programa? ¿Cuáles son los mejores mensajes en una campaña para captar votantes en el mercado del conjunto de los electores? ¿Cómo vencer a la competencia electoral de otros partidos en la disputa por el voto? ¿Cómo hacer que para ello funcionen bien los agentes electorales? ¿Cómo lograr una propaganda eficaz en los medios de comunicación?...
Cuestiones como las señaladas permiten constatar cómo a la terminología procedente del campo militar con la que los partidos políticos se entienden a sí mismos se sobrepone, especialmente en tiempos de campaña electoral, la terminología proveniente del campo económico, concretamente de las técnicas de venta que suelen reunirse bajo el rótulo de marketing, eludiendo, por lo demás, palabras de la órbita del castellano, como “mercadotecnia”. Lo de marketing parece que queda mejor y, además de permitir un rápido trasplante del campo económico al ámbito político, no deja de recoger ese neocolonialismo cultural del mundo anglo al que estamos sometidos, siendo, sin duda, uno de los actuales “signos de los tiempos”, como diría alguno.
Nada hay que objetar, sino todo lo contrario, a que en el campo económico y, más concretamente, en el mundo empresarial, se preste mucha atención a lo que señalan las teorías de marketing –seguiremos adelante con el término en cuestión, ya consolidado entre nosotros--, con el objetivo de explicar y, mediando explicaciones contrastadas con la realidad, potenciar las ventas de los muy diferentes productos con los que las empresas concurren al mercado pretendiendo ganar clientes, vender y obtener el máximo de beneficio. Sabemos además que tales teorías no cuentan solamente con ingredientes puramente económicos, sino que tienen en cuenta factores psicológicos decisivos respecto al comportamiento de los consumidores, así como otras muchas informaciones relevantes, desde las relativas a pautas culturalmente asentadas hasta las atinentes a datos demográficos relevantes sobre la población a la que se dirigen las campañas de venta. Un buen diseño de éstas es crucial para la competitividad, sin la cual se acaba sucumbiendo en esa guerra económica despiadada que supone la competencia en medio de todos los rigores del mercado.
Los diferentes ámbitos de nuestra realidad sociocultural no se hallan, por fortuna, separados por fronteras impermeables que hagan de ellos compartimentos absolutamente estancos. Mas siendo así, también es cierto que en nuestras sociedades, herederas de la modernidad, se han ido constituyendo distintas esferas, cada una con valores determinantes de sus propias dinámicas y con una lógica de funcionamiento en cada caso propia. Maquiavelo, por ejemplo, tuvo el indiscutible mérito de poner de relieve las peculiaridades de la esfera política, con la autonomía que le es propia –incluso estando económicamente condicionada, como señaló Marx--. Resulta ser, por tanto, un elemento distorsionante de la realidad el trasplantar sin más criterios y pautas propios de un ámbito a otro distinto. Si tal operación se consuma se confirma cómo desde un ámbito queda colonizado otro en el marco del mundo que comparten. Es decir, si la política se rige por pautas y criterios extraídos del campo de la economía, es que ésta domina a la política. Si ello se produce en tiempos de hegemonía del neoliberalismo, los hechos refuerzan el mismo sometimiento del Estado al mercado que desde dicha ideología se propugna.
Así, llega la hora de un debate electoral y los candidatos convocados al mismo están más preocupados por colocar mensajes prefabricados que por presentar el propio programa, están más atentos a cuidar la imagen con la que “venderse” que a comprometerse con sus propias propuestas, o se hallan más pendientes de los ecos mediáticos que de la palabra propiamente política. Lo volvimos a ver el otro día en el último, por único, debate electoral de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno presentados por los partidos de ámbito estatal: PP, PSOE, Ciudadanos y la coalición Unidos Podemos. Visto todo, bien viene que todos recuerden que los ciudadanos no somos meros consumidores, que un votante no es un cliente, que el propio partido de cada cual no es una mera empresa, que un programa de gobierno no es un catálogo de ofertas y que el preciado bien del voto no es una mercancía. Está bien aprender de la economía, pero teniendo muy presente que la dignidad de la ciudadanía exige que la política no se vea sometida a ningún reduccionismo economicista. La política nunca puede ser –no debe ser-- mero mercadeo, en ninguna de sus variantes.
  1. No fue un duelo de titanes. Martes 14 de junio.
Terminó el tan anunciado debate a cuatro, publicitado como acto estelar en esta campaña para las elecciones del 26 de junio, y cada uno de los candidatos se retiró con los suyos para comprobar en cada caso que habían recitado bien las lecciones aprendidas. No hubo momento alguno que fuera especialmente vibrante. No se alcanzó ese clímax de intercambio de argumentos sólidos que cabe esperar de un debate de verdad, incluso electoral. El guión, por tanto, es decir, los guiones que traían los respectivos líderes, elaborados por sus correspondientes equipos, se siguieron conforme a lo previsto. Sin apenas intercambio de razones, cada cual se dirigía a los suyos, de camino tratando de sacar ventaja a su competidor inmediato –Rajoy pugnando con Rivera y Sánchez con Iglesias-- para lograr arrancar algún voto de la gran bolsa de los indecisos o de los electores situados en riesgo de abstención. Hay que temer que poco se habrá alterado por ahí el panorama que los sondeos demoscópicos nos han dado a conocer.
Ante los temas delicados, todo fue pasar de puntillas. El candidato del PP eludió pronunciarse claramente sobre la negociación con Bruselas para ganar mayor plazo de cara a reducción del déficit. El candidato socialista no quiso insistir en un problema grave: la sostenibilidad del sistema de pensiones, para asegurar la cual propone un impuesto a grandes fortunas, pero sin que eso llegara a ser cuestión en la que abundara. El líder de Ciudadanos se lanzó inicialmente defendiendo la idea del contrato único, mas sin detallar más armas en la lucha contra el paro. No tuvo fuertes críticas a tal propuesta, enmarcada como viene en contexto neoliberal. Desde Podemos, su cabeza de lista no bajó a detalles respecto a cómo concretar eso del cambio de modelo productivo.
Salieron de refilón otras cuestiones, pero de nuevo las prisas, las pinceladas gruesas. Sánchez mencionó la reducción del IVA cultural, cuestión que retomó Iglesias para decir otro tanto en cuanto a productos de primera necesidad. Rajoy mostró el lado débil de su no credibilidad cuando hace esa propuesta tan demagógicamente populista de bajar los impuestos. No están las arcas públicas para ello –ni los bruselenses hombres de negro dispuestos a consentirlo--. Una brevísima alusión mereció el tema de la educación, respecto al cual Sánchez mencionó una vez más la bienintencionada pretensión de pacto educativo. Iglesias perdió una oportunidad de abordar a fondo la difícil situación en que se halla la universidad española.
Pero, aun con todo, fueron desgranándose propuestas, puntos programáticos de unos y otros, haciendo cada cual lo que podía para mostrarse fuerte. Rajoy alardeó de capacidad de gestión, faltándole decir que la veteranía es un grado. Cierto es que su etapa de gobierno está manchada con la corrupción hasta límites desconocidos hoy por hoy, cuestión que llevó a Pedro Sánchez a decirle con razón que debía haber dimitido por ello en su mandato. Pero no se incidió mucho más por ahí. Fue Rajoy el que se enzarzó de manera ridícula con Rivera acerca de si había cobrado o no en negro alguna vez. Impresentable el Rajoy que animaba a Bárcenas, tratando ahora de escabullirse por vía tan fullera.
Salió, claro está, el tema de Cataluña: el referéndum. Rajoy se situó de inmediato en su encastillada defensa de la unidad de España, tan encastillada que es posición inoperante por inmovilista. Se le sumó Rivera, lo que era de esperar. Y Sánchez se fue directo contra Iglesias para reprochar que Podemos apoyara un referéndum en Cataluña situándose así contra la unidad de España. No tenía receptividad alguna, como viene ocurriendo, para siquiera reconocer que Podemos no alienta secesión alguna de Cataluña respecto de España. Todo queda del lado socialista en invocar la reforma constitucional con vagas referencias al federalismo y rehuyendo hablar de plurinacionalidad del Estado.
Con breves comentarios se despacharon cuestiones tan graves como la crisis de los refugiados en Europa y nada serio sobre política de seguridad y defensa. Todo se redujo a sacar a relucir el pacto antiyihadista para acusar a Podemos de no haberlo firmado. Por cierto, fue repetitivo Pedro Sánchez hasta la saciedad con el mensaje –había que colocarlo como fuera-- de que Podemos impidió que él fuera investido presidente del gobierno del cambio al votar “no” a ello junto al PP. Inútil es pretender ganar votos con eso a estas alturas. Más provechoso hubiera sido clarificar la política de pactos, al menos las preferencias, pues a la disyuntiva planteada por Iglesias de que o habría gobierno del PP o gobierno de Podemos con PSOE, o del PSOE con Podemos, según quién ganara más que el otro, Sánchez se limitó a una carcajada que no supo nada bien. Toda su declaración quedaba reducida a afirmar que con el PSOE está garantizado gobierno de cambio, mas sin explicitar nada más sobre pactos. Es la indefinición en que el PSOE se queda encerrado.
La noche siguió avanzando, pero este alicorto debate que no consiguió más mérito que reunir a los respectivos candidatos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, ni por asomo tuvo nada de duelo de titanes. Eso sí, acabado el debate…, cada tribu tocó el tam-tam para danzar alrededor de su jefe porque es "el mejor”. ¡Y usted que lo vote!
  1. Lógica ciudadana frente a lógica partidista. Lunes 13 de junio.
Cualquier campaña electoral galvaniza la vida de toda sociedad democrática. El tiempo político adquiere una especial densidad en tanto los partidos, con sus candidaturas, se sitúan en ese campo de batalla que es el de la lucha por el voto de ciudadanos y ciudadanas. Así es, como ahora mismo en España, incluso cuando se viene de un largo recorrido de elecciones anteriores que hay que repetir, de precampañas convertidas en campañas permanentes y de sobredosis de electoralismo que con su exceso contamina toda la dinámica política. Las distintas fuerzas, metidas en faena, se aprestan a intensificar la lógica partidista con la que buscan reforzar sus baluartes en todos los frentes para la dura competencia electoral. Ésta, poco menos que como aquella “guerra de posiciones” con la que Gramsci teorizaba la acción política que había que llevar a cabo para consolidar logros en las instituciones, reclama una actividad tan coordinada como disciplinada por parte de los partidos políticos. Pero la cuestión es espinosa, pues esa misma necesidad se puede convertir, no en virtud, sino en vicio.
¿Dónde está el quid de la cuestión para que la necesidad de coordinación y disciplina se convierta en vicio, en vez de ser virtud? Consideremos cómo funcionan los partidos. Sus respectivos equipos de campaña se afanan por seguir la estrategia diseñada, atentos a los cambios tácticos que haya que hacer. Hay que seguir puntualmente todas las actuaciones de los adversarios para neutralizarlas, hasta el día de las elecciones, cuando, al abrir las urnas, cada cual recogerá su merecido botín en términos de votos. Para todo ello, los candidatos necesitan un buen aparato que se haga cargo de las previsiones de la campaña, desde los mítines, la presencia en la calle, los debates con los rivales y la siempre delicada relación con los medios. Y ahora, el continuo trabajo de las redes sociales, esa nueva ágora social convertida en concurrido espacio político. La logística para tareas tan diversificadas y complejas requiere no sólo inteligencia dedicada a planificar, sino militancia dispuesta al quehacer de apoyo a candidatos y candidatas, teniendo todos al frente a quien en cada caso sea cabeza de lista y, en los grandes partidos, al candidato a la presidencia del gobierno. La militancia, cual ejército de afiliados convertido en tropa de infantería, asume las consignas de los estrategas y hace suyo el argumentario en que el programa se resume. Indispensable. La batalla electoral no permite descuidos; cualquier retroceso puede acarrear una derrota fatal. Todos a una, por tanto, como si cada partido fuera poco menos que una gran partida de partisanos –esos que acapararon la atención de Carl Schmitt a la vez que sentaba cátedra al definir la esencia de la política según la lógica amigo/enemigo--. Es así como la lógica partidista se impone con férrea determinación, mas con pie tan forzado que la hace muy vulnerable en medio de la sociedad actual, con la cultura política que se va abriendo camino.
El talón de Aquiles de la lógica partidista, impregnada de una concepción cuasi-militar de las organizaciones políticas –en el mismo lenguaje se refleja--, es que queda muy lejos de la lógica ciudadana con la que funciona una sociedad adulta, bien informada e institucionalmente organizada. Así, la lógica ciudadana es sensible a la pluralidad, cosa que a la lógica partidista se le suele atragantar; o la lógica ciudadana está abierta al debate y a la crítica, actividades que a la partidista, que tanto gusta cerrar filas, le resultan peligrosas para su pretendida cohesión, por lo que acaba primando actitudes dogmáticas. “Con razón o sin ella, yo con los míos”, suele decir quien está empapado de lógica partidista. “Yo, buscando la verdad con razones que podamos suscribir más allá de fronteras partidarias”, piensa quien ha asumido la lógica ciudadana. Mientras esas dos lógicas vayan por vías divergentes, la ciudadanía se verá distante de los partidos políticos. Y éstos, con sus consignas y argumentarios a cuenta de un interés de parte muy lejano de criterios universalistas, quedan atrapados en una lógica, con frecuencia ilógica, que los ciudadanos no comparten y que muchas veces queda tan lejos de la verdad de los hechos que hasta alimenta el ridículo. Téngase esto presente a la hora de participar en debates electorales, especialmente ante ese público de millones de ciudadanos que concita un debate televisivo.
  1. La derecha sabe, pero no contesta. Domingo 12 de junio.
Hay que erradicar la corrupción política. ¿Pero qué dice el Partido Popular al respecto? En verdad, nada. Vacuas generalidades sobre el traído y llevado regeneracionismo y, a lo sumo, la declaración de algún lumbrera diciendo que eso de la corrupción depende de la (pecaminosa) naturaleza humana. Así, ante preguntas sobre hechos que tocan cuestión tan importante para la sociedad española y la honorabilidad de sus instituciones, el PP guarda silencio. Es decir, se calla todo lo que sabe, empezando por todo lo que sabe acerca de sí mismo. ¿O es que Luis Bárcenas, que era senador del Reino, además de tesorero del PP, no era conocido por nadie y sus actos quedaban en el más profundo secreto? Y de todo eso que queda bajo los rótulos de “Operación Gürtel” u “Operación Púnica”, ¿no hay nada que decir en serio, asumiendo responsabilidades políticas, que de las otras ya se ocupan los tribunales? No vale, como algunos pretenden, recurrir a fórmula tan usual en demoscopia como “no sabe, no contesta”. Sí saben y, siendo así, no contestan. Es más, saben que todos los demás sabemos y, a pesar de ello, no contestan. Si dicen algo es para evitar respuestas fehacientes ante preguntas tales como las que versan sobre la fianza de más de un millón de euros que el PP tiene que abonar por su presunta implicación en los pagos en negro de su economía sumergida. De escándalo.
El caso es que en medio de esta campaña electoral se ha colado una noticia que obliga al PP, y en especial a su candidato a la presidencia del gobierno, a pronunciarse. Hablamos del informe de la OCDE reconociendo que los ajustes aplicados en Europa, como “política de austeridad”, son negativos: frenan la economía hasta tal punto que impiden el necesario crecimiento para salir de la crisis. Justo lo que se viene diciendo desde hace años desde ese lado, considerado antisistema, en el que nos hemos situado los que hemos sido y somos contrarios a los abusos de la troika, al “gobierno de los banqueros” –Habermas dixit--, a la tiranía de los mercados, a la impotencia de la política y, por encima de todo, al castigo hecho caer sobre las espaldas de trabajadores –incluyendo parados--, pensionistas, mujeres, jóvenes…, todos los que han sufrido los recortes de unas políticas democidas. Sin embargo, aun llegando ese mensaje desde la OCDE, el PP no dice nada, es más, se ratifica en las políticas aplicadas, tan destructivas del Estado de bienestar como perjudiciales para la economía, como si todo lo ocurrido no tuviera nada que ver con el gobierno presidido por Rajoy. De nuevo, saben, y saben que sabemos sobre la culpa de tanto sufrimiento inútil, pero no contestan.
Con todo, no debe escapar al más somero análisis que la OCDE, organización del orden capitalista, al recoger en su informe la evidencia de que la llamada austeridad es contraria a la recuperación económica, no deja de alimentar la propia contradicción consistente en declarar a la vez que los recortes practicados fueron necesarios y, por ende, beneficiosos. Ya el FMI nos agasajó en diversos momentos con mensajes contradictorios de ese tipo, para así salvar la cara de los gobiernos neoliberales. Ahora, además, se hace planteando a la vez que no se apriete a un gobierno como el español con sanciones por incumplimiento de normativa antidéficit. Un regalo compensatorio para el PP en campaña. Una vez desenvuelto, lo que queda es que los demás partidos en liza, y la ciudadanía, desarmen el truco del regalo, desvelen la contradicción de la misma OCDE y exijan al PP que conteste.
  1. Socialdemocracia en discusión. Sábado 11 de junio.
Al levantarse por las mañanas, más de un candidato se planta, con la mejor cara que pueda, y pregunta: “Espejito, espejito, ¿hay alguien más socialdemócrata que yo?”. Y el espejo cobra vida de repente para partirse de risa.
La ficción no aguanta en serio una disputa como la que se está planteando en torno a la socialdemocracia. Esa señora lleva en crisis desde 1914, cuando el SPD votó, contra todo lo que había sostenido, los presupuestos para que Alemania entrara en la I Guerra Mundial. Rosa Luxemburg escribió La crisis de la socialdemocracia señalando contradicciones que hasta el día de hoy no se han superado. No obstante, pasada la guerra, no ya la Gran Guerra, sino II Guerra Mundial, la socialdemocracia conoció su esplendor. Fueron años en los que en el centro y norte de Europa hubo clima propicio para, mediante un gran pacto social y un pacto político entre la derecha civilizada (democristiana) y partidos socialdemócratas, construir el Estado de bienestar impulsando políticas acordes con derechos sociales. Las posibilidades de pleno empleo –gracias a una economía mixta y a políticas seriamente redistributivas, así como gracias a una energía barata-- permitieron que cuajara lo que era un pacto entre democracia y capitalismo para frenar presiones revolucionarias que pudieran venir de la órbita comunista.
Ese pasado dejó valiosísima herencia en términos de Estado social. Las cosas empezaron a cambiar con la crisis del petróleo de los setenta, encareciendo costes de producción, y después con la “caída del muro de Berlín” acabando con los regímenes comunistas y dejando el campo abierto para la expansión mundial del mercado capitalista. La revolución informacional suministró la base tecnológica para la globalización. Las coordenadas de la socialdemocracia “clásica” se disiparon, pues su marco era el Estado nacional. Y el neoliberalismo ganó la partida hasta el día de hoy. La socialdemocracia claudicó al aceptar las premisas económicas neoliberales –Tercera Vía--, con la buena intención de mantener políticas sociales. Pero esa cuenta no sale, y ahí está atascada la socialdemocracia europea en una crisis que no remonta.
El PSOE llegó tarde, por las circunstancias de España, a la construcción del Estado de bienestar. Hizo lo que pudo, que no fue poco, mas desde confusa amalgama de planteamientos socialdemócratas y políticas económicas neoliberales. Su debilidad ideológica jugó a favor de una élite escorada hacia posiciones socioliberales. Después, al hilo de la crisis, los ropajes socialdemócratas se sacaron del baúl. Iba de suyo que correspondían a la talla del PSOE. Y en ésas se estaba hasta que aparece Podemos, atemperando su anterior discurso rupturista con propuestas de corte socialdemócrata. Después de todo, sería una buena noticia para la familia, sólo que no es recibida así en plena batalla electoral. Desde el PSOE se percibe como llegada de intrusos para quedarse con la herencia del Abuelo; desde Podemos se pugna para presentar su programa como nueva versión de una socialdemocracia puesta al día. ¡Pues tengan cuidado por ambas partes! Nadie puede ostentar el monopolio de la socialdemocracia como planteamiento ideológico, pero todos deben saber que es una herencia, más allá de las disputas, que necesita radical renovación. Hay que pensar, más allá de coyunturas electorales, cómo reconstruir proyecto socialista en este complejo siglo XXI.
  1. El ‘zas’ del CIS. Viernes 10 de junio.
En el día esperado, en la fecha oportuna, llegó el emisario del CIS y… ¡zas!, con golpe algo violento sobre la mesa, acaparando la atención de quienes impacientes le esperaban, dejó sobre ella los datos de su último estudio. Todos se arrojaron sobre ellos, ansiosos por ver los que afectaban a cada cual, pues si bien cada partido político contaba con información acerca de sus expectativas de voto, ahora se trataba del informe del Centro de Investigaciones Sociológicas, ese organismo “autónomo” que en España depende del Ministerio de la Presidencia. No había quien se privara de criticar los aliños de cocina demoscópica con que los datos de esos informes son tratados, pero en el fondo todos conceden consideración a un análisis con rigor científico sobre muestras suficientemente cuantiosas y variadas. El sesgo gubernamental que haya cada cual se lo descuenta según su criterio. Y ya estaban en ello cuando el susodicho emisario, antes de despedirse, obligó a los congregados a posar su vista en algunos datos que, sin excusas, debían tener en cuenta: la situación económica aparecía valorada como mala o muy mala por un 74,4% de los encuestados y llegaba hasta el 80,7 el porcentaje de quienes valoraban mal o muy mal la situación política.
Se trataba de apabullantes datos para reflexionar, debatir y actuar. Así, cuando cada uno de los allí concitados esperaba que el “zas” del informe del CIS rebotara sobre la cara de alguno de sus adversarios, lo cierto es que el metafórico golpe cuya onda se expandía imparable hizo mella en todos los congregados. Era una advertencia. Sería políticamente mortal para todos ellos pasar por alto el contexto, socialmente duro y económicamente hostil, en cuyo marco los partidos concurrentes a las elecciones debían hilvanar cada uno su texto. Y ello sin edulcorar el fracaso del que se venía y sin juguetear frívolamente con una voluntad ciudadana que ya se manifestó cuando votó en las anteriores elecciones y a la que ahora había que pedirle con sumo respeto que lo hiciera de nuevo. Y no porque los electores se hubieran equivocado, sino porque los elegidos malgastaron en errancia culpable el voto que los llevó al escaño.
Marchó el emisario del CIS no sin detectar, cual mensajero del zar, malévolas miradas de algunos que hasta quisieran matarle –-metafóricamente, por supuesto--, sobre todo las de quienes no podían arrimar los datos de la encuesta a la sardina de sus intereses electorales. En el sondeo, el PP queda como ganador de las elecciones –escandaloso borrón y cuenta nueva sobre su corrupción sistémica--, aunque oscilando entre perder uno o hasta cinco escaños. Ciudadanos, pagando un evidente escoramiento a la derecha que hace que votantes suyos se deslicen más a la derecha, aparece con uno o dos diputados menos. El PSOE, perdido en un mar de indefiniciones sin encontrar el rumbo a pesar de las buenas medidas puntuales registradas en su cuaderno de bitácora, aparece dejando atrás en el Congreso en torno a diez o hasta doce escaños. ¡Ruina! Veremos en qué queda el pronosticado sorpasso por parte de Unidos Podemos, en cuyas filas brindan con proclamas de hegemonía y etiquetas recién impresas de “cuarta socialdemocracia” –la nueva-- ante datos que sí favorecen claramente a la formación morada. Atención: la lucha va a ser agónica, con las miras puestas en quienes desde el graderío contemplan la batalla. Hay en torno a un 34 por ciento de abstencionistas que tienen en sus manos el posible voto más preciado. Y quedan campaña electoral y urnas.
  1. Campaña para una política de verdad. Jueves 9 de junio.
Meses de campaña electoral permanente nos preceden. No obstante, no faltan los rituales, aunque sean en modo un tanto residual, que marcan la inflexión para entrar de nuevo oficialmente en campaña. El calendario emplaza. Y así se activará al máximo la rueda del acelerado girar de actos, discursos, presencia en medios, dejarse ver en las calles por parte de candidatos y candidatas… Sólo cabe esperar que ese girar no se quede en mera repetición de lo mismo, a modo de remedo de la más baja estofa del eterno retorno a pequeña escala. Mal nos irá a la ciudadanía española si en las semanas que median hasta el próximo 26 de junio todo se reduce a confirmar el dicho de que segundas partes nunca fueron buenas.
Estamos ante una nueva convocatoria electoral, tras una más que efímera legislatura, liquidada por agotamiento de los plazos sin que se pudiera formar gobierno. Todos hablaron de fracaso, y toca ahora convertir lo que significa ese diagnóstico en una nueva posibilidad. Por ello, si los protagonistas más destacados de este proceso reiniciado no marcan distancias respecto a lo que supuso el que condujo a las anteriores elecciones generales, será difícil culminarlo con éxito. Elementos nuevos los hay, y algunos de singular relevancia. La coalición de Podemos e IU bajo la denominación de Unidos Podemos marca novedosamente la situación. En gran parte va a condicionar el debate político. Ya lo está haciendo. Será un error, sin embargo, dejar que la campaña electoral se plantee en los términos de con Podemos o contra Podemos. Tal polarización, extraña a la pluralidad generada desde las circunstancias políticas de España en los últimos tiempos, no beneficiaría ni a la misma formación morada. El pluralismo como valor democrático requiere un tratamiento más fino, como espera la inteligencia del electorado.
Estemos, pues, atentos, como los más interesados espectadores, una vez alzado el telón de un drama electoral en el que ciudadanas y ciudadanos no vamos a dejar de ser participantes. No debemos. Y no sólo por el hecho de ir a votar cuando se abran las urnas. Participar es seguir los debates electorales, reclamarlos, interpelar a los candidatos, exigir claridad a los partidos y, en el caso en que se milite en ellos, entrar de lleno en un juego democrático siendo capaces de mantener la exigencia y autoexigencia de que sea limpio. Y que cada cual responda, desde cómo va a quitarse de encima el PP la corrupción en que ha nadado, hasta cómo va a despejar el PSOE las indefiniciones que le aquejan, por ejemplo, en cuanto a política de alianzas. O desde cómo afrontará Podemos la gestión de sus propuestas programáticas, hasta cómo irá Ciudadanos más allá de medidas de regeneración democrática.
Las crisis serán las que no faltarán, aportando sus recurrentes elementos corales: la lucha contra el paro, la recuperación económica, la restitución de los derechos robados, la reconstrucción del dañado proyecto europeo, la reconfiguración constitucional del Estado… Son las cuestiones cruciales que, como decía el Ortega y Gasset en las páginas iniciales de aquella iniciativa suya que puso bajo El Espectador como rótulo, son las propias de una “vida española que nos obliga a la acción política”. Sabemos aquí y ahora que debe ser política de verdad, verdadera política con la verdad por delante. Queremos elecciones sin publicidad engañosa."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.07 02:38 ShaunaDorothy Niños fugándose de los infiernos creados por EE.UU. - Refugiados centroamericanos: ¡Déjenlos quedarse! ¡Plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes! (Octubre de 2014)

https://archive.is/sBQxB
Espartaco No. 42 Octubre de 2014
Traducido de Workers Vanguard No. 1050, 8 de agosto.
Desde octubre de 2013 hasta junio de este año, la Patrulla Fronteriza detuvo a 57 mil niños no acompañados a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos: más del doble de los que capturaron durante los doce meses previos. Este incremento es parte de una tendencia a la alza durante los últimos tres años en el número de jóvenes migrantes, en gran mayoría provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador. La aterradora violencia y miseria extrema de las que huyen estos refugiados son resultado directo del dominio imperialista estadounidense sobre Centroamérica. Durante las últimas décadas, el tejido social de estos países se ha visto desgarrado por factores que van desde las guerras sucias de la década de 1980 (orquestadas por EE.UU.) hasta la creciente militarización bajo el pretexto de la “guerra contra las drogas”, pasando por la devastación económica producto de los tratados de “libre comercio” impuestos por Estados Unidos.
Las imágenes de junio de jóvenes migrantes comprimidos como sardinas en centros de detención atiborrados reencendieron el debate político sobre la “reforma” migratoria. El Partido Republicano y los comentaristas políticos de derecha aprovecharon la oportunidad para acusar a Obama de ser “laxo” en cuestiones migratorias. Mientras tanto, un frenesí reaccionario envolvió a varias ciudades fronterizas: de manera más dramática, en Murrieta, California, una turba, que incluía neonazis y Minutemen, llevó a cabo bloqueos contra los camiones que transportaban inmigrantes y escupió su veneno contra ellos. Varios pueblos y condados han adoptado o están considerando resoluciones para impedir que los inmigrantes sean alojados temporalmente ahí.
El presidente Obama ha enfatizado que los miles de niños refugiados no podrán quedarse en el país. En una entrevista del 27 de junio, aleccionó a los padres, diciendo: “No manden a sus hijos a la frontera”. Y después agregó: “Incluso si logran cruzar, van a ser mandados de regreso”. El “deportador en jefe” —que ha establecido un récord deportando a más de dos millones de inmigrantes en lo que va de su gobierno— solicitó al Congreso un paquete de ayuda de emergencia de 3 mil 700 millones de dólares, la mayoría de los cuales estarían destinados a fortalecer la seguridad en la frontera y acelerar las deportaciones.
Con este mismo objetivo, Obama está determinado a enmendar una ley de 2008 contra el tráfico de niños firmada por George W. Bush. Esta ley autoriza la expulsión inmediata de los niños mexicanos pero requiere que los niños de otros países que no hacen frontera, como es el caso de los centroamericanos, sean canalizados al Departamento de Salud y Servicios Humanos. Una vez ahí, deben pasar por un juicio migratorio o ser entregados a un familiar en EE.UU. Lo que busca ahora la Casa Blanca es dar a la Patrulla Fronteriza el poder para expulsar a estos niños tan rápido como sea posible, sin darles acceso a representación legal.
A mediados de julio, el presidente supervisó la deportación de un centenar de mujeres y niños a la ciudad hondureña de San Pedro Sula, la capital mundial del homicidio. Desde el derrocamiento respaldado por EE.UU. del populista burgués hondureño Manuel Zelaya en 2009, el país mantiene el índice de asesinatos más alto en el mundo. (El Salvador y Guatemala también figuran consistentemente entre los primeros cinco.) Durante la primera mitad de este año, se registraron 3 mil asesinatos en Honduras, un país con sólo 8 millones de habitantes —más o menos la población de la Ciudad de Nueva York—.
Al ver a sus hijos prácticamente destinados a morir, ya sea a manos de las bandas criminales o de los salvajes en el ejército y la policía, hay padres desesperados dispuestos a todo para permitir que sus niños escapen. En ocasiones, los niños son enviados solos en el peligroso viaje hacia El Norte (varios de ellos esperan reunirse con sus padres u otros parientes que ya viven en EE.UU.). Una vez allá, muchísimos de estos jóvenes refugiados buscan residencia permanente pidiendo asilo o el estatus de Inmigrante Juvenil Especial, usando como argumento el miedo totalmente justificado de morir en sus países de origen. El proceso de asilo es tortuoso y no hay garantía alguna de que éste será concedido. El abuso sexual y la violencia conectada con pandillas, por ejemplo, no son consideradas razones válidas para solicitar asilo.
Los refugiados centroamericanos deben ser liberados de inmediato y obtener el derecho a quedarse, ya sea a través del asilo o por cualquier otro medio. Los mismos gobernantes capitalistas estadounidenses que saquean a Centroamérica, en casa explotan a los obreros y los oprimidos. La defensa de los inmigrantes es de vital interés para el movimiento obrero y para todos los combatientes contra la discriminación racista. Toda la gente que logra llegar a este país, sin importar su edad o su motivación, debería gozar de los mismos derechos que los que nacieron aquí. Exigimos plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes, incluyendo el derecho a un pasaporte estadounidense y a recibir educación gratuita. ¡Alto a las deportaciones! ¡Libertad para todos los detenidos!
El “patio trasero” del imperialismo estadounidense
Los gobernantes capitalistas estadounidenses han considerado por muchos años a Latinoamérica como su patio trasero. Durante las primeras tres décadas del siglo XX, las tropas estadounidenses intervinieron en los países de Centroamérica y el Caribe en casi 20 ocasiones. Junto con el ejército venían los representantes de enormes corporaciones estadounidenses como la United Fruit Company. En Guatemala, Honduras y otros países burlonamente denominados “repúblicas bananeras”, los deseos de la United Fruit eran la ley. En Guatemala, Washington orquestó el derrocamiento del presidente populista burgués Jacobo Arbenz en 1954, después de que éste intentara nacionalizar algunas tierras propiedad de la United Fruit e implementar otras reformas.
Durante la década de 1980, EE.UU. financió, entrenó y proporcionó inteligencia a sangrientos regímenes basados en escuadrones de la muerte a lo largo de Centroamérica, quienes hicieron blanco de izquierdistas, sindicalistas, líderes campesinos y demás. Estas guerras sucias formaron parte de la Segunda Guerra Fría imperialista, con miras a la destrucción contrarrevolucionaria de la Unión Soviética, un estado obrero degenerado, y a revocar las conquistas de la Revolución Cubana, viendo a los izquierdistas locales como títeres soviéticos y cubanos. En el propio EE.UU. esta campaña bélica antisoviética tuvo su reflejo en el incremento de los ataques contra los sindicatos y la población negra.
En Guatemala, unas 200 mil personas —en su mayoría campesinos mayas— fueron asesinadas y otras 45 mil “desaparecidas” a lo largo de tres décadas de conflictos armados. Honduras fue el campo de entrenamiento de los reaccionarios contras patrocinados por EE.UU. para derrocar al gobierno nacionalista de izquierda de los sandinistas en Nicaragua. EE.UU. también enlistó al ejército hondureño en sus esfuerzos por destruir al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, una amplia insurgencia guerrillera que combatió contra la junta militar respaldada por Estados Unidos en El Salvador.
La oleada de inmigración hacia EE.UU. proveniente de Centroamérica data del periodo de la guerra sucia. En esa época, miles de salvadoreños que buscaban refugio en EE.UU. fueron deportados directamente de vuelta a las garras de los escuadrones de la muerte. Frente a esto, nosotros exigimos asilo para todos aquéllos que llegaran huyendo del horror derechista. En contraste con los refugiados que escapan del terror sangriento de los regímenes respaldados por EE.UU., Washington siempre ha dado la bienvenida a la peor gente, por ejemplo a los contrarrevolucionarios gusanos cubanos.
La imposición del TLCAN con México en 1994 y el Tratado de Libre Comercio de América Central (TLCAC) una década después trajo consigo incrementos adicionales en la migración a Estados Unidos, producto de la catástrofe económica que representaron esos tratados para millones de personas. Durante los años previos, el Fondo Monetario Internacional y otras agencias imperialistas habían dictado programas de “reestructuración de deudas”, que exigían el recorte de subsidios agrícolas y programas sociales. El TLCAN y el TLCAC incrementaron el número de campesinos arrastrados desde la tierra hacia la miseria urbana, habiendo eliminado las protecciones contra la importación de maíz y frijol de EE.UU., parte fundamental de la dieta de los pobres y los principales alimentos producidos por los campesinos. Esta situación de miseria fue exacerbada por la crisis económica global de 2008 —desatada por el capital financiero estadounidense— que produjo despidos masivos en las maquiladoras frente al desplome de la demanda de bienes de consumo.
Desde el inicio nos opusimos al TLCAN, la rapiña de “libre comercio” contra México, y a su equivalente centroamericano, porque sus únicos objetivos son el saqueo de estos países semicoloniales y el fortalecimiento del dominio de los amos estadounidenses. Esta perspectiva internacionalista proletaria contrasta agudamente con el chovinismo nacionalista de la burocracia sindical de la AFL-CIO, que denunció al TLCAN por supuestamente poner en riesgo los empleos estadounidenses.
En Honduras, las condiciones de los obreros y los pobres de la ciudad y el campo han empeorado significativamente desde que el régimen de Zelaya fue derrocado. El índice de homicidios está por las nubes, las pandillas están desatadas y el gasto en vivienda, salud y educación ha sufrido fuertes recortes. Después de ser elegido en 2005, el rico terrateniente Zelaya adoptó algunas medidas paliativas para limitar el descontento social y comenzó un proceso de acercamiento hacia la Venezuela de Hugo Chávez. Estas medidas hicieron enfurecer a EE.UU. y a amplios sectores de la burguesía hondureña, que conspiraron con éxito para derrocarlo en el golpe de 2009. Desde entonces, el gobierno de Obama ha respaldado completamente a los regímenes posteriores al golpe y continúa financiando a manos llenas a la policía y el ejército hondureños.
¡Abajo la “guerra contra las drogas”!
En una cumbre en julio de 2005 con los gobernantes de El Salvador, Guatemala y Honduras para hacer frente a la crisis de los niños refugiados, el presidente Obama elogió los esfuerzos de sus contrapartes centroamericanos para detener el flujo de migrantes pero los instó a hacer más. Desde 2008, Washington ha incrementado dramáticamente la ayuda y el entrenamiento para la policía de esos países bajo la bandera de la “guerra contra las drogas”.
Tanto la guerra contra las drogas como la “guerra contra las pandillas” no son más que pretextos para militarizar fuertemente la región. Estas medidas han incrementado la violencia e intensificado la represión contra la clase obrera y los pobres del campo y la ciudad. En el grueso de los países donde el gobierno supuestamente combate la narcoviolencia, el aparato estatal entero está absolutamente compenetrado con los cárteles de la droga; todos, desde la policía hasta los políticos, están involucrados hasta el cuello en el próspero mercado de la droga.
Los marxistas nos oponemos a la “guerra contra las drogas”, que no es sino una cobertura para la intervención militar imperialista a lo largo de América Latina y no ha traído más que terror y muerte a barrios pobres y áreas rurales en toda la región. En EE.UU., la “guerra contra las drogas” ha sido durante décadas el motor del encarcelamiento masivo de los negros y, cada vez más, también de los latinos y los inmigrantes. De igual forma, la “guerra contra las pandillas” criminaliza aún más a la juventud pobre y obrera, al tiempo que incrementa los poderes represivos del estado capitalista.
En Centroamérica, el flujo masivo de campesinos arruinados hacia las ciudades ha creado un campo fértil para el auge de la “economía informal”. Al ver sus ocupaciones tradicionales destruidas debido al “libre comercio” imperialista, muchas personas en Latinoamérica no encuentran otra forma de sobrevivir más que cultivando, vendiendo y transportando drogas, o emigrando. Llamamos por la despenalización de todas las drogas y por el retiro de todas las bases y fuerzas militares estadounidenses en Latinoamérica y el Caribe. Al eliminar los márgenes de ganancia estratosféricos producto del comercio ilegal de las drogas, la despenalización también reduciría el crimen y la violencia.
La migración y la sociedad capitalista
Tratando de sacar ventaja de la simpatía hacia los niños refugiados, algunos miembros del Partido Demócrata una vez más se presentan como “amigos de los inmigrantes”, con miras a las elecciones intermedias. Los liberales han estado muy ocupados tratando de presionar a Obama para que ignore al Congreso y promulgue una orden ejecutiva para implementar la “reforma” migratoria. Nosotros daríamos la bienvenida a cualquier reforma que en los hechos otorgue algún tipo de derechos o de protección legal para los inmigrantes. Pero nada de lo que el gobierno ha propuesto mejoraría realmente su situación.
Las propuestas bipartidistas de reforma respaldadas por la Casa Blanca están dirigidas a crear un estrato absolutamente vulnerable de la población, obligado a pagar grandes cantidades de dinero por el privilegio de trabajar a cambio de una miseria, sin protección laboral, sin estatus migratorio fijo, sin derechos democráticos y sin ningún tipo de acceso al bienestar social. Este propósito está en línea con los intereses de un sector de la burguesía estadounidense, que busca mantener una fuente de mano de obra inmigrante barata e indefensa —sobre todo para fomentar la división entre la clase obrera—. El ala más nativista de la burguesía, mientras tanto, despotrica contra los “invasores” y los “criminales” que cruzan la frontera, presentando a los inmigrantes como una carga sobre el mercado laboral, la vivienda y el sistema de salud.
Ambas partes concuerdan en su determinación para fortalecer la vigilancia de la frontera. El actual gobierno ha continuado la expansión de la infraestructura de la Patrulla Fronteriza y la militarización de la frontera a niveles sin precedentes, empujando a los inmigrantes a tomar caminos cada vez más peligrosos para ingresar al país. Desde 2010, agentes fronterizos han matado al menos a 28 inmigrantes. En 2012, guardias fronterizos de EE.UU. abatieron a un adolescente mexicano de 16 años con ocho disparos en la espalda, con la justificación de que estaba lanzando piedras mientras caminaba en Nogales, en el lado mexicano de la frontera. Si caen en manos de los federales, los inmigrantes son arrastrados a centros de detención marcados por condiciones terribles. Cientos de detenidos en el Northwest Detention Center en las afueras de Tacoma, Washington, han llevado a cabo una serie de huelgas de hambre este año, protestando tanto contra las deportaciones como contra su desesperada situación actual, bajo la cual son obligados a trabajar en virtual esclavitud.
Los inmigrantes no son sólo víctimas, también constituyen una parte crucial y vibrante de la clase obrera estadounidense. Los trabajadores deben combatir los venenosos intentos de la patronal de poner en conflicto a quienes nacieron en EE.UU. contra los inmigrantes, muchos de los cuales llevan a cabo los trabajos más peligrosos y menos deseables. Organizar a estos trabajadores es crucial para revitalizar al movimiento sindical. El primer paso en la lucha contra la explotación de los obreros y la opresión de los inmigrantes, así como contra el racismo hacia la población negra, es reconocer que los obreros y los capitalistas no comparten un “interés nacional” común. La clase obrera sólo puede mejorar su situación aliándose con los oprimidos en una lucha de clases contra su “propia” clase dominante. Una perspectiva así es un anatema para la burocracia sindical, siempre leal al capitalismo y a sus representantes políticos, particularmente en el Partido Demócrata.
Lo que necesitamos es una revolución obrera que remplace el sistema capitalista de ganancias, marcado por las crisis, con una economía planificada y socializada a escala internacional. Sólo la revolución socialista puede dar fin a la creciente miseria de las masas trabajadoras, tanto en los países capitalistas dependientes como México y Honduras, como en los centros imperialistas. Cuando la clase obrera sea la que controle la sociedad, las necesidades básicas como la vivienda, la salud y el empleo no serán cosas para las que la gente necesite arriesgar la vida. La violencia, la pobreza y la miseria endémicas al orden imperialista quedarán reducidas a un capítulo del pasado.
Corrección
En el artículo “Refugiados centroamericanos: ¡Déjenlos quedarse!” de Espartaco (octubre de 2014) pasamos por alto un error de traducción evidente, al publicar que “En una cumbre en julio de 2005 con los gobernantes de El Salvador, Guatemala y Honduras...el presidente Obama elogió los esfuerzos de sus contrapartes”. En 2005 Obama no era presidente. La referencia en Workers Vanguard (donde se publicó originalmente el artículo) es a una cumbre del 25 de julio de 2014.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/42/refugiados.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.28 13:05 ShaunaDorothy Mitin en Berlín: ¡Libertad inmediata a Mumia! Mumia Abu-Jamal: El embuste contra un hombre inocente (Verano de 2007)

https://archive.is/yCBZ1
Espartaco No. 28 Verano de 2007
Publicamos a continuación la presentación editada de la abogada del Partisan Defense Committee (Comité de Defensa Clasista, PDC), Rachel Wolkenstein, miembro del equipo legal de Mumia Abu-Jamal entre 1995 y 1999, en un mitin en Berlín el 12 de mayo, originalmente publicada en Workers Vanguard No. 894 (8 de junio de 2007), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S. El mitin fue convocado por el Comité de Defensa Social, la organización de defensa fraternal del PDC en Alemania, como parte de una campaña internacional para revitalizar las protestas masivas centradas en la clase obrera a favor de Mumia en vísperas de su audiencia ante el Tribunal de Apelaciones del Tercer Circuito de EE.UU. en Filadelfia, que escuchó argumentaciones orales el 17 de mayo en lo que podría ser la etapa final de procedimientos legales para el preso político en la antesala de la muerte Mumia Abu-Jamal.
Mientras más de 500 partidarios de Mumia se manifestaban fuera del tribunal y muchos otros asistían a la audiencia, los fiscales argumentaron reinstalar la pena de muerte que fue revocada por decisión del juez del tribunal federal de distrito William Yohn en 2001, que por lo demás sostuvo cada aspecto de la condena contra Mumia por el cargo falso de haber matado al oficial de policía de Filadelfia Daniel Faulkner en diciembre de 1981. A los abogados de Mumia, encabezados por Robert Bryan, se les permitió plantear sólo dos de más de 20 desafíos legales a la condena embustera: la selección del jurado con base en criterios de raza y la argumentación sumaria prejuiciosa del fiscal ante el jurado de que Mumia presentaría “apelación tras apelación”, lo cual minó el estándar de “duda razonable”.
Tras la audiencia del Tercer Circuito, Wolkenstein advirtió en contra de ilusiones en los procedimientos de apelación federales, y notó que “podrá haber una decisión en el transcurso de algunas semanas, y tal decisión, sea cual fuere, probablemente será apelada ante la reaccionaria Suprema Corte de EE.UU. Esto hace aún más urgente revitalizar las protestas de masas para liberar a Mumia sobre la base de que es inocente y es la víctima de un embuste político racista.”
Han pasado 25 años desde que Mumia fue declarado culpable del asesinato del oficial de policía de Filadelfia Daniel Faulkner, un crimen que la policía, la fiscalía y los tribunales saben que Mumia no cometió. Mumia ha estado en la antesala de la muerte todo este tiempo, aislado en una celda que él describe como vivir en un retrete. Fue víctima de un embuste por su activismo y convicciones políticas, por haber sido miembro del Partido Pantera Negra, simpatizante de MOVE y un periodista que luchó con pasión y convicción contra la inequidad racial, étnica y de clase, contra el terror policiaco y por la justicia social.
Como dijo Mumia hace unos 17 años, en la entrevista del video del PDC, From Death Row, This Is Mumia Abu-Jamal [Éste es Mumia Abu-Jamal, desde la antesala de la muerte], está “luchando por crear revolución en Estados Unidos. Revolución significa cambio total.” Desde entonces las ideas políticas de Mumia no han cambiado. No han logrado intimidarlo para que guarde silencio.
Para los gobernantes capitalistas, Mumia representa el espectro de la revuelta negra y de la oposición desafiante a su sistema de opresión racista. Para ellos, Mumia es un muerto con licencia. Todos los elementos del “sistema de justicia” apoyados por los dos partidos del capitalismo estadounidense, tanto Demócrata como Republicano, se han coludido para matar a este hombre inocente.
¿Por qué es necesario luchar por la causa de Mumia internacionalmente? El PDC retomó el caso de Mumia en 1987, hace unos 20 años, porque el caso de Mumia es la lucha contra el arma definitiva del terror estatal, la pena de muerte. Nos oponemos a la pena de muerte como cuestión de principios. No le concedemos al estado el derecho a decidir quién debe vivir y quién debe morir. En Estados Unidos la pena de muerte es una herencia de la esclavitud, es el linchamiento racista legalizado.
También retomamos el caso de Mumia como parte de la lucha en contra de que el estado juzgue como terroristas a quienes percibe como sus opositores políticos. El Partido Pantera Negra y la organización MOVE eran considerados los terroristas de su tiempo. Y eso quería decir que era legítimo que el estado los liquidara en la oscuridad de la noche y los acusara falsamente con vagos cargos de conspiración. Mumia fue blanco del Programa de Contrainteligencia del FBI (COINTELPRO), puesto bajo vigilancia diaria a los 15 años e incluido en la lista de quienes debían ser capturados e internados en campos de concentración. La condena y la sentencia de muerte de Mumia fueron la continuación de la vendetta del gobierno contra el Partido Pantera Negra que llevó al asesinato de 38 militantes y a las condenas embusteras de cientos, como parte de la ola creciente de embustes legales y tácticas de terror abiertas dirigidas contra la organización MOVE.
La lucha por Mumia Abu-Jamal tiene mucho que ver con la lucha contra la “guerra contra el terrorismo” después del 11 de septiembre, que ha llevado a una cacería de brujas contra inmigrantes, especialmente musulmanes, y ha justificado el desmantelamiento de los derechos democráticos y un aumento masivo en la vigilancia estatal y las medidas represivas, incluyendo el uso abierto de la tortura. La lucha de Mumia es la lucha por todos los inmigrantes, como el refugiado africano de 21 años Oury Jalloh, a quien el 7 de enero de 2005 quemaron vivo en su celda de Dessau, Alemania, atado de pies y manos; por izquierdistas como el militante de la Fracción Ejército Rojo (RAF) Wolfgang Grams, a quien los policías “antiterroristas” de la GSG-9 ejecutaron en 1993 de un tiro en la cabeza, y por sus camaradas de la RAF, que han estado presos por décadas como parte de una cacería de brujas anticomunista; por los izquierdistas perseguidos y arrestados a principios de esta semana a lo largo de Alemania por organizar protestas contra la reunión del G-8 del mes entrante en Heiligendamm; por los obreros que enfrentan mayores ataques a sus salarios, beneficios y derechos.
La lucha de Mumia es contra el terror estatal racista, como el que se refleja en el video de un instructor de la Bundeswehr (el ejército alemán) diciéndole a un soldado que se imaginara ametrallando a negros. En última instancia, el blanco de esta represión estatal es el movimiento obrero multirracial. La lucha por liberar a Mumia es parte de la lucha por la liberación negra, y de la lucha más amplia por la revolución socialista y la consecuente liberación de todos nosotros.
El juicio de Mumia: Un tribunal de pacotilla
Estamos aquí en vísperas de la apelación de Mumia en el tribunal federal que tendrá lugar el 17 de mayo. En cuestión de unos cuantos meses, el tribunal decidirá qué sigue para Mumia: la muerte, una vida en prisión o posiblemente más procedimientos legales. El tribunal federal de apelaciones de EE.UU. no está obligado a considerar todas las cuestiones que Mumia ha planteado —y prácticamente todo derecho democrático, desde la libertad de expresión y asociación hasta un juicio en conformidad con el debido proceso, fue violado en su caso—. El tribunal va a decidir si mantiene o no la sentencia de muerte. El tribunal no está considerando ninguna de las pruebas de la inocencia de Mumia o del embuste estatal. Los tribunales federales y estatales se han negado a considerar siquiera la confesión de Arnold Beverly de que fue él, y no Mumia, quien disparó y mató a Faulkner.
El tribunal federal de apelaciones va a permitir sólo tres de las más de 20 cuestiones legales del caso de Mumia. Éstas son el sesgo racial en la selección del jurado y la argumentación final prejuiciosa del fiscal de distrito que minaba el papel del jurado al afirmar que Mumia presentaría “apelación tras apelación”. Finalmente, el tribunal escuchará un reto a las irregulares y arbitrarias audiencias de linchamiento que siguieron a la condena de 1995 a 1997, ante el infame juez Albert Sabo, conocido popularmente como el Rey de la Antesala de la Muerte. Al momento del juicio de 1982, Sabo declaró abiertamente: “Voy a ayudar a freír a este n----r [epíteto racista en inglés remanente de la esclavitud].”
De hecho, los argumentos legales que se presentarán ante el tribunal de apelaciones ya habían sido investigados, desarrollados y formulados en tribunales inferiores por mí y por Jon Piper, otro abogado asociado con el PDC que formaba parte del equipo legal de Mumia. En abstracto, considerando las cuestiones de ley y factuales aplicables al caso de Mumia, no hay razón para que no gane la apelación. Pero la realidad es que los tribunales capitalistas no imparten justicia imparcial —y Mumia es un hombre que el estado quiere ver muerto—.
Para tener impacto en la decisión del tribunal tras las próximas apelaciones, es necesario y urgente, ahora más que nunca, que haya movilizaciones masivas basadas en la clase obrera internacional y en sus aliados. Las movilizaciones deben basarse en que Mumia es un hombre inocente, es “la voz de los sin voz”, alguien que está en la antesala de la muerte debido a un embuste político y racista. ¡Mumia nunca debió haber sido arrestado, condenado, sentenciado a muerte, ni debió haber pasado un solo día en la cárcel! ¡Nuestra lucha —y nuestra exigencia— es por la libertad inmediata de Mumia!
Pero en lugar de ello, la lucha por Mumia ha sido desmovilizada, y sigue siéndolo, por una política impulsada por los liberales y por la izquierda reformista de apelaciones impotentes a la justicia e imparcialidad de los tribunales capitalistas, representada por el llamado por un nuevo juicio, un proceso más justo. Para entender la política que está detrás de esta desmovilización —y para revertirla— examinemos primero las cuestiones legales y factuales en el caso de Mumia.
El embuste
La versión de la fiscalía es que en la madrugada del 9 de diciembre de 1981 había dos personas en la esquina de la calle Locust y la calle 13 de Filadelfia: Billy Cook, que es el hermano de Mumia, y Daniel Faulkner. Mumia, que entonces tenía 27 años y que era conocido por su afabilidad y su ecuanimidad, supuestamente vio al policía golpeando a su hermano, atravesó corriendo el estacionamiento y le disparó al policía en la espalda. Mientras éste caía, supuestamente le disparó a Mumia en el pecho. Entonces Mumia supuestamente se paró sobre el policía, que yacía de espaldas, y le disparó en la cabeza varias veces, “estilo ejecución”. Todas éstas son mentiras, un embuste fantástico por parte de la policía y la fiscalía.
En las audiencias del tribunal posteriores a la condena en el caso de Mumia, celebradas en 1995, 96 y 97, hace más de diez años, las pruebas de la fiscalía fueron refutadas una y otra vez; se demostró que se basaban en testigos que habían sido amenazados o corrompidos, pruebas balísticas inexistentes y una confesión completamente fabricada por la policía cerca de dos meses después del tiroteo.
Como explicaré más adelante, a nivel de los hechos, no hay ni un átomo de pruebas contra Mumia. ¿Qué es lo que el jurado tendría que escuchar y considerar?
Respecto a los testigos: Durante el juicio, la fiscalía produjo un supuesto testigo, la prostituta Cynthia White, que, según la policía, ahora está muerta. Ningún testigo, ni siquiera ella, testificó que Mumia le hubiera disparado a Faulkner. En el juicio de 1982, Cynthia White dijo haber visto a Mumia cruzar corriendo el estacionamiento pistola en mano. Pero desde entonces dos prostitutas y otra mujer que conocían a White han declarado que ella admitió que este testimonio era falso, producto de amenazas de la policía. Dos de estas mujeres enfrentaron un despiadado contrainterrogatorio en las audiencias posteriores a la condena. Dos testigos oculares, William Singletary y Dessie Hightower, declararon que White no estaba en la esquina durante el tiroteo.
El otro supuesto testigo ocular, un taxista llamado Robert Chobert, admitió en las audiencias posteriores a la condena haber recibido favores de los fiscales. Y admitió ante los investigadores de la defensa que su taxi no estaba estacionado donde la fiscalía afirmaba y que él no había estado en posición de ver nada. Esto ha sido confirmado por las fotografías de la escena recientemente dadas a conocer por Michael Schiffmann.
Respecto a la supuesta confesión de Mumia: La confesión que Mumia supuestamente hizo en el hospital la noche del tiroteo fue definitivamente expuesta en la audiencia de 1995 como una total fabricación de la policía y la fiscalía, inventada en una reunión con el fiscal de distrito en la que se preparó a los agentes para testificar durante el juicio, cerca de dos meses después del tiroteo. Ningún informe policiaco de esa noche menciona la confesión de Mumia y, de hecho, un policía que estuvo con él toda la noche dijo directamente que Mumia “no hizo ningún comentario”.
Respecto a la balística: La absoluta inexistencia de pruebas balísticas u otras pruebas físicas es clarísima. No hay prueba de que la pistola de Mumia haya sido disparada esa noche, y mucho menos de que la bala en la herida de la cabeza de Faulkner coincidiera con ella. Hay fotografías recientemente descubiertas que muestran a un policía en la escena tocando una pistola. Hay discrepancias en los reportes policiales sobre el tipo de balas en la pistola de Mumia. Falta un fragmento de bala de la herida de Faulkner y falta una radiografía forense del cuerpo. No hay ninguna prueba física de que se le haya disparado a Faulkner como dice la policía: directo a la cabeza mientras él yacía de espaldas en la banqueta. No hay marcas de bala en la banqueta. Las balas halladas en la escena no apoyan la trayectoria con la que Mumia habría disparado al policía, sino que muestran que hubo más de un tirador y que una de las balas vino de una dirección totalmente diferente a donde estaba Mumia.
Más aún, existen pruebas que apoyan directamente la inocencia de Mumia que ya fueron presentadas en las audiencias de 1995, 96 y 97. El veterano de Vietnam William Singletary fue testigo ocular del tiroteo y en 1995 declaró que Mumia llegó a la escena cuando ya le habían disparado a Faulkner y que el tirador, que llevaba una chamarra verde militar, salió del VW estacionado y luego huyó de la escena. Esto fue lo que Singletary dijo a la policía la noche del tiroteo, y fue amenazado repetidas veces, su gasolinera fue destruida y durante el juicio de 1982 le hicieron abandonar la ciudad. Otros testigos, incluyendo a Dessie Hightower, que declaró en el juicio, dijeron haber visto a alguien huir de la escena. En la audiencia posterior a la condena de 1995, Hightower contó que fue escogido a propósito para pasar por el detector de mentiras y otras formas de coerción en un intento para evitar que declarara en el juicio.
En 1996, Veronica Jones testificó haber visto a alguien salir corriendo de la escena y que la policía la había amenazado con un largo tiempo en prisión por cargos de hurto, a menos que en el juicio testificara lo contrario. En 1997, la prostituta Pamela Jenkins testificó que había otros policías presentes durante el tiroteo, incluyendo a un tal Larry Boston. También declaró en el tribunal que la prostituta Cynthia White era una informante de la policía y realizaba favores sexuales a oficiales. También apareció otro testigo que declaró haber visto a policías de civil presentes al momento del tiroteo.
La confesión de Beverly
Incluso dentro de los límites del totalmente sesgado tribunal de Sabo, las pruebas del fiscal de distrito fueron hechas añicos hace más de diez años. Sería razonable esperar que, conforme van surgiendo más y más pruebas de un encubrimiento deliberado por parte de la policía en los procedimientos del tribunal, un movimiento que defendiera a Mumia Abu-Jamal acogería bien estos acontecimientos legales. Las nuevas pruebas no podrían sino ayudar a una movilización en defensa de Mumia, sobre la base de su inocencia y del hecho de que un activista político negro fue víctima de un embuste por un estado decidido a verlo muerto. ¡Pero en los hechos estas pruebas legales fueron rechazadas! La supuesta izquierda en EE.UU., que tan tardíamente había tomado el caso de Mumia en 1995 y posteriormente no aceptó el llamado por la libertad inmediata de Mumia, en torno al cual se movilizó el PDC, rechazó esa exigencia como base para las protestas masivas, y en su lugar centró sus exigencias en el llamado por un nuevo juicio.
A principios de 1999, conforme nos preparábamos para la muy probable negativa a las apelaciones ante el tribunal de Pennsylvania y para los procedimientos federales de habeas corpus, Jon Piper y yo, junto con otros abogados, volvimos a revisar detalladamente los registros de los procedimientos anteriores y las pruebas del estado, y también renovamos los esfuerzos de investigación. En 1999, el hermano de Mumia admitió que el pasajero en su VW, Ken Freeman, dijo que estaba involucrado en el asesinato de Faulkner y que huyó de la escena después del tiroteo.
Arnold Beverly confesó que él, y no Mumia, le disparó a Faulkner y lo mató. Más aún, Beverly declaró que fue contratado para hacerlo, junto con alguien más, por la policía y la mafia porque Faulkner era un problema para los policías corruptos, al interferir con los sobornos, estafas, tráfico de drogas, etc. Beverly afirma que llevaba una chamarra verde militar y que él mismo también recibió un tiro esa noche. El contacto de la policía para el asesinato, según Beverly, era Larry Boston, a quien Pamela Jenkins dijo haber visto en la escena del crimen en las audiencias de 1997.
Cuando ocurrió el asesinato de Faulkner en 1981, había al menos tres investigaciones federales en curso respecto a la corrupción policiaca en Filadelfia, incluyendo las conexiones entre la policía y la mafia. Hace poco me enteré de que el Departamento de Justicia tenía pruebas contra casi 400 policías de Filadelfia por esas investigaciones, y quería formular acusaciones. Pero el juez federal que supervisaba la investigación dijo que escogieran sólo las 20 principales. De los agentes involucrados en el caso de Mumia, al menos un tercio fue acusado en uno u otro momento durante los siguientes años bajo cargos de corrupción.
Un informante del FBI que era clave para esas acusaciones federales confirmó que en el momento del asesinato de Faulkner, se sabía que los federales tenían un informante en la policía. Un antiguo fiscal federal reconoció que tenían un informante en la policía cuyo hermano también era un agente, como en el caso de Faulkner. El oficial en jefe de la División Central de Policía, donde tuvo lugar el asesinato de Faulkner, el jefe de la división de homicidios y un tal inspector Alfonzo Giordano estaban bajo investigación por cargos de corrupción. Estos agentes fueron la cadena de mando en el embuste contra Mumia.
El inspector Giordano era el oficial al mando en la escena y fue el testigo principal contra Mumia en la audiencia preliminar que tuvo lugar tras el arresto. Él no sólo era uno de los policías investigados por corrupción, sino que había sido la mano derecha de Frank Rizzo, antiguo jefe de policía y alcalde de Filadelfia. Giordano estuvo implicado en la vigilancia diaria de los militantes del Partido Pantera Negra y fue quien dirigió al escuadrón policial “de vigilancia” durante el ataque policiaco de 1970 contra los panteras de Filadelfia. Giordano fue el supervisor del sitio policiaco que durante un año se impuso a la casa de MOVE en Powelton Village. Él sabía exactamente quién era Mumia.
Debemos tener esto en mente al evaluar la confesión de Arnold Beverly. Recuerden las pruebas mentirosas de la fiscalía. Beverly declaró que hubo más de un tirador y que huyeron de la escena. Esto explica el que los testigos hayan visto a un pasajero en el VW y que hayan visto huir al tirador. La confesión de Beverly explica la falta de pruebas balísticas que apoyen la versión de la fiscalía: cómo ocurrió el tiroteo, la dirección de los disparos, los conflictos sobre el calibre del arma. Beverly afirma que no fue Faulkner quien le disparó a Mumia, sino otro policía en la escena. Eso concuerda con la trayectoria del disparo que recibió Mumia y la declaración de un policía de homicidios presente en la escena que afirmó que Mumia recibió el disparo de un policía que llegaba. La confesión es apoyada también por un testigo que afirmó que la pistola de Faulkner estaba en su funda cuando se lo llevaron de la escena. La pistola que supuestamente le pertenecía a Faulkner era probablemente una en desuso: estaba sucia e inoperable.
Más aún, cinco testigos, incluyendo a dos policías, afirmaron que el tirador llevaba una chamarra verde militar. Aquella noche, tanto Beverly como Freeman llevaban chamarras verdes militares. Pero Mumia llevaba una chamarra acolchonada de esquí roja con franjas anchas azules en el frente, y Billy Cook llevaba un saco estilo Nehru con botones de latón. Esto es una prueba incontrovertible de que en el lugar del tiroteo había al menos otra persona más aparte de Billy Cook y Mumia. Este hecho, junto con la trayectoria de la bala y la ausencia de pruebas balísticas de los disparos a Faulkner o a Mumia, refuta totalmente la versión de la policía y la fiscalía.
El que Mumia apareciera en la escena dio a los policías la oportunidad de matar dos pájaros de un tiro. Mumia era bien conocido. Había pasado poco tiempo, menos de diez años, entre la prominencia de Mumia como pantera negra y que se volviera un periodista y partidiario reconocido de MOVE. Y los juicios contra los militantes de MOVE, incluyendo los juicios que siguieron al sitio policiaco de Powelton Village, tuvieron lugar apenas un par de meses antes del asesinato de Faulkner.
Tras el asesinato de Faulkner, los policías trataron de matar a Mumia en la escena. Lo dejaron gravemente herido de un disparo en el pecho, que le perforó los pulmones y el hígado. Lo estrellaron contra un poste de luz y lo arrojaron a una vagoneta policiaca. Ahí, Giordano mismo golpeó a Mumia, y más tarde dijo que este último había confesado ahí haber matado a Faulkner y haber arrojado su pistola al suelo. El otro policía que viajaba en la vagoneta dijo que no hubo tal confesión. Giordano arregló la supuesta identificación de Mumia por parte del taxista Robert Chobert prometiéndole favores y protección de la policía. Giordano fue el agente que reportó que el arma de Mumia fue hallada en la calle (según los registros de radio de la policía, unos catorce minutos después de la llegada de hordas de policías a la zona). Esto contradice la versión oficial policiaca de que la pistola de Mumia fue hallada en el primer minuto. La intención de Giordano era terminar con él llevándolo al cuartel de policía para un interrogatorio. Esa noche, el crimen de Mumia fue también el haber sobrevivido al intento de los policías de matarlo.
Para completar la imagen: Pese a que Giordano era el oficial de más alto rango en la escena que supuestamente escuchó confesar a Mumia y que encontró el arma homicida, en el juicio nunca testificó. Renunció a la policía al día siguiente de terminado el juicio. En 1986, aceptó un trato por cargos federales basados en que había recibido decenas de miles de dólares en partidas ilegales entre 1979 y 1980. No pasó ni un día en la cárcel.
Los reformistas desmovilizan la lucha por Mumia
Así pues, las pruebas de la inocencia de Mumia son abrumadoras. Pero sus anteriores abogados suprimieron la confesión de Beverly y la totalidad de las pruebas que la apoyan. El por mucho tiempo “abogado de movimientos sociales”, Len Weinglass, rechazó estas pruebas por ser demasiado calientes e increíbles, y el coabogado Dan Williams dijo que llevarían a argumentar ¡que la policía había incriminado a sabiendas a un hombre inocente! Pero esto no es increíble, y decir que lo es niega la realidad de los policías y los tribunales.
De hecho, no tienen límite los ejemplos de inocentes conscientemente incriminados en los tribunales burgueses. Antes de que sus condenas fueran expuestas como completas fabricaciones del gobierno, los Cuatro de Guildford pasaron quince años en prisión, y los Seis de Birmingham estuvieron 16 años presos tras ser sentenciados en 1970 como parte de la guerra terrorista del imperialismo británico contra los nacionalistas irlandeses. Antes de ser liberado en 1997, el antiguo líder pantera negra Geronimo ji Jaga (Pratt) pasó 27 años en prisión por un asesinato que las propias grabaciones secretas del FBI probaban que no pudo haber cometido, mientras que el líder de los panteras negras de Nueva York, Dhoruba bin Wahad fue encarcelado 19 años por cargos embusteros hasta su liberación en 1990. La represión que vino con la “guerra contra el terrorismo” también ha cobrado muchas víctimas inocentes.
Además, el caso de Mumia ha sido presentado en un tribunal tras otro, y todos ellos han rechazado las pruebas del embuste y de su inocencia. Esto incluye tres audiencias donde se presentaron pruebas, tres mociones y dos apelaciones a la Suprema Corte Estatal de Pennsylvania, una petición federal de habeas corpus en el Tribunal de Distrito de EE.UU. y una petición federal actualizada y otra petición al tribunal estatal, así como tres solicitudes de audiencia en la Suprema Corte de EE.UU. Cuando un juez federal revocó la sentencia de muerte de Mumia en diciembre de 2001, la fiscalía presentó inmediatamente una apelación, de manera que Mumia no ha salido de la antesala de la muerte desde su condena en 1982.
Como abogada de Mumia, había luchado en el equipo legal por que se utilizaran las pruebas del embuste policiaco y de su inocencia. Cuando quedó perfectamente claro, con el rechazo de la confesión de Beverly, la declaración de Billy Cook y todo el resto de las pruebas respaldatorias, que el abogado principal de Mumia, Len Weinglass, no aceptaría esto, Jon Piper y yo renunciamos al equipo legal en julio de 1999. El negarse a llevar al tribunal la prueba de que es inocente fue una traición a la defensa legal de Mumia. Y esa traición halló un paralelo en los supuestos izquierdistas que están detrás de las coaliciones que operan bajo el título de “Libertad a Mumia” pero que se movilizan sobre la base de la confianza en la justicia e imparcialidad de los tribunales y llaman por un nuevo juicio justo para Mumia.
¿Cuál es el propósito de estos izquierdistas al exigir que este hombre, claramente inocente, sea sujeto a un nuevo juicio? Como ven, no hay pruebas a considerar. Mumia mismo presentó su propia declaración jurada afirmando su inocencia cuando la confesión de Beverly y otras pruebas fueron finalmente presentadas al tribunal en 2001, con un nuevo equipo legal. Mumia declaró: “No le disparé al oficial de policía Daniel Faulkner. No tuve nada que ver con el asesinato del oficial Faulkner. Soy inocente.”
Se ha levantado el argumento fraudulento de que la evidencia de Beverly es “divisionista”; pero desde 1995, mucho antes de la confesión de Beverly, la supuesta izquierda rechazó las pruebas sobre la magnitud del embuste estatal y las lecciones políticas que se desprenden de ello. Esto se hizo explícito en una “reunión de dirección” de unos 100 grupos e individuos —incluyendo al Workers World Party, Socialist Action, Solidarity y Refuse & Resist (organización asociada al Revolutionary Communist Party)— que debatieron la cuestión. La decisión impulsada por la izquierda reformista, representada también por la International Socialist Organization, fue “ampliar” el movimiento y acudir al “público en general”. Renunciaron a la exigencia de liberar a Mumia y de abolir la racista pena de muerte a favor de la consigna: Nuevo juicio para Mumia.
En todas las etapas del caso, la línea política de los reformistas ha sido que el próximo tribunal va a ser el justo. Cuando los tribunales estatales fallaron en contra de Mumia, se extendieron ilusiones de que el tribunal federal estadounidense fallaría de manera justa sobre su petición. Ahora están difundiendo ilusiones en la imparcialidad de los tribunales estadounidenses de apelaciones, pues el tribunal federal estadounidense confirmó la condena. Y entre un procedimiento de tribunal y otro, los reformistas no emprendieron movilizaciones significativas.
Éstas fueron, pura y simplemente, decisiones políticas. No se basaban en los hechos: la inocencia de Mumia y la enormidad del probado embuste. En lugar de ello, la izquierda reformista trató de limitar la movilización política en defensa de Mumia a un llamado a la imparcialidad de los tribunales. Apelan a fuerzas liberales burguesas que ven el caso de Mumia no como un embuste político y racista contra un hombre inocente, sino como un “error de la justicia” aislado, una aberración que amenaza con manchar el proceso democrático.
¡Incluso los papeles legales que presenté en 1995-97, aprobados por el abogado principal de Mumia de ese momento, Leonard Weinglass, no se centraban en el llamado por un nuevo juicio! Llamamos por que se retiraran los cargos debido a la magnitud del embuste. Porque si lidiáramos solamente en el plano de lo que dice la ley en Estados Unidos, la supresión y la falsificación de evidencia son tales que todo el caso debe anularse. Esto es parte de la razón por la que dije que llamar a la gente a movilizarse en torno a la exigencia de un nuevo juicio no se guía por preceptos legales, como se argumenta con frecuencia, sino por un programa político.
El sistema de injusticia capitalista
El de Mumia es un caso de la vida real de un embuste policiaco, un caso de estudio de la naturaleza de clase del estado capitalista que no es neutral. El estado, con sus policías y apoyado por los tribunales, es una máquina de violencia organizada al servicio de una clase, la clase capitalista, y existe para defender el sistema de producción de ganancias contra la clase obrera y contra las minorías. La función de los tribunales es impartir la injusticia capitalista. Ésa fue la lección de los mártires de Haymarket, anarquistas que en 1887 fueron ejecutados en Chicago por dirigir las luchas por la jornada de ocho horas; de los obreros anarquistas Sacco y Vanzetti, víctimas de un embuste en Massachusetts por cargos de homicidio y ejecutados en 1927; de los Muchachos de Scottsboro, nueve jóvenes negros arrestados en 1931 que pasaron casi dos décadas en los calabozos de Alabama por cargos falsos de violación, con ocho de ellos sentenciados a muerte; de Julius y Ethel Rosenberg, ejecutados en 1953 por cargos de espionaje como parte de la Guerra Fría antisoviética.
En la historia alemana ustedes tienen a Eugen Leviné, líder del levantamiento espartaquista en Bavaria, ejecutado en 1919 por el contrarrevolucionario gobierno socialdemócrata. Está el caso de Max Hoelz, un obrero autodidacta que organizó un Ejército Rojo en el área del Vogtland durante el derechista Putsch de Kapp de 1920 y estableció una fuerza de dos mil 500 partisanos en la Alemania Central durante la Acción de Marzo de 1921, por lo que fue sentenciado a cadena perpetua. Después de siete años en prisión se le otorgó una amnistía como resultado de un movimiento masivo en su defensa.
La consigna por un “nuevo juicio” representa un programa de confianza en los racistas tribunales capitalistas que en todos los niveles han mantenido la embustera condena de Mumia. En el infame caso Dred Scott de 1857, que santificó la esclavitud en EE.UU., la Suprema Corte dijo que un hombre negro no tiene ningún derecho que el hombre blanco esté obligado a respetar. El estado capitalista y sus tribunales han dejado claro que Mumia no tiene ningún derecho que los tribunales estén obligados a respetar.
De ahí la importancia de la evidencia de Beverly y el por qué ha sido suprimida en las batallas legales, así como en el plano político, tiene una respuesta simple. La evidencia de Beverly expone el fraude de que el sistema legal burgués estadounidense pueda impartir justicia. Demuestra la unidad de propósito de los policías, la fiscalía y los tribunales en sostener el interés de los gobernantes capitalistas. Deja claro que la injusticia contra Mumia no fue la acción de algún policía, fiscal o juez mal portados, sino de todo el funcionamiento del sistema de injusticia capitalista. La función de la izquierda reformista es actuar como un obstáculo al desarrollo de ese entendimiento. Promueven las mismas ilusiones en la “justicia de los tribunales” que los periodistas liberales David Lindorff y Michael Schiffmann, cuyos escritos, supuestamente a favor de Mumia, de hecho minan la lucha por su libertad (ver: “Defensa clasista contra fe en la ‘justicia’ capitalista”, WV No. 892, 11 de mayo).
Su propósito es promover la noción de que el estado burgués es inviolable. Esto significa negar la inocencia de Mumia. Significa negar la magnitud del embuste estatal, así como la razón por la cual se llevó a cabo. Todo esto sirve para desmovilizar y desarmar políticamente a quienes han sido atraídos por la causa de Mumia. Estas medidas políticas sirvieron para desmovilizar un movimiento internacional de masas. Han significado el rechazo a las razones mismas por las que millones alrededor del mundo han abrazado la causa de Mumia: la repulsión a las injusticias inherentes al capitalismo —la pobreza, la opresión racial, los prejuicios étnicos y la guerra—; la identificación con la lucha de Mumia en contra de “el sistema” y por justicia para toda la humanidad.
Para liberar a Mumia ahora, para salvarlo de la ejecución o de una muerte lenta en prisión, es necesario organizarse sobre la base de una defensa clasista. Si bien eso implica utilizar todos los procedimientos legales posibles, la defensa clasista se basa en el entendimiento de la naturaleza del estado capitalista, y de que no puede haber confianza alguna en los tribunales, sino que toda la confianza debe ponerse en el poder de la clase obrera y sus aliados.
Los tribunales no juzgan y llegan a un fallo en aislamiento. Puede ejercerse presión sobre ellos. Pero hace falta una movilización internacional de las masas, centralmente del movimiento obrero y sus aliados —la juventud, las minorías y los inmigrantes— para cambiar la marea y obtener la libertad de Mumia. Fue una movilización internacional, que de manera crucial incluyó sindicalistas desde Sudáfrica hasta Europa y Estados Unidos, lo que detuvo la mano del verdugo cuando Mumia estaba a diez días de su ejecución en 1995. Fue necesaria esa movilización para lograr que se suspendiera la ejecución y para empujar a los tribunales a cumplir con su obligación legal de permitirle a Mumia continuar sus apelaciones legales. Ahora, ante la posibilidad de que los tribunales reviertan la cancelación de la sentencia de muerte, lo que está en juego es la vida misma de Mumia: ya sea por ejecución o por la lenta muerte de la cadena perpetua.
El trabajo que ha asumido el PDC, nuestras organizaciones fraternales y la Liga Comunista Internacional en los últimos meses por reavivar la lucha por la libertad de Mumia sobre la base de que es un hombre inocente es un paso adelante. Cientos de individuos y organizaciones, incluyendo sindicatos que representan a decenas de miles de trabajadores, han firmado nuestra declaración enfatizando la inocencia de Mumia y exigiendo su libertad. Pero necesitamos un movimiento de masas basado en el poder de la clase obrera, el poder que se ve en su capacidad de retirar su fuerza de trabajo mediante la acción huelguística. Imaginen, por ejemplo, lo que significaría que los trabajadores de tránsito de Filadelfia y Nueva York se declararan en huelga, no sólo para conseguir un salario, atención médica y condiciones laborales decentes, sino también ¡para exigir la libertad de Mumia! Imaginen lo que significaría que el movimiento obrero retirara su fuerza en otros centros capitalistas, deteniendo las comunicaciones, los transportes y la industria, exigiendo: ¡libertad inmediata a Mumia!
Mumia enfrenta los vastos recursos del estado capitalista. Pero hay un camino a la victoria de Mumia, a su libertad. Éste parte del entendimiento de que el enemigo de clase no se detendrá ante nada —recurriendo a las mentiras así como al terror— en las calles y en los tribunales. La libertad de Mumia yace en entender que el poder de luchar y vencer está en la lucha de clases, en la movilización del proletariado multirracial y multiétnico. ¡Libertad inmediata a Mumia!
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/28/mumia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.28 12:09 ShaunaDorothy Contra la ofensiva oscurantista de la iglesia y el PAN: ¡Aborto libre y gratuito! (Verano de 2007)

https://archive.is/zWVHG
Espartaco No. 28 Verano de 2007
¡Ninguna ilusión en AMLO y el PRD burgués! ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
El 24 de abril, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, dominada por el PRD, aprobó cambiar los códigos legales de la ciudad para permitir el aborto a quien lo solicite, un derecho democrático elemental, durante las primeras doce semanas del embarazo. Esto da al Distrito Federal no sólo las leyes sobre el aborto más liberales de América Latina fuera de Cuba y Puerto Rico, sino que, al proporcionarlo gratuitamente a los residentes de la ciudad en los hospitales públicos, hace al aborto mucho más accesible que en EE.UU. y la mayor parte de Europa. Algunos investigadores estiman que las complicaciones en abortos ilegales, que han matado a unas mil 500 mexicanas cada año, representan la principal causa de muerte para mujeres entre 15 y 39 años de edad en América Latina y el Caribe. La reforma del aborto es una conquista importante para todas las mujeres, pero tendrá un impacto particular en la vida de las obreras, las pobres y las jóvenes que no tenían los medios para obtener abortos seguros viajando a otros países o pagando un elevado precio para obtener uno ilegalmente en instalaciones decentes. Sin embargo, la ley incluye penas de tres a seis meses de prisión para las mujeres que reciban un aborto después de las primeras doce semanas, y de uno a tres años de prisión a quienes lo practiquen. Nosotros decimos: ¡Abajo todas las penas! ¡Aborto libre y gratuito en todo México! ¡Abajo el límite de doce semanas!
Como comunistas revolucionarios, el Grupo Espartaquista de México, sección de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista), apoya esta reforma y toda conquista obtenida para las mujeres, sin importar cuán parcial sea. El 19 de abril, la Juventud Espartaquista llevó a cabo un mitin en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM llamando por “¡Aborto libre y gratuito! ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!”, uno de los muy pocos eventos izquierdistas en favor de los derechos de aborto llevados a cabo en la universidad esta primavera. Nuestros camaradas explicaron la perspectiva marxista para acabar con la opresión de la mujer, llamaron a los estudiantes y obreros a movilizarse en apoyo de la reforma del aborto y advirtieron contra las ilusiones en el PRD.
La destrucción de la URSS, el primero y más poderoso estado obrero del mundo, ha traído una ofensiva global contra los estándares de vida y los derechos democráticos elementales de la clase obrera y los oprimidos, así como un clima ideológico dominado por la creencia generalizada en la “muerte del comunismo” y un resurgimiento del fanatismo religioso. Donde existen los derechos de aborto, como en EE.UU. —gobernado por la pandilla de fanáticos religiosos de Bush—, han estado bajo ataque constante tanto por parte de los republicanos como de los demócratas; cada vez es más difícil obtener un aborto, especialmente para las mujeres pobres.
México no ha sido, por supuesto, una excepción a esta ofensiva burguesa, con dos décadas de políticas antiobreras neoliberales que han devastado el nivel de vida de la clase obrera. Además, durante los últimos siete años, el gobierno del PAN ha combinado sus políticas privatizadoras y abiertamente a favor de los imperialistas estadounidenses con la ideología derechista religiosa. Recientemente, el país ha sido sacudido por huelgas poderosas y combativas, así como por movilizaciones masivas de la clase obrera, los pobres y los oprimidos por la satisfacción de sus necesidades más apremiantes y en defensa de conquistas ganadas a través de fuertes luchas. La burguesía misma está altamente polarizada, y la diferenciación se da respecto a cuestiones sociales tanto como económicas. El PRD nacionalista burgués de López Obrador trata de cooptar y desactivar el descontento obrero mediante concesiones. Es en este contexto que se ha dado la reforma del aborto, originalmente redactada por el PRI y aprobada gracias al apoyo del PRD.
El aborto, que da a las mujeres cierto control sobre la decisión de tener hijos o no, es una cuestión política explosiva. En México, con la segunda población católica más grande del mundo después de Brasil, la medieval Iglesia Católica ha desempeñado un papel político cada vez mayor, especialmente desde que Vicente Fox del PAN asumió la presidencia en el año 2000. Desde el momento en que fue propuesta, la reforma ha ocasionado un indignado tumulto entre las fuerzas oscurantistas y derechistas que alientan a las capas más violentamente atrasadas de la población y representan una amenaza mortal a las mujeres, los izquierdistas, los obreros, los homosexuales y los indígenas. El gobierno del PAN y la Iglesia Católica unieron fuerzas en una campaña reaccionaria y antimujer contra la propuesta. Despotricaron desde los púlpitos de la televisión nacional, curas y monjas se manifestaron por las calles de la Ciudad de México y el mismísimo Vaticano lanzó risibles amenazas de excomunión. Después de que la Asamblea Legislativa aprobó la reforma, hubo un ataque renovado, ahora con la grotescamente mal llamada Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Procuraduría General de la República (PGR) como punta de lanza para desafiar la nueva ley como anticonstitucional, ¡con la PGR argumentando que un embrión es sujeto de derecho! Nosotros decimos: ¡Por la separación de la iglesia y el estado!
Al apoyar esta reforma, no otorgamos ninguna confianza en absoluto al PRD ni al PRI, partidos del capital tanto como el PAN. Las reformas bajo el capitalismo no sólo son parciales sino también reversibles. La opresión de la mujer es un componente necesario del capitalismo, y no puede ser desenraizado mediante reformas sino sólo a través del derrocamiento revolucionario del sistema de explotación basado en la propiedad privada. Luchamos por construir un partido proletario leninista-trotskista para dirigir la lucha por una revolución socialista que comenzaría a sentar la base para la genuina emancipación de la mujer junto con la emancipación de la clase obrera y de todos los oprimidos.
La base material de la opresión de la mujer
Los marxistas consideramos que la institución de la familia, un componente necesario del régimen de la propiedad privada, es la principal fuente de la opresión especial de la mujer. La familia no es una institución inmutable y sempiterna, sino una relación social sujeta al cambio histórico. En la antigua sociedad de cazadores-recolectores existía la igualdad entre hombres y mujeres, donde la necesaria división del trabajo, basada en el papel de la mujer de procrear hijos, no involucraba subordinación alguna con base en el sexo, y el linaje se trazaba por la línea materna. En su obra clásica El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884), Friedrich Engels (usando información disponible en aquel entonces) trazó el origen de la institución de la familia y del estado a la división de la sociedad en clases. El desarrollo de la tecnología —la agricultura, la metalurgia, la domesticación de los animales y otros avances revolucionarios— permitieron la existencia de un excedente allende lo necesario para la subsistencia mínima que caracterizaba a las sociedades de cazadores-recolectores, haciendo posible la existencia de una clase dominante ociosa. El estado surgió para asegurar el dominio de esa clase por la fuerza. La centralidad de la familia fluyó de su papel en la herencia de la propiedad sobre la línea paterna, que requirió la monogamia sexual de la mujer y su subordinación social. Engels describe la victoria de la propiedad privada sobre la propiedad comunal natural primitiva como “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”.
La sociedad capitalista está dividida en dos clases principales: la burguesía, que posee los medios de producción, y el proletariado, que vende su fuerza de trabajo para crear la riqueza y mantener a la sociedad funcionando. Para las masas obreras y los pobres, que no tienen riqueza alguna que legar a las nuevas generaciones, la familia sirve para alimentar y vestir a los obreros y criar a la siguiente generación. Engels señala: “La familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica franca o más o menos disimulada de la mujer, y la sociedad moderna es una masa cuyas moléculas son las familias individuales.” Aún hoy la institución de la familia desempeña un papel económico y social, y ésa es la base de la opresión de la mujer. Así, la lucha por la liberación de la mujer es una parte estratégica de la lucha por el socialismo y sólo puede llevarse a cabo mediante la revolución socialista.
Nuestra perspectiva no es la redivisión de las tareas domésticas dentro de la familia, sino la transferencia del trabajo doméstico entero a la esfera pública. Para liberar a la mujer, la institución de la familia como unidad económica de la sociedad no puede ser abolida, sino que ha de ser remplazada, con cocinas, guarderías y lavanderías comunales. La dictadura del proletariado, en la medida en que tenga suficientes recursos a su disposición, inmediatamente cambiará la condición concreta de la mujer en particular, más allá de los efectos liberadores generales de la revolución, y mucho más allá de hacer a la mujer y el hombre iguales ante la ley.
La opresión de la mujer no se reduce a una cuestión de ideología atrasada y la negación de derechos democráticos. La ideología machista es propagada para justificar la opresión económica y la subyugación concretas de la mujer. El aborto es restringido para afianzar la institución de la familia, cuyo papel social, junto con otras instituciones como la iglesia, es enseñar el respeto a la autoridad, actuar como una fuerza conservadora, controlar a la población (especialmente a la juventud) e imponer una moralidad que proscribe cualquier cosa que se desvíe del ideal de la familia —desde las relaciones sexuales premaritales hasta las homosexuales—. La sexualidad juvenil, aunque algunos no quieran admitirlo, es un hecho biológico. Las adolescentes se embarazarán y necesitarán abortos. ¡Por anticonceptivos y aborto libres y gratuitos! ¡Abajo los requisitos de consentimiento paterno! ¡Plenos derechos democráticos para los homosexuales! Nos oponemos a las leyes sobre la edad de consentimiento a través de las cuales el estado capitalista dicta a qué edad uno (típicamente la mujer) puede o no decidir tener relaciones sexuales. Estamos contra las leyes contra “crímenes sin víctimas”, como las relaciones sexuales consensuales, la pornografía y el uso de drogas.
En México, donde la mitad de la población vive en la pobreza incluso según cifras oficiales, la influencia embrutecedora de la familia adquiere una importancia aun mayor como un medio de supervivencia económica, especialmente para jóvenes adultos que no pueden conseguir un empleo decente, para los ancianos que tratan de sobrevivir con una pensión miserable —si es que la tienen— y para las mujeres que se ven forzadas a permanecer en matrimonios pese a su voluntad por la simple razón de que no podrían sobrevivir por sí solas, especialmente si tienen hijos. ¡Por guarderías gratuitas las 24 horas!
La mujer y la revolución permanente en México
En toda sociedad, el grado de la emancipación de la mujer es un indicador preciso de la emancipación general. Muchos aspectos de la naturaleza antimujer de la sociedad mexicana son conocidos en todo el mundo. Ciudad Juárez es tristemente célebre por los cientos de asesinatos de obreras; las víctimas son generalmente jóvenes y a menudo mutiladas sexualmente. En marzo, Ernestina Ascencio, una indígena de 73 años de edad, fue violada y matada por elementos del Ejército Mexicano en Veracruz, ¡y Calderón tuvo el descaro de declarar que había muerto de gastritis! La policía abusó sexualmente y violó a mujeres arrestadas durante la brutal ocupación del pueblo de Atenco en mayo de 2006.
Pero gran parte de las espantosas condiciones de la mujer en México no llegan a los encabezados porque son simplemente cosa de todos los días. La violencia contra la mujer ocurre en el 60 por ciento de los hogares. La discriminación abierta en las contrataciones es la norma. Las mujeres usualmente son relegadas a los trabajos más repetitivos y peligrosos de la industria, especialmente en las maquiladoras, son sometidas a procedimientos degradantes como pruebas de embarazo regulares y ganan menos que los hombres por el mismo trabajo. Al mismo tiempo, al integrarse a la industria, las mujeres obtienen cierta independencia económica y se han convertido en un componente poderoso y vibrante del proletariado. Nosotros decimos: ¡Salario igual por trabajo igual! ¡Sindicalizar a los no sindicalizados!
Las condiciones de la mujer indígena son particularmente brutales y degradantes, con la intersección de mayor pobreza y tradiciones atrasadas. En algunas regiones, ¡todavía se vende a las jóvenes en matrimonio! En algunos casos las mujeres no hablan a hombres que no pertenecen a la familia. Las mujeres indígenas típicamente viven en hogares campesinos pobres o en asentamientos urbanos miserables. El 34.5 por ciento de los hogares en municipios indígenas no tiene agua entubada y el 21.1 por ciento no tiene electricidad. La tasa de analfabetismo para las mujeres a partir de los quince años de edad que viven en hogares indígenas es un asombroso 32.2 por ciento, mientras que para los hombres es el 19.4 por ciento, y en hogares no indígenas es de 6.7 por ciento, con una mínima diferenciación entre sexos.
Especialmente en el Distrito Federal y otros grandes centros urbanos, un sector importante de la población, que viene principalmente de la pequeña burguesía, no hace suya la ideología fundamentalista católica del PAN. Encuestas recientes muestran que, a diferencia de lo que sucede a nivel nacional, son más los que apoyan la reforma que los que se oponen (aunque por un margen pequeño). En manifestaciones sindicales y del PRD, si bien algunos rechazan nuestro periódico cuando señalamos nuestra posición sobre el aborto, otros —especialmente estudiantes y jóvenes obreras— lo adquieren precisamente por esa posición. Encontramos una receptividad particularmente buena entre las enfermeras, probablemente bien enteradas de las consecuencias de los abortos ilegales, quienes se movilizaron contra el desmantelamiento del seguro social. En mayo, en una refrescante muestra de irreverencia, una gran parte de las 20 mil personas desnudas que posaban para la fotografía de Spencer Tunick en el Zócalo —justo enfrente de la Catedral Metropolitana en una mañana de domingo— corearon “¡Norberto Rivera, el pueblo se te encuera!”
Este sector socialmente más liberal representa una base importante de apoyo al PRD, y es a él que este partido apela a través de la reforma del aborto, las sociedades de convivencia (generalmente entendidas como matrimonios homosexuales) y las propuestas de legalizar la prostitución. Pero las ilusiones en el PRD como amigo de los trabajadores y de los oprimidos son suicidas. La clase capitalista en su conjunto, independientemente de sus posturas coyunturales, se opone al acceso gratuito y libre al aborto sin restricciones porque les da a las mujeres cierta libertad respecto a la subordinación total a la estructura familiar. Está en el interés de la clase obrera retomar la lucha contra la opresión de la mujer en contraposición a la burguesía.
El México neocolonial es un país de desarrollo desigual y combinado, donde los métodos más modernos de producción capitalista coexisten con los métodos agrícolas más arcaicos y la ausencia casi total de infraestructura, particular pero no exclusivamente en el campo. Un obstáculo fundamental para hacer realidad el aborto libre y gratuito, no sólo en la Ciudad de México sino a lo largo y ancho del país, es la escasez de instalaciones de atención médica de calidad y personal capacitado, ahora agravada por los ataques del gobierno federal del PAN al seguro social. Nosotros decimos: ¡Abajo la “reforma” al seguro social! ¡Atención médica gratuita y de calidad para todos!
Los recursos materiales para la plena integración de la mujer en el proceso productivo, para empezar a sentar la base de la emancipación de la mujer, para liberar a los campesinos y los indígenas de sus ancestrales miseria, aislamiento e ignorancia, simplemente no existen y no pueden obtenerse sino a través de una revolución socialista que se extienda internacionalmente. En nuestra lucha por la revolución socialista, nos guiamos por la perspectiva de la revolución permanente formulada por León Trotsky. En la época imperialista, las tareas asociadas con las revoluciones democrático-burguesas (como la Revolución Francesa de 1789), tales como la emancipación nacional, la revolución agraria y la democracia política, sólo pueden ser llevadas a cabo mediante la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado y los pobres urbanos. Así, las aspiraciones democráticas de las masas —desde el derecho al voto (que fue pisoteado por el intento de desafuero contra López Obrador y el fraude electoral) hasta la igualdad legal de la mujer— son fuerzas motrices de la revolución socialista. Para México, el derrocamiento de la brutal burguesía imperialista estadounidense por parte de la poderosa clase obrera multirracial al norte del Río Bravo será una cuestión urgente de vida o muerte. ¡Por lucha de clases conjunta en EE.UU. y México!
El PRD procura conducir estas justas aspiraciones al callejón sin salida de la política capitalista, apenas velada con los harapos de la democracia burguesa. A través de la ideología nacionalista burguesa, también procura borrar la división de la sociedad en clases, impulsando la mentira de que todos los mexicanos deben “mantenerse unidos” por el bien del país. Esto es un vil engaño. No sólo son los intereses del proletariado y de la burguesía irreconciliables, sino que, además, las débiles burguesías tercermundistas están inextricablemente atadas a sus amos imperialistas y son totalmente incapaces de romper con ellos para desempeñar cualquier papel revolucionario. En el mejor de los casos, procuran renegociar los términos de su propia subordinación a los imperialistas y, en el proceso, desactivar las luchas del poderoso proletariado. Cuando la ideología nacionalista no basta, el PRD no duda en desatar la fuerza represiva entera del estado capitalista, como lo ha hecho tantas veces en el pasado.
La Revolución Rusa señaló el camino a la liberación de la mujer
La revolución permanente de Trotsky fue vindicada en la práctica por la Revolución Rusa. En octubre de 1917, los bolcheviques de Lenin y Trotsky dirigieron a la clase obrera al poder mediante una revolución socialista en el atrasado y abrumadoramente campesino imperio zarista, derrocando el capitalismo y estableciendo la dictadura del proletariado sobre la base de la propiedad colectiva. La economía —ya no centrada en la producción de ganancias— se administraba bajo la democracia obrera a través de los soviets, o consejos, de diputados obreros, soldados y campesinos. La Revolución Rusa dio pasos importantes hacia los objetivos liberadores del comunismo. Representó enormes conquistas para todos los oprimidos y especialmente para la mujer. La Rusia soviética legalizó el aborto y decretó leyes que hacían del matrimonio y el divorcio simples procedimientos civiles, aboliendo la categoría de “ilegitimidad” de los hijos y toda discriminación contra los homosexuales.
El estado dio pasos hacia el remplazo de la esclavitud doméstica de la mujer mediante el establecimiento de comedores, lavanderías y guarderías para permitir a todas las mujeres ingresar al empleo productivo. Estas medidas minaron la institución de la familia y señalaron el camino hacia la liberación de la mujer. Tras la revolución, la ya de por sí atrasada economía fue aún más devastada brutalmente por la Guerra Civil —incluyendo la invasión por parte de catorce potencias capitalistas—. La joven república soviética simplemente carecía de los recursos materiales para remplazar el papel económico de la familia y alcanzar la liberación de la mujer.
Las condiciones de pobreza extrema y aislamiento de la Rusia soviética, debidas a la derrota de oportunidades revolucionarias para extender el poder obrero a Europa Occidental, especialmente a Alemania en 1918 y de nuevo en 1923, dieron pie al ascenso de la casta burocrática dirigida por Stalin, que usurpó el poder político de la clase obrera en 1923-24 y traicionó el propósito revolucionario del Partido Bolchevique y la Internacional Comunista de Lenin y Trotsky. La burocracia estalinista convirtió el aislamiento de la Unión Soviética de una profunda derrota a una “victoria” retórica con la doctrina nacionalista y antimarxista del “socialismo en un solo país”. Similarmente, la nueva casta gobernante, en lugar de reconocer la incapacidad material del país de establecer relaciones socialistas, recogió los pedazos de la familia burguesa y la declaró el fundamento sagrado del “socialismo triunfante”, justificando así el revocamiento de muchas conquistas para las mujeres.
La usurpación estalinista del poder constituyó una contrarrevolución política y no social, y transformó a la URSS en un estado obrero burocráticamente degenerado. Mediante su economía colectivizada y planificada, la URSS mantuvo las conquistas fundamentales de la Revolución de Octubre que, a pesar de la mala administración burocrática, condujeron a la transformación de la Unión Soviética en una potencia económica y militar capaz de hacer un contrapeso al imperialismo estadounidense. Hace dos décadas, la URSS tenía guarderías financiadas por el estado, las mujeres tenían plenos derechos de aborto, acceso a una amplia gama de oficios y profesiones y un alto grado de igualdad económica con sus compañeros hombres. En suma, la mujer tenía un estatus que en muchos aspectos era mucho más avanzado que en las sociedades capitalistas actuales. Luchamos hasta en las últimas barricadas por la defensa militar incondicional de la Unión Soviética y los estados obreros burocráticamente deformados de Europa Oriental contra el ataque imperialista y la contrarrevolución interna, y llamábamos por revoluciones políticas proletarias para echar a las burocracias estalinistas y regresar al camino de Lenin y Trotsky.
La Unión Soviética, rodeada y golpeada por los imperialistas durante siete décadas, minada y finalmente vendida por los herederos de Stalin, fue destruida por la contrarrevolución capitalista en 1991-92, devastando la economía, lanzando a grandes masas a la calle en busca de medios de subsistencia —con las mujeres y los niños como las primeras víctimas de la contrarrevolución— y estimulando sangrientas guerras fratricidas entre los antiguos pueblos soviéticos. La destrucción final de la Unión Soviética condicionó un profundo retroceso en la conciencia del proletariado. El nuestro es el primer periodo desde la Comuna de París de 1871 en el que el grueso de los obreros en lucha no identifica sus sentidas necesidades inmediatas con los ideales y el programa de la revolución socialista.
¡Por un partido de vanguardia leninista-trotskista, el tribuno del pueblo!
Al carecer el proletariado de interés alguno en la preservación del orden burgués, su misión histórica es la emancipación universal. Sin embargo, en toda sociedad la ideología dominante es la ideología de la clase dominante. En los países de desarrollo capitalista atrasado, la aguda degradación de la mujer está profundamente enraizada en la “tradición” precapitalista y el oscurantismo religioso. El grueso del proletariado mexicano hoy día está imbuido en la ideología machista, el racismo antiindígena y antinegro y el antisemitismo, que los capitalistas usan para mantener a la clase obrera dividida e inconsciente de su poder social e intereses históricos.
Un partido leninista-trotskista de vanguardia —el instrumento fundamental para dirigir a la clase obrera en una revolución socialista— sólo puede forjarse en la lucha contra la influencia de la ideología burguesa. Luchamos por que la clase obrera retome la lucha por los derechos de la mujer y se erija como el caudillo de todos los oprimidos como una parte esencial de la batalla contra el capitalismo. No tenemos ilusiones en que esta tarea será fácil, pero es la única manera de liberar a la humanidad de las cadenas de la explotación y la opresión. La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría la base para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, la abolición del significado social de raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, liberando el potencial humano a un nivel nunca antes imaginado e impulsando una ola monumental de avance de la civilización.
Como los bolcheviques antes que nosotros, rechazamos el concepto degradante, abrazado por gran parte de la seudoizquierda mexicana, de que la liberación de la mujer es “trabajo de mujeres”; es una parte integral de nuestro programa, por la que lucha nuestra organización internacional entera. En tajante contraste, la izquierda se adapta a la sociedad machista y a menudo se regodea en repugnantes muestras de ideología burguesa atrasada. En nuestro mitin del 19 de abril polemizamos en contra de la práctica común de activistas de usar epítetos misóginos y homófobos como insultos contra funcionarios de gobierno o reaccionarios derechistas. Nuestra denuncia pública de esta práctica por parte del colectivo estudiantil de la UNAM, Rebeldía, entre otros, le puso furioso. En una reacción más violenta, un miembro de la seudotrotskista Liga de Trabajadores por el Socialismo-Contracorriente (LTS-CC) atacó físicamente a uno de nuestros camaradas que denunció su uso de un vil epíteto homófobo en la manifestación en Tlatelolco conmemorando el 2 de Octubre en 2001 (ver volante de la Juventud Espartaquista “La LTS conmemora la masacre de Tlatelolco con epítetos antihomosexuales y puñetazos para los comunistas”, octubre de 2001).
El populismo radical del EZLN: Ninguna respuesta para los oprimidos
Muchos jóvenes que sienten indignación ante la horrible opresión de los indígenas miran hacia los zapatistas en busca de dirección, pero no obtendrán de ellos la liberación de la mujer ni cualquier cosa que se parezca a una revolución. Cuando surgió el EZ en 1994, explícitamente rechazó la lucha por la revolución proletaria y Marcos regularmente rechaza el legado de Lenin. Su “Ley Revolucionaria de Mujeres” de 1993 afirma una serie de derechos democráticos elementales para las mujeres, pero según la propia opinión de los zapatistas durante su encuentro en Oventik en diciembre de 2006, publicada en su sitio de internet oficial, “no hay una política sobre el aborto en el territorio zapatista”. No es pues de sorprender que Marcos haya mantenido un conspicuo silencio en el calor de la presente polarización. El programa del EZLN está enteramente circunscrito en los marcos del capitalismo y la democracia burguesa; está por reformas, como una nueva constitución, sin tocar el régimen de la propiedad privada, que es la base de la opresión de la mujer. Los zapatistas son simplemente otra manifestación del nacionalismo populista tradicional latinoamericano con una cierta base entre el campesinado; necesariamente y a pesar de sus críticas coyunturales al PRD, se mantiene en la órbita de este partido.
La idealización de la cultura y la economía campesinas tradicionales, como en el caso de los “Caracoles” zapatistas, significa idealizar la miseria y el atraso y retener la estructura familiar. Para el campesinado, la familia es la unidad económica de la agricultura a pequeña escala. Los intereses de clase de los campesinos se basan en la propiedad privada de la tierra y el campesinado es incapaz de reorganizar la economía sobre una base colectivista. Su influencia conservadora sólo puede ser vencida mediante la dirección de los obreros que participan en la producción socializada en la industria.
Lo que se necesita para poner fin a la miseria de los indígenas y el campesinado en general es la introducción de tecnología moderna en el campo: tractores, fertilizantes e irrigación junto con escuelas, hospitales, caminos y transportes. Este objetivo sólo puede alcanzarse mediante la revolución socialista y la implementación de una economía colectivizada y planificada internacionalmente.
El feminismo y el seudomarxismo: Obstáculos para la liberación de la mujer
Cualquier lucha que no presente un reto a la base material de la opresión de la mujer no liberará a las mujeres. El feminismo es una ideología burguesa que plantea que la fuente de la opresión de la mujer está en las ideas, igualando la lucha por su liberación con la lucha por sus derechos democráticos, es decir, por la igualdad con los hombres bajo el capitalismo. Así, el feminismo se opone a la posibilidad de liberar a las masas de obreras en la realidad mediante el derrocamiento del sistema económico que es la base de su opresión, y en cambio presenta la división entre hombres y mujeres como la principal división en la sociedad. El objetivo del feminismo burgués es permitir a las mujeres burguesas y pequeñoburguesas ingresar al club masculino del poder y el privilegio, como un enemigo del proletariado.
Rechazando el aborto como un derecho democrático elemental, la popular feminista burguesa Marta Lamas escribe que “Todas las personas estamos a favor de que se acaben los abortos, el problema es que para que eso suceda hay quienes piensan que se tienen que penalizar y otras personas pensamos que se tiene [sic] que despenalizar” (citado en La Jornada, 12 de abril). Ante la ofensiva reaccionaria antiaborto, el PRD y los feministas burgueses abrazan moralista y defensivamente la idea diseñada para inducir miedo y sentimientos de culpa de que el aborto es peligroso y traumático. Llevado a cabo bajo condiciones sanitarias apropiadas y por personal capacitado, el aborto es, de hecho, un procedimiento médico muy sencillo y seguro. Gran parte de la susceptibilidad respecto al aborto viene de la idea, inventada por la Iglesia Católica, de que el feto es un ser humano dotado de alma, y por lo tanto el aborto está mal. Como materialistas, rechazamos la idea del alma.
La LTS-CC escribió un artículo significativamente titulado “Anticonceptivos para no abortar y aborto libre, seguro y gratuito para no morir” (Estrategia Obrera No. 59, 25 de abril de 2007). Escribe, de manera similar a Marta Lamas, que “el fondo del debate no es abortar por abortar, decisión a la que ninguna mujer quiere llegar...” La posición de la LTS-CC comparte la perspectiva política liberal entera del feminismo. Su artículo ni siquiera menciona la revolución socialista, implicando que la opresión de la mujer puede ser combatida exitosamente dentro de los marcos del capitalismo. Tampoco dice una sola palabra de crítica al PRD burgués. Su posición es fundamentalmente sectoralista, negando la posibilidad de que la conciencia trascienda la experiencia personal de la opresión, y renunciando a la lucha leninista-trotskista de unir a todas las capas oprimidas de la sociedad tras el poder de la clase obrera. Así, sus argumentos están dirigidos sólo a las mujeres, denunciando a la iglesia por impedir que “la mujer [sin mención alguna de los hombres] rompa con la ideología machista y opresora” y termina con un llamado por un Encuentro Nacional de Mujeres para discutir demandas de género y clase. Si bien sería absurdo pensar que las mujeres son inmunes a los efectos de la ideología burguesa en cualquiera de sus formas, incluyendo la ideología misógina, la tarea de una dirección revolucionaria es combatir la ideología racista, sexista, homófoba y antiinmigrante entre la clase obrera y la sociedad en general.
Ahora que los derechos de aborto se han convertido en una causa popular entre los intelectuales pro-PRD, el Grupo Internacionalista (GI), otra organización supuestamente trotskista, finalmente ha publicado un artículo sobre el tema en El Internacionalista, tras más de una década de existencia en México (“¡Por el aborto libre y gratuito!”, El Internacionalista No. 6, mayo de 2007). A través de su artículo —que pretende ser una exposición ortodoxa del marxismo sobre la cuestión de la mujer— ¡no hay una sola mención ni mucho menos una advertencia contra las ilusiones masivas en el PRD, ahora fortalecidas por el hecho de que este partido ha sido el principal responsable de la reforma del aborto en la Ciudad de México!
El GI se acomoda al populismo radical pequeñoburgués y, lógicamente, sus pretensiones de guiarse por la revolución permanente se reducen a una oración abstracta y carente de significado en el último párrafo de su escrito, totalmente divorciada del resto del artículo. En la práctica rechaza la aplicación concreta de esta teoría. La contradicción entre su adherencia formal al trotskismo y su práctica de ir a la cola del populismo lo lleva a zigzaguear. Así, durante el “tortillazo” de enero pasado rechazó la lucha por subsidios para poner las tortillas al alcance de todos, renunciando a la lucha por reformas parciales bajo el capitalismo y dando la espalda a las necesidades más elementales de las masas obreras y pobres. Ahora que sí apoya la reforma perredista del aborto, ¡virtualmente omite cualquier crítica de los populistas burgueses que están detrás de ella!
¡Por nuevas revoluciones de Octubre!
Lenin forjó el Partido Bolchevique con el entendimiento de que “El ideal del socialdemócrata no debe ser el secretario de trade-union [sindicato], sino el tribuno popular, que sabe reaccionar contra toda manifestación de arbitrariedad y de opresión, dondequiera que se produzca y cualquiera que sea la capa o la clase social a que afecte.” Los espartaquistas estamos comprometidos con el forjamiento de tales partidos internacionalmente, las palancas fundamentales para hacer realidad un futuro comunista mediante revoluciones socialistas alrededor del mundo. En la lucha por nuevas revoluciones de Octubre, las palabras de Trotsky de 1924, dirigidas a las mujeres de Oriente, son perfectamente aplicables a México y todo el mundo semicolonial: “No habrá mejor comunista en el Oriente, ni mejor luchador por las ideas de la revolución y por las ideas del comunismo, que una mujer obrera despertada.”
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/28/aborto.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.24 04:41 ShaunaDorothy Los obreros de Lázaro Cárdenas le dieron duro a la patronal ¡Quienes trabajan deben gobernar! PRI, PAN y PRD partidos capitalistas: ¡Forjar un partido obrero! (Septiembre de 2006)

https://archive.is/EsxLa
Espartaco No. 26 Septiembre de 2006
A continuación publicamos fragmentos de una plática de nuestro camarada Sacramento Talavera, dada el 12 de mayo de 2006 en el Museo Casa de León Trotsky. El lunes 21 de agosto, tras 141 días de lucha, los obreros de Sicartsa levantaron la huelga, habiendo conseguido aumento salarial, la totalidad de salarios caídos, el retiro de los cargos contra los huelguistas y el reconocimiento de Gómez Urrutia como su dirigente ante los patrones, entre otras cosas, dándole quince días al gobierno federal para reconocer a Gómez Urrutia.
La sociedad mexicana es altamente volátil. La lucha del sindicato minero, especialmente la huelga, todavía en curso, de los obreros de Sicartsa en Lázaro Cárdenas, Michoacán, es el estallido más importante de lucha de clases en al menos una década, y su resultado marcará una pauta para las luchas obreras en el futuro inmediato. El Grupo Espartaquista de México se solidariza plenamente con la lucha de los mineros y metalúrgicos. Nosotros decimos: ¡gobierno, manos fuera del sindicato minero! ¡Victoria a los paros mineros! Repudiamos el sangriento ataque policiaco contra los obreros de Sicartsa del 20 de abril, que cobró la vida de dos jóvenes obreros. Nos solidarizamos con sus familiares, amigos y compañeros, así como con los de los 65 mineros caídos en la tragedia de Pasta de Conchos, ocasionada por la insaciable sed de ganancias de los patrones chupasangre.
La lucha del SNTMMSRM (Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana) sucede en el contexto de la contienda electoral del 2 de julio. Los espartaquistas no tomamos parte en esta contienda, pues ninguno de los candidatos representa los intereses de la clase obrera. El PAN, el PRI y el PRD son partidos burgueses avocados a la perpetuación del brutal sistema de explotación capitalista. Luchamos por construir un partido obrero revolucionario, siguiendo el ejemplo de los bolcheviques de Lenin y Trotsky, para luchar por la revolución proletaria.
Para nadie es un secreto que el PAN es el partido histórico de la reacción católica, formado por neocristeros con una fuerte motivación ideológica abiertamente antiobrera. El PRD burgués, por su parte, posa como amigo de los obreros y los oprimidos. La sociedad mexicana está hoy altamente polarizada en torno a la disyuntiva entre el “neoliberalismo” cristero del PAN y el populismo nacionalista del PRD, con el PRI dividido entre ambas ideologías. La convulsiva lucha de los mineros refleja el hartazgo generalizado entre los obreros con las brutales políticas económicas hambreadoras y descaradamente antiobreras de las últimas dos décadas. Pero el “neoliberalismo” y el populismo no son más que dos formas alternativas de administrar el capitalismo. Independientemente de sus diferencias, cada una conlleva necesariamente la explotación y la represión de las masas.
La burguesía entera está preocupada por la amenaza de estallidos sociales ante la creciente polarización social en la víspera de la contienda electoral, y ha estado trabajando tiempo extra para eliminar los llamados “focos rojos”. Apenas dos semanas después del sangriento ataque a los obreros de Sicartsa, los tres principales partidos de la patronal volvieron a unirse en la salvaje represión por parte de al menos 3 mil 500 policías contra los campesinos de Atenco, con un saldo de dos jóvenes muertos, más de doscientos arrestados y decenas de heridos, muchos de gravedad, así como repugnantes casos de violación y otras vejaciones por parte de la policía contra los arrestados.
Los mineros le dan duro a la patronal
La lucha del sindicato minero comenzó cuando el gobierno y los patrones, enfrentando la ira de los familiares y compañeros de los mineros fallecidos en Pasta de Conchos, trataron de alejar la atención de sí mismos y fueron tras el sindicato, destituyendo a su dirigente, Napoleón Gómez Urrutia, e instalando a su propio títere, Elías Morales. La respuesta del sindicato fueron los paros escalonados de 40 horas a través de toda la república y, posteriormente, el paro iniciado el 2 de abril en Sicartsa y Mittal en Lázaro Cárdenas, junto con otras huelgas en Nacozari, Sombrerete, Taxco y otros lugares.
La Sección 271 del sindicato minero en Lázaro Cárdenas tiene ya una larga historia de combatividad. En 2001, por ejemplo, la empresa trató de desbandar la sección y formar un sindicato blanco. Los obreros eligieron un nuevo comité ejecutivo opuesto al apoyado por la empresa y realizaron plantones. La empresa envió a los granaderos a desalojar a los obreros y, como sucedió nuevamente hace poco, con el apoyo de la población los obreros hicieron que la policía terminara echándose a correr. Apenas el año pasado esta misma sección se fue a huelga en lucha por sus propias demandas económicas y por la sindicalización de sus compañeros en Apodaca, Nuevo León, bastión del “sindicalismo” blanco panista al que están acostumbrados los patrones Villarreal.
Lázaro Cárdenas es un puerto eminentemente industrial de unos cien mil habitantes, centrado en las plantas siderúrgicas y los muelles, principalmente relacionados con éstas. Además de Sicartsa hay otra planta metalúrgica, Mittal, de capital indio, ambas organizadas por la Sección 271 del SNTMMSRM. El complejo siderúrgico del Grupo Villacero, centrado en Monterrey y con plantas en diversas partes del país, incluyendo una aquí en Tultitlán, es el más importante de América Latina y el de más bajo costo de producción. Según nos dijo un obrero, estas plantas exportan diversos productos de acero a EE.UU., Corea del Sur, Japón y China. Otro obrero nos dijo que los Villarreal eran meros prestanombres de Salinas. Fue éste tipo quien privatizó Sicartsa, regalándosela a los Villarreal por 170 millones de dólares, siendo que los ingresos de la empresa suman unos 2 mil 500 millones de dólares al año. Aparentemente, los Villarreal ni siquiera han terminado de pagar la compra de la empresa.
La lucha de los mineros-metalúrgicos es un ejemplo nítido de por qué los comunistas basamos nuestra perspectiva en la clase obrera; es una muestra del antagonismo constante entre los intereses de la burguesía y del proletariado y de la fuerza social de éste último. La industria metalúrgica es una de las más estratégicas del país, junto con la petrolera y los servicios básicos como electricidad y transportes. Al momento del ataque policiaco contra los obreros de Sicartsa, las pérdidas por el paro en esa empresa se estimaban en unos 80 millones de dólares. 75 por ciento de las ramas industriales del país está relacionado con el sector acerero. Los estudiantes y los campesinos pobres son muy combativos, pero es obvio que simplemente no tienen poder social. La posición de la clase obrera como la encargada de echar a andar todas las ramas de la economía capitalista le da el poder de paralizarla.
Hicimos dos viajes a Lázaro Cárdenas el mes pasado. El primero fue una semana antes del ataque policiaco. De inmediato encontramos muchas ilusiones en el PRD burgués. Aun así, los obreros se mostraron muy abiertos e interesados en nuestra revista, de la cual distribuimos decenas de ejemplares junto con cientos de copias de nuestra declaración del 11 de marzo, “¡Gobierno, manos fuera del sindicato minero!” Uno de los obreros nos dijo que si había represión contra su paro, vendría del gobierno federal, pues Cárdenas Batel había prometido no enviar a la policía.
Regresamos a Lázaro Cárdenas unos días después del ataque policiaco. Las inmediaciones de Sicartsa asemejaban un campo de batalla. Al menos 800 elementos de varias corporaciones policiacas, incluyendo la estatal de Cárdenas Batel y la PFP, llegaron la mañana del jueves 20 de abril. Con armas de fuego, gas lacrimógeno y a macanazos lograron desalojar a los obreros. Unas dos horas después, todos los obreros (incluyendo de Mittal) junto con parte importante de la población local se concentraron en la entrada principal de la planta con trocas llenas de piedras. Algunos obreros se montaron en los diversos y gigantescos camiones de minería —palas mecánicas, pipas y camiones de volteo— para defenderse de la embestida policiaca. Tras algunas horas de batalla campal, lograron repeler a la policía y recuperar el control de la planta, con el costo de dos obreros muertos.
Los gobiernos federal y estatal habían dicho que los policías iban desarmados. Tras verse obligados a reconocer que iban armados, el gobierno afirmó que tenían órdenes de disparar “sólo a los pies”. Aun esta macabra burla fue refutada por los sangrientos hechos. Los obreros muertos recibieron balazos en la cabeza. Los obreros nos dijeron que llenaron una cubeta, de 19 litros de capacidad, con casquillos. El periódico de la sección sindical incluye una fotografía de numerosos casquillos de escopeta, pistolas de mano y rifles de asalto.
Había un cambio notable en la percepción del PRD. La mayoría de los obreros con los que hablamos ya no defendía al PRD contra nuestra oposición marxista a éste, sino que escuchaba en silencio. Muchos nos daban la razón. Tras explicarle la necesidad de la revolución socialista, uno respondió: “Sí, la burguesía sólo entiende a chingadazos.” La brutal represión llevada a cabo por el PRD y el PAN estremeció las ilusiones de los obreros en el PRD, pero sería iluso pensar que las destruyó. La conciencia de la mayoría de los obreros claramente se mantiene dentro del marco burgués del populismo.
El populismo nacionalista: Trampa mortal para los obreros
Los hechos en Atenco y Lázaro Cárdenas han mostrado que las ilusiones en los populistas burgueses son, literalmente, suicidas. Tras décadas de brutal “neoliberalismo”, en años recientes ha habido un viraje a través de América Latina de regreso al viejo populismo nacionalista que alguna vez representó prominentemente el PRI. Este viraje no es anticapitalista sino que, al contrario, refuerza las ataduras de la clase obrera a sus explotadores. El objetivo del PRD es estabilizar el evidentemente volátil régimen capitalista mexicano y renegociar los términos de su subordinación al imperialismo, tratando de obtener unas cuantas migajas más de la mesa de sus amos en la Casa Blanca.
Debido a la debilidad de la lacaya burguesía mexicana respecto a sus amos y la fuerza de la clase obrera, el ala de la burguesía mexicana representada por el PRD y en parte por el PRI requiere el apoyo de la clase obrera para alcanzar sus objetivos, y por ello trata de presentarse ocasionalmente como su amiga, otorgándole algunas concesiones. A pesar de las diferencias en la retórica que utilizan, AMLO, Hugo Chávez y Evo Morales son esencialmente lo mismo y persiguen el mismo fin: engatuzar a las masas (ver artículo en página 24).
¡Por la revolución permanente!
Basamos nuestro programa en la perspectiva de la revolución permanente formulada por el bolchevique León Trotsky. En la época del imperialismo, no existe ninguna ala “progresista” de la burguesía. Los gobernantes capitalistas de países industrialmente atrasados como México están totalmente subordinados a sus amos imperialistas y son incapaces de conseguir incluso las demandas democráticas burguesas elementales, como la emancipación nacional. Erigiéndose como el caudillo de todos los oprimidos, la clase obrera es la única capaz de romper el yugo imperialista, sacar a los campesinos del abismo de miseria e ignorancia en que se encuentran, sentar las bases para la emancipación de la mujer, otorgar plenos derechos democráticos a los homosexuales, etc. La forma de conseguirlo es la revolución socialista: la destrucción del estado burgués y la construcción de un estado obrero basado en la propiedad colectiva de los medios de producción y la planificación económica.
El instrumento esencial para lograr una revolución socialista es el partido de vanguardia leninista-trotskista, como el de los bolcheviques. Fusionando a los intelectuales desclasados dispuestos a luchar por la causa del proletariado con los obreros más avanzados, este partido debe componerse de revolucionarios profesionales que lleven la conciencia revolucionaria a la clase obrera; debe actuar como la memoria histórica de ésta, llevándole las lecciones de la historia de la lucha de clases mundial. Este partido debe construirse combatiendo todo tipo de influencia ideológica burguesa en la clase obrera, luchando, esencialmente, por su independencia política.
La posición marxista respecto a los sindicatos
En la época imperialista, los sindicatos se vinculan cada vez más estrechamente con el poder estatal y tienden a funcionar como organizaciones de subordinación y disciplina de la clase obrera, sirviendo como un instrumento auxiliar del capitalismo. Escribiendo en 1940, poco antes de ser asesinado por un esbirro de Stalin, Trotsky explicó este fenómeno en “Los sindicatos en la era de la decadencia imperialista” (1940):
“Como el capitalismo imperialista crea en las colonias y semicolonias un estrato de aristócratas y burócratas obreros, éstos necesitan el apoyo de gobiernos coloniales y semicoloniales, que jueguen el rol de protectores, de patrocinantes y a veces de árbitros. Ésta es la base social más importante del carácter bonapartista y semibonapartista de los gobiernos de las colonias y de los países atrasados en general. Ésta es también la base de la dependencia de los sindicatos reformistas respecto al estado.”
Así, la lucha por la democracia interna y por la independencia de los sindicatos respecto al estado no pueden ser separadas de la lucha por una dirección revolucionaria —el forjamiento de un partido de vanguardia—.
Hoy día los sindicatos están dirigidos, sin excepción, por burocracias procapitalistas. Los dirigentes de la CTM y el CT han apoyado a Fox en el ataque contra el sindicato minero y respaldaron al esquirol Elías Morales. Los dirigentes sindicales obtienen sus privilegios de su posición al frente de las organizaciones obreras, y hoy algunos están viendo esta posición amenazada por el gobierno. Por primera vez, este Primero de Mayo marcharon los mal llamados sindicatos “independientes” con sindicatos afiliados al PRI, incluyendo al SNTMMSRM. Aunque los sindicatos mal llamados “independientes” son, de hecho, más democráticos, sus burócratas, casi siempre leales al PRD, atan a la clase obrera a los patrones sobre todo mediante la ideología nacionalista e ilusiones en la reforma “democrática” del estado capitalista. Los marxistas revolucionarios buscamos que la clase obrera sustituya a todas estas direcciones burocráticas y procapitalistas con direcciones basadas en un programa de independencia política proletaria y oposición a todos los partidos burgueses.
Nos oponemos a cualquier intromisión del estado en los sindicatos, aun los más burocráticos. El interés de los capitalistas y su estado es atarlos, debilitarlos y, si pueden, destruirlos de plano. La clase obrera debe limpiar su propia casa. Como parte de nuestra lucha por la completa independencia de los sindicatos respecto al estado capitalista, nos oponemos también a toda la legislación que los ata al estado: el arbitraje obligatorio, la “toma de nota”, el control de las cuotas de los afiliados por el estado. Llamamos por: ¡gobierno, manos fuera del sindicato minero! ¡Abajo los cargos contra Napoleón Gómez Urrutia! ¡Libertad inmediata a Indalecio Pérez Morones! ¡Abajo los cargos contra todos los obreros paristas!
Quisiera hacer un paréntesis para explicar una analogía clásica del marxismo que hizo Trotsky refiriéndose a los sindicatos y el estado obrero degenerado soviético. Como Trotsky escribió hace más de medio siglo, “En el último análisis, el estado obrero es un sindicato que ha tomado el poder” (En defensa del marxismo, 1939). Los trotskistas comprendimos siempre el carácter de clase de la URSS como un estado obrero y, por lo tanto, la defendíamos contra el imperialismo y la contrarrevolución a pesar de las políticas reaccionarias de la burocracia estalinista dirigente. Hoy defendemos a los estados obreros, nacidos deformados, que aún quedan: Cuba, China, Vietnam y Corea del Norte. Defender a estos estados es un deber del proletariado mundial, y el futuro de China en particular es de suma importancia para el porvenir de la lucha de clases al nivel global. De igual forma, defendemos a los sindicatos contra la patronal a pesar de las burocracias procapitalistas que los dirigen. Y así como luchamos por una dirigencia clasista y anticapitalista en los sindicatos, luchamos por revoluciones políticas proletarias en los estados obreros deformados que hoy siguen existiendo para echar a los burócratas estalinistas y remplazarlos con regímenes basados en la democracia obrera y el internacionalismo revolucionario.
En realidad no hace falta ser marxista para defender a los sindicatos contra el estado. Sólo se requiere una conciencia de clase elemental. Sin embargo, esta línea básica nos ha ganado vociferantes recriminaciones del Grupo Internacionalista (GI), que, como el “delegado zero”, refleja y busca explotar los prejuicios pequeñoburgueses antisindicales imperantes en el medio estudiantil y en el muy mal llamado “anticapitalista”. Según el GI, los sindicatos priistas, incluido el SNTMMSRM, no son organizaciones obreras, sino “el enemigo de clase” (El Internacionalista/Edición México No. 1, mayo de 2001). También sostiene que “El hecho es que las federaciones corporativistas del PRI son tan sindicatos obreros como los sindicatos blancos patrocinados por el derechista PAN; por el contrario, son aparatos para el control burgués de los trabajadores” (The Internationalist No. 11, verano de 2001). Así, el GI descarta con un movimiento de la mano a poderosísimos sindicatos como el minero-metalúrgico o el petrolero, identifica a las bases con sus dirigencias y se niega a defender a estos sindicatos contra los ataques del estado. La lucha de clases le ha dado una bofetada al GI, y no ha podido salir de su estupor.
En su publicación más reciente (suplemento especial de El Internacionalista, mayo de 2006), lo más que llega a decir es que esta lucha “se trata de un ajuste de cuentas dentro del régimen”, es decir, una pugna interburguesa, que de alguna manera extraordinaria “incide sobre los trabajadores, por lo que hay que movilizarse para rechazar este golpe de fuerza del gobierno”. La citada publicación del GI incluye dos artículos sobre el sindicato minero, en los que da un recuento de las traiciones de las burocracias priistas durante el último medio siglo y estúpidamente pone un signo de igual entre la empresa y el gobierno, por un lado, y el sindicato, por el otro. Mientras que lanza consignas pomposas como “¡Huelga nacional contra el gobierno asesino!”, conspicuamente ausente, en 10 páginas a dos columnas, está cualquier consigna elemental exigiendo que el estado saque las manos del sindicato minero, algún llamado por la victoria de los paros mineros, cualquier exigencia de que se retiren los cargos contra cualquiera de los paristas y dirigentes bajo acusaciones estatales, incluyendo a Gómez Urrutia. Si el GI fuera honesto, diría abiertamente que no defiende al sindicato ni sus paros. Huelga decir que la del GI es una posición rompesindicatos indigna ya no digamos de quien se reclama “marxista”, sino de cualquier militante sindical decente.
Como Trotsky explicó en “Los sindicatos en la era de la decadencia imperialista”:
“Se trata esencialmente de luchar para ganar influencia sobre la clase obrera. Toda organización, todo partido, toda fracción que se permita tener una posición ultimatista respecto a los sindicatos, lo que implica volverle la espalda a la clase obrera sólo por no estar de acuerdo con su organización, está destinada a perecer. Y hay que señalar que merece perecer.”
La clase obrera necesita su propio partido para luchar por la revolución proletaria, pues ésta es la única solución a los problemas de las masas explotadas, pauperizadas y oprimidas. No hay atajos. Los espartaquistas nos basamos en la experiencia fundamental de toda la historia de la lucha de la clase obrera: la Revolución de Octubre. Y nuevos Octubres alrededor del mundo son nuestro objetivo. Los invitamos pues a estudiar nuestra prensa y los clásicos del marxismo y discutir con nosotros. Si están de acuerdo con esta perspectiva, únanse a nosotros en la lucha por la emancipación de la clase obrera, pues ésta significa la emancipación de la humanidad entera.
Espartaco No. 26
Espartaco No. 26
Septiembre de 2006
·
Amenaza de represión masiva ante repudio a dudosa victoria electoral del PAN
Los ataques del PAN contra los obreros y oprimidos y la lucha por la revolución socialista
¡Romper con AMLO y el PRD burgués! ¡Forjar un partido obrero revolucionario internacionalista!
·
Bolivia: Trotskismo vs. nacionalismo burgués
·
Los obreros de Lázaro Cárdenas le dieron duro a la patronal
¡Quienes trabajan deben gobernar!
PRI, PAN y PRD partidos capitalistas: ¡Forjar un partido obrero!
·
Iglesias, instituciones de caridad y dinero de la CIA
La estafa de los Foros Sociales
El que paga manda
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/26/cardenas.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.24 03:40 ShaunaDorothy Amenaza de represión masiva ante repudio a dudosa victoria electoral del PAN - Los ataques del PAN contra los obreros y oprimidos y la lucha por la revolución socialista ¡Romper con AMLO y el PRD burgués! ¡Forjar un partido obrero revolucionario internacionalista! (2 - 2) (Septiembre de 2006)

https://archive.is/yuzVP
La revolución permanente: Una perspectiva para la emancipación de explotados y oprimidos
Los sentidos anhelos democráticos de las masas, como la emancipación nacional y la democracia política, no pueden ser satisfechos bajo el capitalismo. No existe, en la era de la decadencia imperialista, ninguna ala “progresista” de la burguesía, capaz siquiera de romper con los imperialistas. Los marxistas revolucionarios, basados en la perspectiva trotskista de la revolución permanente, no tenemos un programa democrático distinto de uno socialista. En la lucha por demandas democráticas, oponemos el proletariado a la burguesía por el simple hecho de que estas demandas sólo son realizables bajo la dictadura del proletariado y, de hecho, son aquéllas una fuerza motriz para la revolución socialista.
En efecto, sólo la revolución socialista, es decir, la toma del poder por la clase obrera dirigida por el partido obrero revolucionario, arrastrando tras de sí a las masas campesinas y pequeñoburguesas urbanas depauperadas, puede conseguir la genuina emancipación nacional mediante la expropiación de la burguesía nacional, el repudio de la deuda externa y la extensión de la revolución internacionalmente, en particular y obviamente al coloso imperialista estadounidense. De igual forma, la revolución socialista remplazaría la democracia burguesa, que en realidad no es sino una burla y una trampa para los obreros y los pobres, con la genuina democracia para los explotados y los oprimidos, donde los obreros y los campesinos pobres dirigirían los destinos del país a través de los soviets o consejos. La dictadura del proletariado apoyada por el campesinado significa pues la abolición de la propiedad privada, la colectivización y centralización de la economía entera, planificándola para satisfacer las necesidades de la población, bajo la hegemonía política de la clase obrera, y la formación de un estado obrero, es decir, en palabras de Engels, destacamentos especiales de hombres armados para defender este nuevo modo de producción contra la burguesía. La dictadura del proletariado sentaría las bases para el socialismo —que se basa en la abundancia generalizada— y para la emancipación de todos los oprimidos: las mujeres, los campesinos pobres, los homosexuales, los indígenas. Lenin explicó en 1916 (“Respuesta a P. Kíevski”):
“El socialismo conduce a la extinción de todo estado, por consiguiente, también de toda democracia; pero el socialismo puede realizarse solamente a través de la dictadura del proletariado, que combina la violencia contra la burguesía, es decir, contra la minoría de la población, con un desarrollo total de la democracia, es decir, la participación, verdaderamente igualitaria y verdaderamente universal de toda la masa de la población, en todos los asuntos del estado y en todos los complejos problemas referentes a la liquidación del capitalismo.”
¿Por qué es necesaria la hegemonía de la clase obrera? Es cierto que todos los pobres luchan, en uno u otro momento, contra depredaciones particulares ocasionadas por el capitalismo. Pero los campesinos, por ejemplo, luchan por tierra, por vender sus productos al mayor precio posible con el menor costo de producción, etc. En los excepcionales casos en que triunfan, se convierten en pequeños productores que explotan mano de obra. Su interés objetivo está pues en la propiedad privada de la tierra. Aisladas de la clase obrera, sus luchas, por más justas que puedan ser, no irán más allá de los marcos del capitalismo. En cambio, la clase obrera no lucha por conseguirle mercados al patrón, ni por su operación más “rentable”. Lucha colectivamente contra los patrones por mejores salarios, prestaciones y condiciones de trabajo. Los obreros no tienen más que su propia fuerza de trabajo para subsistir, y producen la riqueza de la sociedad colectivamente. Por ello, no tienen como clase ningún interés objetivo en el mantenimiento de la propiedad privada, y su posición estratégica en la industria moderna les da el inmenso poder social de paralizar la economía entera. Además, la clase obrera comparte intereses al nivel mundial. Así, la clase obrera es la única con el interés objetivo de destruir el capitalismo a través de las fronteras nacionales, y su emancipación de las cadenas del capitalismo lleva la semilla de la emancipación de la humanidad entera.
Ahora bien, la lucha económica de la clase obrera, por sí misma, tampoco va más allá de los marcos del capitalismo, sino que se limita a luchas contra patrones individuales para renegociar los términos de la explotación capitalista. Por ello, la conciencia sindical sigue siendo conciencia burguesa. Es necesario introducir la conciencia revolucionaria en la clase obrera: el entendimiento de su propia misión histórica de emancipación universal, y para ello se necesita un partido leninista-trotskista que, armado con la experiencia histórica de la lucha de clases, combata toda influencia ideológica de la burguesía en el proletariado y dirija a las masas en el derrocamiento del estado capitalista.
Para los revolucionarios mexicanos es de extrema importancia combatir la ideología del nacionalismo burgués: el mito de la “unidad” entre explotados y explotadores conacionales y la consecuente aberración chovinista a los extranjeros, como si más allá del Río Bravo no existieran las clases sociales. El futuro de un México obrero dependería, en un sentido muy inmediato, del apoyo de nuestros hermanos de clase estadounidenses, en especial de las doblemente oprimidas masas negras. El internacionalismo proletario no es una vacua declaración de buenas intenciones, sino un reflejo de la realidad económica del imperialismo y una necesidad política para el proletariado. Es fundamental combatir el chovinismo racista que impulsan los gobernantes capitalistas en México tanto como en EE.UU. para mantener enfrentados a los negros con los millones de inmigrantes latinoamericanos, que constituyen un puente humano clave para el proletariado. De ahí la importancia de nuestra campaña por la libertad de Mumia Abu-Jamal, ese activista estadounidense por los derechos de los negros, conocido como “la voz de los sin voz”, sentenciado a muerte en un proceso totalmente amañado y racista. Ésta, entre otras muchas causas, además de su justeza intrínseca, proporciona un vehículo concreto para combatir el chovinismo y estrechar los vínculos entre los obreros del mundo.
Los bolcheviques mostraron el camino
La Revolución de Octubre de 1917 —que confirmó plenamente la revolución permanente de Trotsky— es la experiencia fundamental para los revolucionarios. A principios del siglo XX había una discusión clave para comprender qué tipo de revolución sería la rusa. Las diferencias entre los distintos grupos llevarían al cabo del tiempo a que se enfrentaran, literalmente en las barricadas de la revolución, bolcheviques y mencheviques, mientras que Trotsky se unió a los primeros.
Los mencheviques contraponían las tareas democráticas de la venidera revolución en el atrasado imperio zarista con la revolución socialista en un esquema que se conoce como la “revolución por etapas”. En otras palabras, sostenían que la revolución debería conducir a la burguesía al poder y habría que esperar el pleno desarrollo del capitalismo para entonces hablar de revolución socialista, en algún futuro indeterminado; así, explícitamente subordinaban el proletariado a la burguesía liberal. Los bolcheviques de Lenin descartaban cualquier capacidad revolucionaria de la mezquina burguesía rusa y asignaban el papel dirigente al campesinado y el proletariado a través de una fórmula algebraica, la “dictadura democrática del proletariado y el campesinado”, que no preveía aún la relación entre estas dos clases, es decir, no afirmaba de antemano cuál de las dos sería hegemónica. Desde 1905, con base en la experiencia de esa primera Revolución Rusa, Trotsky señaló que toda la historia del desarrollo capitalista mostraba que el campesinado era incapaz de desempeñar un papel revolucionario independiente. Observó que, en las condiciones de la Rusia del siglo XX, sólo el proletariado podía desempeñar ese papel revolucionario dirigente. Que la revolución tendría fines democrático-burgueses nadie cuestionaba, pero la clase obrera no podría detenerse ante las tareas puramente democráticas, sino que tendría que pasar inmediatamente a las socialistas —esencialmente, la abolición de la propiedad privada y la planificación económica—, adquiriendo así la revolución su carácter “permanente”.
Esto fue exactamente lo que sucedió en 1917. Pero, por supuesto, no sucedió mecánicamente. Fue necesaria una lucha continua por parte del Partido Bolchevique en los soviets y, de hecho, incluso dentro del partido mismo, especialmente por parte de Lenin y de Trotsky, para resistir la presión de las capas más atrasadas del proletariado hacia la adaptación a la “democracia” burguesa y, finalmente, para movilizar a la clase obrera hacia el derrocamiento revolucionario del orden burgués. La Revolución de Febrero de 1917, llevada a cabo totalmente por la clase obrera, condujo a la abdicación del zar y a la formación de una república burguesa, comandada por el Gobierno Provisional, que cambió varias veces de dirigentes en el curso de apenas unos meses. La oposición tajante de Lenin al gobierno burgués, en contraste con el conciliacionismo de los mencheviques y populistas socialrevolucionarios (un partido basado en el campesinado), pavimentó el camino para la toma del poder.
Al principio, la dirigencia bolchevique en Rusia (Lenin estaba aún en el exilio) se adaptó al gobierno burgués, especialmente Stalin, quien sostenía en marzo de 1917:
“Es menester sostener la acción del Gobierno provisional, mientras éste dé satisfacción a las reivindicaciones de la clase obrera y de los campesinos revolucionarios en la revolución en curso.”
Este “apoyo crítico” a un gobierno burgués es esencialmente por lo que propugnan hoy quienes siguen al PRD “desde la izquierda”.
Al regresar a Rusia, Lenin llevó a cabo una lucha tajante dentro del Partido Bolchevique para cambiar radicalmente su orientación. Lenin explicó en sus “Tesis de Abril” de 1917:
“Ningún apoyo al Gobierno Provisional; explicar la completa falsedad de todas sus promesas, sobre todo de la renuncia a las anexiones [territoriales a raíz de la Primera Guerra Mundial interimperialista]. Desenmascarar a este gobierno, que es un gobierno de capitalistas, en vez de propugnar la inadmisible e ilusoria ‘exigencia’ de que deje de ser imperialista...
“No una república parlamentaria...sino una república de los Soviets de diputados obreros, braceros y campesinos en todo el país, de abajo arriba.”
Aunque el Partido Bolchevique nunca adoptó formalmente la teoría de la revolución permanente, la perspectiva de Lenin, abandonando su vieja consigna de la “dictadura democrática de obreros y campesinos”, confluía exactamente con la de Trotsky.
Movilizando al campesinado pobre, que representaba un 80 por ciento de la población, tras el proletariado industrial, la Revolución de Octubre de 1917 abolió la propiedad privada, es decir, colectivizó la economía, centralizándola y planificándola bajo la democracia obrera, para avocarla a la satisfacción de las necesidades de la población. Estableció también el monopolio estatal del comercio exterior, para contrarrestar la rapiña económica de las potencias imperialistas. Sobre esta base proletaria, resolvió las cuestiones democráticas que ningún gobierno burgués hubiera podido resolver. El joven régimen soviético otorgó plenos derechos a las mujeres —incluido el aborto libre y gratuito—, abolió la propiedad privada sobre la tierra, desconoció la inmensa deuda externa zarista, otorgó plenos derechos a los homosexuales, etc. En breve, sentó las bases para la transformación de Rusia de un país atrasadísimo, baluarte histórico de la reacción, en una potencia económica, científica y militar y en un modelo a seguir para los explotados y oprimidos del mundo.
Los bolcheviques sabían que su revolución sólo podía sobrevivir con la ayuda del proletariado de Europa occidental, y veían la Revolución Rusa como un preludio de la revolución proletaria en Occidente. En 1919 lograron dar realidad organizativa a su lucha constante por el forjamiento de un partido mundial para la revolución socialista mediante la fundación de la Internacional Comunista o III Internacional. Pero la Revolución Rusa se vio aislada debido a la derrota de revoluciones en Europa occidental ante el sabotaje de la socialdemocracia y la inexperiencia de los jóvenes partidos comunistas. Además, la economía y la clase obrera rusa misma estaban devastadas tras la masacre imperialista de la Primera Guerra Mundial y, posteriormente, la Guerra Civil, donde las intentonas burguesas e imperialistas por derrocar el régimen soviético fueron derrotadas al costo de millones de vidas de obreros y campesinos, incluyendo a gran parte del proletariado revolucionario que llevó a cabo la Revolución de Octubre. Esto dio pie al surgimiento y la consolidación de la casta burocrática estalinista, que abandonó el programa bolchevique e impuso en su lugar el mito reaccionario de la “coexistencia pacífica” con el imperialismo y el dogma antimarxista del “socialismo en un solo país”, traicionando oportunidades revolucionarias alrededor del mundo. Al final, los herederos de Stalin regresaron la Unión Soviética a los imperialistas en la contrarrevolución de 1991-92. Los espartaquistas defendimos incondicionalmente contra el imperialismo y la contrarrevolución a la URSS y los estados obreros nacidos burocráticamente deformados de Europa oriental hasta el final, al tiempo que luchábamos por una revolución política proletaria que echara a las burocracias dirigentes e instaurara la genuina democracia obrera soviética. La misma política aplicamos hoy a los estados obreros deformados de Corea del Norte, Cuba, China y Vietnam.
La LTS: “Profundizar y extender” la lucha perredista
El nítido contraste entre nuestras posiciones y las de otros grupos de la izquierda ayudará a esclarecer el contenido del trotskismo genuino. La mayoría de los grupos que se reclaman marxistas se han adaptado, de una u otra forma, al perredismo, justificando su política con variaciones de la trillada frase de “acompañar a las masas en su experiencia”. Lo que la clase obrera necesita no es compañía, como si se tratara de un enamorado nostálgico; lo que necesita es una dirección revolucionaria.
Tomemos primero el caso de la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS). Para poner las cosas en su justo contexto, lo fundamental al discutir el programa de este grupo es recordar que apoyaron la contrarrevolución capitalista en la URSS y Europa oriental, y hoy sostienen que China es capitalista, desembarazándose así de la defensa de la Revolución de 1949. ¿Qué tipo de trotskistas apoyan una contrarrevolución capitalista? La respuesta es muy sencilla: ninguno. En México, la LTS se ha sumado a la campaña perredista por llevar a AMLO al poder. Esto no debería ser una sorpresa. Antes de las elecciones llamaban a no votar por AMLO ni por el PRD, pero, al mismo tiempo, se sumaron explícitamente a “la otra campaña” zapatista, cuyo programa no es más que una versión pequeñoburguesa del populismo nacionalista burgués del PRD, totalmente circunscrita a los marcos del capitalismo, y que trata de empujar a éste hacia la izquierda. Como escribimos en Espartaco No. 25 (primavera de 2006):
“Los espartaquistas nos solidarizamos con la lucha del campesinado indígena contra las ancestrales opresión y miseria y llamamos a los obreros a defender al EZ contra la represión estatal y paramilitar. Sin embargo, no abrazamos el zapatismo, sino el programa del marxismo revolucionario —dos perspectivas del mundo contrapuestas—.”
En el número más reciente de su periódico, Estrategia Obrera No. 52 (30 de julio de 2006), la LTS sostiene que “Como socialistas debemos hacernos parte de este movimiento democrático de las masas. Solo [sic] evitando toda posición sectaria podremos marcar sus limitaciones apostando a que tome un curso independiente del PRD.” Según ellos, es “sectario” no sumarse al movimiento perredista, es decir, burgués, por sentar a AMLO en la famosa silla. Y sin embargo, ¡balbucean sobre la “independencia política y organizativa del PRD y de AMLO”! Retomando el llamado perredista, afirman que “debemos ir más allá del llamado del PRD a conformar ‘comités de difusión’, ya que es insuficiente y limitado. Los comités deben darse como objetivo profundizar y extender la organización y la lucha concurriendo a las colonias, las fábricas y los centros de trabajo y de estudio...” ¡Pero el propósito de estos “comités de difusión” es extender la popularidad del caudillo López Obrador! En realidad, como los zapatistas, el objetivo de la LTS es imprimir un curso más “combativo” al PRD.
En una polémica contra el Partido Obrero Socialista (POS, que se dedicó durante el último par de años a juntar firmas para obtener su “registro”, es decir, un jugoso subsidio del estado capitalista, y, como era de esperarse, conservarlo es lo único que parece importarle), la LTS sostiene:
“Partimos de la definición de Trotsky, en cuanto a que las demandas democráticas pueden ser un motor de la movilización en tanto conserven su fuerza vital, lleven a confrontar con la dominación burguesa y no sean una trampa. Es por eso que, mientras apoyamos la justa demanda de conteo voto por voto, decimos que las instituciones del régimen no garantizarán una ‘institución electoral transparente’ favorable a los trabajadores, ni mucho menos comicios verdaderamente democráticos. Es por eso que luchamos por una Asamblea Constituyente libre y soberana...”
Esto es una vulgar tergiversación de la perspectiva trotskista de la revolución permanente. Las protestas recientes, por sí mismas, no “llevan a confrontar con la dominación burguesa”, sino que se basan totalmente en el apoyo al PRD burgués, lo cual es ciertamente una trampa. No se trata de combatir ilusiones en una “institución electoral transparente” (¡el IFE!), que en realidad ni siquiera los perredistas tienen (aunque tal vez el POS sí, habiendo adquirido gran aprecio por sus puntuales tortibonos), sino las ilusiones en el PRD. En realidad, las demandas democráticas de la población son una fuerza motriz para la revolución socialista sólo en la medida en que la vanguardia obrera logra oponer el proletariado a la burguesía en la lucha por las mismas.
La LTS termina su polémica:
“Lamentablemente, el POS no plantea que sólo una Asamblea Constituyente basada en la movilización revolucionaria de las masas democratizará el país y le adjudica a las instituciones la capacidad de reformarse en favor de los trabajadores y campesinos.”
Cual cura de pueblo, la LTS condena al infierno a sus feligreses por el pecado que ambos comparten; asignar a una asamblea constituyente, es decir, un parlamento burgués, la democratización del país en favor de los explotados y oprimidos significa precisamente adjudicarle al régimen capitalista “la capacidad de reformarse en favor de los trabajadores y campesinos”.
El GI: Centristas en un mundo raro
Mención aparte merece el Grupo Internacionalista (GI), formado hace una década por ex espartaquistas desertores del trotskismo. El GI vive, como dice la canción, en un mundo raro. Desorientado por la contrarrevolución en la URSS se ha dedicado fervorosamente a negar que la contrarrevolución haya tenido algún efecto significativo en la conciencia de la clase obrera, esencialmente, que nada ha cambiado en las luchas sociales desde los años 70 o incluso más atrás. Esto los ha llevado a adaptarse a fuerzas de clase ajenas al proletariado, buscando atajos a la construcción de un partido leninista-trotskista de la vanguardia obrera.
En México, la política del GI se caracteriza por su renuncia a la perspectiva de la revolución permanente y por su adaptación a la conciencia actual de la clase obrera. Según ellos, el principal obstáculo en México a la revolución obrera es un fantasmagórico “frente popular” en torno al PRD. El “frente popular” es un término acuñado por los estalinistas para encubrir la subordinación de los partidos comunistas alrededor del mundo a las burguesías nativas, siguiendo el esquema menchevique de la “revolución por etapas”. El frente popular no es una táctica, sino el mayor de los crímenes, que ha conducido a derrotas sangrientas de la clase obrera. Pero no es sinónimo de toda y cualquier forma de colaboración de clases. Se refiere a la subordinación política de los partidos de masas de la clase obrera a los capitalistas, generalmente con el propósito de administrar el estado burgués. En México nunca ha existido tal partido de la clase obrera, ni siquiera un partido obrero-burgués reformista al estilo del laborismo británico. La clase obrera mexicana, desde su etapa inicial en los años 20, ha estado atada a las alas nacional-populistas de la burguesía, y no ha llegado al entendimiento de la necesidad de su propio partido —es decir, a una conciencia de clase elemental—.
El GI invoca la existencia de un frente popular en torno al PRD para embellecer la conciencia actual de la clase obrera, negando el obstáculo ideológico fundamental del nacionalismo burgués y las ilusiones en la reforma democrática del estado capitalista. El GI es incapaz de lidiar con el hecho de que los obreros ven al PRD burgués como su dirección.
Así, el ascenso del populismo y la polarización social en México han empujado al desorientado GI cada vez más lejos en su abandono del trotskismo. El GI rechaza la lucha por la defensa de derechos democráticos, renunciando así a la revolución permanente. En su más reciente publicación (El Internacionalista/Edición México No. 2, agosto de 2006), este grupo centra una polémica contra nosotros en el hecho de que nos opusimos al desafuero de López Obrador el año pasado. Ellos, en los hechos, apoyaron los designios de Fox, pues se oponen “al fuero ejecutivo, que exime a los gobernantes capitalistas de ser enjuiciados por sus actos oficiales (a diferencia del fuero parlamentario, que tiene el propósito [¡!] a [sic] proteger a los legisladores de la intimidación gubernamental).” Así, según la lógica del GI, al despojar al populista López Obrador del fuero, ¡el neocristero Fox estaba llevando a cabo una medida realmente democrática!
Nosotros no tomamos posición sobre tales preceptos de la legislación burguesa en abstracto, sino con base en los intereses de la clase obrera en cada caso concreto. Como explicamos en un volante del 7 de abril de 2005:
“Los comunistas...nos oponemos al desafuero de Andrés Manuel López Obrador, sin darle ningún apoyo político. El intento de Fox y sus cómplices del PRI por impedir que un candidato nacionalista burgués contienda en las elecciones es un golpe contra los derechos democráticos de la población... Al oponernos al desafuero defendemos el derecho de nuestra clase a organizarse y a luchar contra el conjunto de la clase capitalista.”
—“¡Abajo el desafuero de López Obrador! ¡Romper con el PRD y los demás partidos de la patronal! ¡Por la independencia política de la clase obrera!”
Los argumentos del GI respecto al fuero en sí mismo, abstraído de las condiciones reales del ataque foxista, no son más que una absurda excusa para justificar el hecho de que le dieron la espalda a la lucha en defensa de los derechos democráticos de la población. La línea que pretende presentar como “archirradical” (presumiblemente para adaptarse a la política del medio estudiantil zapatista de la UNAM) es en realidad profundamente derechista, y no es coincidencia que las grotescas contorsiones que se ve obligado a hacer para justificarla acaben lavándole la cara a Fox mismo.
Un precedente fundamental para este tipo de ataques derechistas viene precisamente de la Revolución Rusa de 1917. El dirigente del último Gobierno Provisional burgués, el populista Aleksandr Kerensky, trató de fraguar un golpe de estado contra los soviets al lado del archirreaccionario general Kornílov. Ante la impotencia de aquél, en agosto-septiembre Kornílov terminó llevando a cabo su intentona no sólo sin Kerensky, sino de hecho contra él y contra los soviets. Los bolcheviques hicieron un bloque militar con Kerensky contra Kornílov sin aflojar un milímetro su oposición al primero. Lenin argumentó dentro del Partido Bolchevique:
“¿En qué consiste, pues, nuestro cambio de táctica después de la rebelión de Kornílov?
“En que cambiamos la forma de nuestra lucha contra Kerensky. Sin aflojar un ápice nuestra hostilidad hacia él, sin renunciar a la tarea de derrocar a Kerensky, decimos: hay que tener en cuenta la situación actual. No vamos a derrocar a Kerensky ahora. Encararemos de otra manera la tarea de luchar contra él, o más precisamente, señalaremos al pueblo (que lucha contra Kornílov) la debilidad y las vacilaciones de Kerensky. Eso también se hacía antes. Pero ahora pasa a ser lo fundamental; en esto consiste el cambio.”
El GI niega vociferantemente que esta experiencia tenga alguna validez hoy día. En esencia, argumenta que la campaña del desafuero no era más que una rencilla interburguesa en la que la clase obrera no tenía lado y afirmaba hace más de un año de la manera más estúpida: “Cuando la LCI hoy dice defender los derechos democráticos al apoyar la inmunidad legal de López Obrador [¡!], cuando pretende que los imperialistas favorecen a Fox sobre AMLO, están repitiendo la propaganda electoral del PRD y participando en su campaña” (El Internacionalista No. 5, mayo de 2005). Cuesta trabajo pensar que el GI cree sus propias palabras. En su nuevo artículo afirma:
“Pero si la lucha trasciende el ámbito del circo electoral, si el estado capitalista proclama a un ganador por medio de un fraude masivo, imponiendo al candidato de un régimen que sólo puede mantenerse en el poder mediante la represión de mano dura, si en lugar de gigantescas pejemarchas hay protestas masivas en contra de acciones que apunten en la dirección de una dictadura militar policíaca, los revolucionarios proletarios deben convocar a una movilización proletaria en contra de la amenaza bonapartista.”
Para este propósito, el GI lanza también llamados por “comités de defensa obrera” y por la preparación de una “huelga nacional contra el gobierno asesino” en antelación a lo que ven como una inminente “guerra civil”, al tiempo que señala con un dedo acusador a quienes llaman por “defender el voto”. Ciertamente, la profunda polarización actual y la división dentro de la burguesía misma plantean la amenaza de la represión generalizada. Al GI le ha tomado más de un año, con manifestaciones de millones de personas y constantes ataques y amenazas foxistas, reconocer este hecho. El punto es que la lucha en defensa de los derechos democráticos de la población no se contrapone a la defensa de la clase obrera contra una amenaza bonapartista; en realidad, son una y la misma cosa. Los obreros mexicanos no son indiferentes al resultado de la presente disputa entre sus gobernantes. Si López Obrador ganó la elección, los comunistas defendemos su derecho democrático a asumir el cargo. Pero no sumamos nuestras fuerzas al bloque político perredista, sino que defendemos los derechos democráticos por medios proletarios.
En 1916, el bolchevique Iuri Piátakov (P. Kíevski) descartaba la lucha por demandas democráticas como una desviación de la lucha por el socialismo. Lenin le respondió:
“El capitalismo en general y el imperialismo en particular trasforman la democracia en una ilusión, y al mismo tiempo, el capitalismo engendra aspiraciones democráticas en las masas, crea instituciones democráticas, agudiza el antagonismo entre la negación imperialista de la democracia y la aspiración de las masas a la democracia. El capitalismo y el imperialismo pueden ser derrocados solamente por la revolución económica. No pueden ser derrocados por trasformaciones democráticas, aun las más ‘ideales’. Pero un proletariado, no educado en la lucha por la democracia, es incapaz de realizar una revolución económica.”
—“Respuesta a P. Kíevski”
Descartar las aspiraciones democráticas de las masas significa pues rechazar la revolución permanente y, por tanto, la lucha por el socialismo. En realidad, las posturas supuestamente “archirradicales” del GI son un mero artilugio para esconder su adaptación al PRD. En efecto, el GI necesita mucha desvergüenza para hablar de “comités de defensa obrera” que, según ellos, serían la generalización de las luchas de los obreros de Sicartsa y los maestros de Oaxaca: ¡el GI ni siquiera defendió al sindicato minero ante el ataque estatal! Acorde con su adaptación perredista, este grupo sostiene que los sindicatos afiliados al PRI —como el sindicato minero— no son organizaciones obreras, sino “el enemigo de clase” (El Internacionalista/Edición México No. 1, mayo de 2001) —lo cual, por cierto, también atañería al SNTE y su Sección 22 en Oaxaca—. Por extraña coincidencia, según ellos los únicos sindicatos obreros en México son los sindicatos atados al PRD. Así, en sus publicaciones recientes han dedicado páginas y páginas a dos columnas a documentar las traiciones de las burocracias presentes y pasadas del sindicato minero para justificar el vergonzoso hecho de que ni siquiera fueron capaces de defenderlo en medio de una dura lucha de clases.
La política del GI es fundamentalmente impresionista, guiada por lo que es popular en el momento y encubriendo sus posturas derechistas con hueca fraseología “ortodoxa”. En noviembre de 2000, el GI retrataba al populista venezolano Hugo Chávez como un mero títere de la bolsa de Caracas y de los imperialistas y minimizaba los peligros de una intervención imperialista estadounidense, así como los lazos orgánicos de la federación sindical CTV con la burguesa Acción Democrática (AD) y sus contactos históricos con los frentes “laborales” de la CIA en Latinoamérica. En aquel entonces, el GI no describía a la CTV como corporativista, a diferencia de su línea sobre los sindicatos afiliados al PRI en México. Durante más de dos años el GI mantuvo un silencio sepulcral ante los frecuentes “paros” patronales contra el gobierno de Chávez, e incluso ante el intento de golpe “made in USA” de abril de 2002. Finalmente, habiendo olfateado hacia dónde sopla el viento, a partir del otoño pasado el GI se ha apresurado a ubicarse en el flanco izquierdo del club de fans de la Revolución Bolivariana, y ahora embellecen a la UNT —una central sindical establecida bajo la tutela de Chávez— al tiempo que consignan a la CTV al basurero.
El GI nos acusa de que “la lógica de [nuestra] política del año pasado debería llevar al GEM a unirse a la LTS y otras organizaciones en la cauda del movimiento ‘antifraude’.” “La lógica de la política” del GEM está dictada por la perspectiva de la revolución permanente. No se puede decir lo mismo del GI. No es casualidad que este grupo se ha rehusado consistentemente, tanto en 2005 como en 2006, a distribuir su propaganda en las inmensas movilizaciones perredistas, a las que asistieron al menos decenas de miles de obreros y jóvenes. Las pretenciosas afirmaciones del GI de que ellos y sólo ellos han “nadado contra la corriente” ante la polarización social que vive el país son una triste broma. En realidad, son incapaces de combatir las ilusiones de la clase obrera en el populismo, invocando en cambio fantasmagóricos “frentes populares” y descartando a gran parte de los contingentes pesados del proletariado por estar afiliados al partido burgués equivocado.
¡Reforjar la IV Internacional!
El 30 de julio, un pequeño equipo de espartaquistas distribuía su prensa trotskista en el Hemiciclo a Juárez, entre dos millones de férreos partidarios de López Obrador. Cuando éste empezó a hablar (a través de las “megapantallas”), uno de los manifestantes, subido a un poste, gritó a los demás: “¡Cállense, que está hablando el jefe!” Siguió un silencio casi absoluto, interrumpido sólo por los vivas tras su discurso. Esto debería dar una idea de lo que significa en realidad “nadar contra la corriente”, en el curso de la lucha por ganar gente a la perspectiva del marxismo revolucionario. Aquel día distribuimos más de un centenar de ejemplares de Espartaco a los obreros y jóvenes más abiertos a la propaganda marxista.
La sociedad mexicana parece un polvorín a punto de estallar, pero he aquí el problema fundamental: el proletariado está fuertemente atado ideológicamente al PRD burgués. Es necesario intervenir en la lucha de clases y social con el programa del marxismo revolucionario, luchando por romper esas ataduras. Sólo así se podrá construir un partido leninista-trotskista para dirigir a la clase obrera al poder. A la que nos hemos comprometido es una tarea enorme. Romper las cadenas ideológicas que atan a la clase obrera a sus explotadores significará muchos años de trabajo arduo. Pero no hay otro camino.
Trotsky escribió en el documento de fundación de la IV Internacional:
“Mirar la realidad de frente, no ceder a la línea de menor resistencia; llamar al pan pan y al vino vino; decir la verdad a las masas, por amarga que sea; no tener miedo de los obstáculos; ser exacto tanto en las cosas pequeñas como en las grandes; basar el programa propio en la lógica de la lucha de clases; ser audaz cuando llega la hora de la acción: tales son las reglas de la IV Internacional.”
Tales son también las reglas que rigen el programa y el actuar de los espartaquistas. Como sección de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista), luchamos por reforjar la IV Internacional de Trotsky sin otro interés, sin otro objetivo que dirigir al proletariado a la toma del poder estatal mediante la revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/26/pan.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 23:15 ShaunaDorothy Los ataques derechistas de Fox y las tareas de la clase obrera: ¡Romper con AMLO y el PRD! ¡Forjar un partido obrero! (2 - 2) (verano de 2005)

https://archive.is/XBIt5
Un proyecto alternativo de subordinación
En su libro Un proyecto alternativo de nación, que en realidad es poco más que una gran colección de lugares comunes y sueños de opio sobre cómo México se convertirá en un paraíso de justicia social una vez que el PRD dirija sus destinos, AMLO presenta una serie de propuestas para resolver uno de los problemas más añejos y candentes del país: la tierra. Pero su programa para “reactivar el campo” es una burda broma. El objetivo es “armonizar y apoyar, al mismo tiempo, la producción de autoconsumo, la producción para el mercado interno y la producción para exportar”. ¿Cómo lograrlo?:
“Habría que promover el fortalecimiento de la economía de autoconsumo en las comunidades. El propósito es que, con pequeños apoyos, se fomenten las actividades productivas tradicionales...
“Hay casos excepcionales en comunidades indígenas donde todavía se produce casi todo lo que se consume. Está también, por ejemplo, lo que históricamente ha sucedido en pueblos como los de Tlaxcala donde los campesinos, en pequeñas porciones de tierra, cultivan maíz, con buena productividad, y tienen en sus patios borregos, chivos, vacas y el telar dentro de la casa.”
¡A los campesinos tlaxcaltecas les va tan bien que arriesgan su vida para emigrar en masa a EE.UU.! Además, AMLO dice: “La acción gubernamental que proponemos debe orientarse al otorgamiento de créditos a la palabra, para la compra de animales, granos y semillas, materiales de trabajo, insumos y todo aquello destinado a fortalecer las actividades productivas y las tecnologías tradicionales.” ¿Qué significa “tecnologías tradicionales”? ¿Bueyes famélicos para jalar arados? ¿Lodo para construir chinampas?
La agricultura mexicana, en gran parte de autoconsumo, no puede competir con las grandes plantaciones industrializadas estadounidenses, que además abarcan inmensas extensiones de tierra fértil que simplemente no existen en México. Para dar un ejemplo de las enormes diferencias, aquí hay un tractor por cada 100 personas involucradas en la agricultura, mientras que en Estados Unidos hay 1.5 tractores por cada trabajador rural. Hacer productivo al campo mexicano no requiere “tecnología tradicional” sino tecnología moderna: tractores, sistemas de riego, plantas procesadoras, fertilizantes y educación científica para los campesinos. Pero ésta es una meta imposible en el marco del capitalismo subdesarrollado; para hacerla realidad se necesita una revolución obrera apoyada por la guerra campesina, expropiando a la burguesía y a los latifundistas. Esta perspectiva no puede estar separada de la lucha por la extensión de la revolución al coloso del Norte, que haría posible obtener la tecnología necesaria para sacar al campo y sus habitantes del atraso y la miseria.
La emancipación nacional que las masas añoran y AMLO promete supone una economía industrial moderna. Pero el capitalismo mexicano no puede desembarazarse del imperialismo. En cuanto a la industria maquiladora, AMLO sostiene:
“Proponemos un trato directo con empresarios para detener la emigración de las maquiladoras. Es cierto que en China o en otras partes del mundo hay más ventajas comparativas, sobre todo por el bajo costo que representa la mano de obra, pero es posible ofrecer otros incentivos y revalorar la importancia que reviste la cercanía de nuestro país con el mercado más grande del mundo.”
La única forma de hacer competitiva la industria maquiladora es abaratar aún más la mano de obra, ofrecer mayores ventajas fiscales a los inversionistas chupasangre y continuar el régimen laboral draconiano establecido por los llamados “contratos de protección”.
¡Por la revolución obrera!
Las políticas reaccionarias del PRD no son el resultado de una traición encubierta ni de la corrupción de tal o cual dirigente, sino la consecuencia lógica e ineludible de su carácter de clase. En un país capitalista atrasado y dependiente como México —en el que la clase dominante nacional depende abrumadoramente de los créditos y la inversión de sus amos en Estados Unidos— toda alternativa política que, como el PRD, plantee la conservación del capitalismo mexicano, es decir, que defienda en última instancia el dominio y los intereses de algún ala de la burguesía nacional, se verá obligada a rechazar en los hechos las reivindicaciones democráticas que promete. Así, enfrentando en su propio territorio un proletariado moderno y socialmente poderoso y un vasto campesinado descontento, en última instancia la burguesía nacional es mucho más hostil a “sus propias” masas que a sus amos estadounidenses. Independientemente de su retórica, no existe un ala antiimperialista de la burguesía. Lo único que pueden plantear los nacionalistas burgueses es negociar de mejor manera los términos de su propia subordinación al imperialismo y de la consecuente cancelación de los derechos democráticos de su población. El PRD ni siquiera se opone al TLCAN, que por naturaleza es un “tratado” para la rapiña unilateral de la economía mexicana por los imperialistas, sino que sólo lo quiere “renegociar”.
La vinculación inseparable de las amplias reivindicaciones democráticas no resueltas con la lucha internacional y socialista del proletariado está en el centro de la teoría de la revolución permanente de León Trotsky. En una de sus “Tesis Fundamentales” de la revolución permanente, explicó:
“Con respecto a los países de desarrollo burgués retrasado, y en particular de los coloniales y semicoloniales, la teoría de la revolución permanente significa que la resolución íntegra y efectiva de sus fines democráticos y de su emancipación nacional tan sólo puede concebirse por medio de la dictadura del proletariado, empuñando éste el Poder, como caudillo de la nación oprimida y, ante todo, de sus masas campesinas.”
El campesinado, sumido en las regiones más remotas y atrasadas, es parte de la heterogénea capa que los marxistas llamamos pequeña burguesía. Los campesinos sin tierras se encuentran reducidos, en el mejor de los casos, a la producción de autoconsumo y carecen de poder social. Los minifundistas compiten entre sí por colocar sus productos en el mercado. Su interés se encuentra en la propiedad privada de la tierra. Por ello, el campesinado es incapaz de reorganizar la sociedad, de desempeñar un papel revolucionario independiente. El campesinado actual es producto del rezago inherente al capitalismo tercermundista; lucha contra las grandes plantaciones mecanizadas, cuyo avance convierte a muchos campesinos en proletarios rurales. Los comunistas tomamos lado con los campesinos en sus luchas contra los latifundistas y el gobierno y buscamos ganar su apoyo a la revolución socialista, pero entendemos que, en tanto que lucha por mantener su existencia contra el capitalismo industrial moderno, el campesinado pretende echar atrás la rueda de la historia. El campesinado pobre, todavía compuesto por millones de personas, puede desempeñar un papel importante en la revolución, pero éste estará necesariamente subordinado a la dirección del proletariado industrial urbano.
La clase obrera o proletariado es la encargada de echar a andar, colectivamente, todos los engranajes de la economía industrial moderna —las fábricas, las comunicaciones, los transportes—. Al no poseer más que su propia fuerza de trabajo, la clase obrera no tiene interés en la continuidad del régimen de la propiedad privada; su interés histórico está en la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, la cual pondría la economía entera al servicio de las necesidades humanas y sentaría la base fundamental para erradicar la explotación, la opresión y la miseria. Por ello, la clase obrera es la única clase genuinamente revolucionaria de nuestra época capaz de dirigir a los campesinos, las masas urbanas empobrecidas y todos los oprimidos en la lucha por su emancipación.
La Revolución Rusa señala el camino hacia adelante en México. En efecto, la perspectiva trotskista fue confirmada en la práctica por la Revolución Bolchevique de Octubre de 1917. En esa fecha la clase obrera rusa tomó en sus manos las tareas de la revolución democrática que el régimen burgués no había podido resolver: liberó a su país del yugo imperialista al desconocer la deuda externa contraída por el zar y la burguesía, sentó las bases para la emancipación de la mujer y dictó leyes prohibiendo todo tipo de discriminación contra homosexuales y minorías étnicas. También abolió la propiedad privada sobre la tierra y llamó al campesino pobre a emprender una revolución agraria que destruyera el latifundio y los restos del peonaje feudal. Pero para hacer esto realidad fue necesario emprender la expropiación de los medios de producción y establecer una economía colectivizada y planificada, así como el monopolio estatal del comercio exterior. En lugar del parlamentarismo burgués, la Revolución Rusa instauró la democracia obrera a través de los soviets, consejos de diputados obreros y soldados encargados de dirigir la economía y la sociedad entera. Esto es lo que significó un gobierno obrero: el gobierno basado en el proletariado y apoyado por el campesinado. Estas medidas sentaron las primeras bases para la reorganización socialista de la sociedad. Ciertamente, con el grado de interpenetración de la economía moderna, y como lo mostró el ejemplo de la Unión Soviética, ningún país puede crecer aislado del intercambio mundial. Así, desde su nacimiento mismo, un partido revolucionario victorioso en un país atrasado —y más en uno que comparte una frontera con EE.UU.— tendría que luchar, como parte de un solo partido internacional, por la revolución proletaria dentro del monstruo imperialista estadounidense y a escala internacional. De hecho, sólo el triunfo de la revolución obrera en EE.UU. podría asegurar la genuina emancipación nacional de México. La clase obrera multirracial estadounidense, en particular su estratégico componente negro, es potencialmente el aliado más poderoso de los obreros mexicanos. Como escribieron recientemente nuestros camaradas estadounidenses en un artículo denunciando las atrocidades racistas de los paramilitares “Minutemen” y exigiendo plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes:
“Una defensa efectiva de la clase obrera requiere un programa internacionalista que exprese los intereses de clase comunes en ambos lados de la frontera trazada cuando EE.UU. robó de México en 1848 gran parte del actual suroeste estadounidense. La lucha por los derechos de los inmigrantes debe verse como parte de la lucha contra todas las formas de opresión. En EE.UU. esto significa una lucha contra la opresión de los negros, la piedra angular del capitalismo estadounidense. Los obreros deben luchar contra los intentos de los gobernantes capitalistas de enfrentar a un grupo oprimido contra otro, como la reciente declaración grotesca del presidente derechista mexicano Vicente Fox de que los trabajadores mexicanos ‘hacen el trabajo que ni siquiera los negros quieren hacer en EE.UU.’”
Los millones de obreros y campesinos mexicanos y centroamericanos que emigran “ilegalmente” a EE.UU., sorteando toda clase de peligros, carecen de derechos y se ven obligados a tomar los trabajos más arduos y peor pagados. Pero al racista e hipócrita Fox no podrían importarle menos los trabajadores mexicanos y los negros. ¡Por lucha de clases conjunta en México y EE.UU. contra los gobernantes capitalistas!
La LTS: Reformismo “Libre y Soberano”
Dentro de los que se reclaman “trotskistas”, la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) se opuso a los ataques antidemocráticos del PAN y el PRI sin dejar de enfatizar correctamente su denuncia tanto del PRD como partido burgués como de los grupos “socialistas” que colaboran con éste (Estrategia Obrera No. 43, 16 de abril de 2005). Sin embargo, el fin estratégico al que la LTS vincula su posición sobre el desafuero es explícitamente reformista y no revolucionario: que las masas mexicanas se movilicen para “imponer una Asamblea Constituyente Libre y Soberana en la que se discutan las grandes demandas de las mayorías obreras y campesinas del país”. Esta asamblea constituyente estaría abierta “no sólo al PRD y a AMLO sino también al conjunto de las organizaciones sociales, sindicales y de izquierda”, y “discutiría” cuestiones democráticas candentes como la “reforma agraria radical”, “empleo y salarios dignos”, el dejar de pagar la deuda externa y la cancelación de “todos los tratados, como el TLC, que nos subordinan al imperialismo norteamericano” (Ibíd.). La LTS asigna a una asamblea constituyente, es decir, un cuerpo parlamentario burgués —¡prometiendo de antemano que incluiría al PRD!—, la tarea de resolver las justas aspiraciones de las masas. Echando por la borda la revolución permanente, el plan de la LTS no menciona ni de pasada que la solución de estas cuestiones requiere la revolución socialista: la implantación de una economía colectivizada y planificada y la lucha por extender el poder obrero a nivel internacional.
Para los comunistas, el llamado por una asamblea constituyente —es decir, una asamblea legislativa dentro del marco de la democracia burguesa— se justifica en situaciones en las que las leyes vigentes no formalizan ni siquiera las libertades democráticas más básicas (como es el caso de las dictaduras militares o bajo gobiernos democrático-burgueses no consolidados como el “Gobierno Provisional” ruso de febrero de 1917). En esos casos, este llamado puede usarse para vincular las aspiraciones concretas e inmediatas de la gente con la necesidad de la lucha por la revolución socialista: es, pues, una “consigna de transición” de la conciencia espontánea de las masas a la conciencia revolucionaria. Sin embargo, si este llamado se usa, como lo hace la LTS, como un medio para simplemente “mejorar” la democracia capitalista existente en un país atrasado, funciona exactamente como lo opuesto, consolidando la ilusión de que la democracia capitalista es susceptible a mejorías cualitativas. Vincular las aspiraciones de las masas a una democracia más plena no con la lucha por la revolución socialista sino con una “Asamblea Constituyente Libre y Soberana” implica un programa “de transición” de la lucha espontánea de las masas...al reformismo consciente.
El GI: De la ruptura con el trotskismo a la ruptura con la realidad
Pero sin duda el más pintoresco de los grupos seudotrotskistas es el (mal) llamado Grupo Internacionalista (GI), cuyo núcleo dirigente está formado por antiguos miembros de nuestra organización. Durante años nos han acusado estridentemente de “abstencionismo” y “propagandismo abstracto”, mientras que ellos prometen encontrar el camino hacia las masas. Habiendo roto, en los hechos, con el marxismo revolucionario, para justificar su existencia el GI se deshizo primero de la honestidad básica, pero ahora también ha tenido que romper con la realidad.
En su más reciente publicación en español (El Internacionalista No. 5, mayo de 2005) este grupúsculo se jacta de la más absoluta indiferencia frente a la campaña jurídica contra López Obrador. Lo extraordinario del caso es que, en el mismo artículo, el propio GI asegura que defiende “el elemental derecho democrático de que cualquier partido político se presente en las elecciones con los candidatos que decida” y reconoce que:
“Lo que [el gobierno de Fox y el PRI] quieren es que, una vez que esté sujeto a proceso penal, según Artículo [sic] 111 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, ‘AMLO’ carezca del derecho a participar en las elecciones.”
¿Cómo explican esa contradicción evidente? Pues con este absurdo argumento, que dan inmediatamente después:
“Pero pasarán meses hasta que esto se concrete. En este momento, [López Obrador] ni siquiera es candidato del PRD (hay otros, incluyendo el sempiterno candidato perredista Cuauhtémoc Cárdenas, que disputan la candidatura), y ningún partido ha presentado, ni mucho menos inscrito, a su abanderado... En caso de que Fox y el PRI se atrevan a realizar su locura...entonces defenderíamos el derecho de López Obrador a presentarse como candidato presidencial...
“...hasta ahora no se ha negado el derecho de AMLO de presentar su candidatura. Pretender lo contrario es entrar de plano en la jugada electorera del PRD...”
¿O sea que el GI sólo defendería los derechos democráticos de un candidato oficial del PRD? ¡Vaya criterio marxista! En realidad, la “locura” de Fox y el PRI que el artículo del GI situaba en un futuro hipotético (“en caso de que se atrevan...”) ya llevaba más de quince días de haber llegado a su punto culminante (el desafuero) para cuando el GI fechó este artículo (25 de abril de 2005). No deja de ser cómico que apenas dos días después de la fecha de este artículo, y tres días antes de la fecha del periódico en que aparece por primera vez, el propio Fox reconoció implícitamente que sí estaba atentando contra los derechos políticos de López Obrador, y dio marcha atrás. Al negar que el ataque a los derechos democráticos era ya una realidad vigente, los charlatanes del GI hubieran entrado en un bloque de facto con el gobierno foxista...de no ser porque llegaron demasiado tarde. Pero tal vez el depuesto procurador, el general Macedo de la Concha, todavía aprecie sus argumentos.
El GI nos regaña también por oponernos al desafuero de AMLO porque el fuero de funcionarios del poder ejecutivo, sostiene, es una “medida antidemocrática”. Para justificar su negativa a defender un derecho democrático elemental en lo concreto, el GI recurre a abstracciones democráticas. Nosotros tomamos posición contra el desafuero de López Obrador con base en los intereses de la clase obrera en el caso concreto, no en generalizaciones sobre formalidades de la ley burguesa tales como si debería o no la cámara de diputados votar para que se procese a un funcionario cualquiera con base en cualquier acusación. La cuestión es bastante simple: 1) expropiar un predio para construir un acceso a un hospital no es ningún crimen contra el proletariado; 2) la acusación no era más que una patraña antidemocrática del clerical Fox y cía. para deshacerse del nacionalista burgués AMLO como contendiente a la presidencia.
Entendiblemente, muchos jóvenes izquierdistas que están hartos del lodazal de la política capitalista sienten que los revolucionarios nunca deben tomar lado en rencillas “interburguesas” ni oponerse a las injusticias estatales cuando sus víctimas sean políticos capitalistas, ya que, desde el punto de vista moral, estos tipos “se lo merecen”. Estos son los sentimientos a los que el GI apela. Sin embargo, este criterio no ha sido nunca el del marxismo. La labor de los comunistas no es adaptarse a la conciencia existente, sino elevarla, diciendo la verdad con toda su complejidad. La polarización en la sociedad a raíz de la maniobra foxista planteó a quemarropa la aplicación concreta de la revolución permanente. El GI podrá citar al derecho y al revés los escritos de Trotsky pero, al rehusarse a oponerse al ataque de Fox, renuncia a la esencia de la perspectiva trotskista: la lucha por las demandas democráticas de la población en los países subdesarrollados es una fuerza motriz de la revolución socialista. En los hechos, este grupo le da la espalda a los millones de obreros que luchan por sus derechos democráticos.
El GI afirma: “Lejos de que la embestida contra AMLO sea resultado de un complot entre Fox y los imperialistas norteamericanos (como afirman falsamente los seudomarxistas de Militante), en su visita a principios de marzo la mismísima secretaria de estado de EE.UU., la halcona Condoleezza Rice, afirmó que el gobierno de EE.UU. aceptaría con beneplácito un gobierno de izquierda en México. Según reportó Reforma (10 de marzo), ‘Rice descartó que a Estados Unidos le generen preocupación los triunfos electorales y los gobiernos encabezados por políticos de izquierda.’” ¡Que fe tan conmovedora muestra el GI en las promesas del gobierno de Bush! No sabemos qué negociaciones secretas sucedieron entre Fox y sus amos imperialistas. Si por ahora los imperialistas estadounidenses encuentran expedito restringir a Fox por preocupación de que su campaña por el desafuero podría desestabilizar México, sólo alguien muy inocente concluiría que los imperialistas han renunciado a su práctica de muchas décadas de usar a la CIA y otras fuerzas para fomentar las intervenciones militares en América Latina contra regímenes que les displacen.
La poca importancia que el GI da a los muy reales peligros planteados por las provocaciones del gobierno derechista de Fox recuerdan el gentil trato que este grupo dio a los dirigentes de la federación sindical venezolana CTV, quienes están estrechamente ligados a la CIA y han desempeñado un papel activo en los fallidos golpes de estado patrocinados por los imperialistas contra el populista-bonapartista Hugo Chávez. En un artículo de noviembre de 2000, el GI minimizó los peligros de la intervención imperialista en Venezuela y las conexiones entre la CTV y los imperialistas. Su doble discurso es evidente en el hecho de que el GI considera que la corporativista CTV es una federación sindical genuina, mientras que afirma que la igualmente corporativista CTM mexicana (que en ocasiones lleva a cabo huelgas contra los patrones) “representa al enemigo de clase” (El Internacionalista/Edición México, mayo de 2001). Según las concepciones del GI, los únicos sindicatos verdaderos en México son los “independientes”, dirigidos por burócratas afines al PRD. (Ver “El Grupo Internacionalista sobre Venezuela: El oportunismo une las parejas más extrañas”, Espartaco No. 19, otoño-invierno de 2002.) Al tropezar a menudo con la línea de clases y oscilar entre la conciliación de nacionalistas burgueses de izquierda del PRD y la ceguera ante provocaciones derechistas, el GI es incapaz de defender la independencia de clase del proletariado.
El GI también nos acusa de repetir “la propaganda electoral del PRD y unirse a su campaña” por haber escrito en Workers Vanguard (No. 846, 15 de abril), en la introducción a una traducción de nuestro volante del 7 de abril, que Fox es un “añejo aliado de Bush y un favorito de los imperialistas estadounidenses”. El que el GI arremeta contra una afirmación tan obvia es un testimonio de su alejamiento de la realidad. No hace falta ser un marxista para darse cuenta de que Fox es un lamebotas del imperialismo estadounidense, y sus políticas económicas derechistas y atraso religioso oscurantista se identifican con los de la actual administración republicana. El PRD denuncia estos hechos demagógicamente para apuntalar su propia popularidad al tiempo que deja claro a sus amos en el norte que AMLO no es un “Chávez mexicano”, como sostienen sus oponentes en la derecha.
Polemizando contra nosotros, el GI también escribe:
“Tomar partido por López Obrador en contra del ataque de Fox, no importan las salvedades que añaden aparte, es darle apoyo político. Pensamos en casos paralelos: ‘¡Abajo con el ataque de los republicanos contra el presidente Clinton!’ durante el impeachment, por ejemplo. O, ‘¡Abajo con el ataque de Bush contra Gore!’ luego de las elecciones de 2000 cuando la presidencia de EE.UU. fue decidida por un derechista Tribunal Supremo. No importaría cuántas veces se dijera ‘Romper con el Partido Demócrata!’ [sic] esto habría implicado indiscutiblemente dar apoyo político a un sector de la burguesía.”
El GI implica, en retrospectiva, que fue indiferente al ataque derechista de los republicanos contra Clinton. En 1998 los republicanos sometieron a Clinton a un impeachment, similar a un juicio político, por haber mentido sobre sus relaciones sexuales con Monica Lewinsky. Este juicio fue parte de una cruzada moralista reaccionaria —que Clinton mismo había promovido ampliamente— para apuntalar los “valores familiares”. Como escribieron nuestros camaradas estadounidenses entonces en un artículo titulado “La campaña del impeachment amenaza el derecho de todos a la privacía”:
“La campaña para destituir a Bill Clinton de la presidencia por su relación sexual consensual con la antigua empleada de la Casa Blanca, Monica Lewinsky, plantea una amenaza para cada uno de nosotros. Lo que está en entredicho es uno de los más elementales derechos democráticos, el derecho a la privacía, que en la práctica se reduce al derecho a tener una vida sexual privada sin que las autoridades estatales y eclesiásticas se entrometan o espíen. Los políticos y medios de comunicación están persiguiendo a Clinton por la única cosa que ha hecho que no es un crimen desde el punto de vista de la clase obrera.”
—Workers Vanguard No. 697, 25 de septiembre de 1998
En general, una de las marcas más distintivas y únicas del comunismo es la capacidad de distinguir entre la oposición a ataques reaccionarios y el apoyo político a las víctimas de estos ataques. Pero el GI encuentra muy difícil hacer esta distinción.
Norden vs. Norden
El GI tiene en verdad mucho que explicar para justificar su línea. En julio de 1988, ante el evidente fraude electoral que llevó a Salinas a la presidencia por encima de Cuauhtémoc Cárdenas, incluso antes de que se diera a conocer el resultado de las elecciones escribimos en Workers Vanguard, cuyo editor era nada menos que Jan Norden, hoy el principal dirigente internacional del GI:
“Si Cárdenas fue elegido presidente, los marxistas defendemos su derecho a asumir el cargo. Pero no sumamos nuestras fuerzas al bloque político cardenista burgués, sino que defendemos los derechos democráticos de los obreros por medios proletarios.”
—“México: Erupción sobre elecciones”, Spartacist No. 21, octubre de 1988
Ésta fue una posición genuinamente trotskista en contradicción con la actual indiferencia del GI a los mismos derechos democráticos. Los pretextos absurdos que el GI presenta hoy para justificar su posición agnóstica respecto a la intentona de fraude foxista sólo sirven para ocultar deshonestamente su ruptura con esta tradición.
En un caso similar, en 1984 ofrecimos contribuir con un equipo de seguridad compuesto de sindicalistas y partidarios de la Spartacist League para defender la Convención Nacional Demócrata contra crecientes amenazas de ataques por parte de los republicanos del beligerante lunático Reagan. Entonces escribimos: “La profunda diferencia política y de clase entre la Spartacist League y el Partido Demócrata en ninguna manera contradice nuestra posición de que el Partido Demócrata tiene el derecho de reunirse y nominar a sus candidatos” (ver Workers Vanguard No. 358, 6 de julio de 1984). ¿Norden ha cambiado de parecer? Irónicamente, nuestros oponentes seudotrotskistas en aquel entonces nos acusaron de capitular a los demócratas al inventar una “amenaza ficticia” a la Convención Demócrata, como hoy el GI declara inexistente el ataque bonapartista de Fox.
Si bien el caso de AMLO se trata de un ataque jurídico y no un golpe militar, nuestra posición en defensa de derechos democráticos bajo un ataque derechista tiene un precedente fundamental en la lucha de los bolcheviques contra Kornílov en agosto-septiembre de 1917, en la víspera de la Revolución Rusa. En ese entonces Rusia era aún gobernada por el Gobierno Provisional burgués encabezado por Aleksandr Kerensky. El gobierno de Kerensky, carente de una base social, trataba de balancearse entre el proletariado y la burguesía autocrática. El descontento creciente entre los obreros y la oposición de los soviets obreros maniataba al Gobierno Provisional. La burguesía y los monarquistas estaban también hartos de la “inestabilidad” social y la debilidad del gobierno, incapaz de aplastar a los obreros. Bajo estas circunstancias, el general Kornílov —un Pinochet antiguo— se aventuró en un intento de golpe de estado para derrocar al gobierno de Kerensky y aplastar a los soviets. Lenin argumentó por un cambio de táctica: había que luchar con las tropas de Kerensky contra Kornílov, sin dar ningún apoyo político al primero y sin dejar de denunciar el carácter burgués de su gobierno, pues el ataque de Kornílov estaba dirigido, a fin de cuentas, contra las masas. Lenin escribió:
“¿En qué consiste, pues, nuestro cambio de táctica después de la rebelión de Kornílov?
“En que cambiamos la forma de nuestra lucha contra Kerenski. Sin aflojar un ápice nuestra hostilidad hacia él, sin renunciar a la tarea de derrocar a Kerenski, decimos: hay que tener en cuenta la situación actual. No vamos a derrocar a Kerenski ahora. Encararemos de otra manera la tarea de luchar contra él, o más precisamente, señalaremos al pueblo (que lucha contra Kornílov) la debilidad y las vacilaciones de Kerenski. Eso también se hacía antes. Pero ahora pasa a ser lo fundamental; en esto consiste el cambio.”
Según la nueva línea del GI, Lenin estaba dándole apoyo político a Kerensky, “no importa las salvedades que añaden aparte”.
¡Por un partido obrero revolucionario!
Como lo demuestra toda la historia del movimiento obrero, ninguna generación aislada de militantes obreros puede, por sí sola, acumular en carne propia la experiencia suficiente para construir una política propia plenamente desarrollada, y por muy combativa que sea su conciencia espontánea no cuestionará el dominio social de la burguesía y necesariamente tenderá a buscar su complemento político en uno u otro partido capitalista.
Es urgentemente necesario que los obreros más avanzados y los intelectuales radicalizados dispuestos a tomar el lado del proletariado sobre la base de un programa marxista se organicen como tendencia independiente y disciplinada, es decir, como partido. Sólo así podrán combatir al colaboracionismo de clases, al nacionalismo y a todos los demás medios ideológicos con los que la clase dominante encadena y desarma al proletariado. Sólo el marxismo, que encarna la combinación de la más alta cultura de la humanidad con la experiencia de más de un siglo de lucha en el movimiento obrero, puede armar al proletariado con la capacidad de defender sus intereses históricos en el plano político. Por eso, hablar de independencia política de la clase obrera implica necesariamente hablar de forjar un partido obrero revolucionario.
Por ahora, las ilusiones en el burgués López Obrador son dominantes en las conciencias de las masas en lucha, incluyendo a la clase obrera, y mientras eso siga así, por masiva que sea su movilización, estarán condenadas a mantenerse dentro de los marcos estériles de una gigantesca campaña electoral. Sabemos que hoy en día nuestra política revolucionaria no será la más popular en el movimiento de masas, pero cuando en un futuro no tan lejano las masas obreras mexicanas, en lucha por sus propios intereses, encuentren frente a ellas la oposición clasista del PRD burgués y empiecen a considerar alternativas de izquierda, los obreros más conscientes recordarán quiénes defendieron sus derechos democráticos básicos cuando la derecha los tenía bajo ataque en 2005, pero también y sobre todo quiénes se atrevieron a denunciar la naturaleza reaccionaria de López Obrador cuando éste estaba en la cima de su popularidad. Por eso hoy invitamos a los jóvenes y a los trabajadores izquierdistas más conscientes a que consideren seriamente estos argumentos y a que se unan a la lucha del Grupo Espartaquista por construir un partido obrero y revolucionario.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/24/amlo.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 19:15 ShaunaDorothy Ciudad Juárez: Capitalismo y terror misógino Obreros: ¡Luchar por los derechos de la mujer! (2003)

https://archive.is/ny8po
Ciudad Juárez: Capitalismo y terror misógino
Obreros: ¡Luchar por los derechos de la mujer!
Se adjunta una corrección
Reproducido de Espartaco No. 21, otoño-invierno de 2003.
En la última década y media, alrededor de 500 mujeres jóvenes han desaparecido en Ciudad Juárez, México; entre estos casos 370 son homicidios registrados que presentan un patrón donde se tortura, mutila, viola, quema y/o estrangula a la víctima. La mayoría eran morenas, delgadas, con cabello largo. Muchas trabajaban en maquiladoras. Varios grupos de familiares de las víctimas se han organizado para intentar encontrar a las desaparecidas y no dejar que sean olvidadas. El informe reciente de Amnistía Internacional, así como varios libros que se han publicado, han detallado la negligencia por parte del gobierno y la policía en la investigación de estos crímenes. Por fin, después de ser aclamado en Europa y en partes de América, el poderoso documental Señorita Extraviada producido por Lourdes Portillo en 2001 se pudo ver por la televisión mexicana en septiembre.
La fronteriza Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, es conocida por estos brutales crímenes antimujer, pero desgraciadamente lo que ocurre ahí no es singular. Artículos en distintos periódicos locales de las zonas maquiladoras en el norte del país e incluso en urbes como Monterrey testifican que se han presentado varios casos semejantes a los que comenzaron y siguen registrándose en Juárez. El 15 de septiembre La Jornada informó que "los homicidios de mujeres jóvenes y pobres, con rastros de violación sexual, se multiplican en Argentina, el sur de España y Guatemala. La impunidad es norma y las respuestas oficiales van de la ineficacia a los indicios de complicidad."
Ha habido una serie de declaraciones acerca de las muertas de Juárez, ¡culpando a las jóvenes por lo que les pasa! Francisco Barrio, ex gobernador de Chihuahua y actual coordinador de la bancada del PAN en la cámara de diputados, dijo que las matanzas ocurren porque "las muchachas se mueven en ciertos lugares, frecuentan a cierto tipo de gentes [sic]". Jorge López Molinar, ex subprocurador de justicia de Chihuahua, dijo que la posible solución sería que "se autoaplicara un toque de queda". El 27 de septiembre un hombre encontró el cuerpo de una mujer que había sido estrangulada con la correa de un bolso; estaba semidesnuda, con el pantalón y la pantaleta debajo de las rodillas y la blusa arriba de los senos. El cuerpo era de Erika Pérez de 29 años. El procurador de justicia de Chihuahua, José Silva Solís, ¡declaró que "no fue atacada sexualmente y murió por sobredosis"!
Cualquiera que conozca algo de México sabe que el machismo reina en este país de explotación y opresión capitalista. La iglesia inculca el papel sumiso de la mujer; no existe el derecho democrático al aborto; la violencia contra las mujeres se da en seis de cada diez hogares. La mujer obrera y campesina vive doblemente oprimida, como esclava de los esclavos.
Víctor Ronquillo en su libro Las muertas de Juárez (1999) describe el odio contra la mujer y nota que los asesinatos representan una amenaza para todas:
"La forma en que son abandonados los cuerpos, los rastros de tortura, los vestigios de un rito personal: el seno derecho cercenado y el pezón izquierdo arrancado a mordidas. El fuego que inmola a la víctima. Todo ello revela un mensaje cuyo primer destinatario son las próximas víctimas."
La franja fronteriza: Superexplotación imperialista
En 1960, Ciudad Juárez era una pequeña ciudad de 250 mil habitantes en la frontera con Estados Unidos. Hoy tiene una población de más de 1.2 millones de personas, atraídas por la posibilidad de empleos en las fábricas maquiladoras. Después de que se terminó el programa Bracero de EE.UU., que había funcionado como una válvula de escape para la crisis del desempleo en México, el gobierno mexicano abrió la primera zona de libre comercio en 1965. Inversionistas extranjeros que ponían una fábrica en México cerca de la frontera con Estados Unidos eran inmunes a aranceles (para las partes que importaban) y no tenían que pagar otros impuestos. Esto se extendió con el Tratado de Libre Comercio de 1994 que convirtió a todo México en fuente de enormes ganancias imperialistas basadas en el trabajo miserablemente remunerado de los obreros mexicanos. Las secciones mexicana, estadounidense y canadiense de la Liga Comunista Internacional escribimos en una declaración conjunta en 1991: "El TLC fortalecerá a la burguesía estadounidense contra sus rivales comerciales imperialistas, a la vez que someterá a las masas trabajadoras del continente a una mayor explotación. Llamamos a los trabajadores mexicanos, estadounidenses y canadienses a oponerse conjuntamente a este pacto antiobrero" (ver "Alto al TLC, rapiña a México por el imperialismo EE.UU." en Espartaco No. 2, verano-otoño de 1991).
El gobierno derechista y clerical de Fox y su pandilla de seminaristas asegura que México sea un lugar muy atractivo para la inversión extranjera y para los patrones chupasangre mexicanos mientras ataca los derechos de todos los trabajadores y los sectores de la sociedad especialmente oprimidos como los indígenas, las mujeres y los homosexuales. La privatización de las industrias nacionalizadas que busca Fox golpearía a millones con el hambre y el desempleo. La recesión económica ya ha causado el cierre de muchas maquiladoras y despidos en masa, especialmente en la zona fronteriza. Desde el año 2000 hasta la mitad del 2003 se perdieron 700 mil empleos (¡uno de cada diez!) en el sector manufacturero de México (El Norte, 1° de septiembre de 2003). Esto sucede en el contexto de la peor crisis de desempleo en seis años. Las mujeres, quienes en general ocupan los puestos menos calificados y fácilmente sustituibles, son las más afectadas.
La incorporación de la mujer a la clase obrera
Guillermina Valdez Villalva, fundadora del Centro de Orientación para la Mujer Obrera en Juárez dijo:
"Cuando las plantas llegaron a la ciudad, siempre esperamos que contratarían a los hombres desempleados. Pero muy pronto descubrimos que…mujeres jóvenes entre las edades de 16 y 21 años eran las únicas contratadas."
—citado en "Lucha de clases en los talleres de sudor globales", Women and Revolution No.34, primavera de 1988
El trabajo en las maquiladoras se caracteriza por ser mecánico y repetitivo. Lo que importa es tener dedos ágiles, ser joven y tener mucha necesidad para estar dispuesta a soportar lo peor. Un buen componente de las mujeres que trabajan en la frontera dejaron sus comunidades campesinas y/o indígenas con la esperanza de ya no estar sometidas al núcleo familiar, aunque suelen mandar parte del dinero que ganan a sus padres o hermanos. En la frontera también hay hombres y mujeres que trataron de cruzar a los EE.UU. para trabajar y no lo lograron o fueron deportados.
El libro de Sandra Arenal, Sangre Joven, recopila una serie de conversaciones con obreras que expresan fuerza y coraje acerca de sus experiencias al llegar a las maquilas. Se cuentan historias de supervisores que deciden desnudar al personal de vez en cuando para asegurarse de que nadie haya robado alguna de las prendas de ropa que cosen. Una obrera de la industria electrónica tiene que soldar en una jornada 2 mil piezas de tamaño apenas visible. Los dolores por movimientos repetitivos y enfermedades causadas por los materiales del trabajo son comunes.
"Mi hermana empezó a trabajar en SILVANIA el 30 de enero de 1974, de ahí pasó a TUBOS ELÉCTRICOS en 1981 y luego a la planta de la HONEYWELL de Juárez donde falleció. La causa de su enfermedad, según el hematólogo que la vio en el hospital fue que tenía una anemia en cuarto grado, provocada por la acetona que es la sustancia que ella venía manejando diariamente en su trabajo....¡Tenía solamente treinta años! Durante el sepelio supe que en esos mismos días había muerto otra operadora."
Una joven de 22 años que llevaba seis años en las maquilas dice haber "durado más que otras". Tiene dedos con deformaciones en los huesos y en las dos manos tiene un enorme callo de color café amarillento que va de la punta del dedo pulgar, por el dorso, casi hasta la muñeca. Mirando sus manos con tristeza, dice: "¡No me van a pagar mis manos!"
Los orígenes de la opresión de la mujer
En nuestro artículo "Explotación capitalista y terror antimujer" (Espartaco No. 13, otoño-invierno de 1999), donde analizamos los ataques en contra de las mujeres en la zona maquiladora de Ciudad Juárez, explicamos:
"Nosotros los comunistas luchamos por acabar con la opresión de la mujer, herencia del atraso social mantenido por la burguesía. Luchamos destacadamente por la igualdad plena para las mujeres y su total integración a la fuerza de trabajo. Llamamos por pago igual por trabajo igual y por el aborto libre, gratuito y seguro para quien lo solicite como parte de un sistema de salud gratuito y de calidad. Pero la erradicación de la opresión a la mujer requiere de un salto inmenso de desarrollo en las condiciones materiales existentes —y esto sólo puede lograrse mediante una revolución socialista, no sólo en México sino mediante la creación de una economía internacionalmente planificada basada no en la ganancia capitalista sino en la satisfacción de las necesidades de todos—. En otras palabras, la liberación de la mujer no puede llevarse a cabo aparte de la emancipación de la clase obrera."
Una de las ironías de la historia es que la opresión especial de la mujer se vincula con uno de los primeros avances sociales: el desarrollo de la tecnología más allá de lo necesario para la subsistencia mínima que caracterizaba a las sociedades de caza y recolección. La agricultura, el trabajo del metal, la domesticación de los animales y otros avances revolucionarios crearon la posibilidad de que existiera una clase dominante ociosa que viviera del trabajo de otros. La institución de la familia, que exige la monogamia y la esclavitud doméstica de la mujer, surgió para asegurar la herencia de la propiedad a través de la línea masculina. La ideología machista, propagada por la clase dominante mediante las instituciones gubernamentales, los medios y la religión, sirve para justificar la subyugación real de la mujer.
Con el crecimiento de la industria capitalista, la incorporación de la mujer a la mano de obra en las fábricas la saca de su aislamiento en la casa y provee un requisito para su emancipación: la participación en la producción social. Sin embargo, bajo el capitalismo, esto significa agregar la esclavitud asalariada a la esclavitud doméstica. La liberación completa de la mujer de esta opresión doble sólo se llevará a cabo remplazando a la familia con la socialización del trabajo doméstico. La expansión de las fuerzas productivas sentó la base para la socialización del trabajo doméstico, pero ésta no se llevará a cabo bajo el capitalismo porque la familia desempeña un papel económico importante para la burguesía. En un sistema socialista las cosas serían muy diferentes. La economía planificada permitiría remplazar las funciones económicas de la familia con guarderías de servicio las 24 horas del día, y lavanderías y comedores colectivos. ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
El terror policiaco y las ilusiones en el estado
Lilia Alejandra tenía 17 años y era madre de un niño de tres años de edad. Trabajaba para la maquiladora Servicios Plásticos y Ensambles en Ciudad Juárez. Su cuerpo fue encontrado envuelto en una cobija el 21 de febrero de 2001 en un lote baldío sin iluminación que ella cruzaba todas las noches para regresar del trabajo a su casa. El médico forense explicó a los padres de la joven, cuando fueron a reconocer el cuerpo, que presentaba marcas de violencia física y sexual y que la causa de la muerte era estrangulación. El mismo día que Lilia Alejandra no regresó a su casa, los vecinos del lote baldío habían llamado a la policía para denunciar que una mujer estaba siendo golpeada y violada por dos hombres en un coche. Una patrulla llegó al lugar sólo después de que los vecinos hicieron una segunda llamada, y aún tardó más de una hora. El coche ya se había ido.
Diversas investigaciones y testimonios señalan el nefasto papel de los policías, los "fiscales especiales", y las agencias gubernamentales. Nos solidarizamos plenamente con los reclamos de justicia de los familiares de las víctimas y de organizaciones como las "Mujeres de Negro" y "Casa Amiga". El simple hecho de buscar algo de justicia le puede convertir a uno en blanco de ataque. Una secretaria de "Casa Amiga", que presta servicios de apoyo sicológico y realiza investigación sobre los crímenes, fue acribillada en las puertas de la oficina de la organización.
Pero la desesperación en la que viven los familiares de las mujeres desaparecidas y asesinadas en Ciudad Juárez, la indignación que sienten muchas personas alrededor del país y el temor entre las obreras de ser "una más" a menudo es canalizado hacia una de las más mortales ilusiones: la idea de que con más presencia policiaca los crímenes antimujer terminarán.
La solución no recae en presionar al estado —los destacamentos armados que una clase utiliza para mantener su poder hegemónico sobre otras— para que funcione mejor. Es necesario entender el papel social del estado capitalista en asegurar el dominio sobre la clase obrera. Una parte clave del dominio capitalista es la subyugación de la mujer; la violencia antimujer es inherentemente parte del capitalismo. Los policías, el ejército y los tribunales son y serán usados para romper las huelgas combativas que pongan en jaque a la burguesía y para perpetuar la opresión de la mujer.
Las Naciones Unidas, esa guarida de ladrones que mató a 1.5 millones de iraquíes con sus sanciones y preparó el ataque estadounidense, es ahora la excusa de "derechos humanos" para la expansión de la fuerza policiaca represiva en Juárez. La ONU envió una comisión a Juárez que ha recomendado que el FBI estadounidense entrene a policías mexicanos. Durante el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, el FBI trabajó en conjunto con los fascistas del Ku Klux Klan para matar a los que luchaban por esos derechos, incluyendo a cuatro jóvenes negras en una iglesia de Birmingham, Alabama, en 1963. Esto da una idea de cuán indecente es la noción de que estas agencias imperialistas podrían defender los derechos de la mujer.
En el documental Señorita Extraviada se entrevista a una mujer de nombre María, quien fue llevada junto con otras personas a la Cárcel de Piedra en Chihuahua, bajo cargos de disturbios en la vía pública. Ahí los policías la violaron y la llevaron a una celda clandestina. Al ser liberada los denunció y, aunque se capturó a los policías, jamás fueron sentenciados. A pesar de las amenazas de muerte que ha enfrentado, valientemente y con lágrimas en los ojos cuenta su experiencia en el cuartel policial:
"Luego ya me dice uno de ellos, ‘o qué ¿quieres que te llevemos a Lomas de Poleo?’...empieza a aventarme las fotos de muchachas: 'Míralas perra, míralas perra'.... Todos la llevaban arrastrando, por los matorrales...ahí la violan...las empiezan a golpear.... Se miran en las fotos que están así riéndose por lo que está haciendo el otro.... [A las mujeres] se les miraba así su cara...así de dolor, así de sufrimiento y se les miraba así, que lloraban y gritaban."
El propósito de la policía en su conjunto, independientemente del grado de corrupción moral de los individuos que la componen, es llevar a cabo la violencia y el terror que requiere la burguesía para mantenerse en el poder. Quienes luchan por la justicia social tienen que unirse al poder social de la clase obrera. Ninguna otra fuerza puede acabar con el capitalismo ni la opresión y violencia que genera. Nos oponemos a las apelaciones al estado burgués para incrementar las fuerzas policiacas. ¡Ninguna ilusión en el puño armado de la burguesía!
Estamos por el derecho a la autodefensa armada. Por supuesto, el derecho a portar armas no traerá la emancipación de la mujer, cuya opresión está profundamente enraizada en el sistema capitalista y sus instituciones fundamentales, y dicha emancipación sólo se logrará mediante la revolución socialista. Sin embargo, el derecho a portar armas hace una diferencia obvia en la capacidad que uno tiene para defenderse. Pero las leyes que existen en México y en otros países capitalistas acerca del "control" de las armas de fuego hacen que el monopolio de las armas esté en manos del ejército, la policía y los criminales. Y es precisamente a los policías y a los criminales que las mujeres de Juárez temen, no sólo por los asesinatos, sino también por el papel que desempeñan en oposición a la organización de las obreras en las maquiladoras.
La lucha por la emancipación de la mujer
Detener esta ola de terror está en el interés de la clase obrera y los oprimidos. Las mujeres forman el 30 por ciento de la clase obrera. Son un sector doblemente oprimido del proletariado, mantenido como un estrato inferior y un ejército laboral de reserva que la burguesía usa para dividir a los obreros, mantener los salarios bajos y elevar así la explotación de todos. El destino de las mujeres y de su lucha por la completa emancipación está enlazado a la lucha de la clase proletaria contra el capitalismo.
Los espartaquistas luchamos por forjar un partido revolucionario leninista-trotskista para intervenir en las luchas sociales y así cambiar la conciencia de la clase obrera. Lenin escribió en ¿Qué hacer?, "La conciencia política de clase no se le puede aportar al obrero más que desde el exterior, esto es, desde fuera de la lucha económica, desde fuera de la esfera de las relaciones entre obreros y patronos." Así, buscamos construir una dirección para la clase obrera que luche como el defensor de todos los oprimidos. Lenin explicó que el ideal del revolucionario:
"no debe ser el secretario de tradeunión [sindicato], sino el tribuno popular, que sabe reaccionar contra toda manifestación de arbitrariedad y de opresión, dondequiera que se produzca y cualquiera que sea la capa o la clase social a que afecte; que sabe sintetizar todos estos hechos para trazar un cuadro de conjunto de la brutalidad policiaca y de la explotación capitalista; que sabe aprovechar el menor detalle para exponer ante todos sus convicciones socialistas y sus reivindicaciones democráticas, para explicar a todos y a cada uno la importancia histórico-mundial de la lucha emancipadora del proletariado."
Los militantes sindicales más conscientes deben luchar por movilizar el poder social de la clase obrera para combatir la opresión de la mujer, por organizarla en los sindicatos con salarios y derechos iguales a los de los hombres. Deben luchar por servicios médicos gratuitos y de calidad, por el derecho al aborto libre y gratuito, y por organizar destacamentos obreros para defender a las mujeres contra estos ataques. Pero las dirigencias sindicales actuales ni siquiera están interesadas en exigir camiones de transporte de personal —una prestación básica— mientras muchas obreras en Juárez son asesinadas andando por parajes solitarios camino al trabajo o de regreso a su casa. La situación de la mujer obrera es, por sí sola, una muestra de la total bancarrota, del rastrerismo y del machismo de la burocracia sindical.
Aunque una gran parte de la fuerza de trabajo en la franja fronteriza y en el país en general no está sindicalizada, la CTM es la principal central obrera en la zona de las maquiladoras. Sus burócratas gángsteres procapitalistas atados al PRI cotidianamente movilizan escuadrones de golpeadores contra las luchas obreras por mejoras salariales o democracia sindical y son tristemente célebres por sus "contratos de protección" totalmente favorables a la patronal y realizados a espaldas de los obreros. Es obvio que a la cúpula cetemista le importa un bledo la situación de la mujer obrera. Y, fuera de alguno que otro foro inofensivo que tiene más que ver con cuidar su "imagen" que con buscar algún cambio favorable a las obreras, los burócratas "independientes", leales al PRD y al sistema capitalista endémicamente antimujer, tampoco hacen nada por mejorar la situación de las obreras ni por sindicalizar a las que no lo están.
La lucha contra el imperialismo: ¡Por el internacionalismo proletario!
La obrera de la maquila gana una miseria en una empresa extranjera que produce ganancias exorbitantes para los dueños. La obrera de Juárez hace a veces hasta dos horas a pie a su trabajo, porque ni siquiera hay caminos pavimentados entre las áreas donde vive y las avenidas que sirven para los tráileres que llevan las materias primas a las fábricas. El obrero petrolero teme perder la poca estabilidad económica que ha ganado ante las amenazas de privatización e inversión extranjera. El campesino ya no puede ganarse la vida con su parcela por la competencia de las empresas agrícolas estadounidenses. La mujer indígena se encuentra obligada a mendigar fuera de un enorme edificio bancario al cual jamás la dejarían entrar.
Todas estas víctimas de la opresión imperialista deben entender que la única esperanza de liberación vendrá con la movilización del poder obrero en contra del sistema capitalista entero. Si bien el capitalista mexicano puede estar resentido por haber quedado atrás en la lucha internacional por el dominio, éste no es amigo de los oprimidos, y no puede dirigir una lucha antiimperialista. De hecho, la burguesía nacional no podría sostenerse sin el apoyo de sus amos imperialistas.
Los revolucionarios nos basamos en la teoría de León Trotsky de la revolución permanente, cuya premisa básica es que, en la época del imperialismo, los países de desarrollo capitalista tardío no pueden alcanzar el nivel general de productividad económica de los países avanzados. Las fuerzas productivas son el esqueleto que sostiene toda la superestructura de las relaciones legales, políticas, religiosas y culturales en la sociedad. Si bien la opresión de la mujer en los países industrializados muestra los límites de libertad y progreso social bajo el capitalismo, en los países del "Tercer Mundo" como México la situación de la mujer está profundamente arraigada en la "tradición" precapitalista y el atraso religioso. Así, la lucha por la emancipación de la mujer será una fuerza motriz indispensable para la revolución.
Ningún ala de la burguesía puede desempeñar un papel progresista o revolucionario. No puede traer ningún avance significativo para la mujer y todos los oprimidos. El hecho de que el PRD nacionalista burgués a menudo pose como defensor de la mujer es simplemente un testimonio del brutal atraso ideológico de sus oponentes burgueses. Un ejemplo de esto fue el escándalo que ocasionó la "Ley Robles" introducida por el PRD en el DF hace un par de años. Mientras defendemos contra los ataques clericales el derecho que otorga esta ley de aborto en casos de malformación del producto o peligro para la mujer, notamos que el PRD ha dejado en claro su oposición al derecho al aborto libre. En general, la clase capitalista se opone al acceso libre al aborto porque permite a las mujeres un poco de libertad de la subordinación total a la estructura familiar.
La única manera de deshacerse del yugo imperialista y obtener derechos democráticos elementales para la mujer y todos los oprimidos es que el proletariado tome el poder estatal mediante la revolución socialista y reorganice la economía de una manera planificada y racional.
El fenómeno de las maquiladoras muestra claramente el poder potencial de la unidad de los obreros en EE.UU. y México. Son parte de una industria común con los mismos patrones. Conscientes del poder social que adquiriría el proletariado de unificar sus luchas, las burguesías estadounidense y mexicana aplican el "divide y vencerás". Este obstáculo a la lucha conjunta de todos los oprimidos contra su opresor común se da en diferentes formas en diferentes países, y una de las tareas principales de los partidos revolucionarios es combatir estas ideas que sólo sirven a la burguesía.
Nuestros camaradas en la Spartacist League/U.S. saben que las luchas de los obreros contra los patrones y de los negros e inmigrantes contra el racismo avanzarán juntas o retrocederán separadas. En EE.UU. es necesario combatir el racismo antinegro en todo ámbito, incluyendo en el medio de los inmigrantes hispanos (ver "Sur de Chicago", página 2). Nuestros camaradas también intervienen para que la clase obrera alce la consigna ¡Plenos derechos de ciudadanía para los inmigrantes! (ver "Manifestación en EE.UU. moviliza obreros contra leyes antiinmigrantes", Espartaco No. 18, primavera-verano de 2002). En México, el nacionalismo burgués ha sido el principal obstáculo ideológico para la clase obrera en su lucha contra la explotación. Es necesario combatir la falsa conciencia de los obreros mexicanos de que su aliado es el patrón mexicano y no el obrero estadounidense.
Y en ambos países combatimos la ideología antimujer que es un sustento para el sistema capitalista que requiere la subyugación de la mujer. Sólo de esta manera se podrá forjar un partido revolucionario, proletario e internacionalista que tenga la capacidad de terminar con el sistema capitalista de explotación, miseria y terror de una vez y para siempre. ¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/juarez.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 17:35 ShaunaDorothy ¡Defender a Afganistán contra el ataque imperialista! ¡Por lucha de clases contra los gobernantes capitalistas en México y EE.UU.! (invierno de 2002) (1 - 2)

https://archive.is/8uSaM
¡Defender a Afganistán contra el ataque imperialista! ¡Por lucha de clases contra los gobernantes capitalistas en México y EE.UU.! ¡Ninguna ilusión en el PRD nacionalista burgués!
Reproducido de Espartaco No. 17, invierno de 2001-2001.
17 de noviembre—El siguiente artículo ha sido adaptado de Workers Vanguard No. 768, (9 de noviembre de 2001), periódico de la Spartacist League/U.S., sección estadounidense de la LCI. Aunque los ataques imperialistas no han cesado, los talibanes han sido echados de la parte norte de Afganistán por la Alianza del Norte respaldada por EE.UU., y ésta ha tomado Kabul, mientras que los imperialistas se aprestan a formar un nuevo gobierno títere. Sea lo que sea que tramen Washington y sus aliados, hay muy poca probabilidad de estabilidad en Afganistán en cualquier caso. Las fuerzas que integran la Alianza del Norte no son menos reaccionarias que el Talibán y fueron infames durante su gobierno en Afganistán de 1992 a 1996, perpetrando asesinatos y violaciones masivas, y estuvieron envueltos en disputas sanguinarias que finalmente llevaron a su caída. Un gobierno centrado en la Alianza del Norte, que se basa en su mayor parte en las minorías étnicas tajika y uzbeka, sería aun menos estable que el Talibán, que se basa en las tribus pashtún dominantes.
Las semanas de implacable bombardeo de Afganistán con miles de bombas han producido el resultado deseado. Poblados han sido reducidos a escombros y reducidos consecutivamente a escombros más pequeños, con hospitales destruidos, instalaciones de la Cruz Roja arrasadas, familias enteras voladas en pedazos. “Ayuda humanitaria”, es decir, mantequilla de cacahuate, es lanzada envuelta en color amarillo, el color de las bombas de dispersión, siendo el único propósito de las últimas mutilar y masacrar al azar. La guerra ha sembrado discordia en las filas del bloque de aliados del imperialista EE.UU., primordialmente aquellos en el mundo árabe/musulmán y en Europa. Estos son perturbados por una serie de “qué tal si”. ¿Qué tal si la guerra desestabiliza a Pakistán, poniendo su capacidad nuclear al alcance de cualquiera? ¿Qué tal si ésta desata una guerra posterior entre India y Pakistán, hundiendo a la región en el caos? ¿Qué tal si el acceso al petróleo es interrumpido violentamente? ¿Qué tal si estas potencias son inexorablemente movidas de su condición actual de porristas hacia una guerra en la cual no tienen ningún interés directo?
La destrucción del World Trade Center fue un acto criminal que incineró a miles de personas ordinarias inocentes. Pero no es la muerte de personas ordinarias la que impulsa a los gobernantes estadounidenses. Después de todo, bin Laden es el monstruo de Frankenstein que se volteó contra su creador, el imperialismo estadounidense, que lo desató junto con otros reaccionarios islámicos, como el Talibán, en contra del Ejército Rojo en Afganistán en los años ochenta como parte de su campaña, que duró décadas, para aplastar a la Unión Soviética. En su cruzada en contra del “Comunismo ateo”, Washington aceptó de buena gana la reesclavitud de las mujeres afganas como un “daño colateral”. Hace pocos años, Madeleine Albright también hizo claro que la muerte por inanición y enfermedades de más de un millón de iraquíes en la defensa de los intereses imperiales de EE.UU. en el Cercano Oriente fue un daño colateral aceptable. Utilizando ese cálculo brutal, es justo preguntar si los miles de muertos en el World Trade Center fueron también un “daño colateral aceptable” en la victoria del imperialismo de EE.UU. en la Guerra Fría.
Los gobernantes de EE.UU. se valen del horror real de la población estadounidense causado por el ataque al World Trade Center. Como escribieron nuestros camaradas de la SL/U.S. en su declaración inicial sobre el ataque al WTC (ver Espartaco No. 16, otoño-invierno de 2001): “Es una oportunidad para que los explotadores azucen el patriotismo de la ‘nación única e indivisible’ para tratar de encauzar la creciente rabia en el fondo de la sociedad lejos de ellos mismos y hacia un indefinible ‘enemigo’ extranjero, así como hacia inmigrantes en Estados Unidos, y reforzar su propio arsenal de represión estatal en el propio país contra todos los trabajadores.” Desde la perspectiva de los imperialistas, el crimen del 11 de septiembre fue que se perpetró un insulto a sus apetitos para la dominación mundial, representado por el ataque al centro nervioso del poder militar de EE.UU., el Pentágono. La respuesta de la administración de Bush a los ataques fue proclamar que el mundo tenía que decidir: o estar con “nosotros” o contra “nosotros” en una guerra planeada para que dure, tal vez de por vida, en contra de cualquier y cada reto al imperialismo estadounidense. Ésta es la respuesta de un bravucón. Los gobernantes estadounidenses buscan asegurar que su campaña para obtener ganancias, basada en la explotación de la clase obrera en EE.UU. y en el extranjero, no encuentre obstáculos.
Los empleos que a veces, en el corto plazo, son disponibles como resultado de las aventuras y guerras imperialistas, hoy, en el contexto de la depresión mundial, no están por ningún lado. Más de 600 mil trabajos han sido eliminados en todo EE.UU. sólo desde septiembre, y esos desempleados se unirán a las filas de millones más en medio de una recesión que se profundiza.
Más de mil 100 personas sin ciudadanía estadounidense han sido detenidas, la mayoría privadas del acceso a abogados o a sus familias. La cínicamente etiquetada “Ley Patriota de EE.UU. 2001” autoriza la detención preventiva de personas sin ciudadanía por siete días sin cargos y de hecho indefinidamente una vez que son acusadas, y legaliza los allanamientos del FBI y autoriza a la CIA a que se involucre en espionaje interno. También define “terrorista” para incluir a cualquiera que sea considerado oponente del gobierno. La siniestra naturaleza de esta ley ya es evidente para muchos estadounidenses negros. Reflejando tales aprensiones, el congresista del área de Chicago, Jesse Jackson Jr. señaló: “Los terroristas no atacaron la Estatua de la Libertad, la Constitución o la Declaración de Derechos o la Declaración de Independencia. Atacaron los símbolos de nuestro poder económico y militar en el mundo. Son los partidarios de esta iniciativa los que están atacando realmente las libertades estadounidenses que están contenidas en nuestros documentos históricos más sagrados.”
El “terror” que le preocupa a los imperialistas estadounidenses es cualquier resistencia a sus prerrogativas y a su dominio de clase. La defensa de Afganistán contra el ataque imperialista está íntegramente ligada a la defensa de las masas obreras en EE.UU. contra la explotación y la opresión crecientes, lo que requiere el derrocamiento del orden imperialista a través de la revolución obrera. La tarea que hacen suya nuestros camaradas en EE.UU. es educar y movilizar al proletariado con ese fin. Y eso requiere romper la lealtad de los trabajadores hacia sus dirigentes socialchovinistas y colaboracionistas de clase.
México: Crisis económica y represión capitalista
El gobierno de Fox, enfrentado a una grave crisis económica y desesperado por atraer inversión, está haciendo su mejor esfuerzo para mostrar su servilismo a sus amos imperialistas. El gobierno se solidarizó con los bombardeos imperialistas contra Afganistán y ayuda a cerrar las fronteras de Estados Unidos contra los inmigrantes. Desde el 11 de septiembre, los blancos principales de las deportaciones han sido personas originarias del Medio Oriente, particularmente iraquíes, mientras continúa la cacería de inmigrantes centroamericanos que tratan de llegar a los Estados Unidos. Tan sólo este año, han habido ya más de 72 mil deportaciones, la mayoría de ellas de centroamericanos (La Jornada, 15 de octubre).
Temiendo un estallido social, todas las alas de la burguesía mexicana están de acuerdo en utilizar los ataques contra el WTC para impulsar su supuesta “guerra contra el terrorismo”. La burguesía está reforzando su aparato represivo para utilizarlo contra cualquier cosa que perciba como una oposición, desde obreros descontentos hasta activistas estudiantiles. Tan sólo en lo que va del año los despidos ascienden a cientos de miles, especialmente en la zona de las maquiladoras, golpeando primero y sobre todo a las horriblemente oprimidas y superexplotadas obreras, que forman la mayoría de la fuerza laboral en la franja fronteriza. Ahora algunas plantas en la zona están siendo vigiladas por el ejército. Al mismo tiempo, la UNAM ha sido caracterizada repetidamente por funcionarios del gobierno y jefes militares como un “semillero” de supuestos “terroristas” y de la “delincuencia organizada”, haciendo blanco de las organizaciones estudiantiles y de izquierda. Como los espartaquistas hemos advertido, la “guerra contra el terrorismo” es en realidad una guerra contra los obreros, los inmigrantes y los izquierdistas.
Con el descontento de mucha de la población respecto a la situación económica en casa y la agresión del imperialismo a Afganistán, el PRD burgués trata de parecer más izquierdista e incluso “antiimperialista” para recuperar algo de la autoridad que ha perdido. ¡Pero este partido burgués ni siquiera se opone al TLC de la rapiña imperialista contra México! Su propósito es bloquear cualquier oposición real a la guerra y llevar a los elementos en movimiento a la izquierda de regreso al nacionalismo burgués. El interés del PRD no es otro que perpetuar este sistema capitalista de explotación y opresión.
Es muy barato para los voceros “izquierdistas” del PRD, como Adolfo Gilly, o el periodista Luis Hernández Navarro, denunciar a los imperialistas por su previo apoyo a los talibanes en sus ataques contra la Unión Soviética ahora que ésta y su Ejército Rojo han dejado de existir (La Jornada, 9 de octubre). Pero la crítica central de estos nacionalistas burgueses es que el gobierno de Fox ha roto con la supuesta (inexistente) “política internacional mexicana de no intervención, autodeterminación y solución pacífica de los conflictos”. ¡Se necesita mucha desvergüenza para hablar de la vocación “pacifista” de los gobernantes mexicanos! Si estos no han participado en más guerras, es porque los imperialistas no necesitan de su apoyo militar. De hecho, México participó en la Segunda Guerra Mundial interimperialista al lado de los aliados, y hubo redadas y ataques antijaponeses dentro de México en la misma época. Sobre todo el estado mexicano ha dirigido su fuego salvajemente contra la propia población mexicana, abatiendo a sangre y fuego a estudiantes, campesinos, indígenas y obreros en lucha. El PRD mismo ha tenido amplia oportunidad de mostrar la realidad de su propia “vocación pacifista”, desatando a sus granaderos en la Ciudad de México para romper las cabezas de los estudiantes huelguistas del CGH, los trabajadores de Chapingo, los maestros de la CNTE, etc.
El asesinato político de la abogada Digna Ochoa el 19 de octubre muestra la brutal realidad del “nuevo México democrático”: que el terror brutal contra la izquierda es inherente al México capitalista y un propósito central del estado burgués. Digna Ochoa defendía ante los tribunales a estudiantes huelguistas, campesinos ecologistas, e izquierdistas acusados de “terrorismo”. Nos solidarizamos con quienes protestan contra este asesinato y buscamos movilizar la fuerza de las masas trabajadoras para detener los ataques a los derechos democráticos y defender a quienes luchan contra la injusticia capitalista, mientras impulsamos en la clase obrera y la izquierda el entendimiento de que es sólo mediante la lucha por el poder obrero y un estado obrero que la represión del estado capitalista se detendrá para siempre. En cambio, los organizadores de varias protestas en el D.F. tratan de encauzar la indignación y rabia contra este asesinato hacia fútiles apelaciones por “justicia” dirigidas a Fox y su gobierno que, tratando de mantener su careta de “democracia”, ha liberado subsecuentemente a varios prisioneros políticos.
Centristas y renegados
Nosotros los marxistas decimos que sólo la revolución obrera puede acabar con la guerra imperialista, y como parte de esa tarea nuestros camaradas de la SL/U.S. buscan que el proletariado rompa con el “frente nacional” chovinista; internacionalmente, los espartaquistas buscamos movilizar una oposición a la guerra basada en la lucha de clases.
Nuestra perspectiva está basada en la experiencia de la Revolución de Octubre de 1917, que triunfó en medio de la carnicería de la Primera Guerra Mundial gracias al programa bolchevique de convertir la guerra imperialista en una guerra civil. La oposición proletaria a la depredación imperialista de los explotadores puede, en palabras de León Trotsky, ser llevada a cabo “sólo a través de la movilización revolucionaria de las masas, es decir, ensanchando, profundizando y agudizando esos métodos revolucionarios que constituyen el contenido de la lucha de clases en ‘tiempos de paz’” (“Aprendan a pensar”, mayo de 1938).
El principal obstáculo ideológico que tenemos que vencer en el camino a la revolución es la ideología del nacionalismo burgués, que incluye un gran componente de craso antiamericanismo, identificando falsamente a las masas explotadas estadounidenses con sus explotadores y gobernantes imperialistas. Muchos supuestos “izquierdistas” celebran absurdamente los ataques contra el WTC como un “golpe” al imperialismo, y es común escuchar afirmaciones estúpidas como que “todos los estadounidenses son culpables” de la explotación en el mundo. Lo que hacen realmente es retratar la carnicería de miles de personas inocentes como “antiimperialismo”. En realidad es una expresión sedienta de sangre de la mentira de una supuesta unidad de intereses entre los obreros y sus burguesías.
El grotescamente mal llamado Grupo Internacionalista (GI), un puñado de renegados centristas que huyeron de nuestra organización a mediados de los 90 bajo las presiones del triunfalismo imperialista de la “muerte del comunismo”, es un nítido ejemplo de la seudoizquierda que se adapta a la conciencia nacionalista, disfrazándola bajo palabrería hueca supuestamente “combativa”. Recientemente, el GI de Estados Unidos criticó a nuestros camaradas de la Spartacist League por haber “vacilado” frente al belicismo patriotero ahora rampante en EE.UU. En un manifiesto de internet, fechado octubre de 2001, el GI reprende a nuestros camaradas por su supuesta “oposición a llamar por la derrota de ‘su propia’ burguesía en una guerra imperialista. Toda la palabrería acerca de la revolución socialista se reduce a nada si no estás claramente por la derrota de ‘tu propia’ burguesía en una guerra imperialista”.
En el fondo, el GI deliberadamente embrolla la cuestión de la derrota militar en una guerra particular con la derrota proletaria de la “propia” burguesía a través de la revolución socialista. Esto último es el programa que anima a cualquier partido auténticamente revolucionario tanto en tiempos de paz como de guerra. Las consignas utilizadas para proceder hacia ese fin —para dirigir a las masas trabajadoras de su actual nivel de conciencia a la toma del poder estatal— son, sin embargo, necesariamente coyunturales. De ese modo, después de regresar a Rusia tras el derrocamiento del zar a principios de 1917, Lenin tuvo que luchar contra aquellos en el Partido Bolchevique que querían darle apoyo al Gobierno Provisional burgués. Habiendo ganado esta batalla, entonces tuvo que advertir a los elementos proletarios de izquierda que querían llamar de inmediato por el derrocamiento del Gobierno Provisional. El 5 de mayo de 1917, el Comité Central aprobó la siguiente moción escrita por Lenin: “La consigna ‘¡Abajo con el Gobierno Provisional!’ es incorrecta en el momento actual, porque en ausencia de una sólida (es decir, consciente de clase y organizada) mayoría del pueblo del lado del proletariado revolucionario, una consigna así es o una frase vacía, o, objetivamente, equivale a intentos de un carácter aventurero.”
El GI, en un esfuerzo por respaldar su palabrería vacía, ofrece el siguiente ejemplo: “La derrota francesa a manos de los luchadores por la independencia argelinos que culminó en 1962, desmoralizó a la burguesía francesa y ayudó a llevar a la revuelta obrero-estudiantil de 1968, que planteó la primera crisis potencialmente revolucionaria en Europa en años.” En realidad, la guerra colonial de ocho años en Argelia no tiene similitud alguna con lo que está sucediendo hoy en Afganistán.
Es interesante examinar nuestra posición de defensa de Afganistán contra la embestida estadounidense, comparada con una situación que era, en cierto modo, similar: la invasión de Etiopía en 1935 por parte de la Italia imperialista. Etiopía bajo el emperador Haile Selassie era una sociedad cruelmente opresiva —uno de los últimos bastiones de la esclavitud en el mundo— caracterizada por el atraso tribal, la subyugación de los pueblos minoritarios y la explotación sin freno de las masas campesinas. Los revolucionarios defendieron a Etiopía contra la Italia de Mussolini, porque esta última era una potencia imperialista, sin importar el hecho de que la forma de gobierno imperialista era fascista en vez de democrático.
Al llamar a la clase obrera a defender a Afganistán contra el imperialismo estadounidense, aplicamos el mismo principio leninista de ponerse del lado de los países atrasados contra el ataque imperialista. Eso dicho, la guerra de EE.UU. contra Afganistán es diferente en cuestiones importantes de la invasión italiana de Etiopía, que estaba dirigida a cumplir la intención de mucho tiempo por parte de Italia de colonizar ese país. EE.UU. no busca ocupar Afganistán —al menos no en este punto— aunque ahora que están en Asia Central los imperialistas van a arrebatar lo que puedan. Al atacar Afganistán, los EE.UU. buscan venganza por un insulto a su poder imperial.
Eso no siempre es fácil, incluso para la potencia imperialista más poderosa. En el siglo XIX, cuando Gran Bretaña era el principal estado imperialista en el mundo, su embajador a Bolivia desdeñosamente rechazó una copa de cerveza boliviana. Los representantes de gobierno bolivianos se ofendieron tanto por su actitud que lo arrastraron por las calles de La Paz amarrado a la espalda de un burro y después lo obligaron a beber un barril entero de la cerveza. Enfurecida por este acto de lesa majestad, la Reina Victoria insistió en que la Marina Real bombardeara Bolivia en represalia. Cuando uno de sus asesores finalmente reunió el coraje para informarle que Bolivia no tenía salida al mar, la reina exigió un mapa y, sumergiendo su pluma en el tintero, marcó una gruesa X a lo largo del país, declarando “¡Bolivia no existe!”.
Independientemente de la analogía espuria del GI con las guerras coloniales, parece improbable actualmente que EE.UU. inicie una invasión terrestre significativa de Afganistán. De hecho, sus esfuerzos pioneros en este sentido, el ataque por parte de un comando en octubre, dio resultados que deben haber inducido pesadillas de la humillante derrota estadounidense en Vietnam entre la oficialía del Pentágono. El Independent de Londres (30 de octubre) reportó: “El ataque fue puramente cosmético para beneficio de los medios y el público, sobre un blanco que, según había asegurado inteligencia, estaría pobremente defendido.”
La variante más probable de Washington en este momento es el bombardeo incesante, continuo y sin propósito, al cual el Talibán no tiene respuesta militar posible. De nuevo,al éste no era el caso en la guerra entre Italia y Etiopía en 1935. Italia era una potencia imperialista de segundo nivel dividida por agudas contradicciones de clase y restringida en sus intenciones por sus rivales imperialistas más grandes. Aunque al fin y al cabo Italia obtuvo la victoria después de una guerra terrestre de siete meses de duración, no era irracional para el entonces trotskista Socialist Workers Party de EE.UU. prever una posible victoria militar por parte de Etiopía:
“Se puede decir sin exageración que una derrota de Italia y una revolución en la península apenina puede tener resultados inesperados. Todo el sistema europeo de alianzas y estados se vendría abajo. El proletariado en Alemania, Austria, España, en los Balcanes, y sin ninguna menor importancia en Francia, recibiría un enorme impulso; la cara de Europa se vería alterada. Eso recae en los intereses de clase directos del proletariado internacional. Pero aún más. Una derrota de Italia en África, una victoria de Etiopía, podría asestar un grandioso golpe a los bandidos imperialistas en África.”
—“Cuestiones sobre la Guerra Ítalo-Etiope”, New International (octubre de 1935)
Ninguno de estos factores restringe actualmente a EE.UU., aunque, seguramente, la guerra exacerbará las tensiones entre las potencias imperialistas, y su precio en la miseria en EE.UU. mismo podría despertar la combatividad de clase en el proletariado estadounidense. Es por eso que el llamado por la derrota militar de EE.UU. es, en este momento, puro e ilusorio aire caliente y fraseología “revolucionaria” —y que se deriva de renunciar a la movilización del proletariado de EE.UU. con el propósito de la conquista del poder estatal—.
A diferencia de la fraudulenta “internacional” del GI, el GEM combate sin cuartel al venenoso nacionalismo burgués que mantiene al proletariado encadenado a sus explotadores y separado de su aliado potencial más poderoso en el norte, el proletariado estadounidense, como parte estratégica de nuestra lucha por la revolución proletaria en este país. Mientras que el GI se pinta como muy revolucionario en el éter del ciberespacio, nosotros de hecho luchamos por una perspectiva internacionalista, revolucionaria y proletaria sobre la tierra. Después de semanas de simplemente distribuir la declaración que su “sección” estadounidense produjo tras los ataques al WTC sin una palabra sobre la burguesía mexicana, un vocero del GI mexicano asistió a un foro espartaquista en la Ciudad de México el 6 de octubre para acusarnos estúpidamente de “socialpatriotas” proimperialistas, sin mencionar siquiera al principal enemigo que los obreros mexicanos enfrentan: su “propia” burguesía. Y cuando el GI mexicano finalmente publicó un suplemento propio, ¡aún no dice ni media pa-labra contra el burdo antiamericanismo que permea las protestas en México! Es muy fácil para cualquier nacionalista tercermundista señalar los crímenes de los imperialistas, pero es en la actitud hacia su “propia” burguesía que se conoce al verdadero revolucionario. El GI se rehusa a combatir las expresiones concretas del atraso nacionalista en la conciencia de los obreros y estudiantes izquierdistas en México porque ve en ello algo inherentemente “progresista”. De hecho, el GI “denuncia” al GEM como “idealista” por combatir al nacionalismo burgués como el principal obstáculo ideológico en el camino a la revolución obrera en México.
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/Afghan17.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 17:03 ShaunaDorothy Argentina: El FMI apaga el switch ¡Por un partido obrero revolucionario! ¡Romper con el peronismo! (7 de enero 2002)

https://archive.is/eLxkE
7 de enero—El colapso del gobierno del presidente Fernando de la Rúa, del Partido Radical, entre protestas callejeras masivas durante los días 19 y 20 de diciembre ha marcado el comienzo de una crisis social de gran importancia en Argentina. Mientras que manifestantes enfurecidos combatían las embestidas de la policía en la Plaza de Mayo, De la Rúa escenificó un escape en helicóptero, envuelto en pánico, desde el techo de su asediado palacio presidencial. Después de él, tres presidentes más vinieron y se fueron en menos de dos semanas, al tiempo que continuaba el descontento popular.
Ahora, Eduardo Duhalde del partido peronista ha sido asignado a dirigir un autodenominado “gobierno de salvación nacional”. El nuevo régimen busca apaciguar a las masas a través de dádivas retóricas y suavizando una pequeña porción de las duras medidas de austeridad ordenadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los ataques que han sido dictados por los imperialistas, centralmente los EE.UU., e implementados por la burguesía argentina han provocado profundo enojo en toda la población. Ahora, el gobierno de Duhalde ha interrumpido temporalmente el pago de la deuda argentina de 155 mil millones de dólares a los banqueros internacionales —el incumplimiento más grande de ese tipo en la historia—. El gobierno también anunció una devaluación del peso, así como medidas supuestamente dirigidas a aliviar la situación apremiante de los pobres. Pero nadie finge que esto pondrá fin a los levantamientos. Días antes de que tomara el poder, el mismo Duhalde advirtió que el país podría entrar en una espiral hacia la guerra civil.
Argentina se encuentra en un callejón sin salida: la población ya no va a aceptar ser gobernada como antes, en tanto que los gobernantes ya no pueden gobernar como antes. Cerca de la mitad de la población a duras penas vive por debajo de la línea de pobreza, el desempleo oficial es de casi el 20 por ciento, gran parte de la clase obrera se encuentra en una situación desesperada y los estándares de vida de la clase media pequeñoburguesa, que alguna vez fueron los más prósperos en América Latina, están desplomándose. Los dos partidos burgueses más prominentes —los radicales y los peronistas justicialistas, quienes sirvieron como ejecutores de línea dura para el FMI bajo el régimen de Carlos Ménem en los 90— son ampliamente vilipendiados entre las masas trabajadoras. Y acechando en las sombras se encuentra el ejército, cuya brutal dictadura militar desde 1976 hasta 1983 vio a más de 30 mil izquierdistas y militantes obreros ser asesinados o “desaparecidos”.
La ola de luchas que derribó al régimen de De la Rúa comenzó en las provincias con el bloqueo de caminos llevado a cabo por piqueteros desempleados y semiempleados. A continuación, se extendió a las ciudades, donde las masas hambrientas saquearon tiendas de abarrotes y trabajadores en huelga apedrearon oficinas del gobierno, llevando a De la Rúa a proclamar un estado de sitio. La ola culminó con la octava huelga general en dos años, seguida inmediatamente por protestas masivas de cientos de miles de personas, desde jóvenes obreros, estudiantes y desempleados hasta funcionarios públicos jubilados y amas de casa golpeando cacerolas vacías. Al tiempo que fogatas callejeras ardían en todo Buenos Aires y en otras ciudades, los manifestantes que coreaban “¡Fuera todos ellos!” se enfrentaban con la policía antimotines, que disparaba gas lacrimógeno y municiones reales fuera del palacio presidencial y de las Cámaras del Congreso, controladas por los peronistas. Por lo menos 30 manifestantes fueron asesinados, varios cientos heridos y miles encarcelados antes de que el odiado presidente saliera. ¡Libertad a todos los manifestantes arrestados!
La actual situación en Argentina presenta muchos componentes de una crisis prerrevolucionaria. La burguesía se encuentra en un impasse, existe un agudo descontento entre la pequeña burguesía y la clase obrera ha demostrado una gran combatividad. Sin embargo, crucialmente ausente está una dirección revolucionaria proletaria que pueda dar voz a las aspiraciones de todos los oprimidos en una lucha para hacer añicos el gobierno de la corrupta burguesía argentina y la dominación de sus amos imperialistas. La lucha por un partido proletario de vanguardia es, por tanto, la cuestión central que hoy en día enfrenta Argentina. La lucha por la independencia completa y absoluta de la clase obrera de todos los partidos y agencias del dominio burgúes es decisiva para llevar adelante esta perspectiva.
La mayoría de los sindicatos potencialmente poderosos de Argentina está directamente ligada al partido peronista nacionalista burgués. Hoy, los burócratas sindicales nacionalistas trabajan de nuevo para canalizar el descontento popular a los brazos de los peronistas, cuya retórica “antiimperialista” ocasional sólo sirve para enmascarar su lealtad al imperialismo capitalista. Viviendo bajo el miedo mortal de la leña acumulada en el fondo de la sociedad, los burócratas del movimiento obrero han encontrado necesario llamar repetidamente por huelgas generales en los dos últimos años. Al mismo tiempo, han trabajado de la mano con los gobernantes argentinos para contener el descontento.
Tan sólo hace unos meses, las dos alas de la CGT (Confederación General del Trabajo) peronista firmaron un pacto para controlar el descontento social “en los intereses del país”. En medio de las protestas masivas y las batallas callejeras del 19 y 20 de diciembre, los líderes de la corriente principal de la CGT llamaron por “garantizar la resolución de la gravísima crisis política en el marco de la Constitución” (La Nación, 21 de diciembre de 2001), mientras que la disidente CGT-rebelde llamaba a que el régimen “adopte resoluciones políticas para controlar los desbordes sociales” (La Nación, 20 de diciembre de 2001). Cuando De la Rúa cayó, se unieron con los burócratas “independientes” de la CTA (Central de los Trabajadores Argentinos), la federación sindical de trabajadores del gobierno y maestros, para cancelar una huelga general emplazada en contra del estado de sitio y corrieron a una reunión privada con el nuevo (y efímero) presidente peronista, Rodríguez Saá.
Por su parte, varias organizaciones seudomarxistas de Argentina —incluyendo a falsos grupos trotskistas de considerable tamaño, algunos con diputados en el parlamento— han sido por mucho tiempo poco más que satélites de izquierda del peronismo. A pesar de que hoy levantan muchas críticas a Duhalde y sus ayudantes en el movimiento obrero, estos grupos impulsan ilusiones mortales en que los obreros y los oprimidos pueden eliminar su miseria dentro del marco del dominio burgués, buscando meramente darle adornos más “democráticos”. Existe una necesidad candente de forjar un núcleo trotskista genuino en Argentina que luche por conectar las actuales luchas a un programa de revolución socialista como la única solución a la crisis del país. En las condiciones actuales, incluso una organización revolucionaria relativamente pequeña podría crecer de manera explosiva y echar raíces en el proletariado, abriendo así el camino para el poder de la clase obrera.
Sólo se puede forjar tal partido sobre la base de un programa de internacionalismo revolucionario proletario que busque extender las luchas del proletariado argentino a toda América Latina y a los centros imperialistas de los Estados Unidos y Europa occidental. En Europa, donde muchos trabajadores están enfrentando despidos masivos y cierres de fábricas, existe una identificación con, y una aprensión hacia, la situación apremiante de las masas argentinas, que son en gran parte de ascendencia europea. Los periódicos y las televisiones europeas están llenos de imágenes de gente tomando los bancos por asalto, enfrentándose a la policía y saqueando tiendas para obtener las necesidades básicas de la subsistencia diaria, en lo que una vez fuera el país más rico de América Latina. Hay un miedo genuino de que si los motines por hambre pudieron estallar en Argentina, entonces una caída dramática de los estándares de vida podría también ser el futuro de los trabajadores europeos. Aunque los mecanismos particulares de colaboración de clases son distintos (reformismo obrero socialdemócrata en Europa, nacionalismo burgués en América Latina), la cuestión fundamental es la misma: desatar a un poderoso proletariado de una dirección procapitalista.
Por su parte, los imperialistas de EE.UU. han visto por mucho tiempo a América Latina como su propia reserva para la explotación. Las dictaduras militares que dominaron América del Sur en los años 60 y 70 fueron el producto de la “Alianza para el Progreso” instituida por el presidente Demócrata y favorito de los liberales, John F. Kennedy, como parte de la “guerra contra el comunismo”. Hoy día, como un reflejo de las exacerbadas rivalidades interimperialistas que han surgido en la secuela de la destrucción contrarrevolucionaria de la Unión Soviética, los EE.UU. han buscado extender su rapiña de “libre comercio” a través del TLC contra México a toda América Latina, bajo el propuesto Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA).
Como revolucionarios proletarios en las entrañas de la bestia imperialista estadounidense, la Spartacist League/U.S. lucha para movilizar el poder social del proletariado para hacer añicos el dominio del imperialismo estadounidense desde dentro. Los burócratas sindicales proimperialistas de la AFL-CIO, que por décadas han servido de capataces del imperialismo de EE.UU. en su guerra contra los trabajadores y oprimidos de América Latina, impulsan ahora el veneno chovinista del proteccionismo en contra de estos trabajadores. Romper las cadenas, forjadas por los líderes del movimiento obrero, que atan al proletariado en los EE.UU. a su “propia” clase dominante es central para una perspectiva revolucionaria en todo el hemisferio. ¡Abajo el TLC y el ALCA! ¡Por la revolución socialista en todas las Américas!
El capitalismo argentino en un callejón sin salida
Argentina fue por mucho tiempo uno de los países más avanzados económica y socialmente en el antiguo mundo colonial. Teniendo sustanciales recursos naturales y una fuerza de trabajo altamente educada, y libre del gran peso de los remanentes precapitalistas tales como un gran campesinado, para 1930 se había distanciado enormemente del resto de América Latina en el ingreso per cápita y en los niveles de los salarios. La clase obrera urbana gozaba de un estándar de vida superior, en algunos aspectos, al de la mayoría de los obreros en la Europa continental. Para 1945, habiéndose enriquecido vendiendo comida a los ejércitos imperialistas durante la Segunda Guerra Mundial, Argentina tenía aproximadamente un ingreso per cápita igual al de Canadá. Hoy, el argentino promedio gana un sexto de lo que gana el canadiense promedio.
La actual postración del país proporciona una vívida ilustración de una de las premisas centrales de la teoría de la revolución permanente, elaborada por el líder marxista revolucionario León Trotsky: que las burguesías de los países capitalistas dependientes son demasiado débiles, están demasiado atadas al imperialismo, y temen demasiado al poder del proletariado para ser capaces de romper el yugo de la dominación imperialista. Las formas de gobierno burgués en Argentina han recorrido toda una gama: desde el liberalismo de laissez-faire (la era de los estancieros burgueses agrarios y la economía de exportación dominada por los británicos a principios del siglo XX), hasta el nacionalismo burgués y el desarrollo industrial patrocinado por el gobierno detrás de barreras proteccionistas (el peronismo en las décadas de los 40 y 50), hasta la dominación imperialista sin freno bajo los recientes regímenes neoliberales. Y éste ha sido el caso tanto bajo los adornos de la democracia burguesa como bajo la bota de la dictadura militar.
Con la destrucción de la Unión Soviética y el fin de las configuraciones de la Guerra Fría, la mínima autonomía que la clase gobernante argentina pensaba que poseía —como se demostró, por ejemplo, durante la Guerra de las Malvinas/Falklands contra Gran Bretaña— se ha evaporado. No hay forma de romper el ciclo de crisis, golpes de estado y represión estatal, que ha sido una constante en Argentina desde por lo menos la década de los 30, sin una lucha proletaria triunfante por el poder estatal. Las tareas del proletariado en Argentina no pueden separarse de las de la clase obrera en el resto de América Latina. Explicando la perspectiva de la revolución permanente en la región, Trotsky escribió:
“Las tesis de la Cuarta Internacional declaran:
“‘Sud y Centro América sólo podrán romper con el atraso y la esclavitud uniendo a todos sus estados en una poderosa federación. Pero no será la retrasada burguesía sudamericana, agente totalmente venal del imperialismo extranjero, quien cumplirá este objetivo, sino el joven proletariado sudamericano, destinado a dirigir a las masas oprimidas. La consigna que presidirá la lucha contra la violencia y las intrigas del imperialismo mundial y contra la sangrienta explotación de las camarillas compradoras nativas será, por lo tanto: Por los estados unidos soviéticos de Sud y Centro América.’”
Trotsky continuó:
“Sólo bajo su propia dirección revolucionaria el proletariado de las colonias y las semicolonias podrá lograr la colaboración firme del proletariado de los centros metropolitanos y de la clase obrera mundial. Sólo esta colaboración podrá llevar a los pueblos oprimidos a su emancipación final y completa con el derrocamiento del imperialismo en todo el mundo.”
—“Manifiesto de la Cuarta Internacional sobre la guerra imperialista y la revolución proletaria mundial”, mayo de 1940
La austeridad hambreadora del FMI enfurece a las masas argentinas
Por más de una década, Washington y el FMI elogiaron a Argentina como un magnífico ejemplo de una “economía emergente fiscalmente responsable”. A cambio, Argentina ha sido un firme aliado del imperialismo estadounidense, comprometiéndose recientemente a enviar 800 tropas “pacificadoras” para auxiliar la guerra estadounidense en Afganistán. Pero ahora el país está en quiebra y en caos (y las tropas van a quedarse en casa).
En un editorial del New York Times intitulado “Llorando con Argentina”, el columnista Paul Krugman escribió:
“Argentina, más que cualquier otro país en desarrollo, se creyó las promesas del ‘neoliberalismo’ (es decir, liberal en el sentido de los mercados libres, no de Ted Kennedy) promovido por EE.UU. Las tarifas fueron recortadas, las empresas estatales fueron privatizadas, las corporaciones multinacionales bienvenidas y el peso atado al dólar. Wall Street celebraba y el dinero llegó en abundancia: por un tiempo, la economía de libre mercado parecía vindicada y sus partidarios no eran tímidos al reclamar reconocimiento. Entonces las cosas comenzaron a caerse a pedazos....
“Ahora Argentina está en completo caos —algunos observadores incluso la comparan con la República de Weimar—. Y los latinoamericanos no ven a los Estados Unidos como un espectador inocente.”
Tan estrechamente atada al destino del dolár estadounidense, la economía argentina fue dañada severamente por el boom financiero y económico de EE.UU. de mediados y finales de los años 90. Éste vio a los inversionistas capitalistas de todo el mundo inundar el mercado alcista de Wall Street, causando que el valor del dólar se incrementara agudamente con relación a casi todas las demás monedas...excepto la de Argentina. El peso argentino —y por tanto el precio de los productos argentinos en el mercado mundial— también se incrementó agudamente en comparación con casi todos los demás países, incluyendo a su principal socio comercial, Brasil. Esto hizo a los productos argentinos poco competitivos y produjo crecientes déficits en la balanza comercial. El mecanismo normal del mercado capitalista para remediar esto sería la devaluación de la moneda, que reduce el precio de las exportaciones en el mercado mundial e incrementa el precio doméstico de las importaciones. Pero en un intento por estabilizar la economía, el gobierno argentino y muchos grandes negocios habían denominado la mayor parte de sus nuevos bonos en dólares, de modo que cualquier devaluación del peso habría incrementado proporcionalmente la deuda de Argentina.
De ese modo el país se deslizó a una profunda recesión hace cuatro años, mucho antes del actual bajón mundial. Los despidos y los cierres de plantas crecían cada mes. Para julio del año pasado, la economía estaba colapsándose a una tasa anual del 11 por ciento y las masas estaban desesperadas. Pero los EE.UU. dejaron claro que esperaban que todos los préstamos negociados por Menem y De la Rúa fueran pagados con intereses. En agosto, Washington armó un “paquete de rescate de emergencia” a través del FMI —para sacar del apuro no a Argentina, sino a los bancos de Wall Street que poseen bonos gubernamentales (y privados) argentinos—. Como es costumbre, esto implicó duras condiciones de austeridad, incluyendo una suspensión del sistema de seguridad social. Pero los obreros y los pobres, junto con una clase media cada vez más empobrecida, no estaban dispuestos a aguantar más y tomaron las calles en protesta. La respuesta del FMI fue congelar mil 300 millones de dólares en ayuda a principios del mes pasado, después de lo cual el gobierno robó 700 millones de los fondos de pensión de los trabajadores gubernamentales para pagar los intereses de la deuda. Todo esto condujo a protestas incluso más amplias, que derribaron al gobierno de De la Rúa.
La situación exige desesperadamente el repudio de la deuda externa, que por décadas ha alimentado las arcas de los imperialistas a expensas de los trabajadores de Argentina. Pero ningún gobierno capitalista argentino va a dar ese paso, ya que acarrearía hostilidad incesante por parte de sus patrones imperialistas y socavaría la base entera de su dominio. Los portavoces del FMI afirman ahora que haga lo que haga el gobierno, ¡se necesitará una reducción adicional del 30 por ciento en los salarios reales, más otros cinco o diez años de recesión, para que Argentina se vuelva internacionalmente competitiva!
Desde el punto de vista de clase de la burguesía, es difícil ver cualquier régimen fuera de la dictadura militar que sea capaz de implementar una austeridad tan asfixiante contra una población ya enfurecida. Sin embargo, cualquier movimiento hacia un golpe militar se enfrentaría con la inmensa oposición de una población que recuerda vívidamente la última dictadura militar, cuyo dominio brutal terminó sólo después de su ignominiosa derrota en la Guerra de las Malvinas/Falklands de 1982.
Desde 1977, las madres en protesta se han reunido en la Plaza de Mayo cada semana para recordar a los miles de asesinados y “desaparecidos” por el gobierno militar, que trabajó de manera cercana con la CIA contra las insurgencias izquierdistas a lo largo de América Latina. Las madres estaban al frente de las gigantescas manifestaciones contra el gobierno del 19 y 20 de diciembre, donde los manifestantes coreaban “¡Madres de la Plaza, el pueblo las abraza!”.
El peronismo: trampa mortal para los obreros
Para tratar de controlar el alzamiento, la burguesía argentina ha recurrido, por ahora, a los peronistas, específicamente al ala de Duhalde que ha escogido ponerse adornos nacionalpopulistas. Éste es un intento transparente de utilizar la nostalgia popular por el gobierno del general Juan Perón de finales de los 40 y principios de los 50, que ha llegado a ser visto como una época de oro en la que se incrementaron los salarios, se implementaron programas sociales y se organizaron los sindicatos. Tras un golpe militar en 1943, Perón emergió como el hombre fuerte de Argentina. Siguió un modelo nacional corporativista de capitalismo en el que sectores claves de la economía eran propiedad del estado, la industria nacional era protegida con tarifas y las licencias de importación y las transacciones cambiarias estaban sujetas a una serie de controles.
Aunque ocasionalmente utilizaban demagogia antiyanqui, los peronistas en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial funcionaban como los agentes políticos locales de Wall Street, manteniendo en línea al proletariado a través de la burocracia sindical. Periódicamente recortaban los salarios y reducían los estándares de vida para pagar la deuda argentina a los bancos estadounidenses y de otros países, generalmente a través del mecanismo de la inflación acelerada, no a través de las medidas deflacionarias favorecidas actualmente por el FMI. Los salarios de los obreros se incrementaban, pero los precios de la comida, el combustible, la ropa y otras necesidades se incrementaban aún más rápido. Perón mismo era un abierto admirador de la España de Franco y la Italia de Mussolini. Durante los “años de las vacas gordas”, proscribió al Partido Comunista, aplastó cada manifestación de independencia obrera y subordinó a los obreros al estado de forma corporativista.
Con el incremento masivo de la industrialización, hubo un correspondiente crecimiento explosivo de los sindicatos. Perón demostró ser bastante exitoso tanto cooptando líderes sindicales disidentes como organizando sindicatos corporativistas dependientes directamente del gobierno para su existencia. Sólo aquellos sindicatos que juraron lealtad a los planes peronistas fueron declarados legales, y sólo los sindicatos legales calificaban para que los patrones descontaran la cuota sindical de los salarios, para recibir subsidios para edificios sindicales y tener acceso a los programas de seguridad social, a los fondos de pensión, etc. El régimen peronista utilizó la retórica “antiimperialista” nacionalista para atar aún más a las masas trabajadoras al estado capitalista argentino.
El nuevo presidente Duhalde, antiguo vicepresidente bajo Menem, el hombre del FMI, ahora salpica sus discursos con alabanzas a Perón y su esposa Eva y culpa cínicamente al “modelo de libre mercado” apoyado por EE.UU., al que llama “inmoral”, de la grave situación del pueblo argentino. Pero este desplazamiento hacia la retórica nacionalpopulista de antaño simplemente está diseñado para fortalecer las fuerzas del capitalismo en América Latina, asegurando de nuevo las ataduras de la clase obrera a su “propia” burguesía nacional. Amplias secciones de la población continuarán sufriendo el terrible empobrecimiento bajo los peronistas de Duhalde mientras estos últimos tratan de “reconstruir” al país sobre las espaldas de la clase obrera y secciones de la pequeña burguesía.
Las cadenas imperialistas que atan al proletariado argentino sólo pueden romperse a través de la lucha por la revolución socialista en Argentina, a lo largo de América Latina y más allá. Una revolución en un país como Francia o España tendría profundos efectos en las luchas de la clase obrera argentina. Por su parte, nada sería más esperanzador para el proletariado en Sudáfrica y para los obreros y oprimidos a lo largo del Tercer Mundo que una revolución socialista en un país como Argentina. La oposición intransigente al nacionalismo burgués peronista, el cual ha llevado una y otra vez al desastre a los obreros y oprimidos argentinos, es crucial para esta perspectiva.
La izquierda argentina promueve el reformismo nacionalista
La oposición al nacionalismo burgués es la última cosa que ofrecen los grupos seudotrotskistas que pueblan la izquierda argentina. Lejos de tener una perspectiva de independencia de clase contra la burguesía, están atascados en el reformismo nacional, particularmente yendo a la cola de los peronistas. La principal corriente del autoproclamado trotskismo en Argentina es la del difunto Nahuel Moreno, representada hoy en día por el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y su escisión, el Partido de Trabajadores por el Socialismo (PTS). En los años 50, Moreno se hacía pasar por peronista “de izquierda”; ¡su periódico en esa época era publicado como “órgano del peronismo obrero revolucionario” y “bajo la disciplina del Gral. Perón y del Consejo Superior Peronista”! (Ver “La verdad sobre Moreno”, Spartacist [edición en español] No. 11, para la historia de esta tendencia.)
Durante la Guerra de las Malvinas/Falklands, la izquierda reformista en Argentina apoyó abiertamente a los militares genocidas en el poder en nombre del “antiimperialismo”. La tendencia morenista presumía que estaba firmemente “en el campo militar de la dictadura argentina” (Correo Internacional, abril de 1982). Con el apoyo de la falsa izquierda, los generales utilizaron la guerra para decapitar una huelga general, parte de una lucha proletaria en expansión contra el régimen militar. En agudo contraste, nosotros luchamos por la oposición proletaria revolucionaria al imperialismo británico, entonces gobernado por la “dama de hierro” Margaret Thatcher, y a los generales argentinos, declarando: “¡Hundir a Thatcher! ¡Hundir a la Junta! ¡El enemigo principal está en el propio país!”.
En 1989, los morenistas le dieron apoyo encubierto a la instauración de un nuevo gobierno peronista bajo Menem. Declarando que “Menem recibió la mayoría de los votos del pueblo trabajador”, preguntaron por qué no utilizaba ese apoyo “para imponer las soluciones que dice que tiene” (El Cronista Comercial, 31 de mayo de 1989). Y eso fue exactamente lo que hizo Menem.
Hoy en día, con los peronistas ampliamente desacreditados, la izquierda argentina está tratando de ocultar su reformismo nacionalista en una retórica ligeramente distinta. El MST morenista y el Partido Comunista estalinista son los principales componentes de la Izquierda Unida (IU), un bloque electorero cuyo programa levanta como su demanda máxima el llamado por “una alternativa política independiente de los trabajadores y el pueblo”. En la secuela del estallido popular que derrocó a De la Rúa, la IU se unió a otro grupo seudotrotskista, el Partido Obrero (PO) de Jorge Altamira, y algunos grupos más pequeños en una declaración del 22 de diciembre que presenta prominentemente el llamado por un “gobierno popular y obrero”. Y el PTS, con una postura más izquierdista, promueve la misma perspectiva en sus volantes y declaraciones, escribiendo que “los revolucionarios del PTS luchamos por un gobierno de los trabajadores y el pueblo” (volante del 31 de diciembre de 2001).
Este llamado deliberadamente confusionista, que disuelve al proletariado en la masa del “pueblo” es la fachada clásica de una alianza de colaboración de clases con un ala de la burguesía nacional (que es, después de todo, parte del “pueblo”). Todos estos grupos sostienen la perspectiva desastrosa y antirrevolucionaria del “frente único antiimperialista”, que no es sino una frase en clave para la subordinación de la clase obrera a su “propia” burguesía. El descontento social en Argentina hoy en día involucra muchas capas de la sociedad, desde la clase obrera y los estudiantes hasta los desempleados y los pobres rurales. Si el proletariado va a emerger como la fuerza dirigente de los oprimidos, luchando por el derrocamiento del orden capitalista y de la dominación imperialista, es crucial trazar una línea de clases clara. El MST, PO, PTS y demás, en contraste, mezclan todo junto en un guisado “popular” reformista.
Esto también puede verse en el perenne llamado levantado por el PO y el PTS por una “asamblea constituyente” que, en palabras de un volante del PO del 31 de diciembre, expresaría “la voluntad soberana de los trabajadores y desempleados”. El PTS agrega su propia variante a esta demanda en una declaración llamando tanto por una “Asamblea Nacional de trabajadores ocupados y desocupados” como por una “Asamblea Constituyente soberana para que el pueblo pueda discutir libre y democráticamente la salida a la crisis nacional” (“Jornadas Revolucionarias”, 22 de diciembre de 2001). ¿Y cómo debe lograrse esto? “Aún para abrir el camino a esta democracia generosa”, escribe el PTS, “hay que barrer el poder existente con una huelga general y un gran levantamiento nacional que complete la obra iniciada por las jornadas revolucionarias del 19 y 20 de diciembre”.
El llamado por una asamblea constituyente es, en el mejor de los casos, una consigna democrática que puede ser utilizada en situaciones particulares contra regímenes capitalistas dictatoriales como un elemento subordinado en un programa por la revolución obrera. Pero Argentina actualmente tiene una forma democrática burguesa de dominio de clase capitalista con elecciones periódicas, y ese ha sido el caso por ya casi dos décadas. Bajo estas circunstancias, el llamado por una asamblea constituyente sirve solamente para fomentar, no para romper, las ilusiones democráticas burguesas entre los obreros y los oprimidos. En situaciones de agitación prerrevolucionaria, los trotskistas genuinos lucharían para forjar órganos de poder dual —soviets (consejos obreros), comités de fábrica, etc.— como centros de organización en la lucha por la revolución proletaria. Pero para el centrista PTS, el llamado por una “asamblea de trabajadores” sólo es una fachada para su perspectiva de una “gran insurrección nacional” para obtener...¡otro cuerpo parlamentario burgués!
A pesar de toda su retórica “antiimperialista”, la izquierda reformista y centrista argentina formó una unidad con los gobernantes imperialistas estadounidenses apoyando las fuerzas de la contrarrevolución que destruyeron a la Unión Soviética y a los estados obreros deformados de Europa oriental. Mientras los imperialistas germano-occidentales empujaban por la anexión contrarrevolucionaria del estado obrero deformado de Alemania Oriental en 1989-90, los morenistas salieron con un programa “cuya consigna ordenadora es: Reunificación alemana ya” (Correo Internacional, enero de 1990). Por su parte, el PTS llamó por “la defensa del derecho de las masas alemanas a unificarse como ellas lo deseen, aun cuando decidan hacerlo en los marcos del capitalismo” (Avanzada Socialista, 30 de marzo de 1990).
Esta traición fue repetida cuando los morenistas y el PO de Altamira saludaron el contragolpe proimperialista de Boris Yeltsin en Moscú en agosto de 1991. En una declaración del 28 de agosto de 1991, los morenistas dijeron que había sido una “Gran Victoria Revolucionaria en la URSS”, mientras que el PO proclamaba que “La victoria popular contra el golpe tiene un alcance revolucionario” (Prensa Obrera, 29 de agosto de 1991). Estos grupos cargan su propia pequeña medida de responsabilidad por la devastación postcontrarrevolucionaria que se extendió por la antigua Unión Soviética y Europa oriental y que redundó tan negativamente contra los trabajadores de América Latina. En contraste, la Liga Comunista Internacional luchó hasta el fin en defensa de las conquistas de la clase obrera encarnadas en esos estados, a pesar de sus malgobernantes estalinistas. Mientras que el resto de la izquierda abrazaba la “democracia” imperialista contra el “totalitarismo” estalinista, nosotros luchamos por la revolución política proletaria para sacar a los burócratas estalinistas y restaurar el programa del internacionalismo revolucionario que animaba al Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky.
¡Por un partido trotskista genuino!
La necesidad candente hoy en día en Argentina es el forjamiento de un partido leninista-trotskista auténtico. Tal partido llamaría por la completa independencia de los sindicatos del estado burgués. Actuaría, en palabras de Lenin, como un “tribuno del pueblo”, reuniendo a todos aquellos que sufren bajo el yugo capitalista, desde los desempleados y los empobrecidos pensionistas hasta los pobres rurales y los pequeños tenderos que están siendo arruinados por la crisis de la austeridad. Inscribiría en su bandera la lucha por la liberación de la mujer, combatiendo al machismo y a las atrasadas actitudes católicas e impulsando demandas por la plena integración de las mujeres a la fuerza laboral con salario igual. Lucharía por aborto libre y gratuito como parte de un sistema de salud gratuito y de calidad para todos, y por plenos derechos democráticos para los homosexuales.
La sociedad argentina está saturada con el chovinismo de una clase dominante que se deleita con su supuesta superioridad “europea” sobre el resto de América Latina y que está plagada de antiguos nazis. Crucial para cualquier perspectiva revolucionaria es la oposición absoluta a toda manifestación de racismo, antisemitismo y hostilidad contra las minorías indígenas y los inmigrantes.
Sólo un programa de internacionalismo revolucionario puede ofrecerle un camino hacia adelante a la clase obrera argentina. Después de la revolución obrera rusa de 1917, el Partido Bolchevique de Lenin canceló la deuda amasada por el zar y la burguesía rusa simplemente negándose a pagarla. Reconociendo que el imperialismo no podía ser apaciguado, lucharon por extender la Revolución de Octubre al mundo entero. Hoy en día, para liberarse de la servidumbre de la deuda con Wall Street, los obreros y las masas oprimidas de Argentina y a través de América Latina deben ser ganados a los principios y el programa del internacionalismo proletario como fue representado por Marx, Engels, Lenin y Trotsky. Ésta es la perspectiva de la LCI: reforjar la IV Internacional para dirigir la lucha por nuevas revoluciones de Octubre alrededor del planeta.
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/Argentin.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]